Eugenio Hernández Espinosa, Premio Nacional de Literatura 2020

Durante buena parte de los años noventa, viví hipnotizado con una mujer imaginaria nombrada María Antonia. Supongo que influyó mucho la caracterización que hiciera la imponente actriz Alina Rodríguez para el filme homónimo de Sergio Giral, estrenado en 1990, pero había algo más, y ese algo luego supe que estaba vinculado al talento creativo del dramaturgo Eugenio Hernández Espinosa, un hombre capaz de convertir en poesía el acercamiento a lo agreste.

En el guión concebido por el propio Giral y Armando Dorrego, se narra la historia de una mujer criada en lo marginal, cuyas pasiones la llevarán a ver cumplido un destino trágico. En el caso del cine cubano, no era la primera vez que se mostraba ese ángulo de la realidad cubana donde hombres y mujeres se forman en los márgenes de la sociedad (pensemos en los documentales de Sara Gómez y su emblemático filme De cierta manera; o en El fanguito, de Jorge Luis Sánchez), pero lo diferente en Eugenio Hernández (y que el filme retiene muy bien) es que hay un deseo expreso de que nos identifiquemos con los conflictos de los personajes, que riamos y lloremos junto a ellos: dicho de modo simple, que dejemos a un lado temporalmente la razón, y nos emocionemos.  

Y luego está la manera de devolverle al negro esa dignidad tantas veces secuestrada por las representaciones estereotipadas, hechas de retazos de caricaturas que se van reciclando en el tiempo. Como apunta Alberto Curbelo, uno de los estudiosos más lúcidos que ha tenido esa obra: “Desde Martí hasta Eugenio Hernández Espinosa, el negro fue una pincelada bucólica. A veces folclórica. Y con Eugenio se retoma nuevamente el carácter de héroe dramático del negro en el teatro cubano, en la literatura cubana”.

Si el teatro y la literatura han tenido en Eugenio Hernández (felizmente reconocido ahora con el Premio Nacional de Literatura 2020) un representante de alto valor, el cine también ha podido contar con sus servicios como guionista o motivo inspirador. Primero fue con Patakín (1982), de Manuel Octavio Gómez, cuyo guión co-escribiera junto al director, y luego llegaría la adaptación que hace Julio García-Espinosa de “Mi socio Manolo” con el título de La inútil muerte de mi socio Manolo (1989). Más adelante vendrían la mencionada María Antonia, Roble de olor (2003), de Rigoberto López, y otra vez trabajando junto a Rigoberto López, El Mayor (2020).

Habrá que pensar en cada una de esas creaciones, no como algo que levita de manera autónoma en el aire, sino como la expresión de un intelectual que ha sabido asomarse a las contradicciones que genera la realidad, que ha sufrido incomprensiones y censuras, pero que sabe que eso siempre llegará con la factura que implica hacer un arte apegado a la autenticidad, y que, como apuntaría Hauser, “socorre sólo a aquel que busca en él ayuda, aquel que se acerca a él con conflictos de conciencia, dudas y esperanzas”.

En esta página que hemos preparado en la ENDAC podrá encontrarse su bio-filmografía, y también los hipervínculos que permitirán navegar a través de toda esa información.

Juan Antonio García Borrero


Eugenio Hernández Espinosa

(n. La Habana, 15 de noviembre de 1936). Dramaturgo y guionista. Fundador de varios grupos teatrales, entre ellos el Teatro Caribeño, creado en 1990. Según el historiador Luciano Castillo, “Hernández Espinosa se ha caracterizado por la búsqueda de un teatro inspirado en la vida popular y las tradiciones de la cultura sincrética, especialmente en la influencia Yorubá. En su prolífica producción se aprecian dos vertientes temáticas: la asunción de lo popular sin prejuicios clasistas, como queda expresado en varias piezas, entre estas Calixta Comité (1980), y otras en las que la mitología de origen Yorubá ocupa un primer plano: Odebí, el Cazador (1982), Obba y Changó (1983), Ochún y las cotorras (1999), El Venerable y El Elegido. Por La Simona (1977), recibió el Premio Casa de las Américas”.

Para el cine ha aportado los guiones y adaptaciones de Patakín (1982), de Manuel Octavio Gómez, La inútil muerte de mi socio Manolo (1989), de Julio García-Espinosa, María Antonia (1990), de Sergio Giral, Roble de olor (2003), de Rigoberto López, y El Mayor (2020), de Rigoberto López.

En el año 2005 obtuvo el Premio Nacional de Teatro, y en el 2020, el Premio Nacional de Literatura.


