PROGRAMA DE ACCIONES PARA EL PROYECTO “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS” (Camagüey, Cuba)

Llegué a la apertura del “I Congreso Nacional de Tecnologías Educativas” que se celebra ahora mismo en Camagüey, con la incómoda sensación de que era un intruso. Caras desconocidas para mí. Mesas que anunciaban el trabajo explícitamente pedagógico e informático. Pero esa sensación se disipó tan pronto comenzara el evento con la reproducción en pantalla de unas declaraciones del primer vicepresidente Miguel Díaz-Canel, así como la conferencia inaugural del Dr. Fermín Hurtado Curbelo, hablándonos sobre las tendencias y perspectivas de la tecnología educativa en el ámbito universitario.

De pronto todo fue familiar, y como si un click mágico hubiese operado sobre mí, establecí un hipervínculo mental con aquel “Primer Foro sobre Consumo Audiovisual” que organizamos hace un par de años en La Habana. Allí estaban las mismas angustias, las mismas interrogantes, los mismos desafíos.

Admito que en mi caso la triple insularidad de la que a veces he hablado afecta a la relación establecida en nuestro país entre Cultura, Educación y Tecnología, parece haber desaparecido: soy crítico de cine; soy profesor del ISA (Universidad de las Artes); soy bloguero. Y para bien o para mal, no puedo dejar de ver estos tres perfiles convertidos en uno solo, y por eso mi curiosidad intelectual encuentra tan reveladoras las intervenciones que ahora me hablan sobre las posibilidades didácticas que ofrecen estas herramientas para construir conocimientos, como los ensayos de Bazin o David Borwell. En todos los casos, se intenta establecer un rigor científico alrededor del proceso que nos permite adquirir y construir saberes.

La teoría es necesaria. Es más, imprescindible. Pero necesitamos con la misma fuerza una agenda práctica que nos impulse a encontrar soluciones sobre la base de la experiencia creativa. En ese punto, Marx sigue siendo el que más nos puede inspirar con su célebre tesis sobre Feuerbach: Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modos el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”.

Tenemos que esforzarnos en construir una agenda práctica donde los imperativos de la acción no limiten la perspectiva de conjunto, y donde los diversos dispositivos tecnológicos, lejos de verse como amenazas para el proceso de aprendizaje (en este caso vinculados a la cultura audiovisual), se conviertan en aliados de los profesores.

En el Proyecto de Animación e Informatización “El Callejón de los Milagros” estamos proponiendo una agenda de acciones que intenta seguir a Marx en la pretensión transformadora. No para intentar cambiar al mundo como si fuéramos mesías, pues en definitiva el mundo cambia a diario al margen de las voluntades humanas, sino para intervenir con plena conciencia en esos escenarios de mudanzas y canjes. Comparto con los amigos del blog, algunas de las acciones propuestas.

Juan Antonio García Borrero

ACCIONESADESARROLLAR EN EL PROYECTO “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”:

1. Red Wifi “El Callejón de los Milagros”, la cual ofrecería servicios permanentes relacionados con la cultura audiovisual.

2. Realización de los “Encuentros sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” (Frecuencia: una vez al año)

3. Cibertertulia “El Callejón de los Milagros” (Frecuencia: mensual)

4. Fundación del Cine-Club infantil de creación “Meñique”, con el fin de enseñar a los niños a crear materiales audiovisuales con teléfonos y tablets.

5. Cinemateca Wifi que pondría a disposición del público películas significativas en la Historia del cine.

6. Ferias del libro electrónico y aplicaciones vinculadas a la cultura audiovisual

7. Cursos, talleres, seminarios, relacionados con la apreciación y crítica audiovisual, a través del uso creativo de las nuevas tecnologías, y diseño y realización de conjunto con el ISA y el Centro Provincial de Superación Cultural, de post grados, diplomados y maestrías relacionadas con la cultura audiovisual y su vínculo con las tecnologías más recientes.

8. Facilitación de espacios donde los jóvenes creadores de audiovisuales de la AHS, la FEU, el ISA, y otras organizaciones, interactúen entre sí.

