“SANTA Y ANDRÉS”: NUESTRO ETERNO RETORNO DE LO IDÉNTICO

En estos días tiene lugar en las redes un debate (otro más), a propósito de la no exhibición de Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, en el Festival de Cine de La Habana, que comienza hoy. En el blog “El cine es cortar”, de Manuel Iglesias, pueden encontrarse varias de las contribuciones al debate. Comparto con los amigos lo que en lo personal pienso sobre este asunto.

JAGB

“SANTA Y ANDRÉS”: NUESTRO ETERNO RETORNO DE LO IDÉNTICO

En estos días de duelo oficial por la muerte de Fidel, decidí refugiarme en el silencio, la relectura intensa de algunos de sus textos, y la reflexión. Sabía que un hecho como ese desataría la más encontradas pasiones, así que opté por alejarme un rato de las redes y el blog.

Respeto a quienes usan Facebook para expresar sus emociones (a favor o en contra) vinculadas al líder de la Revolución cubana, pero el análisis del pensamiento de Fidel Castro (que es lo que me interesaría) no cabe allí. Me refiero a un análisis serio que revise las esencias de eso que, al margen de las filias y las fobias, seguramente trascenderá en forma de fidelismo.

Así que mientras en lontananza llegaba hasta mis oídos el reiterado rumor televisivo de las multitudes expresando el dolor de muchos, yo me puse a releer en la intimidad de mi cueva “Cien horas con Fidel”, de Ignacio Ramonet, “Palabras a los intelectuales” (el famoso discurso de 1961), y el concepto de “Revolución” que acabamos de asumir como algo programático.

Debo confesar que mis lecturas de las ideas de Fidel no defieren de las otras que me importan: es decir, son lecturas críticas, en el sentido que siempre se le ha exigido al pensamiento que intenta revolucionar el mundo y nuestras maneras de representarlo. Revisemos la historia de las ideas: solo han sobrevivido aquellas que todavía generan grandes diferendos intelectuales; allí está Marx, describiendo como ninguno las profundas contradicciones del sistema capitalista; sospecho que lo mismo pasará con Fidel Castro, que seguirá siendo una inspiración para ese nutrido ejército de desposeídos que jamás aparecen como noticias en los medios más poderosos del planeta.

Pero como ya alerté, no me interesa apropiarme de las ideas del líder como si se tratara de un catecismo, sino al contrario, como una invitación permanente al debate creativo. “Palabras a los intelectuales”, por razones obvias al inspirarse en la censura de una película cubana, ha sido uno de los textos que más he estudiado, precisamente porque aún me escandaliza la sistemática contextomía a que es sometida por tirios y troyanos.

Como se sabe, el origen de todo estuvo en la prohibición decretada por el ICAIC contra el cortometraje PM (1961), de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal, pero en realidad, detrás de la censura se escondían (como se solapan ahora también, que seguimos prohibiendo películas cubanas) muchísimos intereses y contradicciones. No era la Revolución en abstracto lo que se estaba defendiendo (tampoco hoy), sino los intereses humanos, demasiado humanos, de varios de los protagonistas de aquel diferendo.

Duele ver la manera facilista en que todavía se apela al célebre apotegma “Dentro de la revolución todo, contra la revolución nada”, como si en ese discurso expresado por alguien en su juventud solo se hubiese dicho eso. Y duele ver el modo en que, de manera involuntaria, se sugiere que Fidel Castro alcanzó el máximo de su lucidez intelectual aquel año, y que por eso hay que seguir repitiendo como un dogma aquello que se dijo.

¿No es acaso un contrasentido que asumamos como un gran rasgo de sagacidad el concepto de “Revolución” suscrito en los finales de su vida, y, en cambio, sigamos apelando de modo acrítico a lo que afirmara Fidel en fechas tan tempranas de su trayectoria política? Mi criterio es que Fidel fue capaz de enriquecer sus ideas en el tiempo sin renunciar a sus principios, mientras que muchos de nosotros seguimos mirando y pensando el proceso político y cultural que vive la nación como si viviéramos todavía en la mitad del siglo XX.

De allí que no me sorprenda lo que esté ocurriendo con Santa y Andrés, el filme de Carlos Lechuga. No acabamos de asumir que mientras falte el debate transparente, plural, actualizado, estaremos condenados a prorrogar esta suerte de Déjà vu que nos va colocando como protagonistas de lujo en una obra cansina que pudiéramos titular (parafraseando a Saramago) “Ensayo sobre la sordera”. Lee el resto de esta entrada

BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Esto lo escribí a raíz de mi visita a Santiago de Cuba. Lo comparto ahora con los amigos del blog.