Filmografía

1982: Patakín, de Manuel Octavio Gómez (Co-guión)

1989: La inútil muerte de mi socio Manolo, de Julio García-Espinosa

1990: María Antonia, de Sergio Giral

2003: Roble de olor, de Rigoberto López (Co-guión)

2020: El Mayor, de Rigoberto López (Co-guión)


Fuentes

Eugenio Hernández Espinosa, en Ecured

Eugenio Hernández Espinosa no es un escritor apologético, por Marilyn Garbey

Eugenio Hernández Espinosa y el hecho que lo hizo ser quien es, por Madeleine Sautié

Eugenio Hernández Espinosa, Premio Nacional de Literatura 2020, por Jorge Rivas

Mirada a la obra literaria de Eugenio Hernández Espinosa, por Alberto Curbelo

Premio de Edición 2020 para Mercy Ruiz

Mercy Ruiz, Premio Nacional de Edición 2020

Ayer, cuando me enteré que el Premio Nacional de Literatura correspondiente a este año había recaído en Eugenio Hernández Espinosa, sentí una gran alegría. Pero ese sentimiento de placer se incrementó al saber que el Premio Nacional de Edición 2020 sería entregado a Mercy Ruiz.

Muchas veces creemos que la Historia del Cine es esa que por lo general se cuenta a partir de la evocación de las películas y las biografías de quienes las hacen. Sin embargo, el cine es algo más complejo: es producción, distribución, recepción, promoción, espacios de socialización, tecnologías utilizadas, afinidades electivas, y un montón de cosas más que todavía no acabamos de asociar a ese universo. Digamos que más que hablar de la Historia del Cine a secas, deberíamos proponernos describir lo que ha sido, de modo integral, la cultura cinematográfica.

En ese universo los libros que hablan del cine resultan una pieza clave. No hablo solo de los que escriben los críticos de cine, sino de aquellos que se asoman a ese mundo mágico de manera transversal, o que nacen en su mismo seno.

Escribo esto, y no puedo dejar de pensar en Ediciones ICAIC, que acto seguido me obliga a evocar la figura de Mercy Ruiz (junto a la de Pablo Pacheco, el gran impulsor de ese gran proyecto editorial). El catálogo que a estas alturas ofrece esa casa editorial es sencillamente impresionante. No solo resultan desde ya memorables los cuatro tomos de la Cronología del cine cubano, firmados por Arturo Agramonte y Luciano Castillo, sino otros que aparentemente no se vinculan a lo cinematográfico, como La Historiografía en el siglo XX, de Carlos Antonio Aguirre Rojas, pero que en lo personal han resultado verdaderas revelaciones de lo que sería un nuevo modo de pensar el cine cubano.

En la ENDAC estamos interesados en dejar testimonio de lo que pudiera ser la Historia de los libros que hablan del cine cubano, de allí que estemos registrando la existencia de los mismos, publicados dentro o fuera de la isla.

Aquí le compartimos ahora lo que sería el Catálogo de Ediciones ICAIC, lo cual nos permitirá obtener una idea más clara de la justeza del premio otorgado a Mercy Ruiz. Y como siempre decimos, estará en permanente construcción.

Juan Antonio García Borrero


CATÁLOGO DE EDICIONES ICAIC

1968, un año clave para el cine cubano

Compiladores: Luciano Castillo, Mario Naito Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2018 Edición: Alejandro Arango Diseño de cubierta y diagramación: Ariel Barbat Prólogo: Arturo Arango Palabras de contracubierta “Para la historia y la cultura cubanas, 1968 fue un año cumbre, y algunos de los signos que lo caracterizan están presentes en tres películas emblemáticas que se estrenaroSeguir leyendo

Tagged Alejandro Arango Ariel Barbat Arturo Arango Ediciones ICAIC Libros Luciano Castillo Mario NaitoEdit 1968, un año clave para el cine cubano

A cincuenta años de Historias de la Revolución

Compiladora: Ailyn Fong Maceira Editorial: Ediciones ICAIC, Cinemateca de Cuba Año: 2011 Edición: Mario Naito López Diseño: Pablo Monterrey Almiñaque Fotografías: Archivo de la Cinemateca de Cuba Sinopsis Compilación de textos que aluden al filme Historias de la Revolución (1961), de Tomás Gutiérrez Alea.Seguir leyendo

Tagged Ailyn Fong Cinemateca de Cuba Ediciones ICAIC Historias de la Revolución Libros Mario Naito Pablo Monterrey Tomás Gutiérrez AleaEdit A cincuenta años de Historias de la Revolución

A la sombra del elogio

Subtítulo: Aproximaciones al cine japonés Autora: Berta Carricarte Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2012 Edición: Tupac Pinilla Diseño de cubierta e interior y composición: Pilar Fernández Melo (Fermelo) Prólogo: Gabriel Calaforra Palabras de contracubierta La ceremonia del té, el destino de las geishas, la pintura zen, los samuráis, la yakuza, reminiscencias o versiones delSeguir leyendo

Tagged Berta Carricarte Cuba-Japón Ediciones ICAIC Gabriel Calaforra Libros Pilar Fernández Melo Tupac PinillaEdit A la sombra del elogio

Algo de mí

Autor: Julio García-Espinosa Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2009 Edición: Elisa Pardo Zayas Diseño: Nelson Ponce Fotografía de cubierta: Archivo personal del autor Composición: Carlos Melián López Palabras de contracubierta El cine actual –al menos el cine hollywoodense- ha llegado a exacerbar hasta tal punto los recursos expresivos que enajenan al espectador, que mientrasSeguir leyendo