9. Creación y mantenimiento de radio-base y programas televisivos comunitarios, encaminados a enseñar y promover el lenguaje audiovisual y las obras del cine universal, así como promover los valores locales.

10. Creación de un canal en Youtube o plataformas afines que permitan concederle visibilidad a las actividades realizadas desde el sitio.

11. Vinculación con las diferentes actividades que se realizan en las instituciones culturales de la ciudad (Taller Nacional de Crítica Cinematográfica, Festival de Videoarte, Feria del Libro, Festivales de Artes Escénicas, salones de Artes Plásticas, eventos de Arquitectura, Jornada de la Diversidad Cultural, etc.).

TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS Y USO CREATIVO

Hace unos días Carlos Lloga, profesor de la Universidad de Oriente, y uno de los investigadores cubanos que más actualización teórica ostenta en lo que respecta al estudio del documental, me propuso una idea formidable: usar el blog como plataforma que permita a sus estudiantes publicar los análisis de los filmes exhibidos en su curso, y de esa manera concederle visibilidad a esas investigaciones.

Reitero que la idea me parece estupenda, y por supuesto que le hice saber que las puertas del blog estaban abiertas para ese tipo de gestión académica. Sin embargo, quisiera hacer una observación: yo pienso que deberíamos luchar para que cada una de las instituciones académicas tengan una plataforma que les permita a los estudiantes interactuar, ya no solo en su recinto académico, sino con el resto de las universidades. Y posibilidades hay.

Pongo un ejemplo muy cercano, ahora que la próxima semana comienzo a impartir en el ISA de Camagüey un taller. Estuve revisando los nombres de mis futuros alumnos, y veo que todos están entre mis contactos de Facebook. Muchas veces hemos interactuado por allí, intercambiado fotos, criterios, saludos. Lo paradójico es que el ISA de Camagüey, como institución, no tiene Internet, o correos que permita a profesores y alumnos establecer nuevas maneras de compartir y construir los conocimientos. Es decir, la institución académica carece del recurso que ya sus estudiantes usan de un modo informal a diario.

¿Por qué no pensar entonces en intervenir desde la institución en esos contextos donde ya nuestros alumnos se desenvuelven con naturalidad? ¿Acaso no estaríamos contribuyendo a recortar la brecha que ahora mismo se interpone entre nativos digitales y maestros instalados en la lejana tradición?

Se trata de buscar un equilibrio donde quede desmontado el mito de que la tecnología, por sí sola, concede conocimientos, cuando sabemos que es el maestro el que sigue teniendo la gran responsabilidad de impulsar esa permanente construcción de saberes.

Juan Antonio García Borrero

WI-FI “CULTURAL” EN EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS

Es bueno que la prensa comience a hacerse eco del proyecto, pues solo de esa manera pudieran conseguirse las alianzas que algo como esto necesitaría. Con este proyecto no estamos hablando de algo que un individuo solo o una institución pueda hacer. Se trata de algo más ambicioso que retoma en uno de los acuerdos planteados en el último Congreso de la UNEAC, vinculado al uso creativo de la tecnología en función de la cultura.

WI-FI "CULTURAL" EN EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS

Por Lianet Leandro López (ACN)

Tomado del periódico digital Adelante y publicado el 27 Septiembre 2016

CAMAGÜEY.- (ACN) Con el interés de ampliar la funcionalidad de la conexión a las redes informáticas hacia el desarrollo espiritual de la sociedad, en el próximo mes esta ciudad contará con una nueva área Wi-Fi, en el Proyecto de Animación Socio-Cultural El Callejón de los Milagros.

Los acercamientos que han hecho la prensa y algunas investigaciones acerca del consumo de esa tecnología en Cuba señalan que se utiliza en mayor medida para la comunicación interpersonal, pero la instalación en ese espacio del centro histórico camagüeyano busca propiciar, además, la distribución de contenidos audiovisuales.

Juan Antonio García Borrero, impulsor del proyecto de El Callejón de los Milagros, con el apoyo del Centro Provincial de Cine, la Unión de Informáticos de Cuba y otras instituciones del territorio, informó vía correo electrónico que se establecerá allí el acceso a Internet con el servicio Nauta, y también una red local para la descarga de esos contenidos.

