ENCUENTRO INTERNACIONAL “PARTICIPANDO: INFANCIA Y CIUDAD”

Ya comenzó en la ciudad de Camagüey el Encuentro Internacional “Participando: Infancia y Ciudad”, que auspicia la Universidad de Camagüey. Los invitados son muchos, y destaco apenas tres nombres: Francesco Tonucci (FRATO). CNR-Italia, Ana Mª Novella. Univ. Barcelona-España, y Juan Padrón (Cuba). Les dejo aquí el programa de Talleres.

TALLERES VIVENCIALES Y DE EXTENSIÓN DURANTE EL ENCUENTRO INTERNACIONAL “PARTICIPANDO: INFANCIA Y CIUDAD” (Camagüey, Cuba)

Lunes 30 de Marzo

MAÑANA:

Taller 1: Universo audiovisual del niño latinoamericano (Armando Pérez Padrón)

Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Taller 2: Mi Familia y yo (Alberta Durán)

Cine Casablanca

Taller 3: Videojuegos educativos y Redes sociales para conocer y concebir mi ciudad (ADIS)

Centro de Gestión Cultural

Taller 4: Definiendo la participación infantil en la Ciudad (Ana Mª Novella)

Centro de Gestión Cultural

Taller 5: Fábulas de Aurelia Castillo en el trabajo psicopedagógico con niños del Círculo Infantil cubano.

Cine Casablanca

Taller 6: Sentir pensando y pensar sintiendo (Mar Romera).

Centro de Gestión Cultural Lee el resto de esta entrada

ATRACTIVAS VISUALIDADES CON FESTIVAL DE VIDEOARTE EN EL CAMAGÜEY

Camagüey- Una década atrás nadie podía imaginar que ciudad se convertiría en una de las plazas más importantes del videoarte cubano. Hoy es más que eso; hoy nuestra ciudad es escala obligatoria en el circuito internacional de festivales que promueven la novedosa expresión artística.

Ni siquiera el artista Jorge Luis Santana, fundador y presidente del Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (FIVAC), tuvo tales ambiciones cuando comenzó a aunar voluntades en torno al proyecto. Pero el FIVAC creció y en la actualidad constituye una iniciativa de desarrollo local basada en la autogestión económica, auspiciado por la Dirección Provincial de Cultura y que cuenta con el apoyo y el reconocimiento de la administración local.

Ahora le sirve de colofón el Circuito para la Exhibición, el Desarrollo y la Investigación de los Nuevos Medios (CEDINM), proyecto que utiliza las nuevas tecnologías como lenguaje y herramienta para comunicar, reflexionar y producir arte.

Y aunque las dinámicas creativas que caracterizan actualmente la realización del videoarte parecen un poco alejadas de nuestro contexto, cada vez son más los que, atraídos por los infinitos recursos expresivos de los medios, se animan a experimentarlo.

Para esta sexta edición, del 31 de marzo al 4 de abril, el público y los artistas acreditados podrán disfrutar de 157 obras de alto valor estético y conceptual, fruto de una cuidadosa selección. La muestra atrajo a artistas de 34 países, y a 27 creadores que representarán a la Isla, de los que sobresalen cinco camagüeyanos. Lee el resto de esta entrada

HACIA LA FERIA DEL LIBRO EN SANTA CLARA

Dentro de un rato estaré saliendo hacia Santa Clara. Los organizadores de la Feria del Libro en esa ciudad han tenido la gentileza de invitarme, y será un placer regresar después de tanto tiempo ausente. Ya me han hecho llegar el Programa de actividades, y comparto con los amigos del blog aquellas en las que debo intervenir. Nos vemos a la vuelta, aunque sería mucho mejor, en Santa Clara.

JAGB

27 de marzo:

10.00 a.m. Presentación de El leve viaje de la sangre, de Norberto Codina, y El perfecto neoanalfabeto y otras bloguerías, de Juan Antonio García Borrero. Presentador: Ricardo Riverón.

28 de marzo

9:30 a.m. Presentación del blog Cine Cubano, la pupila insomne, de Juan Antonio García Borrero.

11:00 a.m. Panel «Los otros 70». Panelistas: Norberto Codina y Juan Antonio García Borrero. Moderador: Ricardo Riverón.