Tagged Carlos Melián López Ediciones ICAIC Elisa Pardo Zayas Julio García-Espinosa Libros Nelson PonceEdit Algo de mí

Aventuras de Juan Quinquin. Guión cinematográfico

Autor: Julio García-Espinosa Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2014 Coordinador de la colección: Arturo Arango Edición: Alejandro Arango Corrección: Yalemi Barceló Diseño de cubierta, diseño interior y diagramación: Michele Miyares Hollands Palabras de contracubierta “Aventuras de Juan Quinquin obtiene su condición de clásico en dura pugna con todos los cánones del gusto Seguir leyendo

Tagged Alejandro Arango Arturo Arango Colección Guión cubano Ediciones ICAIC Guión cinematográfico Julio García-Espinosa Libros Michele Miyares Hollands Yalemi BarcelóEdit Aventuras de Juan Quinquin. Guión cinematográfico

Buscando a Caín

Autores: Elizabeth Mirabal, Carlos Velazco Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2012 Edición: Silvia Gutiérrez Diseño de cubierta e interior: Laura Llópiz Composición digital: José I. Diago López Foto de cubierta: Mario García Joya (Mayito) Palabras de contracubierta: “El tiempo no se recupera diluyendo un pastelillo en un sorbo de té. Y, sin embargo, los animosos sesenta delSeguir leyendo

Tagged Carlos Velazco Ediciones ICAIC Elizabeth Mirabal Graziella Pogolotti Guillermo Cabrera Infante José I. Diago López Laura Llópiz Libros Mario García Joya Silvia GutiérrezEdit Buscando a Caín

Colección Guión Cubano

Editorial: Ediciones ICAIC Coordinador de la Colección: Arturo Arango Diseño de la colección: Michele Miyares Hollands Arturo Arango, Coordinador de la Colección, sobre la misma El cine cubano posterior a 1959 ha contado con la compañía de un movimiento editorial, más o menos sistemático, que le ha aportado espacios para la difusión, el análisis y la actualización teórica. JuSeguir leyendo

Tagged Arturo Arango Aventuras de Juan Quin Quin. Guion cinematográfico Colección Guión cubano De cierta manera. Guión de Sara Gómez y Tomás González Ediciones ICAIC El hombre de Maisinicú. Guión cinematográfico Memorias del subdesarrollo. Guión de Edmundo Desnoes y Tomás Gutiérrez AleaEdit Colección Guión Cubano

Confluencias de los sentidos

Subtítulo: Diseño sonoro en el cine cubano de ficción Autora: Dailey Fernández González Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2018 Edición: Silvia Gutiérrez González Diseño y diagramación: Pilar Fernández Melo Palabras de contracubierta Sumergirse de lleno en las profundidades del cine de ficción cubano e ir develando con sólidos argumentos el papel del sonido en el reSeguir leyendo

Tagged Dailey Fernández González Ediciones ICAIC Fernando Pérez Libros Luciano Castillo Osmany Olivare Pilar Fernández Melo Silvia Gutiérrez SonidoEdit Confluencias de los sentidos

Conquistando la utopía

Subtítulo: El ICAIC y la Revolución 50 años después Compilación: Sandra del Valle Autores: Luciano Castillo, Manuel Pérez, Sandra del Valle, Mario Masvidal, Jorge Luis Sánchez, Danae C. Diéguez, Joel del Río, Arturo Sotto, Omar González Editorial: Ediciones ICAIC Año: 2010 Edición: Tupac Pinilla Diseño de cubierta y diseño interior: Pilar F. Melo Fotografías cedidas por los aSeguir leyendo

Lee el resto de esta entrada

Broselianda Hernández, filmografía de una actriz

El hecho de que Broselianda Hernández quede en el imaginario de este país, como una de las más colosales intérpretes del teatro, puede fomentar el riesgo de poner en un segundo plano su labor para el cine.

Yo creo que deberíamos hablar de Broselianda como Actriz (así, con mayúsculas), sin establecer falsas fronteras, sin distinguir lo que hizo para las tablas, para la pequeña pantalla, o para verse en una sala oscura (en esta última vertiente, debutó con un documental dramatizado de Rebeca Chávez titulado Castillos en el aire, donde aparece en los créditos como Broselianda Boudet).

Al final, hablamos de una mujer que se adueñaba de los escenarios, y los convertía en su escenario. Eso fue lo que sentí cuando la vi en Barrio Cuba, una película coral de Humberto Solás donde tiene apenas minutos de presencia, y, sin embargo, al menos fue mi caso, es su imagen desgarrada la que más perdura en la memoria.

Tal vez encontremos en esa escena la mejor metáfora de lo que ha sido su vida breve en lo humano, esa que, paradójicamente, nos va a trascender a muchos, porque está hecha de intensidades más que de largas duraciones.

