Aquel 7mo Taller Nacional de Crítica Cinematográfica (1999) …

Diseño del cartel: Nelson Haedo

Hoy, a la altura del año 2021, hablar de “cine y nuevas tecnologías” suena a lugar común. Vivimos tan inmersos en la época de la informatización de la gestión cultural, que hasta el detractor más tenaz que pudiese tener el asunto, difícilmente podría prescindir del uso de esos dispositivos emergentes.

Eso es entendible en la Cuba del 2021, o sea, en la Cuba del 4G, donde la penetración de Internet (con todo y los precios excluyentes), ya es algo más que una utopía. Pero en 1999 organizar un Taller Nacional de Crítica Cinematográfica cuyo eje temático rezaba “Cine, tecnología, identidad”, sencillamente sonaba a ciencia ficción.

No podría probarlo de un modo irrefutable, pero tengo la impresión de que esa fue la primera vez que se organizó en Cuba un evento con el fin de pensar críticamente, la relación ya establecida entre la cultura audiovisual y las nuevas tecnologías, y la necesidad de un uso creativo de las mismas.

Por otro lado, también tengo la impresión de que a los críticos de cine que entonces ejercían su oficio no les motivó demasiado el tema (bueno, seamos honestos: a muchos críticos de cine todavía no les motiva). Eso es lo que explica que las ponencias principales fueran desarrolladas por estudiosos que no pertenecían al gremio: los cubanos Enrique González-Manet y Abelardo Mena, y los españoles Joaquín Fonoll y Xavier González.

La ponencia de González-Manet, titulada “Cine, nuevas tecnologías y propaganda: apología de la comunicación en la era de la informática”, partía de comentar algunas de las ideas del célebre sociólogo Alvin Toffler, autor de libros tan exitosos como El shock del futuro (1970) y La tercera ola (1970).

Revisar la copia mecanografiada del ensayo que amablemente donó el conferencista al Centro Provincial del Cine de Camagüey, hoy puede regalarnos el testimonio de la paradoja que por entonces nos habitaba: hablábamos del futuro todavía instalados en el pasado, pues las ponencias presentadas al Taller se tecleaban en máquinas de escribir Underwood (original y dos copias, casi siempre, usando papel carbón). 

En este sentido, en 1999 aquellas aproximaciones tenían más de ambiciosos ejercicios de imaginación, de profecías arriesgadas, que de constatación de una realidad que entonces nos resultaban radicalmente ajenas. Nosotros en el Centro de Cine de Camagüey recién nos estrenábamos en el uso de una computadora entregada por Zenaida Porrúa, directora del Sectorial Provincial de Cultura en aquel momento, e intuíamos que nuestra gestión cultural se iba a transformar; pero no teníamos la menor idea (al menos yo) en qué sentido iba a ocurrir ese cambio.

Enrique González-Manet, conferencista

Recuerdo que me impresionó muchísimo lo que casi al final de su ponencia expresaba González-Manet:

Las perspectivas para los próximos 15 años incluyen la ampliación de los servicios de Internet en tiempo real, la transmisión barata de imágenes multimedia y la comunicación visual por banda ancha; la generalización de las interconexiones y el acceso múltiple a bases de datos globales; la comunicación personal instantánea de tipo multimedia por medios portátiles miniaturizados; y la regularización del correo electrónico y el teléfono visual de alta resolución, todo lo cual ha de exigir un orden basado en estrictas regulaciones internacionales, muy distinto al caos que predomina en las “autopistas electrónicas”. La traducción simultánea y el control verbal de los equipos más sofisticados será una realidad en el próximo decenio, en el que también tendrá lugar una casi total privatización de los sistemas de comunicación”.

Si miramos lo que está pasando ahora mismo a nuestro alrededor, veríamos que desde 1999 el Taller Nacional de Crítica Cinematográfica de Camagüey ofreció luces de lo que podía pasar en ese futuro que hoy es presente. Lo que nos lleva a preguntar: ¿qué falló entonces a la hora de llevar a la práctica institucional lo que el pensamiento crítico había identificado como una necesidad de estrategias?

