Diez conceptos claves para un Callejón de los milagros

He publicado varias veces las siguientes ideas. Pero no me canso de reiterarlas porque, en lo personal, juegan el rol de luces de orientación para el Proyecto El Callejón de los Milagros. No importa que las tecnologías sean sustituidas todos los días por otras más sofisticadas: los objetivos del Proyecto no cambiarán porque intentan impactar en lo que deberíamos considerar parte de nuestras Políticas Públicas.

Lamentablemente todavía nuestros debates se concentran demasiado en los efectos, sin reparar demasiado en las transformaciones que desde hace mucho ya están teniendo lugar en las bases de nuestra sociabilidad.

Tener a mano estos conceptos claves es lo que nos permitirá trabajar en los próximos meses con los miembros del Cine Club Elpidio Valdés.

JAGB

Nuestros diez conceptos claves:

JERARQUIZACIÓN DE LA CULTURA AUDIOVISUAL

En una época donde el “todo vale” pareciera que llegó para quedarse, y donde vivimos “infoxicados” con noticias banales que nos bombardean a diario, necesitamos recuperar el sentido crítico que permita ubicar dónde está lo valioso desde el punto de vista cultural, y ponerlo institucionalmente al alcance de quienes ahora mismo solo tienen conocimiento de lo que dicta el mercado y el consumo informal.

INCLUSIÓN DIGITAL GENUINA

Ya se ha reconocido en Cuba, al menos en teoría, el derecho de los ciudadanos a acceder libremente al mundo de los redes. Y cada vez hay más puntos wifi habilitados por Etecsa a lo largo de toda la isla, lo que garantizaría mayores facilidades para ese acceso. Sin embargo, la inclusión digital genuina no se satisface solamente con la conexión, pues en principio, estarían excluidos aquellos que no pueden pagar el todavía alto precio del servicio, pero también los que, teniendo los dispositivos y el dinero, carecen de las habilidades para usar creativamente esos instrumentos.

CIBERALFABETIZACIÓN

Si la alfabetización digital no parece tan necesaria como la otra alfabetización que nos ha enseñado a leer y escribir, es porque el conjunto de dispositivos que usamos a diario en el mundo digital, están diseñados para que se usen sin saber qué es lo que tenemos en las manos. Aprender a usar creativamente las herramientas que brinda la revolución electrónica (que no es solo Internet) tendría que formar parte de una política pública similar a la que se sostiene en las escuelas, donde los niños y niñas aprenden a distinguir el valor de esas palabras que usaron en una primera etapa sin tener idea de qué significaban. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Presentación especial de “Yuli”, de Icíar Bollaín

El próximo sábado 29 de junio, coincidiendo con el inicio del Programa de Verano organizado en Cuba, estaremos haciendo en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo una presentación especial del filme Yuli (2018), de Icíar Bollaín.

La película, que cuenta con guión de Paul Laverty, y está inspirada en la autobiografía de Carlos Acosta titulada “No Way Home”, aborda la vida del famoso bailarín negro. Con la presentación estaremos dejando inaugurado, a su vez, el espacio “Cine y danza”, auspiciado por el Proyecto El Callejón de los Milagros, y que una vez al mes conducirá Ángel Alberto Padrón Hernández, gran conocedor del tema e incansable promotor cultural.


Ficha técnica del filme:

Título: Yuli

Año: 2018// Ficción// Tiempo: 109’// Color// Productora: Hijo de Ogún A.I.E, Morena Films, .L, Potboiler Productions Limited, Producciones de la 5ta. Avenida, Galápagos Media// Productor: Juan Gordon, Andrea Calderwood, Claudia Calviño, Michael Weber, Viola Fügen, Pau Calpe// Guión: Paul Laverty, inspirada en No Way Home, autobiografía de Carlos Acosta// Fotografía: Alex Catalán// Edición: Nacho Ruiz Capillas// Sonido: Pelayo Gutiérrez, Eva Valiño// Dirección artística: Laia Colet// Música: Alberto Iglesias// Actúan: Carlos Acosta, Santiago Alfonso, Keyvin Martínez, Edilson Manuel Olbera, Laura de la Uz, Yerlin Pérez, Mario Elías, Andrea Doimeadiós.