Cuando sucede algo así (desaparición física de alguien en plena juventud y madurez), me da la impresión de que somos nosotros (los sobrevivientes) los que nos vamos alejando de ese punto luminoso en que tales personas están destinadas a brillar para siempre, pues como advertía Santayana:

Al fin y al cabo la longevidad es un don vulgar, y además vano, si se le compara con la eternidad, es un privilegio del polvo y de los más bajos y primitivos organismos. Los dioses aman y guardan en su memoria la belleza de los que murieron jóvenes”.  

Juan Antonio García Borrero

Broselianda Hernández

(n. La Habana, 3/ agosto/ 1964; m. Miami, 18/ noviembre/ 2020). Actriz de teatro, cine y televisión. Graduada de actuación en 1987 por el Instituto Superior de Arte, siendo Diploma de Oro de su graduación. De inmediato inició sus actividades teatrales en el Grupo Buscón, dirigido por José Antonio Rodríguez. A partir de 1994, y hasta 1999 trabajaría bajo la dirección de Carlos Díaz en la compañía El Público. Su debut en el cine se produjo con el corto Castillos en el aire (1986), de Rebeca Chávez.


Filmografía

1986: Castillos en el aire, de Rebeca Chávez (Ficción, Cortometraje)

1989: Bajo presión, de Víctor Casaus (Ficción)

1990: Isla Margarita, de Vincozencio Badolizani (Ficción, Italia)

1994: Tiburón en La Habana, de Alain Naltum (Ficción, Francia)

1996: Sabor latino, de Pedro Carvajal (Ficción, España)

1997: Cosas que dejé en La Habana, de Manuel Gutiérrez Aragón (Ficción, España)

1999: Las profecías de Amanda, de Pastor Vega

1999: Tiempo muerto, de Andrés Curbelo

2000: Nada, de Juan Carlos Cremata

2001: Dos mujeres, de Max Álvarez (Mediometraje)

2002: Niño con lluvia, de José Ángel Alayón

2004: Habanera (2004), de Joana Oliveira

2005: Barrio Cuba, de Humberto Solás

2005: Siempre Habana, de Ángel Peláez

2005: Una rosa de Francia, de Manuel Gutiérrez Aragón (Ficción, España)

2005: Mata que Dios perdona, de Ismael Perdomo (Ficción)

2008: Así está bien, de Alejandro Soto (Cortometraje)

2009: La Anunciación, de Enrique Pineda Barnet (Ficción)

2009: Habanaver. T.A. 31 KB/seg, de Javier Labrador, Juan Carlos Sánchez (Documental)

2010: José Martí: el ojo del canario, de Fernando Pérez (Ficción)

2010: Túnel, de Daniel Chile

2011: Camionero, de Sebastián Miló (Ficción)

2011: El rito del alacrán, de Antonio Alfredo Quiñones (Ficción)

2012: Amor crónico, de Jorge Perugorría

2013: Nani & Tati, de Adolfo Mena Cejas

2014: Fátima o El Parque de la Fraternidad, de Jorge Perugorría (Ficción)

2014: La nube, de Marcel Beltrán

2015: El acompañante, de Pavel Giroud

En memoria de Broselianda Hernández

Llevo un buen rato paralizado, leyendo por inercia los comentarios de dolor y asombro que las personas van dejando en Facebook. Todavía estoy dudando en escribir esta nota. Tengo la esperanza de que Broselianda Hernández aparezca en alguna parte mandando a parar tanto Fake.

Nunca hablé personalmente con ella, pero la admiraba tanto como actriz, y sobre todo como la mujer inteligente que escribía en su blog Viajera inmóvil, que una vez solté en el mío un post que estuve a punto de borrar, porque pasado ese estado de trance en que podemos anular ciertas funciones mentales y mostrar lo que sentimos sin máscaras, me sentía sin argumento alguno para justificar lo que salió: casi una declaración pública.

Lo vuelvo a republicar ahora que dicen que ya no está, aunque ya la seguiré viendo en cada una de esas escenas inolvidables que nos regaló.

JAGB


PENSANDO EN BROSELIANDA

Queridos amigos: Aquí estoy, olvidada de mí. No de ustedes”. Esto lo ha escrito la actriz Broselianda Hernández en su blog “Viajera inmóvil”. Y me ha matado. De vez en cuando me gusta pasar por su sitio. Quedarme lelo ante sus fotos. Leer sus reflexiones.

Ella no me conoce. Y tampoco sabe que la espío desde hace un montón de años. Que me quedé de cabeza (o sin cabeza) por ella en “Barrio Cuba” (y eso que salía apenas minutos). Que soy fanático de su desempeño en “La anunciación”. Quizás a partir de ahora adquiera todos los recelos del mundo contra mí (¿recuerdan aquella película donde Robert de Niro se convierte en un incómodo fan de Wesley Snipes?). 

Las actrices, cuando se desnudan de verdad (no de la ropa, sino del espíritu) pueden ser las personas más temibles del mundo. He tenido la suerte de que algunas de los que más admiro en este país me hayan concedido el privilegio de conversar con ellas lejos de todo lo que huela a alfombra roja. No de “entrevistarlas”, sino de hablar como habla cualquier ser humano en circunstancias comunes: Mirtha Ibarra, Isabel Santos, Adelá Legrá, Daisy Granados, Eslinda Núñez, Verónica Lynn, Ketty de la Iglesia.

