CINE DE PIE EN CUBA

Hace algunos meses que intento ponerle el punto final a una investigación que centra su atención en el año 1968 en Cuba. Pero los periódicos Granma del período que consulté en los noventa del siglo pasado con el fin de conformar la “Guía crítica del cine cubano de ficción”, ya no existen en la Biblioteca Provincial de Camagüey. Fueron descartados, y solo se conservan los publicados a partir de 1990; de modo que como investigador estoy obligado a viajar a La Habana si quiero consultar la colección anterior a ese año.

Esto confirma aquello de que vivir en una provincia tiene su encanto, pero también su precio. Sin embargo, me aburre apelar al ya manido pretexto del “fatalismo geográfico” para justificarel culto a la queja y la parálisis. Creo que son precisamente estas carencias y precariedades las que más deberían impulsarnos a encontrar y compartir soluciones. Porque a la larga se trata de eso: construir soluciones en vez de lamentos paralizantes.

Así que me he preguntado: ¿por qué no utilizar al blog también como una suerte de facilitador de estas informaciones que los estudiosos del cine cubano demandamos para trabajar sobre una base más sólida que la simple opinión? Que ello es posible, ya me lo había demostrado antes la investigadora Ana López desde la Universidad de Tulane (Nueva Orleans), y ahora Victor Fowler, quien me ha remitido desde Harvard la imagen de un artículo aparecido en el periódico Granma de aquel año que investigo.

¿Cuántas informaciones no podríamos obtener vía correo electrónico y compartir públicamente por esta otra del blog, poniéndola a disposición de una comunidad de estudiosos que incorporaría a su vez el debate y la memoria individual a ese relato colectivo que más tarde, digamos que dentro de cincuenta años, nuestros descendientes leerán como “Historia”?

Y lo mejor de esto es que no estaríamos condenados al tradicional manejo de información unidireccional, pues si bien nadie pondrá en duda el impresionante valor de los fondos bibliográficos de Harvard, es posible que acá en Camagüey conservemos algún ticket de entrada al cine Casablanca que utilizaban los norteamericanos de Glory City en su momento, y que algún estudiante de allá necesita para alguna investigación vinculada a ese fenómeno transnacional.Hablamos, entonces, de explotar creativamente esas posibilidades de cooperación horizontal que nos brinda el ciberespacio a la hora de gestionar el conocimiento científico.

Cine de pie 1968Comparto con los amigos la imagen delartículo enviada por Víctor Fowler. La breve nota escrita por el periodista Omar Vázquez deja saber del “Cine de pie”, una iniciativa del Instituto Cubano de Radiodifusión. Esto, leído sin segundas intenciones, no pasaría de ser “una curiosidad”.

Sin embargo, si lo leemos desde la sospecha y seguimos al pie de la letra aquella observación de Sapir (“No podemos comprender totalmente la dinámica de la cultura, de la sociedad, de la historia, sin tener en cuenta antes o después, las relaciones reales entre los seres humanos”), tendríamos que preguntarnos qué significaba esa iniciativa en un contexto donde los cineastas del ICAIC, con Alfredo Guevara a la cabeza, habían tenido que lidiar en público debido a su autónoma política de programación y exhibición.

Es decir, qué significó una iniciativa de este tipo en un escenario que de modo progresivoiba afectando el liderazgo absoluto que,en un principio,llegó a detentar el ICAIC. Una iniciativa que, de modo abierto o involuntario, competía con las funciones que hasta entonces eran controladas en su totalidad por el Instituto de cine en el país.

Juan Antonio García Borrero

LOS MIL Y UN TEXTOS DE CRITERIOS: QUINTA TEMPORADA EN CAMAGUEY

Hace unos meses, una estudiante a la que le interesaría consagrar su tesis al estudio de los eventos dedicados a la crítica de cine en el país, me preguntaba si el Taller de Camagüey podría considerarse el precursor.

El que más longevidad ha alcanzado, sí, le dije, pero el pionero no, porque incluso en Camagüey, en la lejana década del sesenta, ya alguien había organizado lo que entonces llamó “Cine-fórum”: ese alguien fue Desiderio Navarro, un intelectual que hoy es conocido por todos, pero que en aquellas fechas se iniciaba en su misión culturológica.