Sinopsis:

Yuli relata la vida de Carlos Acosta, leyenda de la danza y primer bailarín negro cubano en interpretar algunos de los papeles más famosos del ballet, originalmente escritos para blancos, en compañías como el Houston Ballet o el Royal Ballet de Londres, donde ha sido primer bailarín durante más de quince años. El filme abarca desde su dura infancia hasta su madurez, etapa protagonizada por él mismo, quien, pese al éxito y el reconocimiento internacional, nunca olvidó sus orígenes.

Exposiciones QR en Nuevo Mundo

El pasado 15 de junio dejamos inaugurada en la Galería QR del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, la exposición “Naturaleza de una expresión”, del artista visual Nelson Miranda Varona. La exposición formó parte del Programa de actividades de la recién concluida Segunda Bienal de Diseño, que tuvo a Camagüey como subsede entre el 13 y el 16 de junio.

Comparto imágenes del día de la inauguración, y los invitamos a que aprecien este conjunto de carteles diseñados por Nelson Miranda Varona, los cuales estarán expuestos hasta el día 17 de julio.

Aprovechamos para anunciar que ya están programadas tres exposiciones más en nuestra Galería: el 18 de julio podremos admirar algunas de las fotos del talentoso fotógrafo norteamericano Paul Murray; el 1 de agosto le corresponderá el turno al camagüeyano Gustavo Linares con un conjunto de instantáneas que se asoman a la Naturaleza, y el 15 de agosto será el reconocido pintor Elpidio Huerta quien mostrará algunos de sus grabados.

Como hemos explicado en otras ocasiones, con la Galería QR estamos proponiendo un espacio donde funcione sobre todo lo transmedial. Gracias a la red pública y gratuita El Callejón de los Milagros, cada una de las piezas expuestas cuentan con un Código QR que permite a los espectadores interactuar desde sus dispositivos móviles con lo que se está mostrando físicamente, y descargar contenidos audiovisuales y textos que enriquecen la propuesta original del artista, así como dejar comentarios sobre lo que han visto.

Juan Antonio García Borrero

Por un selfie inteligente

Ha pasado ya bastante tiempo desde que organizamos en La Habana aquel Primer Foro sobre Consumo Cultural (2014). Gracias a aquel encuentro hoy contamos en Camagüey con el Proyecto El Callejón de los Milagros, pues varias de las acciones desarrolladas aquí en estos últimos cuatro años, responden a las diversas ideas que allí se discutieron.

Una de las cuestiones que con más énfasis se discutió en aquel momento fue la referida al consumo cultural y la formación de espectadores críticos.  Entonces defendí dos tesis que casi un lustro después mantengo inalterables:

  • Necesitamos construir una plataforma de trabajo en la que los individuos se desenvuelvan no como meros consumidores, sino como productores de contenidos que pueden impulsar la creatividad desde dentro, desde la comunidad de la cual forman parte.
  • Hasta que no consigamos elaborar agendas prácticas que acompañen al estudiante en la construcción formal de conocimientos, el consumo cultural seguirá siendo rehén de lo que dicte el mercado, y no las Políticas Públicas.

Al margen de lo que viene sucediendo con el Proyecto El Callejón de los Milagros, y el apoyo recibido por diversos organismos (Sectorial Provincial de Cultura, Centro Provincial del Cine, Unión de Informáticos de Cuba, Asociación Hermanos Saíz), no creo que en estos cinco años se haya logrado adelantar demasiado.