BEBO MUÑIZ O EL MUSEO DE LA IMAGEN EN SANTIAGO DE CUBA

Hace algunos meses tuve la posibilidad de visitar el estupendo “Museo de la Imagen en Movimiento” ubicado en Astoria (Nueva York), y mientras recorría sus diversas salas, no podía dejar de establecer de modo inconsciente comparaciones con ese otro Museo de la Imagen que existe en la ciudad de Santiago de Cuba, fundado por el gran soñador que fue Bebo Muñiz (n. La Habana, 18/ junio/ 1925- m. Santiago de Cuba, 26/ noviembre/ 2000).

Todas las comparaciones son odiosas si lo único que se persigue con ellas, es lucrar con un falso sistema de jerarquías donde casi siempre lo que está operando es la voluntad de los egos. Pero otra cosa sucede cuando comparamos, con el fin de entender las dinámicas culturales que nos van conformando como comunidades de individuos que interactúan en la sociedad, y en el mundo globalizado e hiper-conectado que nos ha tocado vivir.

El Museo de Nueva York, fundado en 1988, es exquisito. Basta traspasar la entrada para sentirte que estás viajando en el tiempo, debido a la inteligente manera en que se han organizado esas numerosas variedades de cámaras y pantallas, a través de las cuales la imagen en movimiento ha sido la protagonista absoluta. De ese modo, uno puede apreciar el empeño de pioneros como Edison o los hermanos Lumiére, pero también los experimentos de video-artistas como Wolf Vostell y Nam June Paik, o la actual creatividad de quienes desde el área del videojuego enriquecen las modalidades de percepción de esa imagen dinámica.

El Museo de Nueva York nos confirma que una actividad como esa exige, ante todo, un gran respaldo financiero, y luego, la complicidad de todo un equipo multidisciplinario. Por eso es que cada vez que llego al “Museo de la Imagen” de Santiago de Cuba, no puede dejar de maravillarme el empeño sobrehumano y la constancia de un individuo como Bebo Muñiz, que desde 1973 fue capaz de acumular en su vivienda todo tipo de artefacto vinculado al cine, hasta que por fin en 1990 es creado el Museo como institución cultural.

Aprovecho para recordar que con Bebo Muñiz (su verdadero nombre fue Bernabé de Jesús Muñiz Guibernau) no estamos hablando de alguien que sólo se dedicó a fundar el museo. Al contrario, yo diría que la concepción del Museo le llega como corolario de una existencia donde el afán por crear y experimentar con lo nuevo parecía lo natural: así, en 1946 funda en La Habana (junto a Pedro Giró) el “Noticiero Cuba”; en 1950 el primer sindicato cinematográfico de la televisión cubana (luego de ser electo en 1948 como presidente de la “Asociación de Técnicos Cinematográficos Cubanos”), y en 1951 el “Noti Cuba”. Lee el resto de esta entrada

FÓRUM “CIENCIA Y TÉCNICA EN LA CULTURA CAMAGÜEYANA”

Dentro de un rato comenzará en Camagüey el “Fórum de Ciencia y Técnica en la Cultura”, y quiero agradecer a los organizadores la gentileza que han tenido, al invitar al recién creado Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros” a exponer sus experiencias y diseño de estrategias.

Más que una conferencia, en nuestra disertación intentaremos llamar la atención una vez más sobre la necesidad impostergable de informatizar no solo la producción de la actividad cultural, sino también su recepción.

El Proyecto “El Callejón de los Milagros” se inspira en aquella recomendación anotada por el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, en las conclusiones del VIII Congreso de la UNEAC:

“Debemos evaluar con rigor el impacto de las nuevas tecnologías en el consumo cultural, en la creación y la distribución. No puede verse ese impacto como algo negativo, sino como un reto inédito para la relación de las instituciones con los creadores, que debe reforzarse sobre reglas de juego diferentes. Tenemos que usar las nuevas tecnologías para promover lo mejor del talento con que contamos”.

Desde luego, ese reto no verá los frutos de inmediato, pues más que un cambio de tecnología estamos hablando de un cambio de mentalidad a la hora de usar esas tecnologías. Y la subjetividad es algo que, a diferencia de lo material, se resiste a cambiar de inmediato. De allí la importancia de este tipo de foro, que contribuye a la reflexión colectiva en torno a un fenómeno que nos afecta a todos por igual. Comparto con los amigos del blog el Programa del evento.