Sencillamente una vez más quedaría confirmado que no basta poseer la tecnología en nuestras manos. Necesitamos aprender a usarla creativamente, y a pensar en la construcción de escenarios donde se humanice el uso de esos dispositivos, es decir, donde la importancia de las cosas que se usan, ceda ante la importancia primera de las personas que las usan.

En aquel mismo Taller, Abelardo Mena (creador del primer boletín electrónico cultural hecho en Cuba) presentó una ponencia que tituló “El XX Festival de Cine Latinoamericano en Internet. Una experiencia casi personal”, donde entre otras cosas proponía “colocar en Internet las memorias de este VII Encuentro Taller de Crítica Cinematográfica (sic), así como las ponencias presentadas en toda su extensión”.

Sin embargo, pese a que en algún momento la Oficina del Taller Nacional de Crítica Cinematográfica comenzó a contar con el servicio de Internet, nunca conseguimos construir ese repositorio donde hoy pudieran consultarse todas las ponencias presentadas a lo largo de la Historia del evento. Teníamos la tecnología, pero no estábamos preparados para dar ese salto que demanda desplazarnos del enfoque analógico de la cultura al enfoque digital.

Hoy, por suerte, en la ENDAC es posible encontrar reunidas no solo información y varias de las ponencias, sino que todo ese conjunto se integra a un marco mayor que sería la cultura audiovisual en general.

Porque si algo intentaban decirnos los talleristas de aquella séptima edición del evento, es que el mundo, a pesar de los peligros y las nuevas relaciones de poder, muy pronto pasaría a ser eso que es hoy: una oportunidad de convertir la inteligencia colectiva en el mejor medio de hacer crecer la libertad individual.

Juan Antonio García Borrero

Luis Alberto García (Hijo), actor de La vida es silbar, y Lupe Ontiveros, actriz de Selena, invitados al 7 Taller Nacional de Crítica Cinematográfica.

Página en la ENDAC: https://endac.org/encyclopedia/vii-taller-nacional-de-critica-cinematografica-1998/

Una mirada crítica a la ética del investigador

Quiero agradecer la invitación extendida por Mirtha Padrón, a participar como ponente de la Conferencia Magistral que dejará inaugurado, el próximo 20 de mayo, el XVII Congreso Internacional de Investigación y Docencia, vía streaming, a celebrarse en la Universidad Autónoma de Durango (Mazatlán, Sinaloa).

Estimula mucho acompañarla en una mesa donde también estarán Rolando Morán Valdivia (admirado amigo con quien comparto la misma fecha de nacimiento, además de estudios en la Vocacional Máximo Gómez Báez), María Teresa Machado Durán, Melba Ana García González, Ariel García Cruz y Jesús Lázaro Romero Recasens.

El eje temático planteado por la mesa más estimulante no puede ser: “Una mirada crítica a la ética del investigador”, y Mirtha me ha sugerido que aborde ese tema a partir de la propuesta que hace la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC), de reconstruir “el cuerpo audiovisual de la nación”.

Porque nada pone más en riesgo la ética de un investigador que trabaja con la Historia, que intentar narrar lo sucedido en una Nación, que como sabemos, es mucho más que un gobierno, un partido político, o un territorio.

Por supuesto, un asunto tan complejo solo puede discutirse de modo civilizado en entornos académicos, donde la libertad intelectual y el debate plural que apela a los argumentos (no a la descalificación de quienes piensan diferente) son los verdaderos protagonistas.

En este sentido, considero un gran privilegio que la Universidad de Durango (al igual que la Universidad de Tulane, New Orleans, en días pasados), acoja estas ideas que quieren concederle visibilidad justo a “la Historia que no tiene historia”, esa que existe, pero no forma parte de la Historia-relato que solo habla de “los grandes hombres”, “los grandes acontecimientos”, dejando en la sombra todo lo que no encaja con la identidad de la versión dominante.

Se dice con demasiada frecuencia que “la Historia la escriben los vencedores”. Es real que cada Poder se esfuerza por suprimir aquellas disonancias que pongan en peligro la versión de la realidad que ese Poder asume como legítima y única.