Falta todavía una Política Pública que logre impulsar de modo horizontal ese Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual que en su momento propuso el ICAIC, y, en sentido general, siguen las insularidades que mantienen a las áreas de Educación, Cultura, y Nuevas Tecnologías en suerte de feudos desconectados entre sí.

Es por eso que en el Cine Club Elpidio Valdés (conformado por estudiantes de cuarto, quinto, y sexto grado de la Escuela Enrique Casals), nos proponemos acompañar el aprendizaje de esos alumnos, pero a partir de lo que el currículo escolar le plantea a cada uno de ellos en sus escuelas.

Es decir, con las actividades programadas a lo largo del curso escolar no estaríamos planteando una opción de entretenimiento ajena a lo que está pasando en las aulas, sino que cada maestro podría encontrar en el Paseo Temático del Cine un conjunto de herramientas que pueden apoyar precisamente el proceso de aprendizaje que dirige en las aulas.

Por otro lado, intentaremos familiarizar a alumnos y profesores con el uso creativo de todas esas tecnologías que ya tenemos a la mano. Pongamos el ejemplo del selfie, esa modalidad del autorretrato que se ha convertido en algo dominante dentro de las prácticas compartidas en las redes.

El selfie pocas veces es pensado con el fin de trascender, y, sin embargo, planteado como una manera de documentar las diversas visitas que harán los miembros del Cine Club Elpidio Valdés a lugares emblemáticos de Camagüey, podría convertirse en un recurso que ayuda a que estos niños y niñas hagan suya la cultura participativa, y descubran de un modo consciente las ventajas que tendría apelar a la inteligencia colectiva en la construcción de conocimientos derivados del trabajo en equipo.

Juan Antonio García Borrero

Cine Club Elpidio Valdés: la ciudad como aula inteligente

Varias personas se han acercado con el fin de saber un poco más de ese Programa de Verano que hemos preparado para los miembros del Cine Club Elpidio Valdés, con el nombre de “Conoce tu ciudad”.

Se trata de una acción que descansa en buena parte de las ideas discutidas en las cuatro ediciones del Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales que desde el 2016 celebramos cada mes de abril en Camagüey.

El objetivo fundamental del Programa es que estos niños y niñas que están en cuarto, quinto, y sexto grado de Primaria, descubran junto a sus padres la ciudad donde viven, utilizando en este caso los diferentes dispositivos que ya tienen en sus manos (teléfonos, tablets, cámaras).

Para ello deberán documentar, ya sea a través de fotos o pequeños videos, cada una de las experiencias vividas en el ciclo de visitas que se han organizado a diferentes instituciones y lugares emblemáticos de la ciudad.

La gran finalidad estaría en que esos niños incorporen de un modo natural a sus hábitos digitales el uso creativo de la tecnología, en este caso colaborando con los otros miembros del cine-club en lo que sería una suerte de documental compilatorio de los mejores momentos del ciclo de visitas, armado a partir de lo que los propios niños han podido registrar con sus cámaras. Con ello estaríamos contribuyendo a formarlos dentro de una cultura de redes pensada desde la perspectiva de un sistema institucional.

No menos importante es regalarle la experiencia de ver una película en pantalla grande. En muchos de nuestros encuentros académicos nos quejamos de los gustos que ahora mismo dominan en el área del consumo audiovisual. Sin embargo, no tomamos en cuenta la precariedad de buena parte de las salas cinematográficas donde el Estado ofrece sus servicios: sin salas donde ver cine sea realmente una experiencia gratificante, no se puede aspirar al regreso de los espectadores.

De allí que el reciente equipamiento técnico del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo con tecnología de última generación forme parte de las estrategias trazadas en su conjunto.

Juan Antonio García Borrero

Una pantalla nueva para Nuevo Mundo

Ayer dejamos montada la nueva pantalla que permitirá disfrutar en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, lo mismo proyecciones de películas en 2D que en 3D.

Para los que amamos el Cine (y lo pongo con mayúsculas, porque estoy hablando no solo del 3D), creo que por fin esta sala, la primera de su tipo creada en el país, está adquiriendo el rango que amerita su status.

