Conversando con Daniel Céspedes

Aquí está la primera parte de las respuestas que le hice llegar en su momento al crítico Daniel Céspedes. Quiero agradecerle a mí colega la oportunidad que me ha dado de poner en orden algunas ideas que me vienen rondando desde hace tiempo, acerca de este “oficio de la crítica de cine”.

JAGB

“El crítico también es una sucesión impredecible de muchos Yo” (parte I)

Por Daniel Céspedes

En su texto “Para qué sirve un diálogo”, presente en su más reciente volumen El suicidio de la sabiduría (Notas sobre cultura audiovisual, tecnologías digitales y creatividad), Juan Antonio García Borrero, “Juani”, (Camagüey, 1964), nos recuerda: “Lo que Diego y David nos ofrecieron desde hace años en Fresa y chocolate fue una clase de buena conversación, de diálogo inteligente y productivo. Y la prueba más contundente que tengo es que, minutos después de haberla visto, ya nunca más fui el mismo”. Así sucede cuando leemos uno de sus textos cortos o volúmenes como La edad de la herejía (2004) y Otras maneras de pensar el cine cubano (2009).

Juani es uno de los escritores sobre cine y uno de los pensadores culturales más productivos de toda Cuba. Escribe claro y bonito. Este segundo mote es muy menospreciado pero, a las claras, más pretendido que alcanzado por los críticos de cine. Amén de sus títulos más reconocibles, es un gran promotor dentro y fuera del país. De ahí que haya sido seleccionado en varias ocasiones para figurar como jurado en distintos festivales del mundo (España, Perú, La Habana, Chile).

De los reconocimientos que ostenta, merece recordarse que ha sido el primer colega de profesión en obtener en tres ocasiones el Premio Nacional de la Crítica Literaria por libros acerca del cine.

García Borrero posee, además, uno de los blog más notables del país, donde no teme ni reproducir por escrito voces de la crítica de cine o el pensamiento en Cuba.

Se une al diálogo quien, acertadamente, ha escrito: “Insisto en que una película no cambia la realidad, pero sí puede contribuir a que uno cambie frente a ella, y ya de paso ayudarnos a ser mejores personas”.

 

Cuando era estudiante de Historia del Arte escuché que cuando un crítico de cine concursaba en el Premio Caracol en el apartado de Ensayo e Investigación y sabía que tú participabas, surgía la duda de si mantenerse en el concurso o retirarse. De hecho, Juani, los has alcanzado en ocho ocasiones. Pudiera decirse que es el Óscar de los críticos de cine en Cuba. Sin embargo, soy de los que piensa que un premio así debería ser del nivel del Guy Pérez-Cisneros, pues sigue siendo algo dependiente de un premio plural que, siento, lo eclipsa bastante. ¿Qué piensas?

No conocía esa anécdota que cuentas, y me parece un poco exagerada. De todos modos, a estas alturas de mi vida tengo mis propias impresiones de los premios. No es que no me interesen ya. Sirven para concederle visibilidad al trabajo que uno ha realizado, y económicamente te ayudan, pero obtenerlos depende de muchos factores, y no siempre es la calidad del texto lo que termina imponiéndose. Digamos que he tenido bastante suerte con los premios a pesar de que la mayoría de esos ensayos se han planteado poner bajo sospecha lo que tradicionalmente se defiende. Y creo que sí, que ya es hora de que se convoque en Cuba un premio que tome en cuenta las posibles excelencias del ojo crítico en el terreno audiovisual.

