Archivo del Autor: Juan Antonio García Borrero

Un dossier sobre cine independiente cubano en IPS

Acaba de arrancar en el sitio de Inter Press Service (IPS), un dossier sobre el cine independiente cubano. Quiero agradecer al crítico Antonio Enrique González Rojas por la invitación personal que me hiciera llegar en su momento, y que permite que la arrancada sea con este texto que he titulado Historia del cine independiente en Cuba: memorias de una ausencia.

Estoy consciente de que la propuesta que allí hago no encaja con lo hasta ahora dominante, que se apoya en la interpretación estrictamente política. A partir de ese enfoque, se toma lo independiente para intentar transformarlo en algo que le rinda culto incondicional a su nombre: independiente de todo, del Estado, de los modos de representación tradicionales, pero también de la Historia profunda en que se mueve esa modalidad de la práctica audiovisual, y que va más allá de lo que los Estados proponen, porque muy en el fondo son diálogos que se establecen con la Nación.

El riesgo que corre una lectura únicamente política de lo independiente, es que puede devenir en autismo, en tanto suele inaugurar los debates a partir de las experiencias de los sujetos que van y vienen, pero retiene poco de lo que sería el debate esencial: ¿cuán alternativo puede ser ese mundo que se intenta representar más allá de las dictaduras de los muchos, ya sea en el terreno de la política o lo meramente artístico?

Insisto: este no es un texto que intente agotar un tópico. Más bien quiere abrir ventanas, discusiones. Porque al final, lo importante siempre será eso: el debate colectivo que ilumina.

JAGB


Historia del cine independiente en Cuba: memorias de una ausencia

por Juan Antonio García Borrero, crítico de cine e investigador

Mientras revisaba viejos archivos, con el fin de conformar este artículo que me han solicitado sobre la historiografía del cine independiente en Cuba, recordé que, en el mes de junio del año 2015, habíamos sostenido en el blog Cine cubano, la pupila insomne, una intensa polémica a propósito de cierto ensayo redactado por Dean Luis Reyes, con el título de El cine independiente en Cuba. Cómo llegamos hasta aquí.

Lo curioso es que muchas de las ideas manejadas en ese intercambio, habían sido borradas de mi mente, como si una vez que se expresaran en la esfera pública, no merecieran mayor atención. Tal vez por allí se revele uno de los grandes problemas que tendría ahora mismo la construcción de una historiografía que hable de esa zona del audiovisual cubano: hablo de la falta de un fijador epistémico que coloque a ese conjunto de películas de un modo natural dentro del horizonte investigativo en el que se discuten los principales problemas de nuestro cine. De allí que, más que intentar decir ahora algo nuevo, apelaré a lo que suscribía otro Reyes (Alfonso) cuando confesaba preferir repetirse a citarse, e intentaré recuperar algunas de las tesis que entonces manejábamos.

No obstante, algo me gustaría precisar en esta primera parte del texto. En los momentos actuales, casi cuatro años después de debatir puntualmente con ese ensayo de Dean Luis Reyes, he de admitir que ya no me seduce aproximarme al cine cubano (incluyendo lo que serían las más diversas modalidades del cine cubano expandido) desde la tradicional división por zonas: cine del ICAIC (el estatal Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos), cine independiente, cine de la televisión o de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, Cine Joven, Cine del exilio, etc.

Más que seguir apelando a un enfoque que trabaja con lo disyuntivo en lo espacial, y lo cronológico en lo temporal, me desvela la posibilidad de construir una plataforma que nos permita acceder a todas esas versiones de una misma práctica cultural, donde la imagen en movimiento, acompañada o no de sonido, y proyectada sobre una superficie (sin importar que sea una enorme pantalla de tela, una pared, o la electrónica de un teléfono) va a establecer un diálogo (a veces explícito, a veces de un modo sintomático) con esa comunidad imaginada que conocemos por nación cubana.

En tal sentido, me interesa poner a la vista lo que desde hace algún tiempo llamo el cuerpo audiovisual de la nación, que sería mucho más que la sumatoria mecánica de películas y biografías de cineastas fácilmente ubicados en el espacio y el tiempo, pero aisladas entre sí.