NOTAS PARA PENSAR LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL EN CAMAGÜEY

La última sesión teórica del 21 Taller Nacional de Crítica Cinematográfica estuvo dedicada al examen de la producción audiovisual en Camagüey. Creo que ha sido esta la primera mesa que se organiza con una perspectiva de conjunto, con el fin de pensar lo producido audiovisualmente por los lugareños, y no como un conjunto de productos aislados entre sí, sino como expresión de algo más complejo y dinámico, en el cual se desdibujan constantemente las antiguas fronteras creativas e identidades tradicionales.

A la mesa, moderada por Armando Pérez Padrón, fueron invitadas varias personas que hablaron de espacios y poéticas tan disímiles como “El Almacén de la Imagen” (Jorge Campanería, Alfredo Fuentes, Reynaldo Pérez Labrada), la creación individual del documentalista Gustavo Pérez (Yamilka Álvarez), el grupo “Hieroscopia” de Nuevitas (Pedro Martín) y el Festival Internacional de Videoarte de Camagüey (Teresa Bustillo). A ello habría que sumar la presentación especial del dibujo animado El pastor de las nubes (2015), de Ingrid Castellanos y Alejandro Santomé (producido por el ICAIC), y la proyección del tráiler del documental todavía sin concluir Severo secreto, de Oneida González y Gustavo Pérez, que aborda la figura del escritor camagüeyano Severo Sarduy.

Debo confesar que como coordinador del espacio teórico guardaba mis temores en cuanto a la posibilidad de que aquella mesa desembocara en una interminable relatoría de anécdotas y efemérides. No fue así, y en tal sentido podría decirse que, en lo epistemológico, estuvo presente aquella inquietud que en algún momento apuntara Cliford Geertz:

«Lo que estamos viendo no es simplemente otro trazado del mapa cultural —el movimiento de unas pocas fronteras en disputa, el dibujo de algunos pintorescos lagos de montaña— sino una alteración de los principios mismos del mapeado. No se trata de que no tengamos más convenciones de interpretación, tenemos más que nunca, pero construidas para acomodar una situación que al mismo tiempo es fluida, plural, descentrada. Las cuestiones no son ni tan estables ni tan consensuales y no parece que vayan a serlo pronto. El problema más interesante no es cómo arreglar este enredo sino qué significa todo este fermento». Lee el resto de esta entrada

NOTAS PARA EL ESTUDIO DE LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL EN LA CUBA DE LOS NOVENTA

En el inicio de la sesión teórica del Taller Nacional de Crítica Cinematográfica, nos faltó el fluido eléctrico en la primera hora, por lo que debí exponer oralmente lo que ya llevaba por escrito. De cualquier manera, yo iba a leer apenas un fragmento de un texto demasiado extenso, que intenta hablar del fenómeno audiovisual en la Cuba de los noventa, pero antes, propone poner bajo sospecha las metodologías y herramientas que hasta ahora hemos estado utilizando para representarnos críticamente estos fenómenos. El breve debate suscitado me confirma que falta un mundo por hacer en este terreno. Comparto con los amigos un par de cuartillas de ese ensayo todavía en construcción.

Juan Antonio Garcia Borrero

NOTAS PARA EL ESTUDIO DE LA PRODUCCIÓN AUDIOVISUAL EN LA CUBA DE LOS NOVENTA

I.

En el análisis de la producción audiovisual cubana, la segmentación por décadas de acuerdo a una imaginaria línea evolutiva, junto al realce de la obra de determinados autores o “hitos”, sigue resultando la práctica más dominante. Académicamente, esta manera de enfocar las dinámicas culturales, asociada a la llamada “historia-panteón, consistente en la sacralización de los grandes nombres de autores o películas”[i], ya no goza de la posición cimera, luego de la incorporación de herramientas y modelos interpretativos que han permitido enriquecer el estudio de estos fenómenos desde perspectivas más complejas.

Con el uso de estas nuevas metodologías se ha logrado trascender esa suerte de mecanicismo intelectual que agregaba los períodos históricos sin tomar en cuenta aquellos elementos que conformarían la verdadera unidad del fenómeno, no solo en la dimensión más física, sino también en la espiritual. Gracias a ello, el objeto de estudio ya no es aislado del entorno donde nació, o reducido a sus aspectos ideológicos, estéticos, o sicológicos, sino que se intenta aprehender en toda su complejidad y dinamismo.