Los intelectuales, los artistas, la notoriedad, y la fama

Ahora que está a punto de comenzar el Noveno Congreso de la UNEAC, no estaría mal plantearnos otra vez la pregunta que examina el papel del intelectual en el mundo moderno.

Pareciera una pregunta digna de Perogrullo, una obviedad que no merece la más mínima atención, y, sin embargo, tal vez esta sea la pregunta fundamental si queremos que cónclaves de ese tipo trasciendan el espacio y el tiempo en que tienen lugar.

No he participado en todas las Asambleas previas celebradas a lo largo del país; apenas en la de Camagüey, y no sería justo generalizar las conclusiones a partir de una experiencia particular.

Pero como apunté en su momento, de lo que vi y escuché allí deduzco que nuestros debates intelectuales vinculados a la cosa pública no están en su mejor momento, precisamente porque se olvida que los intereses de un artista en particular, o de un grupo de artistas, no necesariamente tienen que coincidir con los que se esperan de los intelectuales que le hablan a la nación.

El intelectual, es bueno recordarlo con Lucien Herr sin que nos importe el peligro de la obviedad, es aquel “que sabe cómo poner la ley y el ideal de justicia por encima de sus intereses personales, instintos naturales y egoísmo de grupo”.

Parece sencillo, pero no lo es, porque todo el mundo tiene una idea muy particular de lo que debiera ser la justicia, partiendo desde lo que su subjetividad le dicta; de allí la importancia de esos debates que piensan a la nación como algo complejo y en constante construcción, y cuya calidad solo puede estar garantizada por el desprejuicio y la mirada de conjunto.

Para colmo de males, esta época que nos ha tocado vivir ha conseguido derrumbar buena parte del sistema de valores defendidos por las Políticas Públicas del Estado. La democratización del placer que ha acompañado a la emergencia de ese conjunto de tecnologías cada vez más personalizadas que a diario usamos, ha llevado al marco de lo absolutamente privado las elecciones culturales, campo donde los intelectuales (a diferencia de épocas pasadas donde el Poder les agradecía sus efectivas intervenciones), tienen poco que hacer.

Y como bien señala Bauman:

La fama ha sido reemplazada por la notoriedad: no una considerada recompensa por un logro, una compensación de la deuda pública por el servicio individual a una causa pública, sino solamente el productor del “abrirse paso a la fuerza”, con cualquier medio disponible, en la opinión pública, blandiendo como motivos de crédito el entretenimiento o el valor de shock del mensaje y/o de la entrega del mensaje. Si bien los intelectuales se contaban a sí mismos entre la minoría escogida que podía reclamar derechos especiales a la fama, no tienen ningún derecho privilegiado a la notoriedad.

(…)

Cuando la notoriedad más bien que la fama es la medida de la importancia pública, los intelectuales se ven en competición con los deportistas, las estrellas pop, los ganadores de loterías, así como los terroristas y los asesinos en serie”.

En lo personal, más que un Congreso de escritores y artistas, a mí me interesaría oír hablar de un encuentro de intelectuales, donde los debates no pierdan de vista jamás los problemas esenciales de la época, que van más allá de los gustos personales que podamos tener.

Y, sobre todo, esperaría un encuentro a partir del cual se puedan construir más tarde agendas prácticas útiles para que el intelectual, más que legislador, sea capaz de asumir con eficacia y sin soberbia, su papel de intérprete de las nuevas prácticas culturales.

Juan Antonio García Borrero

Vestuario de El Mayor en “Grandes Ilusiones”

Aquí les muestro imágenes de cómo quedaron expuestas en la Tienda “Grandes ilusiones” una parte de las piezas de vestuario utilizadas en la película El Mayor, de Rigoberto López, y como parte de las actividades de la Segunda Bienal de Diseño con subsede en Camagüey.