Pero hoy los tiempos son otros: hoy “vencedores y vencidos” tienen oportunidad de sacar a la luz sus respectivas versiones de lo acontecido, y es obligación ética del historiador fiscalizarlas, someterlas a crítica, y descubrir los sesgos que en cada caso van minando la verosimilitud de un relato que, pese a sus disparidades, comparten la mirada mesiánica.

No otra cosa es lo que nos proponemos en la ENDAC. En lo personal, siempre asocio lo que pudo ser el principio de esa voluntad de relectura crítica a la entrevista concedida por el gran historiador Marc Ferro (acaba de fallecer, y esta evocación es mi modesto homenaje) a Serge Daney e Ignacio Ramonet para Cahiers du Cinema. Desde que leí aquella entrevista hice mío este segmento, que funciona todo el tiempo como un gran imperativo ético:

La primera misión del historiador es devolver a la sociedad aquella historia de la que los aparatos institucionales la han desposeído. Interrogar a la sociedad, escuchar lo que dice, ésta es, a mi entender, la principal tarea del historiador. En vez de contentarse con utilizar los archivos lo que debería hacer es crearlos, o contribuir a su creación: filmar, entrevistar a aquellos a los que nunca han dejado hablar ni testificar. El historiador tiene el deber de quitar a los organismos de poder el monopolio que ellos mismos se han atribuido, su pretensión de ser la única fuente de la historia, porque no satisfechos con dominar la sociedad, estos organismos (gobiernos, partidos políticos, iglesias, sindicatos) pretenden además ser su conciencia. El historiador tiene que hacer ver a la sociedad la existencia de esta falacia”.

Juan Antonio García Borrero

Sobre el V Encuentro de Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales

Ayer terminó el V Encuentro de Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, por lo que sería peligroso que los organizadores intentáramos un análisis equilibrado de las fortalezas y debilidades apreciadas en el transcurso del mismo.

Por suerte, la mirada periodística de Yanetsy León González estuvo todo el tiempo atenta al mismo, y ya nos entregó dos artículos que pueden consultarse en el Adelante Digital: Soluciones tecnológicas para nube cultural de Camagüey y Camagüey asume el reto de las humanidades digitales.

A pesar del escaso distanciamiento temporal y organizativo de lo acontecido, arriesgaré una opinión, que a la larga no quiere hablar del encuentro en sí, sino de lo que desde hace cinco años intentamos proponer en el Proyecto El Callejón de los Milagros: uso creativo de las tecnologías que tenemos en nuestras manos, con el propósito de informatizar la gestión cultural desplegada por las instituciones cubanas en pleno siglo XXI.

Lo primero que todavía no nos queda institucionalmente claro es que un evento académico en línea no es una transmisión por Facebook o Youtube, la cual tiene como fin ganar Likes o comentarios celebratorios. En un evento de este tipo, repito, de carácter académico, la gente se conecta para aprender, no para opinar, y lo importante es el conocimiento que se construye, se debate, se socializa, lo cual obliga a crear mecanismos de inscripción que garanticen la preparación de los participantes y la interactividad de los mismos.

El primer día del evento fue un desastre tecnológico, porque si bien las intervenciones de Tamira González Jiménez (Directora de Cultura en Camagüey), Edgar Iraola y Tomás García Sánchez (ambos de IM Electrónica), y Miguel Ángel Torres (Smart Soluciones Cuba) estuvieron espléndidas, no conseguimos que los participantes inscriptos desde España y La Habana, por ejemplo, pudieran interactuar. O sea, que nos quedamos en el “más de lo mismo analógico” que podría ostentar cualquier evento presencial, o transmisión televisiva que condena a los espectadores a ser simplemente eso: espectadores.

En ese instante algunos de los que estaban implicados en la transmisión le achacaron la responsabilidad del fracaso a la precaria conectividad brindada por el Sectorial de Cultura (que, dicho sea de paso, no es tan precaria). Sin embargo, al día siguiente, y gracias sobre todo a las acciones desplegadas por Reynaldo Alonso Reyes, presidente de la Unión de Informáticos de Cuba (UIC) en Camagüey (y uno de los aliados estratégicos del Proyecto El Callejón de los Milagros), a través de la plataforma Jitsy Meet pudimos conectarnos en tiempo real con la socióloga Eguzkiñe Saenz de Zaitegi (miembro de Tecnalia, el centro tecnológico más grande de España), y Tatiana Delgado (líder de la UIC en  La Habana), y sostener un riquísimo debate que propició incluso la propuesta de que, en meses venideros, impartamos un Taller de Humanidades Digitales que ayude a familiarizarnos con estas nuevas dinámicas de la gestión cultural.