JAGB

PROGRAMA DEL FÓRUM “CIENCIA Y TÉCNICA EN LA CULTURA CAMAGÜEYANA”

Fecha: Viernes 25 de noviembre de 2016

Lugar: Academia de las Artes Vicentina de la Torre

8:30am – 9am: Recibimiento y Acreditación

9am – 9:15am: Presentación de estudiantes de Ballet

Lugar: Teatro, Academia

9:15am – 9:30am: Presentación del Programa general y académico por la Directora del Centro de Estudios Nicolás Guillén

Lugar: Teatro, Academia

9:30am – 10am: Conferencia Proyecto de la cultura audiovisual El Callejón de los Milagros, por el Lic. Juan Antonio García Borrero, del Centro Provincial del Cine.

Lugar: Teatro, Academia

10am – 11:30am: Trabajo en comisiones.

10:30am – 11am: Merienda por comisiones de trabajo.

11:30am – 12m: Deliberación de los Jurados.

12m – 12:45pm: Clausura y premiación.

Lugar: Teatro, Academia

· Premiación por comisiones de trabajo.

· Palabras de clausura a cargo de M. Sc Irma Horta Mesa, Directora Provincial

· Presentación del Ballet Folclórico de Camagüey, bajo la dirección del maestro Reynaldo Echemendía.

12:45pm: Almuerzo

CULTURA AUDIOVISUAL, TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS Y HÁBITOS DIGITALES

Hoy a las seis de la tarde, un grupo de amigos nos reuniremos en la Cafetería Cine-Café, ubicada al final de “El Callejón de los Milagros” de Camagüey, con el fin de conversar sobre la cultura audiovisual y las tecnologías educativas. Comparto con ustedes algunas de las ideas que, a modo de provocación, quisiera introducir en ese encuentro.

CULTURA AUDIOVISUAL, TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS Y HÁBITOS DIGITALES

En Cuba, el vínculo entre la cultura audiovisual y las tecnologías educativas, todavía espera por un análisis profundo. En sentido general, en nuestras escuelas se toma en cuenta a la cultura audiovisual (fundamentalmente el cine), como la herramienta que permite exponer un contenido que ha sido previamente pensado como parte de un programa de enseñanza.

Pongamos uno de los ejemplos más notorios: se estudia la obra literaria “Cecilia Valdés”, de Cirilo Villaverde, y luego se proyecta el filme de Humberto Solás, sin que alumnos y profesores se enteren de las peculiaridades de la cinta o las ideas estéticas que impulsaron la creatividad del realizador. Sencillamente se ha “usado” al cine como simple complemento de una idea que ya se tenía. En lo que a cultura audiovisual se refiere, ni educadores ni educandos han construido algún conocimiento nuevo: sencillamente han memorizado algo que se viene repitiendo desde que “Cecilia Valdés” se estudia en las escuelas.

El hecho de que en plena era digital, las escuelas cubanas sigan pensando a las tecnologías digitales como meros complementos de una gestión curricular, y no como senda que nos conecta directamente con un futuro que ya habita entre nosotros de manera informal, nos habla de lo mucho que faltaría por corregir en nuestras estrategias educativas.

Desde luego, esa carencia no se cubre de modo automático con la adquisición de tecnologías e imposición autoritaria de nuevos métodos. Antes tendríamos que trabajar en la formación de comunidades de usuarios y la estimulación de hábitos digitales. Como ya había apuntado en los noventa Antonio M. Battro en su libro La educación digital. Una nueva era del conocimiento:

La escuela, especialmente en este fin de siglo y en las comunidades más avanzadas, ha dejado de ser el espacio privilegiado y único para aprender y enseñar. Su importancia relativa en la transmisión del saber ha comenzado a mermar en forma significativa al perder el monopolio del conocimiento. Este cambio de roles es positivo porque la escuela del futuro, desligada de muchas imposiciones curriculares, gracias a un mejor empleo de las nuevas tecnologías digitales a distancia para impartir conocimientos, será cada vez más importante en el proceso de socialización de los niños y adolescentes. Se convertirá en un ámbito de encuentro más creativo y abierto al mundo. Su mayor privilegio será, precisamente, el de poder reunir a algunos para comunicarse con muchos”.

Pero para que las tecnologías educativas sostenidas por la revolución digital jueguen un papel realmente eficaz, se necesita que los maestros aprendamos a usar estos nuevos medios. O como afirma Battro, necesitamos aprender a enseñar aprendiendo. Y sobre todo necesitamos construir un hábitat digital, que nos permita naturalizar los nuevos hábitos de aprendizaje.