De ese evento apenas han quedado registros públicos, y no conozco que se haya mencionado alguna vez como un antecedente de los talleres de Camagüey. Sin embargo, los objetivos no pueden ser más parecidos a lo que se pretende desde hace veintidós años con estas reuniones de expertos, según se deduce de aquel artículo de 1967 donde Desiderio hablaba en el periódico Adelante deeseCine fórum que organizó, y advertía que “son precisamente el debate, la polémica, y la crítica, los que aclaran y hacen comprender los recursos del lenguaje cinematográfico empleados, y lo que por medio de estos se nos ha querido comunicar”.

Estoy evocando ese fragmento del artículo aparecido en el periódico agramontino porque puede ser revelador de la coherencia intelectual que ha animado desde joven a Desiderio Navarro, y que nos permite entender su labor al frente del Centro Teórico-Cultural “Criterios” como una permanente apelación al debate y al pensamiento crítico. Una práctica que hoy es reconocida como su marca más enfática de identidad y que, ahora sabemos, iniciaría en Camagüey.

Por eso es que para los que estamos organizando este “Primer Encuentro sobre la Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, ha resultado sumamente estimulante que el propio Desiderio Navarro nos ofrezca la oportunidad de abrir la “Feria del Libro Electrónico y Aplicaciones vinculadas a la Cultura” incluida en el encuentro, con la quinta entrega de ese impresionante catálogo de materiales que viene ofreciendo desde hace años bajo el nombre de “Los mil y un textos”. Lee el resto de esta entrada

II MUESTRA NACIONAL DE MUJERES REALIZADORAS

La Red de Realizadoras Cubanas Sara Gómez convoca a todas las realizadoras cubanas a participar en la II Muestra Nacional de Mujeres Realizadoras a celebrar desde el 8 al 12 de marzo del presente año 2016. Las obras serán entregadas provisionalmente a Aracelis Pedroso. Deben estar acompañadas por la ficha técnica. En calle 23 # 1107, entre 8 y 10. Vedado, La Habana CP 10400. Teléfono 8336647 Mail : delma

Asimismo, estamos convocando a la presentación de guiones para la dirección de cortos de ficción dirigidos por mujeres con un tiempo límite de diez minutos con vistas a conformar un largometraje de ficción. El tema será libre. Las protagonistas deben ser mujeres y La Habana, ya sea la vivida, ya la evocada, o la soñada.

Los guiones pueden ser escritos por hombres. No se acepta la dirección compartida con directores.

Igualmente se hace una convocatoria similar para cortos documentales con la intención de conformar un largo de 52 min. El tema será libre y con una duración máxima de diez minuto. En ambos casos se favorecerá los proyectos que puedan expresarse con complejidad y riqueza en el menor tiempo posible.

Los proyectos deben acompañarse con un presupuesto tentativo al que se le hará un análisis de factibilidad.

Se realizarán diferentes encuentros a cargo de prestigiosos especialista. La convocatoria para las obras cierra el 20 de febrero.

Las otras cerrarían el 31 de marzo.

Marina Ochoa, presidenta

EL CARTEL

Cartel

Diseñador: Luis Omar.

COMPLICIDADES

Ayer mi antigua jefa y apreciada amiga, Disley Orama (directora del Centro de Cine en Camagüey) me reclamaba que no hubiese incluido al Cine entre las instituciones involucradas en el “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”.

Fue un lapsus, desde luego, porque si antes habíamos escrito el post que habla de convertir a los cines en “espacios inteligentes” en esta nueva etapa del consumo audiovisual, es porque estoy pensando que en las salas cinematográficas recaería un papel fundamental dentro del soñado proyecto. Sin embargo, si ahora menciono esto públicamente es porque no quería dejar de agradecer la complicidad y asesoría que muchos me han estado concediendo en estos días a través del correo: ha sido un verdadero taller creativo.

Es bueno enfatizar esto porque pudiera pensarse que se trata de un proyecto personal, cuando en realidad es algo que está siendo pensado por varios desde hace mucho, si bien algunos han preferido mantener sus importantes contribuciones en el anonimato. Y para ser más honesto aún, parte de lo que estamos pretendiendo ahora con eso de establecer alianzas con la Universidad de Camagüey, el Joven Club, Etecsa, Citmatel, etc, responde a lo discutido en la UNEAC de Camagüey en víspera del VIII Congreso.