Ahora acabo de leerme una entrevista de Luisa María Jiménez (otra de mis actrices fetiches) concedida a Carlos Barba, que me ha dejado pensando tanto como las cosas que leo en los blogs de Broselianda Hernández e Ivonne López Arenal.

Pienso en las aprensiones de Freud cuando se refería a la psicología femenina, y trato de imaginar una posible recaída si hubiese llegado a entrar en algunos de esos blogs escritos por actrices. En mi caso, reconozco mis límites: sé que soy más vulnerable ante una mujer inteligente que ante una mujer desnuda.   

Juan Antonio García Borrero 

Cuba: cine nacional y cuerpo audiovisual de la nación

Como comenté en el post anterior, el ensayo premiado por la revista Temas solo podrá leerse una vez que se publique allí. Pero comparto con los amigos del blog este otro artículo, más breve, que se asoma al mismo fenómeno, aunque desde otro ángulo.


Cuba: cine nacional y cuerpo audiovisual de la nación

En el primer número de la Nueva Revista Cubana, correspondiente a los meses de abril-junio de 1959, apareció un texto de Tomás Gutiérrez Alea con el título de “Hacia el cine nacional”[1].  Se trata, tal vez, de la primera formulación pública de lo que sería el espíritu fundacional de ese gran proyecto cultural que acababa de nacer con el recién inaugurado Instituto Cubano de Artes e Industria Cinematográfica (ICAIC).

Obviamente, tanto el estrenado Instituto de cine como el texto firmado por Titón, estaban respondiendo a un conjunto de demandas que, sobre todo en los años cincuenta, varios actores culturales se esforzaron por resolver en la esfera pública. El hecho de que a partir de 1959 el ICAIC consiguiera consolidar su propuesta en el tiempo, convirtiéndose en el principal centro productor de audiovisuales del país, genera la impresión de que la ansiedad de crear una industria cinematográfica nacional, es privativa de ese grupo.

Sin embargo, se podrían poner varios ejemplos de personas que, sin compartir los credos estéticos y políticos de los fundadores del ICAIC, aspiraban a lo mismo. Tal vez el ejemplo más dramático sea el de Ramón Peón, quien en el mes de febrero de 1959 (un mes antes de nacer el ICAIC) le escribe una carta pública a Fidel Castro desde la revista Cinema, donde entre otros asuntos le comenta: 

Cuando tenga tiempo de hablar diez minutos de cine, solo diez minutos, que estoy seguro que serán de gran utilidad, deme la oportunidad de aclarar por qué yo tengo tanta fe en que el cine pueda ser su mejor aliado en la reestructuración de la nueva Cuba que soñó Martí, y usted quiere que se convierta en realidad ahora.

Yo me inclino a creer que el cine puede completar el milagro que usted, con su tenacidad y heroísmo, logró plasmar con la huida del tirano.

Felicidades mil y que Dios lo bendiga”.[2]

Como se sabe, pese a la probada experiencia profesional de Ramón Peón, quien acababa de festejar sus cuarenta años como director cinematográfico, y contaba con una nutrida filmografía (construida en países como Cuba, Estados Unidos, y México), nunca fue tomado en cuenta una vez que se creara el ICAIC.  Pero esa exclusión no obedecía a razones estrictamente políticas, sino que en todo caso estaba en sintonía con los imperativos estéticos que desde hacía mucho defendían en cine-clubes, en la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo, o en los estudios realizados en Roma, buena parte de los que conformaron el núcleo fundacional del ICAIC.

Para Ramón Peón (y pudieran añadirse los nombres de Manolo Alonso, Manuel de la Pedrosa, Mario Barral, por mencionar solo algunos de los que en el período pre-revolucionario trataron de hacer realidad la utopía de contar con una industria cinematográfica dentro del país), “el cine nacional” se asociaba a la infraestructura productiva. Lo importante, según ellos, era crear un entorno que permitiera producir películas capaces de insertarse en un mercado que ya estaba aprovechando, como era el caso del cine mexicano, la pericia de muchos técnicos cubanos.

Sin embargo, desde el punto de vista de Gutiérrez Alea, la construcción de un cine nacional implicaba combatir el antiguo modelo de representación (ese del cual Ramón Peón sería un destacado paradigma), y sobre el cual ya había expuesto sus reservas críticas en el texto que mencionábamos al inicio, al apuntar: “Cuando el cine ha querido hablar en cubano, sólo ha podido expresarse en el mismo lenguaje de los fabricantes de recuerdos para turistas tontos. No se ha logrado nunca penetrar en nuestros más hondos problemas, que por hondos y humanos alcanzarían verdadera resonancia universal”. 