En lo que al cine se refiere, ya en las postrimerías de los años sesenta del siglo pasado, el francés Jean Mitry había hecho notar en la introducción del primer volumen de su “Histoire du cinema” sus reparos críticos a los antiguos enfoques historiográficos:

Una cosa aparece, pues, con claridad: por muy precisas y serias que sean las Historias del cine existentes hasta la fecha, no son más que una historia de las obras y los estilos concebida de una manera más o menos coherente (…). Ahora bien, un arte, cualquiera que éste sea, no es sólo una sucesión de obras maestras aisladas, sino un devenir temporal, una continuidad viva”.[ii]

Y más adelante describía la que a la larga se habría de convertir en su programa personal:

Se trata de valorar la aportación particular de ciertas obras en relación con las inquietudes morales o sociales que reflejan: de definir cómo y en qué medida éstas se han influido mutuamente, en qué han contribuido a la formación o a la evolución: problemas técnicos o económicos, investigaciones estéticas, condicionamiento del público, influencia de las otras artes, etc”.[iii] Lee el resto de esta entrada

UTOPÍA Y DESENCANTO EN DOS FILMES CUBANOS DE LOS 90

El desencanto en el cine cubano (mirado desde una perspectiva académica, como lo propuso en algún momento Jorge Fornet en cuanto a la literatura) todavía espera por un análisis exhaustivo. Esta ponencia presentada por Justo Planas en la segunda jornada de sesiones teóricas del 21 Taller Nacional de Crítica Cinematográfica, abre el camino a esas exploraciones de la dialéctica establecida entre la utopía y el desencanto (retomando parte de lo enunciado por Magris) en el audiovisual cubano de los noventa.

UTOPÍA Y DESENCANTO EN DOS FILMES CUBANOS DE LOS 90

Molina’s Culpa (Jorge Molina, 1992) y La Ola (Enrique Álvarez, 1995)

Por Justo Planas

Las postrimerías del XX sirvieron de inspiración para que las voces autorizadas publicaran su balance de lo que fue el pasado siglo y meditaran sobre los cambios que ha sufrido la comunidad humana en el aproximado y siempre artificial lapso de cien años. El historiador inglés Eric Hobsbawm llevó a blanco y negro su Historia del siglo XX, cuyas páginas transpiran melancolía por los tiempos pasados y pesimismo por los futuros. El politólogo norteamericano Francis Fukuyama anuncia El fin de la historia y el último hombre en 1992, que imprimió sobre la época la sensación de estar viviendo fuera de la numeración del almanaque, como si todos los días fueran un 31 de febrero. Uno de los pensadores más preclaros de la centuria, el alemán Jürgen Habermas escribiría, no sin contenido pesar, en su reflexión titulada “Nuestro breve siglo”:

En la actualidad la guerra fría continúa con los medios del trabajo historiográfico, no importa si la Unión Soviética desafía al Occidente capitalista (Eric Hobsbawm) o si el Occidente liberal lucha contra los regímenes totalitarios (François Furet). Ambas interpretaciones explican de uno o de otro modo un hecho: sólo los Estados Unidos salieron fortalecidos de ambas guerras en el mundo de la economía, de la política y de la cultura, más aún: son la única superpotencia que ha sobrevivido a la guerra fría. Esteresultado le ha dado al siglo el nombre de los Estados Unidos.

Como se sobreentiende, la caída del Bloque Socialista marca la lógica de todos estos análisis, desde lo que Hobsbawn considera como cierre del XX, hacia lo que Fukuyama asume como el fin de lo que hasta el momento habíamos entendido como historia. En esa geografía política de los 90, Cuba pasó a convertirse en un punto borroso dentro del llamado mundo unipolar, siendo por una parte declaradamente socialista, pero por la otra demasiado chiquita y periférica como para ser tomada en cuenta por el trazo grueso de la historia universal. Lee el resto de esta entrada

GUSTAVO ARCOS SOBRE EL ISA EN LOS NOVENTA…

Le pedí a Gustavo Arcos una reflexión en torno a lo acontecido con el Instituto Superior de Arte en esos años noventa que finalmente revisamos en el 21 Taller Nacional de Crítica Cinematográfica. Normalmente lo acontecido en ese campus no es tomado en cuenta por los análisis tradicionales. Y sin embargo, yo pienso que allí comenzaba a germinar mucho de lo que hoy nos inquieta. El texto de Arcos es polémico, como suelen ser los suyos, e invita a seguir pensando el asunto…

HABÍA UNA VEZ…

Por Gustavo Arcos

Mi amigo Juan Antonio me ha pedido que escriba unas palabras sobre la historia de la Facultad de Medios Audiovisuales. El Taller de Crítica Cinematográfica dedica su presente edición a leer la década de los 90 desde la perspectiva del cine, el arte y los creadores, en un proceso interactivo que no excluye al contexto. Pero… ¿cómo escribir de algo que ha estado tan silenciado e invisible? Viajar en el tiempo es un acto traumático, si además lo hacemos a un territorio casi inexplorado, la empresa puede ser una locura.

