TODAVÍA BLOGUEO, LUEGO EXISTO…

diez-anos-blog-cine-cubano-la-pupila-insomneEl 25 de febrero del 2007 escribí mi primer post para “Cine cubano, la pupila insomne”. Jamás pensé que diez años después el blog estuviese todavía activo.

Todo aniversario cerrado invita a pensar lo que ha implicado ese tiempo transcurrido. Confieso que en mi caso a ratos me siento una suerte de sobreviviente. Esta ya no es la época de los blogs, aunque sigan existiendo esos espacios. Ahora la gente prefiere expresarse a través de Facebook u otras redes sociales, y ya sabemos que Facebook nos obliga a no ser demasiados “profundos”.

Cuando abrí el blog, en Cuba estaba ocurriendo la llamada “guerrita de los emails”. Dos días antes Arturo Arango había leído en el ISA un texto que tituló “Pasar por joven (con notas al pie)”, que prolongaba el debate (más allá de lo catártico) que Ambrosio Fornet abriera con la conferencia “El Quinquenio Gris: revisitando el término”, leída en la Casa de las Américas el 30 de enero del 2007.

Aquella fue una época en la que muchos intelectuales creyeron que intervenir y debatir en esta zona de la esfera pública, era legítimo y útil. De hecho, creo que lo mejor de este blog no está en lo que yo he escrito, sino en las contribuciones que los otros intelectuales han realizado, en las numerosas polémicas que aquí han tenido lugar. En el caso del cine, siempre digo que fue el mensaje circulado en aquel momento por Enrique Colina lo que más me estimuló a pensar en serio abrir esta bitácora. Lee el resto de esta entrada

CONTRA LAS ADICCIONES EN EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS

Luego de tres días de actividades intensas, concluyeron los ejercicios que, de modo oficial, convierte a la Dirección Provincial de Educación en Camagüey en uno de los principales aliados estratégicos del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”.

Sócrates recomendaba hablar para que nos vieran. Y este conjunto de ejercicios dirigidos a combatir las adicciones, ha servido no solo para que los alumnos se enteren de los recursos gratuitos que tienen a su disposición en este Callejón de los Milagros, sino también los profesores, psicólogos, bibliotecólogos, informáticos, etc, que participaron en las actividades.

Por otro lado, la presencia de Mercedes Escudero Olazábal, Directora Provincial de Educación en el territorio, junto a supervisores de la nación, nos ha garantizado que los directivos de primer nivel conozcan del Proyecto por sus propios ojos, que siempre será mejor que recibir las versiones que dan los medios, o cualquiera que de buena fe comente lo que allí se hace.

Sé que este es solo el principio. Si queremos que de verdad el Paseo Temático del Cine de Camagüey se convierta en una gigantesca aula inteligente, para bien de la comunidad de camagüeyanos que transitan por allí, tendremos que insistir en construir alianzas estratégicas capaces de impactar en las Políticas Públicas. E insistir todos los días.

Juan Antonio García Borrero

UN LIBRO ELECTRÓNICO PARA LA CRÍTICA DE CINE EN CUBA

Se impone destacar la noticia: al fin la crítica de cine en Cuba tiene su primer libro electrónico. El título es “Voces en la niebla”. Su autor es Antonio Enrique González Rojas. Por su parte, los editores no podían ser otros que los de Claustrofobias, ese Proyecto de fomento de la lectura que desde Santiago de Cuba impulsa el uso creativo de las nuevas tecnologías.

“Voces en la niebla” es un conjunto de ensayos sobre diversos materiales audiovisuales realizados por jóvenes realizadores cubanos en el lustro que va del 2010 al 2015. Ya habrá tiempo de dialogar, coincidir o discrepar con las ideas expresadas por González Rojas, que ha sido, junto a Dean Luis Reyes, Gustavo Arcos, y Joel del Río, uno de los críticos que ha observado con mayor vehemencia la producción de los nuevos realizadores del patio. Por el momento me interesa resaltar lo que significa la publicación de este libro en el formato digital para nuestro contexto.

La crítica de cine en Cuba sigue siendo hasta ahora incurablemente analógica. Esto quiere decir que, aunque escrita por lo general en ordenadores (ignoro si aún queda alguien que por problemas económicos o simple romanticismo apela a la antigua máquina de escribir o al lápiz) no hemos logrado que lo que decimos y la manera en que lo decimos sea diferente a la forma en que se hacía en el siglo XX.