Cito parte de aquel dictamen anotado entonces por la Comisión de “Cultura, Educación y Sociedad”:

Es necesario que los diferentes niveles de enseñanza artística –elemental, medio y superior (Universidad de las Artes)- y los centros específicos que a ellos pertenecen, cuente con posibilidades de acceso a Internet para los claustros, porque esto puede contribuir mucho a una actualización profesional, que está muy afectada por los problemas económicos del país. Se han reducido las posibilidades de imprimir libros de las distintas artes, partituras, y otros documentos esenciales para la educación artística”,

O

Las direcciones nacionales de enseñanza artística en sus tres niveles, deberían hacer uso mejor de las tecnologías digitales para diseminar en soporte electrónico partituras, videos de las distintas artes, libros, material audiovisual en general, etc”,

O

Se precisa una verdadera interrelación de las comisiones de extensión universitaria con la sociedad. Tienen que operar en la comunidad, salir de la universidad y aprovechar mejor los espacios que existen para establecer nexos necesarios entre universidad y sociedad”.

O

Se deben propiciar debates en torno a temas relacionados con las nuevas tecnologías y establecer una política que posibilite el alcance público de las polémicas actuales”.

Lo que quiero resaltar es que este “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” no es algo que surgió de la mente de un individuo aislado. En verdad, desde hace mucho rato se estaba prefigurando, a partir de lo que la realidad ha ido y sigue demandando de nosotros. Y es lo que explica también las complicidades de esos que, en público o en privado, lo apoyan.

Juan Antonio García Borrero

EL CUMPLEAÑOS DE LA CIUDAD

Hoy Camagüey está festejando un nuevo aniversario de su existencia como villa, como ciudad. Su Centro Histórico fue incluido por la Unesco en la Lista del Patrimonio Mundial el 6 de julio del 2008, atendiendo al “sobresaliente tipo urbano arquitectónico en Latinoamérica, caracterizado por su trazado urbano irregular que produce un inusual sistema de plazas y plazuelas, calles sinuosas, callejones y un sistema de manzanas y parcelas”.

Todo lo que como camagüeyano pueda expresar de Camagüey será colocado, con legítima razón, bajo sospecha. Y debe ser así, pues he vivido y creo que seguiré viviendo con esta ciudad una intensísima relación de amor y odio, donde a veces gana el apego incondicional, a veces el rencor, pero jamás la indolencia. Sé que es mi peculiar manera de saberla viva e imprescindible como ciudad: si a veces no me doliera, sabría que el amor terminó.

Ser un buen camagüeyano tiene que ver, a mi juicio, con aquello que señalaba sobre el patriotismo El Lugareño, uno de los grandes hijos que ha dado la localidad: “Yo creo que el mejor patriota será aquel que más y mayores bienes le haga a su pueblo, no el que más y mayores alabanzas le prodigue”.

Entonces, si algo me gustaría aportarle a esta ciudad que ahora cumple 502 años, más allá de mis escrituras, son acciones que contribuyan a enriquecerla espiritualmente. Que, por ejemplo, convierta a su “Calles de los Cines” (algo único en el país) en un gran cine al aire libre donde los camagüeyanos seamos los verdaderos protagonistas de innumerables aventuras, empeñados en conquistar Nuevos Mundos.

Por otro lado, para mí está claro que Camagüey es mucho más que la suma estrecha de sus iglesias o calles laberínticas. Camagüey es también la suma infinita de los amigos que todos los días la recorren y rehacen en sus sueños más íntimos, desde los más diversos puntos del planeta.

Juan Antonio García Borrero

CONFERENCIA DE PRENSA DEL “PRIMER ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES”

El próximo jueves 4 de febrero, a las diez de la mañana, estaremos reuniéndonos con la prensa camagüeyana en la Cafetería “Cine-Café” (ubicada al final de El Callejón de los Milagros), con el fin de ofrecer información en torno al “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, a celebrarse en Camagüey los días 11 y 12 de febrero.