La cartelera de actividades de las diversas instituciones, catálogos especializados sobre películas, cineastas y tendencias cinematográficas, y las memorias de eventos audiovisuales como El Almacén de la Imagen o el Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, serán algunos de los materiales disponibles.

Según explicó García Borrero, reconocido crítico de cine en Cuba, el objetivo del citado proyecto es estimular el uso creativo de la tecnología disponible en función de una mejor promoción de la cultura, por lo tanto no bastará con irradiar la señal inalámbrica allí.

También se debe trabajar por crear comunidades de usuarios que obtengan el provecho máximo, expresó.

Ante la informalidad del consumo audiovisual y la distribución de contenidos en parte banales, mediante redes alternativas como el paquete de la semana y otros, que coexisten a la par de las trasmisiones de la televisión, salas de video, entra otras, el concepto de “El Callejón…” pudiera reposicionar otras opciones que han perdido terreno ante esa realidad.

Para nosotros es importante trabajar con la promoción de lo que resulta más difícil de “vender”, como pueden ser las tandas de la Cinemateca o el cine que merece ser debatido, que por eso mismo apenas obtiene visibilidad, argumentó García, en declaraciones publicadas también en su blog Cine cubano, la pupila insomne.

La conceptualización del Proyecto de Animación Socio-Cultural “El Callejón de los Milagros” se presentará el próximo viernes entre las ponencias del I Congreso Nacional de Tecnología Educativa, que sesionará durante dos días en esta urbe.

I CONGRESO DE TECNOLOGÍA EDUCATIVA (Camagüey, 2016)

El próximo jueves (29 de septiembre), se estará inaugurando en el Centro de Convenciones de Santa Cecilia (Camagüey) el “I Congreso de Tecnología Educativa”, organizado por la Unión de Informáticos de Cuba, y quiero agradecer a sus organizadores la invitación que me han cursado para presentar en ese marco el Proyecto de Animación Socio-Cultural “El Callejón de los Milagros”.

Como en ocasiones anteriores hemos dicho, este proyecto tiene como entes rectores al Sectorial de Cultura en Camagüey, el Centro Provincial de Cine, la Asociación Hermanos Saíz y la UIC, y persigue estimular la construcción de conocimientos mediante el uso creativo de las tecnologías vinculadas a la cultura audiovisual.

Precisamente el perfil pedagógico del proyecto, donde aspiramos a edificar de manera colectiva escenarios de aprendizaje que faciliten la inter-actividad entre los usuarios, pero sobre todo la inter-creatividad, pone de manifiesto la necesidad de establecer alianzas entre estas tres grandes áreas públicas (Educación, Cultura, y Tecnologías) si queremos que el uso de esos dispositivos repercuta de modo integral en la comunidad, y no se quede en el beneficio aislado de las instituciones o determinados grupos e individuos.

Pienso que con este Congreso de la UIC, y con el encuentro organizado el año pasado por la Universidad de Camagüey junto a la de Granada (“Encuentro Internacional ParticipAndo: Infancia y Ciudad”), así como el “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” celebrado en el mes de febrero, Camagüey comienza a definir mucho mejor las estrategias educativas a seguirse en este complejo período de la humanidad, donde el aprendizaje institucional se ha visto afectado por la producción informal de saberes.

Lo atractivo del evento, según podemos deducir del programa que comparto con los amigos del blog, es que en los participantes predomina el ánimo de compartir preguntas, aprender a través de los diagnósticos establecidos, y trazar agendas que nos ayuden a hablar en algún momento de políticas públicas dirigidas a la más genuina inclusión digital de nuestra ciudadanía, pero pensadas esas políticas conforme al interés común que tendrían los responsables de la Educación, la Cultura, y la informatización del país.

Juan Antonio García Borrero

PROGRAMA DEL I CONGRESO DE TECNOLOGÍA EDUCATIVA (Camagüey, 2016)

Organiza: Unión de Informáticos de Cuba

Lugar: Centro de Convenciones Santa Cecilia

Fecha: 29 y 30 de septiembre del 2016

DÍA 29 Septiembre

7.45 am Visita a la sede de la UIC Camagüey.