El próximo domingo, a las siete y media de la noche, estaríamos conversando en nuestra Cibertertulia El Callejón de los Milagros, con algunos de los implicados en la confección de esas piezas.

 

Aprendiendo a mirar la ciudad de otro modo

Comparto el plan de actividades de verano que hemos coordinado para los miembros del Cine Club Elpidio Valdés.

La idea es que estos niños y niñas que cursan el cuarto, quinto, y sexto grado, descubran junto a sus padres la ciudad que a diario recorremos, pero que la rutina y la prisa del día a día no nos permite ver con entera claridad.

Y que la descubran usando creativamente el dispositivo móvil (Tablet, teléfono, laptop) que ya tienen en sus manos, aprendiendo a colaborar con los otros en la realización de pequeños audiovisuales que, a la larga, significaría más conocimientos.

En cada una de las visitas previstas los miembros del Cine Club, auxiliados por los adultos, documentarán (ya sea con fotos o video) la experiencia que van viviendo, lo cual permitirá que en el encuentro final podamos proyectar en la pantalla grande de Nuevo Mundo un material donde se compilen varios de esos instantes.

Es importante resaltar que con el Programa de Verano “Conoce tu ciudad” no nos interesa priorizar la formación de cineastas profesionales, sino en todo caso, la formación de ciudadanos atentos al entorno, y que tal vez mañana aprenderán la técnica que les permitiría representar a la ciudadacorde a los más altos parámetros estéticos. Pero eso será en un futuro, porque por el momento lo importante es sembrar los deseos de mirar la ciudad de un modo diferente.

Si mañana uno de estos niños llegara a ese Parque Agramonte donde sus padres apenas se conectan semanalmente a la Wifi de Etecsa, y le comentaran a sus compañeros de aula quién fue el Mayor, y los invitaran a tomarse una foto donde aparezca el grupo, pero también parte de esa ciudad que antes no veían, entonces el Programa estaría comenzando a ver sus frutos.

Creo que era Borges el que decía que una ciudad es un libro que se lee con los pies. Y yo añadiría que también puede ser una película que se vive a través de una Tablet o un teléfono. Todo está en incorporarle a nuestras rutinas digitales estas nuevas formas de mirar el entorno, y convertir a toda la ciudad en lo que a la larga podría ser: una gran aula inteligente.

Juan Antonio García Borrero

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Sábado 6/ julio

9.00 am

Recorrido:La Maqueta de la Ciudad// Parque Agramonte// Casa de la artista Ileana Sánchez// Audiovisuales Príncipe

11.30 am

Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Proyección en 3D del filme: Gru Lee el resto de esta entrada

El vestuario en la película El mayor

Como parte de las actividades previstas en la Segunda Bienal de Diseño a celebrarse en Camagüey a partir de hoy 13 de junio, en nuestra próxima Cibertertulia (domingo 16, 7.00 pm) estaremos hablando del vestuario pensado y usado en la película El Mayor, de Rigoberto López.

Y como un anticipo de lo que allí se hablará, compartimos con los lectores del blog la propuesta inicial de trabajo, concebida por Anisleidys Boza y Yohannia Cabrera, las jóvenes diseñadoras de vestuario que trabajaron para el filme.

Propuesta de diseño de vestuario para la película El Mayor.

Por Anisleidys Boza y Yohannia Cabrera (Diseñadoras).

-La propuesta de color para el vestuario de la película El Mayor está comprendida en dos partes; la primera representa las escenas de la ciudad, la Universidad, los bailes … con la intención de denotar el alto nivel adquisitivo de la clase dominante haciendo uso de una gran variedad de gamas de color, textura y brocados en el vestuario, para crear una visualidad recargada y fastuosa en la indumentaria tanto para las damas, como para los hombres; haciendo contraste con la segunda etapa que muestra las batallas, y con ello el desgaste y depauperación del vestuario de los personajes. Lee el resto de esta entrada