Dicen que los sueños de la razón, engendran monstruos. Espero que éste no sea el caso y así evitamos que nos devore a todos antes de terminar mi exposición. Aclaro, que parto de una lógica especulativa que pretende: recordar, sugerir y provocar. Ojalá, surjan de ella, nuevos acercamientos y lecturas, pues estamos hablando de un espacio institucional que ha producido una vasta obra cultural en sus casi 30 años de existencia.

Primero a lo primero; llegué como profesor de Historia del Cine, a la Facultad de Medios Audiovisuales a finales de los noventa, el mismo año que se le otorgaba al Instituto Superior de Arte, una extraña distinción, el Premio Imperial de las Artes que confería una Asociación Japonesa de alto nivel. En ese momento, la escuelita de cine, que es como casi todo el mundo la conocía, estaba ubicada en una casona de la calle 5ta y 20, frente a la embajada del Congo, ¿o era de Nigeria?, en la lujosa barriada de Miramar y solo ofrecía cursos por encuentros quincenales, a trabajadores de los medios. El lugar podía ser muchas cosas, pero nadie podía imaginar que detrás de la copiosa vegetación que cubría su entrada, se diseñaba de alguna manera el futuro de la industria audiovisual del país. Lee el resto de esta entrada

AFINIDADES EXISTENCIALISTAS DE MADAGASCAR Y LA VIDA ES SILBAR

Otro crítico que envió su ponencia, como una manera de estar presente en el evento fue Joel del Río. Su aproximación al cine de Fernando Pérez desde la perspectiva existencialista resulta novedosa entre nosotros, dado los prejuicios que hasta hace poco predominaban en torno a esa corriente filosófica.

AFINIDADES EXISTENCIALISTAS DE MADAGASCAR Y LA VIDA ES SILBAR

Por Joel del Río

Profundamente utilizado por el cine, el existencialismo filosófico tuvo sus raíces en el siglo XIX, a partir de algunos escritos de Søren Kierkegaard y Friedrich Nietzsche. Un siglo después, en la segunda mitad del siglo XX, todavía resultaba preeminente esta tendencia cuyos conceptos eran replicados sin cesar por el cine de autor a la europea, paradigma del ICAIC desde los años sesenta hasta hoy mismo. Si entre las divinidades tutelares de nuestros cineastas se encontraban los angustiados y egotistas Jean-Luc Godard, Andrei Tarkovski, Luchino Visconti, Luis Buñuel y Alain Resnais, es evidente que sus filmes, y las producciones cubanas relacionadas con este tipo de cine, se relacionara visceralmente con el cuestionamiento metafísico, la angustia, la melancolía, o el anhelo de trascendencia, en tributo más o menos consciente al sistema de ideas propuesto por el mencionado Kierkegaard, y confirmado luego por otros filósofos como Martin Heidegger, entre otros. Por todas estas razones, y otras que expondremos más adelante, el existencialismo de Kierkegaard y Heidegger pudieran ser auxiliares importantes para el estudio de contenido de los dos filmes dirigidos por Fernando Pérez en los años noventa: Madagascar (1993) y La vida es silbar (1998).

Condicionado por una atmósfera de pesimismo y melancolía, predominante luego de la primera y segunda guerras mundiales, el existencialismo remarcó el acento autoral de ciertos filmes interesados en determinar ciertos sentidos que debiera tener la vida, es decir, las razones esenciales por las cuales somos, estamos y caminamos hacia ignoto destino. Luego de la calamidad material y espiritual que significó el advenimiento de la última década del siglo XX, el cine cubano se encontraba particularmente predispuesto para tales subrayados existencialistas. La llamada Trilogía del Periodo Especial de Fernando Pérez, integrada por Madagascar, La vida es silbar y Suite Habana (2003) coloca la incertidumbre al centro de su dramaturgia, y se concentra, al igual que cualquier tratado existencialista, en el análisis de la condición humana amenazada, la responsabilidad individual ante cada naufragio cotidiano, y los cuestionamientos sobre el significado de la existencia, justo cuando la inestabilidad y las indecisiones invaden con sombríos acentos[1] nuestra supuestamente festiva idiosincrasia.