A diferencia de ese concepto de cine cubano que hemos estado usando, en el cual la metafísica de la presencia es lo que establece la medida de las cosas (solo habría cine cubano allí donde los poderes o la tradición lo han legitimado), con el cuerpo audiovisual de la nación se estarían conectando de un modo natural todas estas prácticas, amparadas en la hegeliana observación de que “hay una sola idea, así como en el individuo viviente hay una sola vida, late un solo pulso en todos los miembros”.

El cineasta cubano Tomás Piard, pareció ser uno de los pocos que miraba todo ese “cine aficionado” con la misma seriedad con que se examina “la gran Historia”, y conservaba con una devoción digna del gran cinéfilo que siempre fue, las fotos de aquellas películas que filmaban en las más precarias condiciones.

¿Significa esto que, a partir de ahora, se borrarían los perímetros que nos ayudaban a distinguir el objeto de estudio? En el caso concreto de lo “independiente”, ¿de qué manera vamos a percibir esas señales que, hasta ayer, nos facilitaban la identificación de un grupo de filmes o una comunidad de cineastas que tratan de romper con el modelo hegemónico de representación?

Para seguir leyendo, pinchar aquí.

Televisión Serrana: otro de los puntos ciegos en la historiografía del audiovisual cubano

Seguimos con esta suerte de radiografía que venimos haciendo del cuerpo audiovisual de la nación cubana, examinando las partes menos visibles del mismo, y hoy nos vamos a referir a otro importante centro productor de contenidos audiovisuales: la Televisión Serrana.

Fundada el 15 de enero de 1993 por el Premio Nacional de Televisión 2015, realizador y sonidista Daniel Diez Castrillo (quien la dirigiera hasta el año 2002), la misma ha devenido un paradigma impecable de lo que pudiéramos llamar la gestión audiovisual comunitaria.

Con su amplísimo número de documentales que retratan la vida cotidiana de los pobladores de la Sierra Maestra, la Televisión Serrana ha conseguido visibilizar un entorno rural que aún no es habitual encontrar en las pantallas cubanas, donde todavía resultan dominantes los dramas urbanos, o se representan de modo superficial las tramas rurales, pues, como ha señalado el propio Diez: “En mi país, la televisión muestra a los campesinos solo como productores de alimentos; no se dice nada de sus sueños, sus conflictos, su cultura…”.

El proyecto, ideado por Diez, y desarrollado por un grupo de creadores que lo hicieron suyo desde el inicio y enriquecen de manera permanente (como pone en evidencia ese catálogo de materiales que todos los años incluye nuevas propuestas), se ha convertido de esa manera en un valiosísimo observatorio de una Cuba sumergida, cuyas tradiciones y prácticas culturales también forman parte de esa identidad mayor que nos describe como cubanos.

Como bien apunta Ann Marie Stock en su libro Rodar en Cuba:

La Televisión Serrana ha tenido un impacto transformador en las comunidades de las montañas. El proyecto ha fomentado la participación de la población enclavada en una de las zonas más lejanas de la isla. También ha contribuido a crear una nueva generación de realizadores de video que aprecian los medios audiovisuales y ha capacitado a los miembros de la comunidad en el manejo de los mecanismos de comunicación. Todo ello ha fortalecido la identidad de la zona.

(…)

La Habana ha dejado de ser la única productora de imágenes cubanas y, por ende, árbitro exclusivo de la identidad cubana. Mediante los esfuerzos de la Televisión Serrana, las experiencias rurales ocupan un lugar más destacado en el concepto de cubanía. El imaginario nacional ha cambiado”.

La elección del documental como herramienta que permite el acceso a ese universo aparentemente cerrado, ha funcionado de manera espléndida, en la misma medida en que se ha propiciado la construcción de espacios donde los pobladores no son invadidos por extraños que llegan con ideas preconcebidas, sino que en todo caso participan en un acto en el cual realizadores y serranos se descubren a la par.