8.00 – 8.45 am Acreditación y Cóctel de bienvenida.

9:00 – 9.55 am Ceremonia de Inauguración. Salón plenario. Lee el resto de esta entrada

EL ACOMPAÑANTE (2015), de Pável Giroud

Comparto esta nota que escribí sobre El acompañante (2015), de Pável Giroud, para el sitio Progreso semanal.

EL ACOMPAÑANTE (2015), de Pável Giroud

Cuando pensamos en el audiovisual cubano del siglo XXI, todavía lo hacemos con las mismas herramientas cognitivas que nos ayudaron a construir las ideas que tenemos de lo producido cinematográficamente en el siglo anterior.

Y es un error, porque se trata de algo que demanda nuevas perspectivas. Esto, como casi siempre sucede, lo han entendido antes que los críticos precisamente los que hoy hacen el cine: no en balde una película como El acompañante (2016), de Pável Giroud, está dedicada a la memoria de Camilo Vives, un hombre que conseguiría construir su prestigio como productor formando parte del ICAIC, pero que en sus últimos años de vida apostaría por “lo independiente”.

Lo que Vives, hombre sagaz y con visión de mundo, comenzaba a comprender (o quizás siempre lo había entendido, pero atrapado en los límites que impone lo institucional) es que el cine (si se quiere soñar en términos de industria) necesita encontrar un público más allá de la aldea donde tiene su origen. Y tal vez, como Borges, pensaba que “idolatrar un adefesio porque es autóctono, dormir por la patria, agradecer el tedio cuando es de elaboración nacional” siempre será un absurdo.

El acompañante está construida sobre esa pretensión nada banal de no aburrir al espectador. Y para ello se propone retomar el oficio de “contar una historia”, apelando a las fórmulas más básicas del melodrama. En sentido general, esta es una película que se ha visto un montón de veces: dos individuos inicialmente diferentes consiguen superar los escollos que les impone el destino, y, gracias a la solidaridad, crecen en lo moral. (Para leer todo el texto, pinche aquí).

XVI FESTIVAL NACIONAL DE TEATRO DE CAMAGÜEY (Del 1 al 9 de octubre)

Hace un rato estuve en la Conferencia de Prensa del XVI Festival Nacional de Teatro de Camagüey, celebrada en el Centro de Convenciones Santa Cecilia.

Considerada una de las mayores fiestas teatrales del país, esta edición se anuncia como la que mayor representatividad ha logrado, al incluir la gestión escénica de 33 agrupaciones de 11 provincias.

La apertura del evento ocurrirá el próximo sábado 1 de octubre, con “Éxtasis”, la puesta en escena del Teatro Buendía (La Habana), nada menos que en un Teatro Avellaneda que reabre las puertas para la ocasión.

Mientras Freddys Núñez Estenoz, director artístico del Festival, comentaba el ambicioso programa que tendremos, un programa donde veremos a una ciudad transformada en un gran escenario, gracias a las obras que se disfrutaran también en las plazas y los parques, llegaban a mi mente todos los recuerdos asociados a ese gran Teatro (el Avellaneda) que tanto ha alimentado el imaginario de los camagüeyanos.

Ese sábado, antes de la apertura del evento, será develada la escultura que rinde honor a la Avellaneda en la calle que lleva su nombre, y luego entraremos al teatro que a diario la evoca, aún sin funcionar. Pero para mí este festival comenzó hace rato.

Juan Antonio García Borrero

¿QUÉ ES UN PRODUCTOR CREATIVO EN EL CONTEXTO AUDIOVISUAL?

Las Historias del cine no han sido benévolas con el papel que han jugado los productores en la creación artística de lo cinematográfico. Sobre todo en Hollywood, por lo general el nombre del productor es asociado a lo mercantil, quedando la responsabilidad del “arte” en manos de los directores, quienes son considerados de este modo los grandes Autores.