El Madagascar de Kierkegaard

En el mismo momento en que la palabra crisis era la más frecuente en Cuba, crisis del aparato productivo, crisis agroalimentaria, crisis financiera y crisis energética; aumento de la desigualdad social que conlleva pérdida de valores y origina el auge del individualismo, la competencia, la prostitución y el hurto; crisis de vivienda a la cual se sumó el creciente deterioro del fondo habitacional de la capital… Fernando Pérez concibe el proyecto que originó Madagascar, coescrita con Manuel Rodríguez a partir del cuento Los Beatles vs Duran Duran, de Mirtha Yáñez. El breve relato le permitió concentrarse en la tragedia de incomunicación entre una madre cansada de todo y su hija inconforme con todo, y así distanciarse del tratamiento periodístico, factual, de la crisis cubana para analizar las contradicciones, desesperanzas y angustias de una cubana que, en varios momentos de la película, se detiene a preguntarse quién soy, qué quiero y adónde voy yo y mi familia, y mi país. Tal confrontación con el medio y consigo mismo aparece perfectamente definida en el texto Concepto de la angustia, de Kierkegaard, como el llamado sentimiento de la posibilidad, o de libre albedrío limitado, o de libertad finita e impedida por las circunstancias. Tal posibilidad o libertad individual es una fuente que genera ansiedad y consternación perennes, las mismas que sentía la madre cuando intentaba localizarse vanamente en la foto panorámica de un mitin multitudinario, cuando trata de comprender los constantes ciclos de prueba y error emprendidos por su hija. Según el filósofo, la angustia inherente al ser se relaciona con lo que es posible ocurra en el futuro, o el triunfo de la nada, o mejor dicho, la posibilidad aniquiladora representada por un futuro tremebundo y verificable. Tal vez esa nada triunfal pueda localizarse en ese viaje a ninguna parte, a Madagascar, que primero sueña la hija y luego la madre. Lee el resto de esta entrada

EL CINE DIVERSEXUAL EN LA PRODUCCIÓN CUBANA DE LOS 90

Aunque no pudo llegar a Camagüey, por razones ajenas a su voluntad, nuestro conocido crítico y ensayista Frank Padrón Nodarse, envió la ponencia que iba a leer en XXI Taller Nacional de Crítica Cinematográfica. La compartimos con los amigos del blog.

LA AUSENCIA. PASOS LENTOS PERO DECISIVOS DEL CINE DE FICCIÓN “DIVERSEXUAL” EN LA PRODUCCIÓN CUBANA DE LOS 90.

Frank Padrón

 No existe nada en nuestra constitución biológica

ni en nuestras dotes genéticas que

predeterminen que debamos nacer en una época concreta y no en otra,

en una sociedad concreta y no en otra,

en un estrato social concreto y no en otro.

Agnes Heller

 “Sentirse satisfecho en una sociedad insatisfecha”.

 

En Cuba, no sólo el cine, sino los otros medios audiovisuales (radio y TV) lanzaron un velo de silencio sobre la diversidad sexual.

El decenio de los 90, con todos los cismas sociopolíticos que acaecen en el mundo     −y que repercuten inevitablemente en nuestro país− significa un paso de avance aún mayor respecto al reconocimiento de los homosexuales y sus derechos. Paradójicamente, el desafortunado incremento del SIDA en la sociedad cubana (dentro de cuyas estadísticas se revelan no pocos casos con esta tendencia) implica también una mayor consideración oficial, que incluye excelentes planes médicos y sociales, totalmente gratuitos (pese a los elevados costos que ellos acarrean) para todos los afectados, al margen de las preferencias sexuales.

Con la subrayada incorporación del sujeto de la diversidad al arte y la literatura en el mundo entero (gracias, en buena medida, a las tenaces luchas del LGTBI y la entronización que el movimiento socioartístico conocido como el Posmoderno lleva a cabo en torno a ésta y otras minorías [1]), el cine cubano, el audiovisual en términos más amplios, empieza a despertar del letargo, comienza como a enterarse deque existe tal modalidad ontológica, y tímidamente la va “invitando ”a participar en sus relatos.