Juan Antonio García Borrero

CIBERTERTULIA “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

El próximo jueves 24 de noviembre, a las seis de la tarde, estaremos celebrando en la cafetería Cine-Café de “El Callejón de los Milagros” (Camagüey), una nueva Cibertertulia.

En esta ocasión el tema escogido será La cultura audiovisual y las tecnologías educativas, y tendremos como invitados que ayudarán a introducirnos en el asunto, al experimentado Eugenio Santana, del Pedagógico de Camagüey, María Antonia Borroto (profesora del ISA de Camagüey) y Yohan Pico, también profesor del ISA e investigador literario.

Con las Cibertertulias pretendemos fomentar el uso creativo de las tecnologías digitales, por lo que los asistentes podrán hacer uso gratuito de la Red Wifi Local “El Callejón de los Milagros”, con la posibilidad de descargar contenidos vinculados al tema en discusión.

Durante el evento será presentada la aplicación para teléfono “Glosario Audiovisual”, concebido por el grupo de creación radicado en La Habana “Cinesoft”.

CONCURSO FÉLIX B. CAIGNET (Santiago de Cuba)

Dentro de un rato salgo para Santiago de Cuba, invitado por los colegas de la UNEAC de allá, con el fin de participar en la octava edición del “Félix B. Caignet”. Retornar a esa ciudad siempre es maravilloso, y mucho más cuando sabemos que vamos al reencuentro de un grupo de amigos, a compartir buenas energías y muchos sueños. Los dejo con el Programa de actividades.

PROGRAMA

16 Noviembre

7.00 P.M. COCTEL DE BIENVENIDA (UNEAC)

17 Noviembre

9.00 A.M. ¡CÓMO CONOCÍ A SOLER PUIG! (UNEAC)

– Un cuento en la radio

10.00 Impresiones: Aida Bahr; Ernesto Matos; Raúl Ibarra; José Miguel Alea, amigos y familiares

11.30 R E C E S O

11.45 – Un cuento en la televisión

1.00 P.M. Un santiaguero reyoyo: Félix Pérez

7.30 Noches de la UNEAC

18 Noviembre

9.00 A.M. Periodismo actual en los medios de comunicación/ Yamilé Haber

10.00 Situación actual de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías/ Freddy Moro

11.00 R E C E S O

11. 15 La coherencia de la televisión cubana: un problema por resolver/ Paquita de Armas.

1.15 P.M. El Callejón de los Milagros en Camagüey: diez conceptos claves/ Juan Antonio García Borrero

7.30 Noches de la UNEAC

19 Noviembre UNEAC

9.00 A.M. Escucha de Programas de radio en Concurso.

10.00 Visionaje de programas de TV en concurso

11.00 Conocer Santiago

6.00 P:M: GALA DE PREMIACIONES

RED WIFI “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Cuando las personas que llegan al Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, se enteran que pueden tener acceso libre a la Red Wifi “El Callejón de los Milagros” conectándose al sitio www.callejon.cmg.cu, se quedan maravillados.

Gracias a esa posibilidad, ya pueden consultar un grupo de documentos y archivos audiovisuales que han sido situados en esa plataforma con alcance para todo el Paseo Temático del Cine (desde Nuevo Mundo hasta la cafetería ubicada al final de El Callejón de los Milagros). Es decir, que utilizando su teléfono móvil, Tablet o Laptopt, pueden llevarse a casa el Catálogo de películas cubanas existente en la Mediateca de Nuevo Mundo, o visionar los materiales sobre tecnología educativa que están allí, o un fragmento de la biografía inédita de Tomás Gutiérrez Alea.

Pero seamos realistas. Hasta ahora se enteran solo los que llegan hasta Nuevo Mundo. Y, por otro lado, cuando les aclaramos que no estamos hablando de una Red Wifi que permite el acceso a Internet (como la que hay que pagar a Etecsa), sino que es una red local gratuita que pone a disposición de los usuarios un sinnúmero de herramientas con un propósito pedagógico, entonces es probable que el entusiasmo merme.

Esto es lógico. En primer lugar, porque en sentido general se suele pensar que la Wifi e Internet es lo mismo. Internet es algo que todos los ciudadanos deberían tener al alcance de sus manos, pero a los efectos de la alfabetización digital que perseguimos con este proyecto, Internet no es ahora mismo la prioridad.

