FÓRUM “CIENCIA Y TÉCNICA EN LA CULTURA CAMAGÜEYANA”

Dentro de un rato comenzará en Camagüey el “Fórum de Ciencia y Técnica en la Cultura”, y quiero agradecer a los organizadores la gentileza que han tenido, al invitar al recién creado Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros” a exponer sus experiencias y diseño de estrategias.

Más que una conferencia, en nuestra disertación intentaremos llamar la atención una vez más sobre la necesidad impostergable de informatizar no solo la producción de la actividad cultural, sino también su recepción.

El Proyecto “El Callejón de los Milagros” se inspira en aquella recomendación anotada por el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel, en las conclusiones del VIII Congreso de la UNEAC:

“Debemos evaluar con rigor el impacto de las nuevas tecnologías en el consumo cultural, en la creación y la distribución. No puede verse ese impacto como algo negativo, sino como un reto inédito para la relación de las instituciones con los creadores, que debe reforzarse sobre reglas de juego diferentes. Tenemos que usar las nuevas tecnologías para promover lo mejor del talento con que contamos”.

Desde luego, ese reto no verá los frutos de inmediato, pues más que un cambio de tecnología estamos hablando de un cambio de mentalidad a la hora de usar esas tecnologías. Y la subjetividad es algo que, a diferencia de lo material, se resiste a cambiar de inmediato. De allí la importancia de este tipo de foro, que contribuye a la reflexión colectiva en torno a un fenómeno que nos afecta a todos por igual. Comparto con los amigos del blog el Programa del evento.

JAGB

PROGRAMA DEL FÓRUM “CIENCIA Y TÉCNICA EN LA CULTURA CAMAGÜEYANA”

Fecha: Viernes 25 de noviembre de 2016

Lugar: Academia de las Artes Vicentina de la Torre

8:30am – 9am: Recibimiento y Acreditación

9am – 9:15am: Presentación de estudiantes de Ballet

Lugar: Teatro, Academia

9:15am – 9:30am: Presentación del Programa general y académico por la Directora del Centro de Estudios Nicolás Guillén

Lugar: Teatro, Academia

9:30am – 10am: Conferencia Proyecto de la cultura audiovisual El Callejón de los Milagros, por el Lic. Juan Antonio García Borrero, del Centro Provincial del Cine.

Lugar: Teatro, Academia

10am – 11:30am: Trabajo en comisiones.

10:30am – 11am: Merienda por comisiones de trabajo.

11:30am – 12m: Deliberación de los Jurados.

12m – 12:45pm: Clausura y premiación.

Lugar: Teatro, Academia

· Premiación por comisiones de trabajo.

· Palabras de clausura a cargo de M. Sc Irma Horta Mesa, Directora Provincial

· Presentación del Ballet Folclórico de Camagüey, bajo la dirección del maestro Reynaldo Echemendía.

12:45pm: Almuerzo

CULTURA AUDIOVISUAL, TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS Y HÁBITOS DIGITALES

Hoy a las seis de la tarde, un grupo de amigos nos reuniremos en la Cafetería Cine-Café, ubicada al final de “El Callejón de los Milagros” de Camagüey, con el fin de conversar sobre la cultura audiovisual y las tecnologías educativas. Comparto con ustedes algunas de las ideas que, a modo de provocación, quisiera introducir en ese encuentro.

CULTURA AUDIOVISUAL, TECNOLOGÍAS EDUCATIVAS Y HÁBITOS DIGITALES

En Cuba, el vínculo entre la cultura audiovisual y las tecnologías educativas, todavía espera por un análisis profundo. En sentido general, en nuestras escuelas se toma en cuenta a la cultura audiovisual (fundamentalmente el cine), como la herramienta que permite exponer un contenido que ha sido previamente pensado como parte de un programa de enseñanza.

Pongamos uno de los ejemplos más notorios: se estudia la obra literaria “Cecilia Valdés”, de Cirilo Villaverde, y luego se proyecta el filme de Humberto Solás, sin que alumnos y profesores se enteren de las peculiaridades de la cinta o las ideas estéticas que impulsaron la creatividad del realizador. Sencillamente se ha “usado” al cine como simple complemento de una idea que ya se tenía. En lo que a cultura audiovisual se refiere, ni educadores ni educandos han construido algún conocimiento nuevo: sencillamente han memorizado algo que se viene repitiendo desde que “Cecilia Valdés” se estudia en las escuelas.