¿Cuál es la mejor lección que nos ha dejado, entonces, este V Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales?   A mi juicio, la lección de que es preciso abandonar esa cómoda posición de esperar a que las soluciones lleguen hechas desde “afuera”, y nos las pongan en las manos. Por oscura que sea la época que estamos viviendo (y lo es por muchas razones), hay en estos instantes mejores condiciones para convertir a la superación personal en el elemento clave.

En el Encuentro se apreciaron acciones concretas que hablan a favor de eso. Pongo el ejemplo de la Cartelera de Señalización Digital Dinámica e Interactiva entregada al Complejo Audiovisual Nuevo Mundo por IM Electrónica. Desde hace dos o tres años intentábamos importar desde el exterior, a través del Ministerio de Cultura, un dispositivo de ese tipo para ubicarlo en alguna área de La Calle de los Cines. Pero eso jamás funcionó, ya fuera por razones burocráticas o económicas. Sin embargo, ha sido con el talento local que se ha resuelto la situación, y ese prototipo puede contribuir a que en un futuro comience a transformarse el carácter incurablemente analógico que todavía padece la promoción cultural del territorio. Lo mismo puede afirmarse del sistema de alquiler de películas propuesto por Smart Soluciones Cuba para la Mediateca Tomás Gutiérrez Alea, que le concede una mayor autonomía al usuario de nuestros servicios.

En cuanto a la organización de los eventos académicos en tiempos de pandemia, como se demostró en la última sesión de trabajo, estos pueden convertirse en verdaderos espacios de sinergia intelectual. Incluso cuando dejemos atrás la pesadilla pandémica, y se retorne a una normalidad que permita lo presencial otra vez, el uso de plataformas como Jitsy Meet o Zoom (si por fin nos desbloquean), se puede combinar de modo efectivo.

Pero para eso se necesita crecer entre todos. Ya tenemos la infraestructura tecnológica. Tenemos las personas que pueden enseñarnos a usarla de un modo creativo. Ahora necesitamos impulsar los deseos colectivos de aprender la parte creativa, que es tal vez lo más difícil de lograr.

Juan Antonio García Borrero

PD: Compartimos la página que ya tiene en la ENDAC el recién finalizado V Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, otro modo de preservar sus Memorias.

Edgar Iraola, de IM Electrónica presenta la Cartelera de Señalización Digital Dinámica e Interactiva del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo
Miguel Ángel Torres, de Smart Soluciones Cuba, presenta el sistema de alquiler en líneas de la Mediateca Tomás Gutiérrez Alea
Lilian Díaz Montero y Tahimí Parets Moreno, exponen sus experiencias con el comercio electrónico en las unidades de la Empresa de Turismo de Ciudad Santa María ubicadas en La calle de los cines.

En primer plano, Reynaldo Alonso Reyes, presidente de la UIC en Camagüey, aborda los retos del Laboratorio de Innovación Ciudadana en La Calle de los Cines. A su lado, Seidel Toledo Pimentel, director del Centro Provincial del Cine, se prepara para compartir las palabras de clausura del evento.
Clausura del evento

Programa de actividades del V Encuentro Sobre Cultura Audiovisual Y Tecnologías Digitales (Camagüey, 2021)

Eje temático: “Por una calle inteligente de los cines en Camagüey”

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Jueves 22/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 10. 00 am

Inauguración del evento a cargo de Tamira González, Directora del Sectorial Provincial de Cultura/ Camagüey.