Por supuesto que es importante resaltar el conjunto de producciones audiovisuales, como lo hace el Caracol, pero si no logramos construir un cuerpo de ideas que contribuyan a dinamizar toda esa producción a través de los debates sistemáticos, y que estimulen la reflexión de largo alcance (no solo las crónicas de ocasión), pues entonces correríamos el peligro de seguir consolidando esa tendencia autista que tiende a separar de modo drástico a creadores y críticos, cada uno de ellos enfocados en su propio mundo interior, divorciados por completo de una realidad que a la larga nos hospeda a todos, sin distinciones profesionales. (Para seguir leyendo, pinchar aquí)

Buscando a Casal (2019), de Jorge Luis Sánchez

Café Galería Nuevo Mundo, comienza el sueño…

Ya tenemos al alcance de nuestras manos un nuevo sueño por el cual luchar: la apertura del Café Galería Nuevo Mundo, que queremos inaugurar en el marco del V Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales.

Este es un viejo sueño, y de hecho, el proyecto de ambientación defendido por el arquitecto Diango Esquivel (y cuyas imágenes se muestran encima), fue presentado en la última sesión de trabajo del II Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, celebrado en el año 2017.

Como es obvio, del sueño a la realidad tendremos cambios, ajustes, pero la esencia humanista se mantendrá: construir un espacio de reunión donde, más allá del consumo de las infusiones, las ideas ganen visibilidad gracias al intercambio sistemático de las personas, no en una dimensión virtual (como tanto abunda hoy), sino cara a cara.

Sé que las referencias vienen muy de cerca, pero Café-Galería Nuevo Mundo podría convertirse en un espacio de referencia, toda vez que cuenta con una ubicación envidiable, una infraestructura única en el país que permite descargar, a través de una wifi pública y gratuita, diversos contenidos culturales, además de formar parte de una institución cultural donde es posible disfrutar de la proyección de una película, acceder a los fondos fílmicos y bibliográficos de la Mediateca, así como a las diversas exposiciones que hoy se montan en la Galería QR.

En Camagüey la tradición del Café como espacio de socialización cultural tiene en La Comarca (AHS) un buen referente.  En realidad, esta es una tradición milenaria que, hace más de un siglo, hacía pensar a Cirilo Villaverde que los cafés “(…) en mi concepto forman el rasgo urbano más característico de Cuba”, describiéndolos más adelante como el lugar “de la murmuración masculina, de los matadores del tiempo de todos los países y de los hombres de negocio”. Escritores como José Lezama Lima (ese gran conversador) a mediados de los cincuenta se quejaba de que “en La Habana no hay un sitio donde conversar, un café arquetipo, sin ruido y donde entre sorbos se pueda hablar de la teoría de las ideas o de los colores…”.

El sueño de Café-Galería Nuevo Mundo tiene que ver con la pretensión de esa utopía: un Café donde se respire la creatividad intelectual a través del ejercicio de la comunicación que antecede a la proyección de una película, o surge de la apreciación de la misma.

Al final, se trata de acompañar la construcción de centros de sociabilidad donde la conversación entre dos o más recupere el carácter terapéutico que siempre tuvo, pues, como anotaba Georges Courteline: “El mundo se divide en dos clases: Los que van al Café y los que no lo frecuentan nunca. Son dos mentalidades completamente distintas y contrapuestas. Y los que van al Café, infinitamente superiores“.

Juan Antonio García Borrero

Ecos de Santamareare 2019

Panel sobre la telenovela “Entrega”, con Alberto Luberta Martínez (director) y los intérpretes Ray Cruz, Patricia Ramírez, y Ana Flavia Barrios

Son raros los eventos en nuestro país que se convierten, no en fin, sino en medios capaces de pensarse como un camino que quiere alcanzar la novedad. Otras veces lo he dicho: para mí el valor de los eventos debería medirse por lo que tú logres apreciar de ellos después que han terminado: el camino que logran abrir, y por el cual se comienza a transitar con plena conciencia.

La mayoría de nuestros eventos suelen brillar y agotarse en sí mismos. Durante tres o cuatro días un grupo de personalidades se reúnen, plantean inquietudes, hacen catarsis subidos en el muro de las lamentaciones, invocan a un Mesías que nunca llega, y una vez terminado, regresan a la tranquilidad de sus casas para dejar que el mundo siga desenvolviéndose del mismo modo que este lo hacía antes de que se iniciara la reunión.