No estoy hablando de la calidad conceptual de los libros publicados en los últimos tiempos, varios de ellos formidables. Hablo del modo en que los autores y editoriales nos seguimos aferrando a un modo de comunicarnos literariamente que pertenece a un pasado ya superado para siempre. Uno podrá deprimirse viendo como las antiguas prácticas culturales (la lectura de libros impresos en papel, el visionaje de películas en pantallas grandes) se hacen cada vez más arcaicas, pero la solución no está en el lamento y la amonestación resentida, sino en descubrir que en los nuevos escenarios también hay modos de hacer cultura.

Yo todavía no conozco ningún crítico cubano de cine que haya pensado en publicar sus libros apelando a estas nuevas modalidades tecnológicas. Y es lógico. Tantos años donde el libro de papel ha terminado fetichizado y convertido en un gran mito, impiden pensar en algo renovador. Así que se prefiere entregar a una editorial todo lo escrito, para que esta lo ponga a circular en un soporte que (ya sé que suena terrible y apocalíptica esta idea) cada vez se aprecia menos por las nuevas generaciones. Lee el resto de esta entrada

LA NANA ELECTRÓNICA DEL NIÑO EN EDAD PRE-ESCOLAR

En Cuba existe un consenso bastante generalizado alrededor de la necesidad de orientar al niño en cuanto al consumo crítico del audiovisual. Sin embargo, casi siempre se piensa en los pequeños a partir de la edad en que estos ingresan a la escuela. Pero, ¿qué pasa con la llamada “primera infancia”, esa que va desde el nacimiento hasta los seis años?

Probablemente no nos damos cuenta que es en esta etapa donde el niño está más expuesto a los mensajes de la producción audiovisual, sin orientación alguna. Al no existir un maestro, o alguien que oriente críticamente lo que puede resultar más beneficioso para los infantes, el niño termina convirtiéndose en un receptor harto pasivo de lo que los adultos (muchas veces sin preparación) disponen. En esos casos, el televisor o todo lo que se parezca suele convertirse en una suerte de nana electrónica.

Por suerte en nuestro país ya existe el Centro de Referencia Latinoamericano para la Educación Preescolar (CELEP), el cual en la actualidad dirige el Proyecto de Investigación “Acercamiento de los niños, las niñas de la primera infancia y sus familias a una cultura audiovisual”.

Según su directora Odet Noa Cománs, el “proyecto reúne ya un grupo de resultados entre los que destacan: criterios para la selección de un audiovisual que funcione en la primera infancia, compilación de audiovisuales de calidad para la primera infancia, realización de un grupo de cortos audiovisuales como resultado de una experiencia de colaboración con estudiantes del Instituto Superior de Diseño (ISDI), ayudas y orientaciones a las familias para la utilización pertinente del audiovisual infantil, programa de capacitación a docentes y promotoras, entre otros”.

Dada la importancia de la estrategia planteada, el CELEP ha sido invitado al “Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, que celebraremos en Camagüey a finales del mes de abril con el siguiente eje temático: “Infancia, cultura audiovisual y tecnologías digitales”.

En el encuentro, que pretende convertirse en un gran Taller de Experiencias vinculadas al consumo audiovisual de la comunidad infantil, también estarán participando representantes de la Plataforma Latinoamericana y Caribeña del Universo Audiovisual de la Niñez y la Adolescencia, Cinesoft, así como los rectores de los Proyectos Picacho (Sierra Maestra) y “Rodando fantasías” (Villa Clara).

Juan Antonio García Borrero

CIBERTERTULIA SOBRE EL CONSUMO DE LA ANIMACIÓN JAPONESA EN CAMAGÜEY

animacion-japonesa-en-camagueyEn la ciudad de Camagüey existe un gran grupo de seguidores de la cultura japonesa, sobre todo del cómic y la animación de ese país. Es por ello que desde el 2011 funciona el “Proyecto Manga Q’ba”, el cual promueve entre nosotros parte de las prácticas culturales de ese país en nuestra ciudad.

Sobre las diversas actividades que realiza el grupo, vinculadas al audiovisual, estaremos hablando en El Callejón de los Milagros el próximo jueves 23, con Carmen Rosa Olazábal, Alfredo Fuentes, y Juan Carlos Gil.

Ese día también será presentado el libro “Hentai. Introducción al anime erótico japonés”, de Yudith Vargas Riverón (Ediciones ICAIC/ Editorial UH), y los interesados podrán acceder de modo gratuito al Portal El Callejón de los Milagros, donde podrán encontrar un grupo de materiales y películas vinculadas al tema.

Por otro lado, con la Cinemateca Wifi del mes de marzo, la cual estaría disponible a través de la red “El Callejón de los Milagros”, se podrá descargar el catálogo del ciclo sobre cine japonés que puede alquilarse en la Mediateca del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo. Aquí comparto las palabras escritas por el crítico de cine Mario Naito, cuando el mismo se presentara en la Cinemateca de La Rampa.