Jueves 22/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 10. 15 am

Ponencia: Presentación de la Cartelera Digital Interactiva del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Presenta: Edgar Iraola Agüero (Grupo IM Electrónica)

Jueves 22/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 11. 00 am

Ponencia: Presentación del Sistema de Alquiler en línea de Películas en la Mediateca Tomás Gutiérrez Alea

Presenta: Miguel Torres (Grupo Smart Soluciones)

Viernes 23/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 10. 00 am

Ponencia: Uso de las TIC’s en función del fomento de la cultura audiovisual y los servicios que presta la EPTC Santa María en la Calle de los Cines.

Presenta: Msc Lilian Díaz Montero (Especialista de innovación. Empresa de Turismo Santa María), Tahimi Parets Moreno (Jefe del Grupo de Comercio Electrónico. Empresa de Turismo Santa María)

Viernes 23/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 11. 00 am

Ponencia: Desafíos del Laboratorio de Innovación Ciudadana en La Calle de los Cines

Presenta: Reynaldo Alonso (Presidente de la UIC en Camagüey)

Viernes 23/ Abril

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Horario: 12. 00 pm

Conclusiones y relatoría

Tomás Gutiérrez Alea, la última fiesta

Hoy se cumple un nuevo aniversario del fallecimiento de Tomás Gutiérrez Alea (https://endac.org/encyclopedia/gutierrez-alea-tomas/ ), y la revista Cine Cubano ha tenido la gentileza de publicar este capítulo de la biografía intelectual, todavía inédita, de este cineasta. Aquí les comparto el primer párrafo, y el link para seguir leyendo.

LA ÚLTIMA FIESTA

“En el conmovedor relato sobre los últimos meses de vida de Tomás Gutiérrez Alea (Titón), su compañera y actriz Mirtha Ibarra nos cuenta que el 11 de diciembre de 1995 le preguntó al cineasta si quería que, como era habitual, festejara su cumpleaños.

Aquella celebración se había convertido en una costumbre, pues como coincidía con las actividades del Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, aprovechaban para reunirse en su casa conocidos cubanos y extranjeros. «Me respondió que le alegraría muchísimo poder despedirse de todos sus amigos», anota Mirtha, y añade, «(…) estaba consciente de que iba a ser el último. Y fue una fiesta muy concurrida y él estaba feliz, a pesar de todo su dolor»[1].

Aquello fue también un gran acto de entereza humana. Es raro que un individuo que se sabe mortalmente enfermo tenga el coraje de despedirse de la vida, y de sus amistades, con una fiesta. En sentido general, la depresión empuja a buscar refugio en lo privado, tomando radical distancia de ese segmento de mundo que de repente reluce invasivo, teatral y vano. Tomás Gutiérrez Alea optó por sobreponerse a ese instinto más bien común de evasión, y demostrando ser genio y figura hasta la sepultura, reiteró en público que la vida hay que amarla hasta el último suspiro·.

PARA SEGUIR LEYENDO: http://www.revistacinecubano.icaic.cu/titon-la-ultima-fiesta/

Una cartelera digital e interactiva para Nuevo Mundo

Aunque todavía no tenemos la más mínima idea de cuándo podamos regresar a la normalidad de nuestras vidas, no debemos permitir que la capacidad de soñar se pierda.

Y en el Proyecto El Callejón de los Milagros de Camagüey, seguimos enfrascados en eso. Es por eso que, como parte de lo que haremos en el V Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, a celebrarse (en línea) los días 22 y 23 de abril, estaremos presentando la cartelera digital e interactiva del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, creada por el grupo camagüeyano IM Electrónica.

En lo personal perdí la cuenta de los años que llevamos tratando de adquirir un equipo de señalización digital dinámica, que debía importarse desde el extranjero, a través del Ministerio de Cultura o empresas como Copextel. Esos mecanismos jamás funcionaron, amén de que lo exorbitante de los precios más bien sirven para desestimular los sueños.

De allí que con la solución de IM Electrónica podamos cumplir con una de las metas propuestas desde un inicio por el Proyecto El Callejón de los Milagros, que es fomentar el desarrollo endógeno, aprovechando el talento que existe dentro del territorio, y desarrollando todo tipo de alianza estratégica.