Por supuesto, hay excepciones. Yo acabo de acabo de regresar (todavía deslumbrado) de la ciudad de Caibarién, donde se celebró el XXXVI Premio Santamareare 2019, que bien pudiera ser una de esas citas que rompió con las generalidades.

El entorno costero, ubicado en la zona norte de Villa Clara, aún impacta mi memoria.Las vistas al mar, el malecón que según nuestro anfitrión y cicerone insuperable Julio Aude (presidente del Comité Municipal de la UNEAC allí) es el segundo mayor del país, las edificaciones que aún bajo el efecto de un sinnúmero de agresiones ambientales conservan toda una mística, el ensayo de parranda que se organizó en la Plaza Libertad para el disfrute de los delegados, hacen difícil que uno pueda olvidar el tránsito por este sitio.

Pero hay que evitar que los encantos naturales de Caibarién, y el impecable profesionalismo de los anfitriones,nos impulsen a olvidar el motivo de lo que nos llevó hasta allí. Porque los que fuimos a Caibarién estábamos convocados a participar en un evento que, según se lee en la convocatoria,tiene como su gran objetivo“contribuir al desarrollo artístico de nuestros medios de comunicación y elevar la calidad de sus creaciones”.

Al Santamareare también se le conoce como el Caracol del centro, y tendría como aspiración común con el Caracol habanero y el Caracol santiaguero (ese que responde al nombre de Félix B. Caignet), no solo el reconocimiento de las producciones audiovisuales y radiales que compiten, sino el debate teórico.

En ese punto es donde siempre llegan a mí las interrogantes: ¿de qué modo las discusiones que tienen lugar en estos eventos pueden “contribuir al desarrollo artístico de nuestros medios de comunicación y elevar la calidad de sus creaciones”? Trato de llamar la atención sobre el hecho de que, por lo general, cuando organizamos un evento de este tipo no nos estamos abriendo de manera desprejuiciada al desarrollo (que es siempre cambio incesante e impredecible), sino en todo caso reclamando el apego a una tradición y a unos modos de representación que ya han sido asumidos casi como el fin del lenguaje.

Dicho de otro modo: en no pocas ocasiones nuestros debates (de manera inconsciente) se erigen en diques de contención, donde la creatividad demasiado extravagante se asume como algo patológico que viola la norma, y decreta todo un sistema de prevenciones en el cual lo novedoso en términos de representación alcanza pocas posibilidades de legitimarse.

Tuve esa impresión sobre todo en los debates que acompañaron el panel donde Alberto Luberta Martínez, y los intérpretes Ray Cruz, Ana Flavia Barrios, y Patricia Ramírez conversaron sobre la telenovela Entrega, que transmite en la actualidad, con gran aceptación de público, la televisión cubana.

Francisco Delgado Márquez

Pienso que las aproximaciones a la radio resultaron mucho más provocadoras, destacando en este caso la conferencia “Escuchar la radio: otra forma de hacer, otra forma de comunicar”, de Francisco Delgado Márquez, quien, además, ofreció ejemplos prácticos de cómo se puede ir más allá de la norma para recrear en este caso universos sonoros que están allí, al alcance de nuestros oídos, pero que hemos terminado por desterrar de nuestras construcciones más usuales. Y el hecho de poder escuchar y debatir en la tarde los programas Stereo-Ciencia, de Yuniel Rodríguez Chávez (Radio Jaruco)dedicado al ciberacoso, y Los dueños de una melodía, de Misael Lageyre Mesa (Radio Siboney) confirmaron que tal utopía es alcanzable. Lee el resto de esta entrada

Gustavo Arcos, un sospechoso habitual

Por paradójico que parezca, para los seres humanos no hay nada más difícil de ver que lo evidente. Nos cuesta trabajo asumir que la realidad es complejísima, y que, por eso mismo, necesitamos del punto de vista de aquellos que no piensan como nosotros.