Con este encuentro, auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz de Camagüey y el Sectorial de Cultura del territorio, pretendemos contribuir a la socialización de productos y servicios del mundo digital relacionados con la cultura audiovisual en Camagüey, impulsar el vínculo entre las nuevas tecnologías y los proyectos comunitarios, contribuir a que la informatización de la sociedad marche acompañada de la necesaria campaña de ciberalfabetización de los ciudadanos, conocer las experiencias más valiosas del territorio y propiciar el intercambio fluido entre las diversas áreas de Cultura, Educación y Nuevas Tecnologías, impulsar el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual, aprovechando el uso creativo de las nuevas tecnologías, así como fomentar alianzas con las diversas instituciones y organismos del territorio, vinculadas a la cultura, la educación y las tecnologías en Camagüey (Sectorial de Cultura, Educación, UNEAC, AHS, ISA, Oficina del Historiador de la Ciudad, Etecsa, Joven Club, Universidad de Camagüey, Unión de Informáticos de Cuba, UPEC).

El encuentro contará con una Feria del Libro electrónico y Aplicaciones vinculadas a la Cultura, así como un Taller de Experiencias donde participarán diversas entidades. También contaremos con la presencia de Roberto Smith, presidente del ICAIC, organismo que promueve a nivel nacional el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual en Cuba, y a modo de clausura, el día 12, a las ocho de la noche, tendrá lugar en El Callejón de los Milagros, la primera cibertertulia “Cine cubano, la pupila insomne”, dedicada en esta ocasión a la creación audiovisual en Camagüey, contando con Gustavo Pérez, Jorge Campanería, Reynaldo Pérez Labrada y Líber Matos, como invitados de la noche.

JAGB

¿POR QUÉ UN TALLER SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES EN CAMAGÜEY?

En una época como la nuestra, definida por Bauman comomodernidad líquida, las instituciones están obligadas a jugar el papel de esponjas permanentes. Esto quiere decir, que están obligadas a hacer de lo poroso el mejor vehículo para alimentarse y absorber todo aquello que, más allá de sus predios, ya está conformando un impresionante universo de prácticas culturales. Es por eso que en este “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” que celebraremos en Camagüey el 11 y 12 de febrero, será tan importante el Taller de Experiencias que convocaremos el segundo día.

Podríamos decir que dos observaciones, una de Sócrates y otra de Andre Gide, sustentan la necesidad de una acción como ésta. La del primero reza: “Háblame, para que yo te vea”; la del segundo: “todo está dicho, lo que como nadie atiende…”. Se trata entonces de construir una plataforma de creación donde sea posible escuchar y vera los que ya están experimentando con estos asuntos en la ciudad, pero que permanecen en las sombras, convirtiendo al intercambio de ideas en un puente que, a su vez, nos conduzca a un punto donde se puedan ejecutar en la práctica propuestas innovadoras relacionadas con la producción y consumo cultural.

Como otras veces he apuntado, se trata de intervenir creativamente desde las instituciones en esos escenarios donde ya fluye de un modo informal ese consumo, un poco en el espíritu de aquel situacionismo que Debord y compañía proponían en el pasado.Para este primer Taller de Experiencias serán importantes las contribuciones de entidades como la Facultad de Informática de la Universidad de Camagüey, Unión de Informáticos de Cuba, el Joven Club, Citmatel, Etecsa, pero también la de aquellos “emprendedores” que, sin formar parte de institución alguna, ya han conseguidogestionar por su cuenta todo un sistema de consumo audiovisual.

Recuerdo que a raíz de aquel primer “Foro de Consumo Audiovisual en Cuba” celebrado en La Habana, cierta prensa (sobre todo extranjera) sugirió que aquella reunión intentaba construir modos de “liquidar el Paquete”.Esto siempre me pareció una simplificación bastante grosera de lo que en realidad nos llevó allí, que era:entender el fenómeno que existe al margen de las voluntades, filias y fobias de cada uno de los individuos que somos, y sobre esa base científica, impulsar la creatividad institucional en función de un bien público. Aclaro que no estoy legitimando “el Paquete” como práctica, sino intentando aprehender los resortes que permiten que el mismo funcione en nuestro contexto para que sea aprovechado su espíritu por las instituciones (no hay que imitar o liquidar “el paquete”, hay que superarlo creando algo nuevo). Lee el resto de esta entrada

A SOLAS CON SU VOZ (2015), de Manuel Jorge Pérez

HOY, EN ENCUENTROS CERCANOS, RECORDANDO A MORAIMA SECADA

Por: Jorge Calderón González

Con la presencia como Invitado de su realizador, Manuel Jorge Pérez, hoy viernes, 29 de enero, a las cinco de la tarde, en el espacio Encuentros Cercanos (Cine Acapulco), se presentará su documental A solas con su voz, dedicado a Moraima Secada (Santa Clara, 1930; La Habana, 1984).