El hecho de que en plena era digital, las escuelas cubanas sigan pensando a las tecnologías digitales como meros complementos de una gestión curricular, y no como senda que nos conecta directamente con un futuro que ya habita entre nosotros de manera informal, nos habla de lo mucho que faltaría por corregir en nuestras estrategias educativas.

Desde luego, esa carencia no se cubre de modo automático con la adquisición de tecnologías e imposición autoritaria de nuevos métodos. Antes tendríamos que trabajar en la formación de comunidades de usuarios y la estimulación de hábitos digitales. Como ya había apuntado en los noventa Antonio M. Battro en su libro La educación digital. Una nueva era del conocimiento:

La escuela, especialmente en este fin de siglo y en las comunidades más avanzadas, ha dejado de ser el espacio privilegiado y único para aprender y enseñar. Su importancia relativa en la transmisión del saber ha comenzado a mermar en forma significativa al perder el monopolio del conocimiento. Este cambio de roles es positivo porque la escuela del futuro, desligada de muchas imposiciones curriculares, gracias a un mejor empleo de las nuevas tecnologías digitales a distancia para impartir conocimientos, será cada vez más importante en el proceso de socialización de los niños y adolescentes. Se convertirá en un ámbito de encuentro más creativo y abierto al mundo. Su mayor privilegio será, precisamente, el de poder reunir a algunos para comunicarse con muchos”.

Pero para que las tecnologías educativas sostenidas por la revolución digital jueguen un papel realmente eficaz, se necesita que los maestros aprendamos a usar estos nuevos medios. O como afirma Battro, necesitamos aprender a enseñar aprendiendo. Y sobre todo necesitamos construir un hábitat digital, que nos permita naturalizar los nuevos hábitos de aprendizaje.

Juan Antonio García Borrero

CIBERTERTULIA “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

El próximo jueves 24 de noviembre, a las seis de la tarde, estaremos celebrando en la cafetería Cine-Café de “El Callejón de los Milagros” (Camagüey), una nueva Cibertertulia.

En esta ocasión el tema escogido será La cultura audiovisual y las tecnologías educativas, y tendremos como invitados que ayudarán a introducirnos en el asunto, al experimentado Eugenio Santana, del Pedagógico de Camagüey, María Antonia Borroto (profesora del ISA de Camagüey) y Yohan Pico, también profesor del ISA e investigador literario.

Con las Cibertertulias pretendemos fomentar el uso creativo de las tecnologías digitales, por lo que los asistentes podrán hacer uso gratuito de la Red Wifi Local “El Callejón de los Milagros”, con la posibilidad de descargar contenidos vinculados al tema en discusión.

Durante el evento será presentada la aplicación para teléfono “Glosario Audiovisual”, concebido por el grupo de creación radicado en La Habana “Cinesoft”.

CONCURSO FÉLIX B. CAIGNET (Santiago de Cuba)

Dentro de un rato salgo para Santiago de Cuba, invitado por los colegas de la UNEAC de allá, con el fin de participar en la octava edición del “Félix B. Caignet”. Retornar a esa ciudad siempre es maravilloso, y mucho más cuando sabemos que vamos al reencuentro de un grupo de amigos, a compartir buenas energías y muchos sueños. Los dejo con el Programa de actividades.

PROGRAMA

16 Noviembre

7.00 P.M. COCTEL DE BIENVENIDA (UNEAC)

17 Noviembre

9.00 A.M. ¡CÓMO CONOCÍ A SOLER PUIG! (UNEAC)

– Un cuento en la radio

10.00 Impresiones: Aida Bahr; Ernesto Matos; Raúl Ibarra; José Miguel Alea, amigos y familiares

11.30 R E C E S O

11.45 – Un cuento en la televisión

1.00 P.M. Un santiaguero reyoyo: Félix Pérez

7.30 Noches de la UNEAC

18 Noviembre

9.00 A.M. Periodismo actual en los medios de comunicación/ Yamilé Haber

10.00 Situación actual de los medios de comunicación y las nuevas tecnologías/ Freddy Moro

11.00 R E C E S O

11. 15 La coherencia de la televisión cubana: un problema por resolver/ Paquita de Armas.