Bauman lo tenía muy claro cuando afirmaba que “el diálogo real no es hablar con gente que piensa lo mismo que tú”. Sin embargo, entre nosotros todo aquel que piensa diferente se convierte de inmediato en un emblema de una sospecha que, conjeturas mediante, ayudan a construir conclusiones donde lo único que sobresalen son los prejuicios.

Gustavo Arcos es uno de esos sospechosos habituales que más ayuda a que la crítica cinematográfica cubana no se muera de aburrimiento y sobredosis de azúcar. A cada rato lo vemos irrumpir en escena con un arco que le hace honor a su apellido, y una flecha que vuela raudo hacia lugares que por lo general se prefiere bordear.

Yo no podría precisar ahora mismo cuando fue que leí por primera vez a Gustavo Arcos. Pero supongo que esté relacionado con aquella anotación que Canetti compartió alguna vez: “Mi pesquisa se ha dirigido siempre de un modo especial a aquellos que mantenían despierta en mí la capacidad de réplica”.

Por suerte, aunque no recuerde cuando lo conocí, en este mismo blog se pueden encontrar un montón de textos donde Gustavo Arcos polemiza, habla claro y alto, se le contesta de las más diversas maneras (pero siempre con respeto),.

Ahora leo esta entrevista, y veo que hay un montón de cosas que no conocía de mi amigo Gustavo Arcos. Y se hace más fuerte en mí el deseo de seguir siendo, junto a él, un sospechoso habitual en el contexto de la crítica cubana.

Juan Antonio García Borrero

Gustavo Arcos: “Dijeron que ejercía nefasta influencia sobre los jóvenes”

Por Daniel Céspedes

Es acaso el crítico de audiovisual más polémico de todos los que ejercemos el criterio en Cuba. El profesor Gustavo Arcos Fernández-Britto (La Habana, 1965), a quien han descrito como “privilegiado y reciclador”, no termina de salir de una disputa para entrar en otra.

Algunos supondrán que quiere llamar la atención; otros admitirán que le gusta implicarse y complicarse. Pero quienes lo conocemos un poco más de cerca sabemos que Arcos solo interviene en asuntos que valen la pena, para defender una obra y su autor. Mas ello no supone que, en la defensa, renuncie al examen. Todo lo contrario. Juzga porque está constantemente a la mira.

Como esas películas que, por prohibidas, uno las busca más, no hay mayor tentación para seguidores y detractores que averiguar qué dijo o escribió Gustavo Arcos.

Gustavo, ¿aún sigues prohibido en la televisión?

Sí, en la televisión y en todos los medios oficiales, desde hace 5 años.

Existe una quincena de programas, apariciones o entrevistas, ya grabadas, que no se han transmitido. Varios proyectos audiovisuales, presentados por los que alguna vez fueron mis alumnos, han debido buscar a otros colegas o presentadores porque la dirección de la televisión no desea mi presencia en ellos. (Para seguir leyendo, pinchar aquí)

Siglo XXI: los nuevos desafíos de la educación

Hace un rato leí este brevísimo texto en el inicio de la Jornada por el Educador en Camagüey. Quería agradecer a nombre de todos los implicados en el Proyecto El Callejón de los Milagros (Sectorial Provincial de Cultura, Centro Provincial de Cine, Unión de Informáticos de Cuba) la deferencia mostrada por el Sectorial Provincial de Educación en el territorio.

Siglo XXI: los nuevos desafíos de la educación

El siglo XXI nos está obligando a repensar las concepciones tradicionales que teníamos del proceso educativo. El hecho de que vivamos a diario sumergidos en lo que pudiéramos considerar “la invisible dictadura de la imagen”, impide que podamos apreciar con todo el rigor que amerita la necesidad de una transformación profunda de los métodos de enseñanza.

Hoy en día nuestros alumnos llegan a las aulas con un conjunto de informaciones adquiridas de un modo informal por los más imprevistos canales. Esa información, como ya sabemos, no es todavía conocimiento, que es lo que en definitiva persiguen construir los maestros y alumnos en las aulas, pero el espejismo que hace creer que el simple almacenamiento de datos ya garantiza la adquisición de determinadas competencias, termina anulando todo esfuerzo ulterior.