JAGB

V ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES (Camagüey, Cuba, 22 y 23 de abril del 2021)

Convocatoria

El Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, con el auspicio del Sectorial Provincial de Cultura, el Centro Provincial del Cine, la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Informáticos de Cuba en Camagüey convocan al V ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES, el cual se celebrará de modo virtual en Camagüey los días 22 y 23 de abril del 2021, con el siguiente eje temático:

  • Informatización de la gestión cultural en La Calle de los Cines (Camagüey)

Objetivo principal:

El encuentro pretende propiciar un espacio para el intercambio de experiencias vinculadas a la informatización del trabajo cultural, dirigido a fomentar entre niños, adolescentes, educadores y promotores culturales, un uso creativo de la tecnología que ya se tiene en las manos, así como el consumo crítico del audiovisual, y promoción eficiente.

Para ello se organizarán sesiones de trabajo que permitan la actualización y discusión de los presupuestos teóricos y conceptuales pertinentes, vinculándolos a una agenda práctica que a su vez estimularía la inter-actividad e inter-creatividad de los participantes.

Objetivos permanentes:  

  • Impulsar un Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual, aprovechando el uso creativo de las nuevas tecnologías.
  • Socialización de productos y servicios del mundo digital relacionados con la cultura audiovisual.
  •  Impulsar el vínculo entre las nuevas tecnologías, la cultura audiovisual y los proyectos comunitarios.
  • Contribuir a que la informatización de la sociedad marche acompañada de la necesaria campaña de ciberalfabetización de los ciudadanos.
  • Conocer experiencias valiosas del territorio nacional y propiciar el intercambio fluido entre las diversas áreas de Cultura, Educación y Nuevas Tecnologías.
  • Fomentar alianzas con las diversas instituciones y TCP del territorio, vinculados a la cultura, la educación y las tecnologías en Camagüey.

Modalidades de participación:

Atendiendo a la situación epidemiológica que vive el país desde el año anterior, en esta edición trabajaremos de modo online, con la presentación y debates de proyectos que tengan como fin contribuir a que “La calle de los Cines” en Camagüey finalmente se convierta en “La calle inteligente de los Cines” en Camagüey.

El encuentro también se plantea la construcción de una plataforma permanente de trabajo, en la cual confluyan diversos saberes, en particular los pedagógicos y tecnológicos.

Carlos Lloga sobre la construcción de la imagen local en el documental producido en el Oriente de Cuba

Hoy la ENDAC propone abrir una nueva ventana, a través de la cual también se pueden ver zonas inéditas del cuerpo audiovisual de la nación: las tesis universitarias. Esto es algo que de siempre me ha obsesionado: ¿cómo poner al alcance del investigador todas esas aproximaciones académicas que cada año se impulsan en los recintos del saber superior y que permanecen engavetadas? ¿es que nunca dejaremos de pensar las “tesis” como meros trámites para que los estudiantes se integren a “la vida real”? Por supuesto que siempre encontraremos estudios más enjundiosos que otros. Y que en edad tan temprana lo que uno debería hallar no es un punto de llegada, sino de partida. Pero estoy seguro que, si lográramos visualizar ese gran mapa de investigaciones realizadas a lo largo y ancho del planeta, nuestras ideas sobre el audiovisual cubano se van a enriquecer muchísimo. Para inaugurar esa categoría he pensado en la tesis de doctorado de Carlos Lloga titulada “La construcción de la imagen local en el documental producido en el Oriente de Cuba (1986-2016)”, no solo porque, en lo personal, su autor es uno de los investigadores que más respeto, sino porque el tema que propone es apasionante. Como plataforma, la ENDAC podría brindar la oportunidad de repositorio y descarga, pero para esto último los autores sí tendrían que conceder los permisos. Muchas veces esas tesis se pasan de memoria a memoria (de hecho, esta me la hicieron llegar desde España por correo electrónico), cuando lo interesante sería crear alrededor de ellas comunidades de lectores que ayuden a enriquecer los puntos de vista manejados.