Lee el resto de esta entrada

Un premio, una luz

En las postrimerías de un año tan sombrío, al menos una buena noticia: acaban de otorgarme el Premio de Ensayo de la Revista Temas, en la modalidad de Estudios sobre Arte y Literatura, por un texto que titulé “El cuerpo audiovisual de la nación cubana. Notas para la construcción de un Atlas del audiovisual cubano”.

Más allá del reconocimiento personal y las cuestiones relativas al premio (que, por supuesto son bien estimulantes, pero pasan), lo que más me entusiasma es que estas ideas sean acogidas en una revista como Temas, una de las publicaciones cubanas que más rigor académico exige en los debates que promueve.

Por otro lado, las ideas propuestas en el ensayo invitan a incorporar a nuestras agendas investigativas nuevas miradas en torno al concepto “cine nacional”. Este es un asunto que, si bien ya cuenta en el mundo con una amplia bibliografía, entre nosotros todavía sigue siendo una asignatura pendiente.

El texto está dedicado a dos mujeres: Ana López y Alex Halkin. A Ana le debo el impacto de sus propuestas de hablar de una Cuba Mayor, con el enfoque transnacional siempre a la mano (a lo largo del texto se advertirá el diálogo muchas veces explícito con varias de sus ideas), y en el caso de Alex, fue ella quien me animó a convertir en algo real el sueño de la ENDAC (que sería la traducción práctica de lo que en teoría propongo con lo del “cuerpo audiovisual de la nación”), justo cuando más víctima me sentía de la indiferencia colectiva.

Por razones elementales, el ensayo solo podrá ser conocido una vez que lo publique la revista Temas. Pero comparto con los amigos otro texto titulado “Cuba: cine nacional y cuerpo audiovisual de la nación”, que piensa el mismo asunto desde otra perspectiva.

Y es que creo que lo ideal sería que las discusiones en torno al “cine nacional” no se estanquen en una sola línea, o en una sola voz.

Juan Antonio García Borrero

En memoria de Rodolfo Caraballo Quevedo

Yo pensaba que, a estas alturas del año, el 2020 ya no podría aportar peores noticias de las que ya hemos tenido. Pero este año está demostrando que no se trata de lo que nosotros, simples vecinos del Ser (como diría Heidegger), pensemos y deseemos, sino de lo que la existencia va dictando del modo más absurdo.

Ahora se nos muere Rodolfo Caraballo Quevedo, uno de los estudiantes más brillantes que ha tenido la FAMCA de Camagüey, y no consigo escribir algo que tranquilice mi impotencia. Sencillamente es absurdo.

Lo único que atino a hacer ahora es presentar la página que ya tiene en la ENDAC, y a través de la cual podrá apreciarse que era un todo-terreno, pues lo mismo dirigía un animado como En el café (2017), ganador de varios premios, que editaba materiales de sus compañeros del ISA, o dirigía la fotografía o la dirección de arte.

Ahora mismo no se me ocurre escribir nada más. Todo ha sido tan de sorpresa, que resulta un verdadero desafío racionalizar este desenlace. Así que los dejo con su página, la cual, como las otras, estará en permanente construcción.

JAGB    

Rodolfo Caravallo Quevedo

(n. Camagüey, 24 de noviembre de 1982 // m. Camagüey, 11 de noviembre de 2020). Graduado de Dirección por la FAMCA de la Universidad de las Artes de Camagüey. Animador y músico. Integrante de la Orquesta de guitarras Santa María Excorde.


Filmografía

2015: ¿Suicidas? (Dirección)

2015: Lazos (Codirección con Rachel Gómez)

2015: Reciclar (Codirección con Jeal A. Torres)

2015: Robotic (Codirección con Orestes Oduver Navarro Perna)

2016: Al desnudo, de José Lezcano (Fotografía, Dirección de arte)

2016: Autopsia (Dirección)

2016: Devoción, de Rachel Gómez (Guión, Fotografía, Edición, Música)

2016: Flor (Codirección con Elaine Báez Aldana)

2016: Travesuras (Codirección con Sailín Carbonell)

2017: En el café (Dirección)

2017: Francisco y la suerte, de Julio A. Rodríguez Sánchez (Fotografía)

2017: Male Female, de Rachel Gómez (Fotografía)

2017: Mañana, de Elvira Larrinaga García (Edición)

2017: Tres reinas, de Ivexi Arencibia (Fotografía, Edición)

2020: Mi raza, de Henry de Armas (Edición)

Textos publicados en el Dossier “Cine independiente en Cuba” de IPS

El dossier que sobre el cine independiente cubano nos viene entregando IPS, ha llegado ya a diez textos. Le comenté a Antonio Enrique González Rojas, su coordinador, que de allí podría salir un importante libro.

Cierto que ahora mismo todos esos textos están en la red. Pero cuando se accede a ellos en solitario, pueden causar la impresión de ese iceberg que flota a la deriva, desprendido de una masa helada mayor, donde solo apreciamos una mínima parte de su estructura.

Como libro (no importa si de papel o digital), estoy seguro que puede ser bien revelador de esa otra historia del cine cubano que aún falta por narrar. Pienso sobre todo en los puntos de giro que puede proponer en esas narrativas académicas que siguen abordando al cine cubano desde lo tradicional.