He allí el gran peligro de nuestra época: ha puesto en nuestras manos un sinnúmero de dispositivos que parecieran facilitar el proceso de aprendizaje. Y, sin embargo, cada vez se hace más evidente que la calidad de ese trueque de conocimientos se ha visto impactado de modo negativo, sobre todo porque nos viene faltando la llamada alfabetización informacional.

Por suerte en Camagüey el Sectorial Provincial de Educación implementa directivas encaminadas a fortalecer en el territorio el Tercer Perfeccionamiento del Sistema Educacional, y para el Proyecto El Callejón de los Milagros es un verdadero orgullo que se le tome en cuenta como una de las agencias aliadas.

Desde el Callejón intentamos fomentar el uso creativo de la tecnología en función de la gestión cultural y el aprendizaje permanente. Por eso para el Proyecto es imprescindible la alianza estratégica con un sector como Educación, que es donde ahora mismo se está sembrando ese futuro que habitarán las nuevas generaciones, pero sin perder de vista que hoy en día el proceso de aprendizaje se transversaliza a lo largo y ancho de nuestra cotidianeidad.

Las puertas del Callejón de los Milagros permanecerán abiertas para todo tipo de iniciativa que tenga como fin el fortalecimiento del sistema de Educación, y trabajando siempre sobre la base de los diez conceptos claves que guían nuestro trabajo: jerarquización de la cultura audiovisual, ciberalfabetización, inclusión digital genuina, aulas inteligentes, desarrollo endógeno y comunitario, perfil sinérgico, interactividad, intercreatividad, y sobre todo, mucho pensamiento crítico.

Como explicaba con gran lucidez la pensadora alemana Hannah Arendt:

La educación es el lugar en que decidimos si amamos al mundo lo bastante como para asumir su responsabilidad y, por la misma razón, salvarlo de esa ruina que, de no ser por este renovarse, de no ser por la llegada de lo nuevo y lo joven, sería inevitable. Y la educación también está donde decidimos si amamos a nuestros hijos lo bastante como para no expulsarles de nuestro mundo y dejarles a merced de sus propios recursos, para no arrebatarles su oportunidad de emprender algo nuevo, algo que no hemos previsto, sino prepararles con antelación para la tarea de renovar un sentido común”.

Felicidades a todos los educadores camagüeyanos.

Juan Antonio García Borrero

Convocatoria XIII Edición del Taguabo 2020

COMITÉ PROVINCIAL

UNION DE ESCRITORES Y ARTISTAS DE CUBA

CONVOCATORIA XIII EDICIÓN DEL TAGUABO 2020

Con el objetivo de contribuir al desarrollo artístico de nuestros medios audiovisuales y de estimular la calidad en las obras de sus creadores, la Filial de Artistas Audiovisuales y Radio de la UNEAC, el CIERIC. CITMA y el Sectorial de Cultura de Banes en Holguín convocan al Concurso TAGUABO 2020 de acuerdo a las siguientes bases:

  1. Podrán participar todos los realizadores cubanos o extranjeros residentes permanentes en el país, sean o no miembros de la UNEAC, quienes solamente concursarán con obras dedicadas al accionar comunitario, el cuidado y comportamiento del medio ambiente, así como sobre el tema de los derechos de las niñas y los niños sin distinción de géneros estéticos en su modo de contar las historias.
  2. Se podrán concursar con obras inéditas o transmitidas, proyectadas o exhibidas entre el 1ro de Mayo de 2019 al 9 de Marzo de 2020.
  3. Dichas obras, ganen o no, pasarán a formar parte del patrimonio de la Asociación de Audiovisuales y Radio del Comité Provincial de la UNEAC en Holguín.
  4. Solo se consignarán dos categorías a concursar: Audiovisual (Cine, TV y Video) y la categoría Radio, sea del género dramatúrgico que sea (Documental, corto metrajes, ficción, etc.) Tanto en las realizadas por mayores como en las realizadas por niños.
  5. El jurado otorgará un premio por cada una de las categorías, consistente en certificado, réplica de la estatuilla Taguabo y premio en metálico.
  6. Sólo se otorgará un premio único a la MEJOR OBRA AUDIOVISUAL y otro a la MEJOR OBRA RADIAL creadas por mayores y/o creadas por niños..