Página en la Endac: https://endac.org/…/la-construccion-de-la-imagen-local…/

La construcción de la imagen local en el documental producido en el Oriente de Cuba (1986-2016)

Año: 2018

Autor: Carlos Guillermo Lloga Sanz

Tutores: Dr. C. David Silveira (Universidad de Oriente), Dr. C. Philippe Meers (Universidad Amberes), Dr. C. Paolo S. H. Favero (Universidad de Amberes)

Universidad: Universidad de Oriente-Santiago de Cuba (Facultad de Humanidades), Universidad de Amberes-Bélgica (Facultad de Ciencias Sociales)


Nota

Tesis presentada en opción al grado científico de Doctor en Ciencias sobre Arte (Cuba) y Film Studies and Visual Culture (Amberes)


Síntesis

Desde mediados de los años ochenta, el paisaje audiovisual en Cuba ha visto la emergencia de un cuerpo significativo de documentales producidos en la región oriental de la isla. Esto fue el resultado del trabajo de las televisoras locales, la Televisión Serrana (TVS) y productores independientes.

A pesar de mantenerse en los márgenes de las corrientes principales del cine, estos documentales denotan un interés explícito en describir la cultura del territorio donde son producidos. Los filmes exploran el contexto natural y humano de la región oriental.

Si se analiza desde una perspectiva teórica, la presente investigación se enmarca dentro de los film studies y enfatiza en discusiones relevantes concernientes a la práctica documental. Se inquiere sobre los filmes producidos en el oriente de Cuba atendiendo a tres áreas de indagación. Primero, analiza el surgimiento de los principales focos de producción y su relación con el contexto institucional y discursivo del cine nacional cubano; segundo, explora la relación que establece el documental con la realidad local a partir de dos elementos fundamentales: la participación local y la funcionalidad de los filmes.

Finalmente, examina la documentalística de la región oriental (producción, sub-géneros, modalidades y estética) a partir de los datos obtenidos del Archivo Digital de Cine Documental (AdCD), creado en el contexto de esta investigación. El estudio considera el documental como producto cultural en sí mismo, así como herramienta de indagación social, debido a los principios referenciales que motivan su ontología.

La ENDAC, según Manuel Herrera

Este texto escrito por el cineasta Manuel Herrera es el primero que se escribe sobre la ENDAC con esa extensión. Pero más allá de los elogios que se pueden encontrar en el mismo, y que en lo personal agradezco, desde luego, lo que en realidad aprecio es la mirada crítica que introduce sobre este fenómeno de la informatización de la gestión cultural en el país. Porque en verdad estamos hablando de una revolución que nos impacta de modo transversal, aunque todavía no estemos conscientes de ello: una revolución que ya lo impregna todo.   

Yo solo veo un peligro aquí: la excesiva personificación del proyecto. Créanme que no hablo así para hacerme el más modesto. El problema es que cuando se piensa lo que está pasando con la ENDAC a partir de una sola persona, corremos el riesgo de no apreciar todas las potencialidades que nos brindan estas herramientas.

La ENDAC es solo la plataforma, pero los contenidos los gestionarán cada vez con más eficacia los propios usuarios, contribuyendo a escribir la Historia pública (conformada por los fondos de saberes que aportan los usuarios conectados) del audiovisual cubano, que es cada vez más transnacional, más nómada.  

Cierto que se necesita fuerza de voluntad para defender una idea que en un principio parecía cosa de locos (fueron cuatro años sin conseguir atención alguna). O que sufrirás golpes imprevistos provocados por la misma tecnología (todavía no me he podido recuperar de la ocasión en que perdí todo lo que tenía en el disco duro de mi laptop, algo así como 6000 entradas).

Pero al final, ha valido la pena. Ha sido un largo aprendizaje iniciado con la administración del blog “Cine cubano, la pupila insomne”, y que no cesa, porque esa sería la gran ventaja que le veo a esta herramienta: lo colaborativo como el mejor modo de adquirir conocimientos.

Así que otra vez, gracias a Manuel Herrera por el tiempo que se ha tomado para regalarnos estas reflexiones, y a la revista Cine Cubano, por acogerlas.

http://www.revistacinecubano.icaic.cu/la-endac-viaje-al-futuro/

Para presentar a Teresa Ordoqui

Foto de Germán Puig. Cortesía de Teresa Ordoqui.