Por lo pronto, listamos aquí el título de cada uno de los textos publicados, acompañados del nombre de su autor y los respectivos links, lo cual puede facilitar su consulta.

JAGB

Historia del cine independiente en Cuba: memorias de una ausencia, por Juan Antonio García Borrero

El cine independiente cubano y sus espacios, por Raydel Araoz

¿Quién eres tú, cine independiente cubano?, por Gustavo Arcos

Independientes y seducidos por los géneros, por Joel del Río

En el iglú. De los cuadernos de Franz Akuva, por Rafael Ramírez

La animación independiente cubana sí es continuidad, por Antonio Enrique González Rojas

El cine como patria soñada, por Dean Luis Reyes

Las almas femeninas del cine independiente cubano, por Mayté Madruga Hernández

La política del cine independiente cubano, por Ángel Pérez

Cine independiente cubano: imagen y racialidad, por Raydel Araoz

Primera Muestra del Audiovisual Joven (La Habana, 2000)

Siempre que llegan estos días finales de octubre, no puedo dejar de evocar lo que fue la Primera Muestra del Audiovisual Joven, inaugurada el 31 de octubre del 2000 en el cine Chaplin. Tuve la suerte de dirigir esa primera edición, gracias a la propuesta que Senel Paz le hiciera a Omar González, entonces presidente del ICAIC: recuerdo los argumentos brindados por Senel en nuestro primer encuentro de trabajo, y el entusiasmo de Omar, que veía allí la posibilidad de insertar en las dinámicas creativas existentes en aquel instante, nuevos aires, nuevas maneras de concebirse la representación audiovisual.

Acepté el reto con gusto, sin tener la menor idea de la importancia que con el tiempo adquiriría esa primera semilla. Armamos un equipo donde le dije a Omar que me gustaría contar con la asesoría de Jorge Luis Sánchez, tomando en cuenta la experiencia del mismo en la organización de esas otras Muestras jóvenes que se organizaron desde finales de los ochenta. También era preciso conformar un Comité de Selección que ayudara a curar esa inmensidad de filmes recibidos donde, honestidad obliga, no abundaba el oro, y en esa función estuvieron aquel año Juan Carlos Tabío, Dean Luis Reyes, Roberto Smith de Castro, Jorge Luis Sánchez, y el que esto escribe.

En el ICAIC deben existir imágenes de aquella noche en que el Chaplin se vistió de joven (yo en aquel instante no tenía cámara, y mucho menos un teléfono de estos que ahora permite registrar casi todo). Logramos curar un primer programa de exhibición que creo dejó satisfecho a la mayoría de los participantes. Recuerdo los aplausos de la gente, como si se tratara de grandes producciones presentadas en el Festival de Cine de La Habana; y también los debates teóricos que organizamos, con lectura y discusión de ponencias que propuse fueran publicadas en algún momento.

Es una lástima que esas Memorias no existan. Probablemente si los que satanizaron en su momento el Cardumen (que a mi juicio es uno de los grandes textos formulados en nuestro contexto audiovisual), hubiesen estado al tanto de los intensos debates que han acompañado a las Muestras desde su inicio, sus impugnaciones no existieran. O fueran más sólidas.

Lamentablemente los últimos debates que han acompañado al evento, están marcados por lo extracinematográfico. Para no decir que por lo pedestremente ideológico.  Desde luego, creo que lo ideológico no puede suprimirse en este entorno, ni en ninguno, pero es preciso recordarle a los ideólogos que si quieren discutir sobre el arte deben hacerlo desde el arte, o de lo contrario, estaríamos hablando de un secuestro de su espíritu libertario.

A continuación, comparto con los amigos del blog la relación de películas exhibidas en aquella primera ocasión, y que puede consultarse de un modo más exhaustivo en la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC).

Hasta ahora la Muestra ha conocido de enfoques diacrónicos que permiten apreciar el indiscutible crecimiento de la misma como espacio cultural (y no únicamente fílmico). Pero con la ENDAC es posible establecer también análisis sincrónicos, con los cuales entender un poco mejor qué estaba pasando, por ejemplo, aquel año 2001 no solo en la Muestra, sino en esa compleja red epocal de la cual formaría parte, y en la que se deben tomar en cuenta las películas, las biografías, las tecnologías utilizadas, los libros que se leían y los que se publicaban…

Más allá de su singularidad, la Muestra nunca ha sido una isla, sino en todo caso el espejo donde se reflejan las contradicciones de esa sociedad donde viven a diario quienas la organizan.

Juan Antonio García Borrero


FILMES EXHIBIDOS EN LA PRIMERA MUESTRA NACIONAL DEL AUDIOVISUAL JOVEN

¿Me extrañaste mi amor?