El audiovisual, que refleja la vida y obra artística de la excelente cantante, contiene, en imágenes de archivo fílmico, momentos de ella como integrante del Cuarteto Las D´ Aida, y otras ya como solista. Aparecen en él, además, como entrevistados, entre otros, Omara Portuondo, Argelia Fragoso, Nisia Agüero y René Rodríguez (amigo de la intérprete), así como sus hijas. Moraima Secada, ha apuntado Radamés Giró: –“interpretó un repertorio de canciones románticas especialmente en estilo feeling, del que fuera una de las primeras cultivadoras”.

En la rica banda sonora de A solas con su voz, se escuchan las principales composiciones del inmenso repertorio de “La Mora”, entre ellas, Perdóname, conciencia, de Piloto y Vera; Alivio, de Julio Cobo; Ése que está allí, de Juan Arrondo, así como otras de Chany Chelasy y Tania Castellanos.

La música ha ocupado un lugar preferente en los documentales, ya como realizador, de Manuel Jorge Pérez.; bástenos mencionar, entre ellos, a María Eugenia Barrios, la voz lírica de Cuba y Candita Batista, la vedette negra de Cuba. Asimismo, él, en nuestro cine, se ha desempeñado, ampliamente, como script y asistente de dirección.

Auspiciado por el Centro Provincial del Cine de La Habana, Encuentros Cercanos es un espacio interactivo, con guión y conducción de quien suscribe estas líneas.

SOBRE EL USO CREATIVO DE LAS BIBLIOTECAS DIGITALES

Si la presencia de entidades vinculadas a la informatización de la sociedad cubana será importante en este “Primer Encuentro sobre la Cultura Audiovisual y las Tecnologías Digitales” que celebraremos en Camagüey, no menos lo será la de una institución como la Biblioteca, que ya sabemos tiene el encargo de satisfacer las necesidades de conocimientos de los individuos. Lo paradójico se apreciaría en que si bien la sed de conocimientos sigue estando presente en los seres humanos, la afluencia a las bibliotecas tradicionales, sin embargo, ha mermado de una manera considerable.

Entre las razones que más suele esgrimirse para explicar la deserción masiva de los lectores de estos recintos, está la tecnológica: hoy los individuos tienen en sus casas impresionantes bibliotecas digitales, dicen, lo que convertiría en inútiles la asistencia a estas instituciones.

Esto es otra gran falacia, desde luego, que solo sería aceptable si entendiéramos a las bibliotecas como depósitos pasivos de libros. Pero una biblioteca es mucho más que eso, toda vez que quien asiste a las mismas se está formando como usuario activo, al aprender a operar con catálogos que lo remiten a las diversas materias, obras, autores. Es decir, se está formando en unaprácticaque lo ayudará a enriquecer sus conocimientos, guiado por un experto (en este caso el bibliotecario) que convertirá la simple información en algo relevante desde el punto de vista epistemológico.

Todo cambia en estos tiempos de omnipresencia digital, y donde, aún con la precariedad de Internet entre los cubanos, es posible consumir de un modo informal ese conjunto de saberes que circula en los más diversos soportes. También entre nosotros, los camagüeyanos de hoy, crece cada vez más la masa de estudiantes que una vez describiera Marc Prensky:

¿Cómo deberíamos llamar a estos “nuevos” estudiantes de hoy? Algunos se refieren a ellos como la Generación-N [por Net] o Generación-D [por Digital], pero la designación más útil para ellos muy posiblemente es Nativos Digitales. Nuestros estudiantes de hoy son todos “hablantes nativos” del lenguaje digital de los ordenadores, los videojuegos, e Internet”. Lee el resto de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.576 seguidores