Llevo como dos años pidiéndole a Teresa Ordoqui el currículum para armar su página en la ENDAC. Pero siempre me dice lo mismo: que lo perdió todo en La Habana. Creo que, al margen de la veracidad del incidente, Teresa es demasiada modesta. No le preocupa en lo más mínimo que su nombre figure en las enciclopedias ni en los libros. Lo suyo es amar la cultura, el arte, y promoverlo. Y me parece bien.

Pero sucede que Teresa tiene una hoja de vida que no es cualquier cosa. Ella entró con apenas veinte años al ICAIC y formó parte del Departamento de Dibujos Animados en aquel año fundacional. Y una vez en los Estudios Cinematográficos de la Televisión Cubana codirigió, junto a Reinaldo Alfonso, aquel animado que forma parte de la banda sonora de todos los niños que crecimos en los sesenta: Marinero quiero ser.

Y si eso fuera poco, es la directora de uno de esos filmes bisagras que tiene el cine cubano: Te llamarás Inocencia, una cinta pionera a la hora de mostrar el desnudo femenino en la televisión, aunque no es este, a mi juicio, su único, y mucho menos, principal valor.

Después que le suspendieran de modo arbitrario el rodaje de Juego con Gloria (con guión escrito, entre otros, por Abilio Estévez), Teresa comenzaría a dirigir Andar La Habana, otro programa televisivo cuya memoria es difícil borrarla de nuestra cabeza.

Tanto le di, que por fin Teresa me ha ayudado a poner lo básico de su página, y me ha enviado estas dos fotos espléndidas que le hiciera otro grande de la cultura cubana: Germán Puig.

Creo que faltan muchas cosas por decir, pero al menos, es mejor que nada. Y tal vez ayude a que los más jóvenes busquen lo realizado por Teresa Ordoqui.

Juan Antonio García Borrero

Página en la ENDAC: https://endac.org/encyclopedia/teresa-ordoqui/

TERESA ORDOQUI

(n. La Habana, 1 de noviembre de 1939). Realizadora de cine y televisión. Tomó clases de Cerámica con el Dr. Rodríguez de la Cruz en su Taller de Santiago de las Vegas, y estudió pintura en la Academia de San Alejandro. A finales de 1959, con apenas veinte años, se incorpora al Departamento de Dibujos Animados del recién creado ICAIC, dado su interés por la pintura, y luego trabaja en Cámara de Animación. Más tarde pasa a trabajar a la Televisión, donde filmó numerosos documentales relacionados con importantes personalidades de la cultura cubana. Uno de ellos, dedicado a la figura de Nicolás Guillén, fue el primero en mostrar un desnudo femenino en la televisión cubana.

Debutó en la dirección de largometrajes con Te llamarás inocencia (1987), obteniendo de inmediato un reconocimiento casi unánime de la crítica especializada. En 1989 inicia la filmación de Juego con Gloria, que contaba con un guión co-escrito con Abilio Estévez, Raúl García Riverón, Jorge Alonso Padilla, y Laura Fernández, pero el cual fue suspendido sin dar explicaciones después de filmarse apenas unos minutos en la ciudad de Cienfuegos. A partir de ese momento dirige durante varios años el programa Andar La Habana. Desde el año 1997 reside en México.

Filmografía

1968: Marinero quiero ser, codirigido con Reynaldo Alfonso (Animación)

1978: 635 años de son (Documental, Estudios Cinematográficos de la TV Cubana)

1981: Palacio Aldama (Documental)

1982: Nicolás (Documental)

1987: Te llamarás Inocencia (Ficción, Estudios Cinematográficos de la TV Cubana)

1990: Juego con Gloria (Ficción, Estudios Cinematográficos de la TV Cubana, Inconcluso)


Fuentes

Danae Diéguez conversa con Teresa Ordoqui (Blog Cine cubano, la pupila insomne)

Te llamarás inocencia (1987), de Teresa Ordoqui (Blog Cine cubano, la pupila insomne)

El cine cubano y su Historia Pública (Blog Cine cubano, la pupila insomne)

Juego con Gloria (1989), de Teresa Ordoqui (Blog Cine cubano, la pupila insomne)

Foto de Germán Puig. Cortesía de Teresa Ordoqui.