CINE, TELEVISIÓN Y VIDEO

El premio a la mejor obra en metálico creada por adultos consistirá en:

$1000.00 CUP, Diploma y estatuilla. Lee el resto de esta entrada

Coloquio “Desiderio Navarro. Universo Criterios”

Como me hubiese gustado participar de oyente en este Coloquio que hablará, nunca mejor dicho, del “Universo Criterios”, que sería lo mismo que decir, “Universo Desiderio Navarro”.

Todo lo que acá en Camagüey estamos haciendo, vinculados al uso creativo de la tecnología digital en función de la gestión cultural y el fomento del pensamiento crítico, se lo debemos a Desiderio Navarro.

También allí puede tasarse la importancia de un legado intelectual que se ocupó de lo teórico desde un punto de vista tradicional, pero hizo suyo el desafío que nos vienen planteando a todos el actual desarrollo de las Humanidades Digitales.

Fue un pionero, un visionario, una suerte de zahorí con el don de descubrir lo oculto por debajo de esas superficies que nos hace creer a muchos que ya todo está visto.

Comparto el Programa teórico que ha llegado a mi correo, y también aquel mensaje que enviara a los organizadores del Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales celebrado en Camagüey, al que no pudo asistir por razones de salud.

JAGB

PROGRAMA  DEL COLOQUIO DESIDERIO NAVARRO UNIVERSO CRITERIOS.

DIA. 19 de noviembre de 2019.

HORA.  9.30 am- 1.00 PM

LUGAR: Teatro de la Biblioteca Nacional José Martí. Lee el resto de esta entrada

La ciberalfabetización de Elpidio Valdés

Ayer el Cine Club “Elpidio Valdés” (integrado por niños y niñas de la escuela Enrique Casals Villareal del reparto Albaisa), se desplazaron hasta el Centro de Interpretación de la Ciudad (lo que popularmente las personas conocen como “La Maqueta”).

Las instantáneas tomadas podrán darnos una pálida idea de lo que allí sucedió, pero en realidad ninguna foto describe con exactitud lo que, más allá de lo formal, podría estar pasando con este grupo de niños que, gracias al uso creativo de la tecnología y el asesoramiento de sus maestros, convierten en conocimiento lo que tradicionalmente no es más que simple información.

En esta ocasión el Cine Club Elpidio Valdés trabajó de conjunto con el Proyecto SIGEPA (Sistema de Gestión Patrimonial), que auspicia la Universidad de Camagüey, con el respaldo de Cosude, la Agencia de Cooperación suiza para el desarrollo. Lee el resto de esta entrada

Première en Camagüey del documental “Rumbatá” (2019), de Isabel Santos


Sé que esta noticia alegrará a los numerosos seguidores que tiene la agrupación liderada por Wilmer Ferrán: el próximo viernes 22 de noviembre, a las diez de la mañana, en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, la prensa podrá apreciar Rumbatá, documental realizado por la reconocida actriz Isabel Santos, y luego compartir con la directora y protagonistas de la producción.

Y ese mismo día, por la noche, el material tendrá su première en la Plaza de los Trabajadores, en una proyección pública que pondrá a la rumba en el centro mismo de la ciudad.

Asimismo, las personas con posibilidades de conectarse a la red El Callejón de los Milagros podrán descargar de modo gratuito información técnica del documental, fotos, reseñas, así como dos números musicales del disco más reciente de la agrupación.

JAGB