1.15 P.M. El Callejón de los Milagros en Camagüey: diez conceptos claves/ Juan Antonio García Borrero

7.30 Noches de la UNEAC

19 Noviembre UNEAC

9.00 A.M. Escucha de Programas de radio en Concurso.

10.00 Visionaje de programas de TV en concurso

11.00 Conocer Santiago

6.00 P:M: GALA DE PREMIACIONES

RED WIFI “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Cuando las personas que llegan al Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, se enteran que pueden tener acceso libre a la Red Wifi “El Callejón de los Milagros” conectándose al sitio www.callejon.cmg.cu, se quedan maravillados.

Gracias a esa posibilidad, ya pueden consultar un grupo de documentos y archivos audiovisuales que han sido situados en esa plataforma con alcance para todo el Paseo Temático del Cine (desde Nuevo Mundo hasta la cafetería ubicada al final de El Callejón de los Milagros). Es decir, que utilizando su teléfono móvil, Tablet o Laptopt, pueden llevarse a casa el Catálogo de películas cubanas existente en la Mediateca de Nuevo Mundo, o visionar los materiales sobre tecnología educativa que están allí, o un fragmento de la biografía inédita de Tomás Gutiérrez Alea.

Pero seamos realistas. Hasta ahora se enteran solo los que llegan hasta Nuevo Mundo. Y, por otro lado, cuando les aclaramos que no estamos hablando de una Red Wifi que permite el acceso a Internet (como la que hay que pagar a Etecsa), sino que es una red local gratuita que pone a disposición de los usuarios un sinnúmero de herramientas con un propósito pedagógico, entonces es probable que el entusiasmo merme.

Esto es lógico. En primer lugar, porque en sentido general se suele pensar que la Wifi e Internet es lo mismo. Internet es algo que todos los ciudadanos deberían tener al alcance de sus manos, pero a los efectos de la alfabetización digital que perseguimos con este proyecto, Internet no es ahora mismo la prioridad.

La prioridad sería enseñar a usar creativamente la Red (cualquier red). Y para eso será preciso formar comunidades de usuarios que sean capaces de detectar las potencialidades creativas que hay en ese universo. Pero para que ello suceda, tendríamos que tener en cuenta la invicta sugerencia de Sócrates: “Háblame para que yo te vea”. Lee el resto de esta entrada

“LOS OTROS” EN EL CINE DE TITÓN

Se ha hablado poco de la presencia de cineastas extranjeros en las primeras películas de Tomás Gutiérrez Alea: en Historias de la Revolución encontramos como directores de fotografía al italiano Otello Martelli y al mexicano Sergio Véjar, como operadores de cámara a Arturo Zavattini (Italia) y Hugo Velazco (México), mientras que en Las doce sillas la responsable de la producción fue la española Margarita Alexandre, y como co-guionista aparece el uruguayo Ugo Ulive. Además, por las fechas en que estrena Las doce sillas Titón había comenzado a preparar junto al español Juan Goytisolo lo que quería que fuera “una historia de amor, simplemente”.[1]

A propósito de ese punto argumentaría Tomás Gutiérrez Alea en aquella conferencia de prensa, un poco antes de estrenarse Las doce sillas en La Rampa:

“(…) parece que hay una tendencia en mí a utilizar a esa gente y yo me pregunto ¿por qué? Efectivamente, la hay, ahora yo me pregunto, ¿por qué? Entonces yo me he dado cuenta, ahora conscientemente, eso es una cosa que yo he hecho inconscientemente, ahora me doy cuenta de que efectivamente ellos me proporcionan una visión de Cuba que no me la da ningún cubano, que no la puedo dar yo. Ellos me dan una cosa, un punto de vista distinto del que yo tengo que por lo tanto me interesa, que enriquece el mío. Y eso es una buena cosa cuando se va a colaborar con alguien, es decir tener un punto de vista distinto que complemente al que uno tiene”.[2]

Juan Antonio García Borrero

Notas:

HACIA EL “FÉLIX B. CAIGNET” DE SANTIAGO DE CUBA

Los colegas de la UNEAC de Santiago de Cuba están interesados en conocer sobre las experiencias del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, por lo que han tenido la gentileza de invitarme a la VIII edición del Concurso “Félix B. Caignet”, a celebrarse en esa ciudad entre los días 16 y 20 de noviembre.

Hablar sobre el Proyecto que tanto nos está desvelando a varios acá me entusiasma muchísimo, desde luego, pero también me provoca mucho ilusión saber que podría apreciar, por fin, una copia de El sastre (1984), el filme de Jorge Luis Hernández del cual estuvimos hablando el otro día en el blog.