La prioridad sería enseñar a usar creativamente la Red (cualquier red). Y para eso será preciso formar comunidades de usuarios que sean capaces de detectar las potencialidades creativas que hay en ese universo. Pero para que ello suceda, tendríamos que tener en cuenta la invicta sugerencia de Sócrates: “Háblame para que yo te vea”. Lee el resto de esta entrada

“LOS OTROS” EN EL CINE DE TITÓN

Se ha hablado poco de la presencia de cineastas extranjeros en las primeras películas de Tomás Gutiérrez Alea: en Historias de la Revolución encontramos como directores de fotografía al italiano Otello Martelli y al mexicano Sergio Véjar, como operadores de cámara a Arturo Zavattini (Italia) y Hugo Velazco (México), mientras que en Las doce sillas la responsable de la producción fue la española Margarita Alexandre, y como co-guionista aparece el uruguayo Ugo Ulive. Además, por las fechas en que estrena Las doce sillas Titón había comenzado a preparar junto al español Juan Goytisolo lo que quería que fuera “una historia de amor, simplemente”.[1]

A propósito de ese punto argumentaría Tomás Gutiérrez Alea en aquella conferencia de prensa, un poco antes de estrenarse Las doce sillas en La Rampa:

“(…) parece que hay una tendencia en mí a utilizar a esa gente y yo me pregunto ¿por qué? Efectivamente, la hay, ahora yo me pregunto, ¿por qué? Entonces yo me he dado cuenta, ahora conscientemente, eso es una cosa que yo he hecho inconscientemente, ahora me doy cuenta de que efectivamente ellos me proporcionan una visión de Cuba que no me la da ningún cubano, que no la puedo dar yo. Ellos me dan una cosa, un punto de vista distinto del que yo tengo que por lo tanto me interesa, que enriquece el mío. Y eso es una buena cosa cuando se va a colaborar con alguien, es decir tener un punto de vista distinto que complemente al que uno tiene”.[2]

Juan Antonio García Borrero

Notas:

HACIA EL “FÉLIX B. CAIGNET” DE SANTIAGO DE CUBA

Los colegas de la UNEAC de Santiago de Cuba están interesados en conocer sobre las experiencias del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, por lo que han tenido la gentileza de invitarme a la VIII edición del Concurso “Félix B. Caignet”, a celebrarse en esa ciudad entre los días 16 y 20 de noviembre.

Hablar sobre el Proyecto que tanto nos está desvelando a varios acá me entusiasma muchísimo, desde luego, pero también me provoca mucho ilusión saber que podría apreciar, por fin, una copia de El sastre (1984), el filme de Jorge Luis Hernández del cual estuvimos hablando el otro día en el blog.

Y es que estas posibilidades que brinda un blog, de poder interactuar casi en tiempo real con fuentes que en el relato tradicional (ese que se sostiene sobre lo escrito en un libro que tal vez alguien lea alguna vez), resulta una verdadera revolución copernica en lo académico.

Más allá de la cuestión arqueológica (ver un material producido por un Centro productor de audiovisuales que ya no existe) estaría la posibilidad de entender ciertas dinámicas de producción en la Cuba de los años ochenta.

Y por otro lado, estaría ese hecho insólito que coloca a “Bertillón 166” como una de las novelas cubanas que más interés de adaptación ha despertado entre nuestros cineastas. Titón y Julio García-Espinosa pretendieron filmarla en los inicios de los sesenta, y más tarde Rebeca Chávez la convirtió en su Ciudad en rojo. Falta por ver la adaptación que hiciera Jorge Luis Hernández de un fragmento de la misma.

Por anticipado agradezco a mis anfitriones la posibilidad que me ofrecen de conocer un poco mejor la historia del cine cubano.

Juan Antonio García Borrero

FOTOGRAFÍA Y CREATIVIDAD

“Los hombres difícilmente se dejan apartar de los caminos trillados. Ahora están habituados a una reproducción fotográfica fiel de la realidad, adoran reconocer lo que ya conocen. Desde su aparición, la cámara obtuvo una rápida victoria, porque utilizaba un procedimiento mecánico para registrar objetivamente las impresiones del ojo humano. Hasta hoy esa propiedad ha sido la fuerza de la película, pero se convierte cuando se quiere hacer obra de arte, en una desventaja de la que hay que triunfar.

Nos hemos dejado hipnotizar por la fotografía. Henos aquí ahora ante la necesidad de liberarnos de ella. Tenemos que servirnos de la cámara para suprimir la cámara. Tenemos que trabajar en no ser ya esclavos de la fotografía, sino en convertirnos en sus dueños. La fotografía debe dejar de ser constatación para hacerse instrumentos de inspiración artística, y la observación directa debe limitarse al dominio de los noticiarios” (Carl Theodor Dreyer (n. Copenhague; 3 de febrero de 1889 – f. ib.; 20 de marzo de 1968), director de cine y guionista danés).