Probablemente fue David O. Selznick (n. Pittsburgh, Pennsylvania, 10 de mayo de 1902 – f. Hollywood, California, 22 de junio de 1965), productor de películas tan memorables como Lo que el viento se llevó (1939), Rebeca (1940), o Duelo al sol (1946), el primero en intentar llamar la atención sobre este equívoco.

Sucedió en 1937, cuando en una conferencia para estudiantes de cine en la Universidad de Columbia, afirmaría:

Creo que ya es hora de que la gente comience a pensar en el cine como en una carrera. Aunque ya han existido, durante algunos años, los cursos sobre guión, dirección y fotografía, confío que algún día existirán los cursos que traten sobre la producción. Pienso que sería una exageración decir que haya siquiera un puñado de personas que estudian para ser productores. No sé por qué ocurre esto; si se trata de que las funciones del productor son tan míticas o tan superexplotadas o superdespreciadas, o si se debe a que ese es un trabajo misterioso que las personas no pueden alcanzar. Pero sé, en cambio, como un hecho, que entre todos aquellos que llegan a Hollywood no he encontrado todavía a alguien que me diga: “Estoy ansioso por ser un productor”. Quieren escribir, dirigir, ser fotógrafos o intérpretes –en su mayor parte intérpretes-, pero por alguna misteriosa razón no quieren ser productores.

(…)

Los críticos y los escritores sobre temas cinematográficos se equivocan de manera constante, repetida y casi invariable sobre las funciones del director y del productor”.

La obsesión de Selznick por controlar cada uno de los detalles del proceso creativo, que no concluía con la entrega de la película por parte del director, sino que incluye la suerte de esa película en la futura distribución y exhibición, le ganaría no pocos detractores. Pero ese control no necesariamente iba asociado a la protección de los intereses financieros, sino que también velaba por la verosimilitud y autenticidad de lo representado. Lee el resto de esta entrada

MÁS SOPAS DE PIEDRAS EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Por estos días estamos haciendo una nueva sopa de piedras en “El Callejón de los Milagros” de Camagüey. Finalmente, para el mes de octubre, mes en que festejaremos la cultura cubana a lo largo del país, tendremos conexión wifi en ese sitio, y la tendremos por partida doble: la conexión Nauta que nos ofrece Etecsa, y una local, en la cual, gracias al Centro Provincial del Cine, Copextel y a la Unión de Informáticos de Camagüey, estaremos entregando contenidos vinculados a lo mejor de la cultura audiovisual.

Pero la idea no es concentrarnos únicamente en El Callejón de los Milagros, sino “iluminar” con ese servicio a ese tramo del Paseo Temático que iría desde el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo hasta la Videoteca Lumiére, con el consiguiente beneficio de todas las instituciones (Nuevo Mundo, Casablanca, FIVAC, Videoteca) que existen en ese intervalo.

La red de contenidos pretende convertirse en una plataforma donde sea posible encontrar, a través de la conexión inalámbrica, lo mismo la cartelera de actividades de las diversas instituciones, que catálogos especializados sobre películas, cineastas, tendencias, o las memorias de eventos como “El Almacén de la Imagen” o el “Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica”, por mencionar apenas dos. Lee el resto de esta entrada

LAS FOTOS Y LO HISTÓRICO

Miremos con atención esta foto donde aparece Alfredo Guevara junto al cineasta español Luis Buñuel y el director de fotografía mexicano Gabriel Figueroa. Fue tomada en México, en 1958.

Más allá de lo que la imagen nos ofrece de un modo explícito (tres individuos dejando el testimonio de su complicidad profesional en el rodaje de un filme), podríamos encontrar aquí pistas para pensar la Historia del cine cubano de otro modo.

La foto, obviamente, a estas alturas es histórica porque en ella aparecen tres figuras que en vida lograron consagrarse como grandes creadores de proyectos artísticos e institucionales. Inevitablemente, cuando nos asomamos a ella, hay una Historia con mayúscula que nos empuja a tomar la imagen como complemento de algo conocido.

Me gustaría pensar esa foto, en cambio, desde otra perspectiva, y recordar que en ese momento, Alfredo Guevara estaba lejos de saber que alguna vez existiría el ICAIC, y mucho menos que sería su presidente a lo largo de tanto tiempo. Sencillamente estaba en México como parte de su exilio político, al igual que Buñuel, alejado de su tierra natal.