Y es que estas posibilidades que brinda un blog, de poder interactuar casi en tiempo real con fuentes que en el relato tradicional (ese que se sostiene sobre lo escrito en un libro que tal vez alguien lea alguna vez), resulta una verdadera revolución copernica en lo académico.

Más allá de la cuestión arqueológica (ver un material producido por un Centro productor de audiovisuales que ya no existe) estaría la posibilidad de entender ciertas dinámicas de producción en la Cuba de los años ochenta.

Y por otro lado, estaría ese hecho insólito que coloca a “Bertillón 166” como una de las novelas cubanas que más interés de adaptación ha despertado entre nuestros cineastas. Titón y Julio García-Espinosa pretendieron filmarla en los inicios de los sesenta, y más tarde Rebeca Chávez la convirtió en su Ciudad en rojo. Falta por ver la adaptación que hiciera Jorge Luis Hernández de un fragmento de la misma.

Por anticipado agradezco a mis anfitriones la posibilidad que me ofrecen de conocer un poco mejor la historia del cine cubano.

Juan Antonio García Borrero

FOTOGRAFÍA Y CREATIVIDAD

“Los hombres difícilmente se dejan apartar de los caminos trillados. Ahora están habituados a una reproducción fotográfica fiel de la realidad, adoran reconocer lo que ya conocen. Desde su aparición, la cámara obtuvo una rápida victoria, porque utilizaba un procedimiento mecánico para registrar objetivamente las impresiones del ojo humano. Hasta hoy esa propiedad ha sido la fuerza de la película, pero se convierte cuando se quiere hacer obra de arte, en una desventaja de la que hay que triunfar.

Nos hemos dejado hipnotizar por la fotografía. Henos aquí ahora ante la necesidad de liberarnos de ella. Tenemos que servirnos de la cámara para suprimir la cámara. Tenemos que trabajar en no ser ya esclavos de la fotografía, sino en convertirnos en sus dueños. La fotografía debe dejar de ser constatación para hacerse instrumentos de inspiración artística, y la observación directa debe limitarse al dominio de los noticiarios” (Carl Theodor Dreyer (n. Copenhague; 3 de febrero de 1889 – f. ib.; 20 de marzo de 1968), director de cine y guionista danés).

JULIO GARCÍA-ESPINOSA: LA SOLEDAD DEL PENSADOR DE FONDO

Ayer fue presentada en La Habana el Nro. 5 de La Gaceta de Cuba, donde se incluye un dossier homenaje a Julio García-Espinosa. Comparto un fragmento de la nota que escribí para el mismo.

JULIO GARCÍA-ESPINOSA: LA SOLEDAD DEL PENSADOR DE FONDO (Fragmento)

Con la muerte de Julio García-Espinosa perdemos al pensador cubano que más lejos había llegado en el análisis del lenguaje cinematográfico, y su vínculo a la tecnología que lo hacía posible.

Si con la creación del ICAIC, del cual fue (junto a Alfredo Guevara y Tomás Gutiérrez-Alea) uno de sus más entusiastas fundadores, se introduce en Cuba la búsqueda del cine como arte, con García-Espinosa muy pronto comienzan a sembrarse las dudas sobre la validez de esa herencia que nos promete la dimensión artística, siempre que se cumplan con los parámetros diseñados por la “institución”.

Eso explica la resonancia y vigencia de un texto como Por un cine imperfecto, único ensayo vinculado al cine escrito por un cineasta cubano que sigue recibiendo sistemáticas lecturas desde una academia que, no importa si para rechazarlo, aún encuentra en ese conjunto de reflexiones las interpretaciones más intensas que por entonces consiguieron hacerse en Cuba desde una práctica fílmica que aspiraba a competir con la gran revolución política y social que se vivía en el país.

Hay que recordar el contexto en que surgen esas meditaciones. Hoy existe en esa amplia bibliografía dedicada al cine que han producido los cubanos en los últimos treinta años, varios ensayos valiosos. Pero en las fechas en que aparece publicado Por un cine imperfecto el ensayo era la zona menos transitada de esa literatura. Estaban las crónicas de Guillermo Cabrera Infante, todavía insuperables en cuanto a estilo, y críticos como Mirtha Aguirre o José Manuel Valdés-Rodríguez, por citar apenas dos que habían conseguido imponer el respeto con su erudición. Pero lo que se dice ensayo (no crítica, ni tampoco aproximaciones académicas, que por entonces no existían) ni soñarlo.