JAGB

MUESTRA DE CINE JAPONÉS

Por Mario Naito

Aunque la cinematografía japonesa tuvo su inicio en una fecha tan temprana como 1899, no es hasta comienzos de la década de los años cincuenta del pasado siglo que viene a ser verdaderamente conocida en Occidente. El filme Rashomon, de Akira Kurosawa, ganador del León de Oro de Venecia, y más tarde de un Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera exhibida en EE.UU., abre las puertas a un mundo rico de costumbres, tradiciones y leyendas del que solamente los estudiosos tenían conocimientos.

Con los triunfos sucesivos de Kenji Mizoguchi (Ugetsu Monogatari y El intendente Sansho) y Akira Kurosawa (Los siete samuráis) en Venecia, y el máximo galardón de Teinosuke Kinugasa en Cannes con La puerta del infierno, se reafirma la excelencia de la cinematografía nipona de esos años y se descubren nuevos nombres de notables maestros del séptimo arte: Yasujiro Ozu (Tokyo Monogatari), Kon Ichikawa (El arpa birmana), Hiroshi Inagaki (El hombre del carrito), Mikio Naruse (Nubes flotantes) por citar sólo algunos de ese período. Lee el resto de esta entrada

RAÚL PÉREZ URETA SOBRE “AMOR VERTICAL” (1997), de Arturo Sotto

“Fotográficamente,Amor vertical no tiene nada que ver con mi anterior película con Arturo Sotto, Pon tu pensamiento en mí.

Yo recuerdo que cuando se estrenó Papeles secundarios hubo un crítico que dijo que era la película extranjera que mejor se había hecho en Cuba.Amor vertical, sin embargo, es una película cubana, y muy habanera.

Es una historia de amor, con una pareja de estos tiempos. Es una película muy actual, y la fotografía no tiene nada de especial, nada de artificios, tratando de ajustarse a la atmósfera que se vive en estos mismos momentos en el país. Lo importante del director de fotografía es saber situarse en el momento y descubrir las claves de traducción de la imagen sin traicionar a la historia.

Nadie dice “Qué película tan mala y qué fotografía tan buena”. Cuando el fotógrafo sobrepasa las intenciones del filme, aunque la fotografía sea la más bella esta no funciona. Es preferible buscar y encontrar lo que mejor se ponga en función de la historia.

Yo trabajé como operador de cámara con Titón en Hasta cierto punto, y recuerdo que Titón me decía que no hay nada más difícil que filmar lo contemporáneo, porque lo obvio todo el mundo lo mira, pero nadie lo ve.

Cuando tú te planteas una película de “ahora” tienes que esforzarte en vencer siempre lo anacrónico. En las películas de época nadie puede discutirte la validez de una atmósfera, porque nadie estuvo allí, pero en las de “ahora”…

En Amor verticalhay un homenaje a la ciudad de La Habana, que también está presente en Memorias del subdesarrollo. Es ese hombre vinculado por encima de todo a la ciudad” (Raúl Pérez Ureta, director de fotografía).

EL SUICIDIO DE LA SABIDURÍA

Esta es una de las propuestas de cubierta para el libro que publicará próximamente la Editorial Ácana (Camagüey). La idea es presentarlo en el mes de abril, en el marco del Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales.

el-suicidio-de-la-sabiduria

SOBREVIVIENDO CON TITÓN

Hoy, a las once de la mañana, estaremos presentando en la Casa de las Américas El primer Titón (Editorial Oriente). Reitero mi agradecimiento a Mirtha Ibarra, Roberto Fernández Retamar, y Luciano Castillo, por acompañarme en el acto. Y comparto con los amigos estas ideas publicadas en Progreso Semanal, a propósito del libro. Gracias a todos por los comentarios y el apoyo.

JAGB

SOBREVIVIENDO CON TITÓN

Diciembre se suele asociar a las festividades que anuncian el tránsito de un año a otro. Pero para mí diciembre es el mes del cine. Quizás porque un 28 de diciembre los hermanos Lumiére presentaron al público, por vez primera, su cinematógrafo. Y sobre todo porque desde hace 38 años los cubanos nos damos cita en las salas oscuras, para disfrutar el banquete de imágenes y sonidos que por esas fechas nos prodiga el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

A ese evento asistí el año pasado. Fui con la certeza de que, como siempre, se me quedarían un montón de filmes por ver. Ya no soy el joven que hace treinta años veía en el día seis o siete películas. Ahora soy más selectivo, y persigo las cintas que previamente he anotado en mi pequeña libreta de apuntes, ya sea por la repercusión internacional obtenida, o al contrario, porque el festival es el único lugar donde sabemos podremos ver ese filme que no puede competir según las reglas del más feroz mercado.