Para el nuevo historiador del cine cubano, más interesado en estudiar las ideas que propiciaron la creación de esa cinematografía liderada por el ICAIC, esta foto (como tantas otras) no debería ser la confirmación de algo que ha sido una y otra vez dicho, sino en todo caso, la puerta que nos invita a adentrarnos en esos mundos sumergidos que todavía aguardan por salir a la luz, y que existieron paralelos a lo que una Historia oficial nos ha contado de modo unidireccional y excluyente.

En ese momento en que se crea el ICAIC (marzo de 1959), no era solo el neorrealismo representado por Zavattini (aunque fuera la tendencia dominante en un inicio) lo que se discutía entre los jóvenes cineastas cubanos. Y corresponde al nuevo historiador sacar a la luz las colisiones de esas diferentes visiones.

Juan Antonio García Borrero

GARCÍA-ESPINOSA Y LA GRATITUD INTELECTUAL

Me hubiese gustado estar allí, junto a Lola Calviño y los amigos que la acompañaron. Pocos entenderán el porqué de mi gratitud intelectual hacia Julio García-Espinosa. No todos tenemos la oportunidad de cultivar una amistad intelectual, que al decir de Lezama, más espinosa (también juego con el apellido de Julio) no puede ser. Si difícil es encontrar muchos amigos, más arduo aún es cultivar una amistad intelectual, donde por lo general es la feroz intimidad de los opuestos lo que sostiene la relación.

García-Espinosa fue para mí eso: un cómplice en la diferencia, alguien que siempre me estimuló a pensar por cabeza propia. Hace unos días Luciano Castillo me envió la transcripción de una entrevista que le hiciéramos hace un montón de años en la Escuela de Cine. Yo no la recordaba, así que comencé a participar en el diálogo como si fuera un extraño. Y me sorprendió la lucidez de Julio, su coherencia defendiendo puntos de vista que le han ganado y le siguen ganando no pocos detractores.

Creo que en vida a él le importó poco eso. Porque lo que le interesó siempre no fue defender una verdad que sabía no estaba en sus manos, sino en todo caso, defendió el derecho a buscarla.

JAGB

JULIO GARCÍA ESPINOSA, GRACIAS POR TU OBRA GRANDE Y EXTRAORDINARIA

15 septiembre 2016 | Tomado de Cubadebate.

La tarde del 15 de septiembre, en el Jardín Madre Teresa de Calcuta de la Basílica Menor y Convento de San Francisco de Asís, en la Habana Vieja, hubo comunión de afectos. Añoranzas, tristezas, alegrías, reencuentros, todo eso para –en el decir del Doctor Eusebio Leal- dejar allí sembradas las cenizas de Julio García Espinosa, un hombre de la cultura cubana, un forjador de nuestro cine.

“Me alegró en el día de hoy de que en este pequeño espacio, donde están tantos amigos reunidos, esté Julio. Pero él no está ahí. Hemos asistido solamente a cumplir con esa categoría que de vez en cuando se repite en la prensa, los restos mortales. ¿Qué quiere decir? Ahí solamente está lo que Lola, su viuda, depositó: las cenizas. Pero el inmenso amor que le prodigó en la vida, el acompañamiento a su obra intelectual, la convirtió en su primer admirador, y junto a su familia arroparon a Julio hasta el último día de su vida”. Afirmó el Doctor Eusebio Leal Spengler, Historiador de la Habana y amigo de García Espinosa.

“Más allá de lo que engendró de su carne y de su sangre, Julio ha engendrado también una obra y compartió ese tiempo maravilloso del cual no nos podemos desprender, (…) Julio no admitiría flaquezas, ni desconsuelo, ni tristezas. Él fue de la fe inconmovible en que la única forma de perpetuarse era a través de una obra. La obra está; él la hizo; ustedes la hicieron y por eso hoy, encanecida y difícil de reconocer a veces en el uno y en el otro, aparece la gran generación que ha sido protagonista”, dijo Leal. Lee el resto de esta entrada