Los ensayistas, a diferencia de los críticos tradicionales, buscan dejar a un lado la circunstancia para dirigir la mirada hacia aquello que solo puede apreciarse apelando a la perspectiva de conjunto. Y al hacer de la pasión intuitiva (que nada tiene que ver con la serenidad de los analistas, más propensos al examen metódico) la principal herramienta para construir conocimientos, suelen convertirse en los blancos más vulnerables de su época. Eso explica que Por un cine imperfecto se convirtiera de inmediato en objeto de ataque de algunos, y que hoy sea una suerte de texto maldito, apenas tomado en cuenta por los creadores de audiovisual del patio, pese al gran número de argumentos que ofrece para hacer de la herejía algo creativo.

Pienso que García-Espinosa siempre tuvo claro lo que en términos de soledad intelectual ello le reportaría. Porque bien mirado el asunto, era de esperar que una voluntad tan radicalmente cuestionadora como la de Julio estuviese llamada a ser tomada en serio por unos pocos, incluso dentro del ICAIC.

Estamos hablando de una teoría y de una práctica que están poniendo bajo sospecha toda la legitimidad de una manera de narrar en el cine que hasta ese momento era aceptado como la norma, así como una suerte de cruzada contra el uso banal de la emoción, que, según sus propias palabras, “se ha usado para manejar y controlar al público. (…) Creo que el público debe manejar ideas. Una cosa es emocionarse a través de la belleza, del placer que revela una verdad, y otra son los mecanismos sentimentales para ganar el interés y la identificación, que son demasiado fáciles y demasiado peligrosos”.

Juan Antonio García Borrero

CINE, POLÍTICA Y ELECCIONES EN LOS ESTADOS UNIDOS

Comparto con los amigos un artículo publicado en el sitio Progreso Semanal, a propósito de las elecciones presidenciales en los Estados Unidos.

EE.UU.: LA ESPECTACULARIDAD CINEMATOGRÁFICA EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

Si bien en los años cincuenta, el cine y la televisión comenzaban a apoderarse del imaginario de la gente común, todavía la imagen del mundo político estaba fuertemente condicionada por lo que se leía u oía.

Los periódicos y la radio eran los más fuertes aliados de aquellos que aspiraban a crear estados de opinión que los llevaran al poder, mientras que el cine y la televisión, en cambio, se asociaban al espectáculo moralizante (que es el modo más sutil de consolidar el poder político a través de la hegemonía cultural). Sin embargo, esto cambiaría de un modo drástico en los años sesenta, y suele hablarse del documental Primary (1960), de Robert Drew y Richard Leacock, como el que va a marcar el rotundo punto de giro.

En Primary podemos seguir las peripecias de los dos candidatos demócratas (John F. Kennedy y Hubert Humphrey) empeñados en ganar en Wisconsin las elecciones primarias a la presidencia de los Estados Unidos. Mas, en vez de registrar ese proceso político de un modo tradicional, es decir, de acuerdo a lo que institucionalmente estaba planteado para la práctica documental, la cinta proponía la ruptura más radical, pues, como ha apuntado la investigadora María Luisa Ortega:

Frente al periodismo clásico, el film mostraba lo que éste no hacía, las bambalinas de la campaña electoral, incluyendo los procesos de construcción de las imágenes públicas de los candidatos que consumían los “otros” medios (sesiones fotográficas, preparación de comparecencias televisivas), y penetraba en los espacios privados logrando una cercanía y una cotidianidad inéditas. Y a diferencia del cine clásico, no eludía el tedio y la redundancia del día al día de los candidatos, los soporíferos discursos de Humphrey ante los aburridos rostros de los granjeros, los silencios y la espera que precedían a la acción, respirándose en ocasiones un tiempo concreto tan poco significativo como el de la vida cotidiana”.

Hasta ese momento, las ficciones cinematográficas de Hollywood se habían aproximado al universo de las campañas presidenciales con una perspectiva más bien moralista. En una película como Decepción (All the King’s Men/ 1949), de Robert Rossen, y magistralmente interpretada por Broderick Crawford (quien se llevó el Oscar a la mejor actuación de su año), se sentaron las bases de un modelo de representación (introducción de personaje, ascenso, y caída) que sigue funcionando muy bien en términos comunicativos. Lee el resto de esta entrada