Pero están también las películas que uno puede apreciar en esos ciclos especiales que nos ponen de modo insospechado ante lo inédito. Fue el caso de ese grupo de clásicos cubanos restaurados. Hablo de Retrato de Teresa (1978), de Pastor Vega, trabajada por Labodigital (México), Memorias del subdesarrollo (1968, The Film Foundation’s World Cinema Project, George Lucas Family Foundation y Laboratorio l’immagine Ritrovata de la Cineteca de Bologna), Una pelea cubana contra los demonios (1971) y Los sobrevivientes (1978), las dos últimas retocadas por el Archivo de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Confieso que me asomé a la proyección de Los sobrevivientes por pura curiosidad. Me habían encargado presentarla en el cine junto al gran editor Nelson Rodríguez, y mi intención era ver apenas diez o doce minutos de la copia restaurada para luego desplazarme a toda prisa hacia el Yara, donde proyectarían uno de los acontecimientos fílmicos del año. Lee el resto de esta entrada

TITÓN EN CASA DE LAS AMÉRICAS

En un rato salgo hacia La Habana con el fin de presentar “El primer Titón” (Editorial Oriente, 2016) en la Casa de las Américas. El hecho de estar acompañado en la mel-primer-titon-en-casaesa por Mirtha Ibarra, Roberto Fernández Retamar, y Luciano Castillo, mitiga un poco la intranquilidad que siempre implica someter al juicio público nuestras ideas.

Este es un libro sobre la formación intelectual del Titón que más tarde llegaría a ser cineasta. Pero es sobre todo un libro sobre la amistad fundadora, la que aglutina e irradia al mismo tiempo. La que aprovecha la diversidad para fomentar lo creativo.

Siento gran admiración por ese grupo de jóvenes que se atrevieron a imaginar una nación que estuviese a la altura soñada en su momento por Martí. Una nación que dejara a un lado el simple existir, para proponerse, a lo Mañach, “la querencia colectiva”.

Por eso este es un libro también sobre Germán Puig, Ricardo Vigón, Néstor Almendros, Julio García-Espinosa, Alfredo Guevara, Guillermo Cabrera Infante, Roberto Fernández Retamar, entre otros con los cuales Gutiérrez Alea se fue relacionando en los años anteriores a 1959. Y más que una biografía, es un conjunto de preguntas vinculadas a la responsabilidad pública del intelectual.

Comparto con los amigos del blog un fragmento del prólogo de “El primer Titón”.

Juan Antonio García Borrero

EL PRIMER TITÓN (Fragmento)

“Porque, no se dude, toda vida es secreto y jeroglífico.

De aquí que la biografía sea siempre un albur de la intuición.

No hay método seguro para acertar con la clave arcana

de una existencia ajena”.

José Ortega y Gasset

Si nos guiáramos por la cantidad de libros y artículos que se han escrito a propósito de la obra del cineasta Tomás Gutiérrez-Alea, tendríamos que llegar a la conclusión que se trata del cineasta más relevante de la cinematografía cubana.

Ningún otro realizador nacido en la isla ha recibido tanta atención por parte de críticos, ensayistas, académicos de las más diversas latitudes. Sus películas han sido examinadas desde los más insospechados ángulos, y pareciera que a estas alturas ya nada nuevo queda por apreciar en ellas. Y, sin embargo, llama la atención la carencia de estudios que indaguen en su formación pre-revolucionaria, dado que apenas se toma en cuenta lo sucedido a partir de 1959, ubicando el kilómetro cero de toda su carrera en el filme Historias de la Revolución (1960).

En tal sentido, el texto más extenso sobre esta primera parte de su vida se la deberíamos al propio Gutiérrez-Alea, quien en algún segmento del mismo comenta:

“Claro que no siempre fui cineasta. Mucho antes, desde niño, había mostrado vocación por la pintura, por la música y por la poesía, sucesivamente. En ninguno de los tres campos resulté ser muy brillante. Sin embargo, no podía renunciar a ninguno de ellos. Por otra parte, también me atraían los problemas de la técnica y los trucos de magia. Ya era demasiado. Un buen día (no recuerdo cuándo sucedió) se me hizo evidente que el cine resumía todas mis inclinaciones. A partir de entonces se convirtió en algo muy grande para mí. Asistía regularmente a las distintas tandas (entonces había lo que llamaban matinée, los domingos y solían exhibir diariamente dos películas, un noticiero, un documental, un episodio y los “avances” de los próximos estrenos), no sólo para quedar fascinado por tal despliegue de imaginación y fantasía, sino también para tratar de entender por qué todo aquello me resultaba tan fascinante”.[1] Lee el resto de esta entrada

Invitación para el lunes 13 en Casa de las Américas

invitacion-el-primer-titon