Ya la literatura ( con los llamados “novísimos” de la narrativa) y los plásticos (dentro del fuerte e iconoclasta movimiento de mediados de los 80) tenían al gay como una suerte de huésped ilustre, llegado tarde (pero nunca demasiado, si la dicha es buena), al punto de que en la década siguiente difícil era no encontrar, sobre todo en la cuentística, algún ejemplo que, de un modo u otro, no aludiera al tema.

Sin embargo, el cine y su hermana “menor” (sólo en la magnitud de su pantalla, bien se sabe) continuaban padeciendo el retraso y la timidez; aún el homosexual, con la peculiaridad de sus conflictos, la singularidad de su mundo, continuaba siendo “persona non grata” en la representación fílmica, o la integraba de modo tan superficial y maniqueo, que lo mejor parecía ser el silencio.

 

LOS TÍMIDOS ANTECEDENTES.

En Cecilia (1981), la controvertida versión de Humberto Solás sobre la novela de Cirilo Villaverde, los personajes de Leonardo (el español Imanol Arias) y uno de sus amigotes de juergas, muestran algo que pudiera interpretarse también como una insinuada y a la vez soterrada bisexualidad; entre ellos hay ciertas miradas, ambiguas señales, sobre todo cuando comparten con el sexo opuesto, que permiten aventurar dicha tendencia. Sin embargo, no puede rastrearse en tal guiño, una presencia del tema en esa cinta.

Ello, de un modo mucho más abierto, aparece, exactamente una década más tarde, en Adorables mentiras (1991) de Gerardo Chijona: en una escena, vemos al guionista protagónico (Luis Alberto García), sentado en las piernas del personaje- director (Jorge Cao). Pero tampoco aquí pasa de una pincelada, un detalle, una motivación dramática ni siquiera de peso en la trama.

También en Alicia en el pueblo de Maravillas (1990), la polémica cinta de Daniel Díaz Torres, la protagonista interpretada por Thais Valdés se disfraza de varón por determinada circunstancia, y cuando en tal facha besa a su novio (Albertico Pujols), una mujer que los descubre grita escandalizada: “Dos hombres besándose”. Referencia fugaz al terror social que este tipo de caso genera en la gente sencilla, de pueblo (el aviso tiene la traza de quien revela un grave delito), tampoco en esta obra el tema posee un tratamiento ; no pasa de una anécdota, un gag de los muchos que informan la comedia. Lee el resto de esta entrada

21 TALLER DE CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA: PROGRAMA PARA EL SÁBADO 21 DE MARZO

Sábado 21 de marzo

9.00 am/ Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Presentación especial de El pastor de las nubes (2015), de Ingrid Castellanos

image0011

image0011

Mesa: La producción audiovisual en Camagüey

Participan: Yamilka Álvarez, Alfredo Fuentes, Reynaldo Pérez Labrada (Almacén de la Imagen), Jorge Campanería (Imágenes posibles), Hieroscopia (Nuevitas), Teresa Bustillo (FIVAC), Oneida González.

Modera: Armando Pérez Padrón.

2.00 pm/ Multicine Casablanca

CONFERENCIA: SEXO, EROTISMO Y PORNOGRAFÍA EN EL AUDIOVISUAL. 

Conferencista: Gustavo Arcos Fernández-Britto.

Crítico y profesor de la Facultad de Medios Audiovisuales de la Universidad de las Artes. La Habana.

Asuntos a tratar: Tratamiento del desnudo y el cuerpo en el arte. Sexo, represión y representación. Lo erótico y lo pornográfico: ¿Existe una diferencia?  Sexo y contracultura. Hiperrealismo y puesta en escena. El sujeto representado. Del discurso feminista a la postpornografía.

4.00 pm/ Galería Larios

Exposición Bipersonal “Cartel (-) Documentales” de Angélica M. M. Loucraft, Eliecer Jiménez Almeida.

Cartel expo de Angelica

8.30 pm/ Callejón de los Milagros

Gala de clausura. Dirección artística de Jesús Rueda Infante

9.00 pm/ Multicine Casablanca

Presentación del filme Venecia, de Enrique (Kiki) Álvarez.

Presenta: Enrique (Kiki) Álvarez

image001

image001

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.892 seguidores