Año: 2000 País: Cuba Género:  Ficción Formato: VHS Tiempo: 19’ Color: Color Productora: ICAIC, CHTV, ISA Producción: Reynaldo Guzmán, Alfredo Pérez Dirección:  Leandro Martínez Cubela Guión: Leandro Martínez, Eduvier Fuentes Fotografía: Ernesto Gil, Eduvier Fuentes Edición: Pedro Suárez Sonido: Gilberto Flores, Alexander Mederos Reparto: Ulik Anello, Adrián PellegriSeguir leyendo

Bien dentro de mí

Año: 2000 País: Cuba Género:  Documental Tiempo: 22’ Formato: Digital Color: Color Productora: ICAIC Producción: Javier González Dirección:  Hoari Chiong Muñoz Guión: Hoari Chiong Muñoz Fotografía: Oscar Valdés Jr Edición: Gabriel Daniel Sonido: Germinal Hernández Sinopsis: La fe y la esperanza dan vida a esta historia. Mediante el tesSeguir leyendo

Buena onda

Año: 1999 País: Cuba Género:  Ficción Duración: 11’ Color: Color Productora: EICTV Producción: Agustín Argumedo Dirección:  Miguel Coyula Guión: Miguel Coyula Música: Miguel Coyula, Bruno Correa Fotografía: Miguel Vasilskis Edición: Cristian Bercebal Dirección artística: Sonido: Diego Urgoiti Reparto: Janet Bernardo, Rigoberto Ferrera, BlSeguir leyendo

Caballero de La Habana

Año: 1998 Género: Documental Formato: VHS Tiempo: 24’ Color: Color Productora: Asvideo, ICRT Producción: Rolando Rodríguez Dirección: Natasha Vázquez, Rigoberto Senarega Guión: Natasha Vázquez Fotografía: Rigoberto Senarega Edición: Elsa García Música: Frank Fernández Intérpretes: Jorge Rivera Sinopsis El Caballero de París: un personaje habanero convertido en Seguir leyendo

Cagüeiros

Año: 2000 Duración: 8’ País: Cuba Género:  Documental Productora: Televisión Serrana Producción: Kirenia López Dirección:  Yusnel Suárez Guión: Yusnel Suárez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Iriana Pupo Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis: Se plantea el vigor de una leyenda de la cultura campesina en este fin de siglo. Seguir leyendo

Caidije… la extensa realidad

Año: 2000 País: Cuba Género:  Documental Duración: 7’ Formato: Digital Color: Color Productora: Televisión Camagüey Dirección:  Gustavo Pérez Guión: Gustavo Pérez Música: Unomathemba Shaka Zulú Fotografía: Rubén Coello Edición: Pedro Pérez Sinopsis: Una mirada con aliento poético en torno a una realidad fascinante: la de una comunidadSeguir leyendo

Candil de nieve

Año: 1999 Duración: 9’ País: Cuba Género:  Documental Formato: Digital Color: Color Productora: Tele-Pinar Producción: Nancy Abay, Lorenzo Medina Dirección:  Sissi Izquierdo, Luis Hidalgo Guión: Sissi Izquierdo, Luis Hidalgo Música: Tema Candil de nieve, de Raúl Torres Fotografía: Frank Gener Sonido: Néstor Aguilar Sinopsis: Varios niñoSeguir leyendo

PARA SEGUIR LEYENDO, PINCHAR AQUÍ

Nuevo Mundo, El Almacén de la Imagen, y la transmedia

Foto de Alejandro Rodríguez Leiva

La vida, con todos esos tropiezos imprevistos que nos pone a diario, ha impedido que pueda participar en la edición 30 de “El Almacén de la Imagen”, que se viene celebrando en Camagüey. Pero, aun así, he seguido con atención lo que se promueve a diario en los medios y redes sociales.

En especial, esta foto tomada por Alejandro Rodríguez Leiva ha despertado en mí las ganas de escribir algo brevísimo hoy, 30 de octubre, que se cumple un nuevo aniversario de la creación de la sala video Nuevo Mundo (ahora Complejo Audiovisual Nuevo Mundo).

¡Guarden esa foto! Hoy está cumpliendo el rol de graficar lo que pasó en ese encuentro virtual donde Daniel Resnich, profesor de la Escuela Internacional de Cine y Televisión (Eictv) de San Antonio de los Baños, habló de las narrativas transmedias, e interactuó con el público participante.

Pero esa foto está dejando para la posteridad el testimonio de una confluencia mayor. Se trata, a mi juicio, de poner en primer plano el crecimiento que ha tenido esa sala que ahora mismo es el espacio ideal para impulsar todo lo que tenga que ver con la cultura online en la ciudad.

Que sea El Almacén de la Imagen (uno de nuestros grandes eventos) el que esté enseñando todo lo que se puede lograr con el uso creativo de la tecnología que ya tenemos en nuestras manos, duplica el mérito de esa ocasión congelada en la foto.

De ahora en lo adelante, va a ser difícil no pensar nuestros eventos vinculados a la imagen en movimiento, con esa dimensión que nos propone El Almacén y Nuevo Mundo acoge. También en ese espacio tan pequeño, la ciudad se ha desbordado en el mundo entero.

JAGB