A continuación, los interesados podrán encontrar en este link una relación incompleta de los documentales realizados por la Televisión Serrana en todos estos años de existencia. Es evidente que aquí no está toda la producción, toda vez que la actualización de un catálogo de esas dimensiones exigiría la colaboración de muchos. Y lamentablemente todavía no existen registros públicos que permita acceder a la información de modo integral.

Por eso es importante que con la ENDAC comencemos a construir una plataforma donde puedan encontrarse, en un mismo cuerpo, lo que hasta ahora ha estado artificialmente separado, cuando, ya sea la producción del ICAIC, de los Estudios Fílmicos de la Televisión, de las escuelas de cine, de la diáspora, o de la Televisión Serrana, esas imágenes están ofreciendo diversas versiones de una misma realidad que las hospeda y hace suyas: la nación.

Juan Antonio García Borrero


PRODUCCIÓN DE LA TELEVISIÓN SERRANA EN LA ENDAC (Catálogo en construcción)

A dónde vamos

Año: 2009 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 22’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: Ariagna Fajardo Guión: Ariagna Fajardo Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Un grupo de campesinos de la Sierra Maestra habla sobre los principales conflictos que se prese… Seguir leyendo

Al compás del pilón

Año: 2002 País: Cuba Género: Documental Formato: VHS Tiempo: 9’ Color: Color Productora: TV Serrana Producción: Carlos Y. Rodríguez Dirección: Carlos Y. Rodríguez Guión: Carlos Y. Rodríguez Fotografía: Luis Guevara Edición: Yolexis Enrique Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis Historias y leyendas a través del uso por el campesinado cubano del pilón, ese utensilio de… Seguir leyendo

Al sur… el mar

Año: 2012 País: Cuba Género: Documental Formato: HD Tiempo: 22’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: Ariagna Fajardo Guión: Ariagna Fajardo Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Eidis Santiesteban Sinopsis Al sur de la Sierra Maestra, una familia cubana vive en condiciones que recuerdan a la comunidad… Seguir leyendo

Alegría

Año: 2007 País: Cuba Género: Documental Formato: MiniDV Tiempo: 19’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: Lenia Sainiut Tejera Guión: Lenia Sainiut Tejera Fotografía: Regla M. Aguilar Edición: Rosaida Rodríguez Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis Mercedes se escapó a los 14 años de su casa para trabajar en el circo, y a… Seguir leyendo

Allá en el horizonte

Año: 2002 País: Cuba Género: Documental Formato: VHS Tiempo: 28’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Kerinia Jerez Dirección: Marcos Bedoya Guión: Marcos Bedoya Fotografía: Iván C. Echenique Edición: Yolexis Enrique Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Una familia campesina presta su finca al Ejército Rebelde para que establezca la comandancia y otra… Seguir leyendo

Alla, la guardiana del hogar

Año: 2009 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 18’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Carlos M. Rodríguez Dirección: Lenia Sainiut Tejera León Guión: Lenia Sainiut Tejera León Fotografía: Regla M. Aguilar Edición: Rosaida Rodríguez Sonido: Humberto Mendoza, Pedro Espinosa Sinopsis Alla tiene 83 años. Crió sola trece hijos,…  Seguir leyendo

Armonía de dos

Año: 2007 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 16’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Carlos Rodríguez Dirección: Rafael F. Hong Guión: Rafael F. Hong Fotografía: Regla Ma. Aguilar Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Conformar una familia llena de amor lleva sus sacrificios, mucho más cuando surge de la un… Seguir leyendo

Artesano del tiempo

Año: 2011 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 22’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: Kenia Rodríguez Guión: Kenia Rodríguez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis La pasión por los relojes convirtió a Nicolás en un artesano del tiempo.   Seguir leyendo

Barrio Nuevo

Año: 2008 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 21’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: Rigoberto Jiménez Guión: Rigoberto Jiménez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Jorge Luis Barber Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Una comunidad cuenta su historia…   Seguir leyendo

Burlar el silencio

Año: 2007 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 10’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Carlos Rodríguez Dirección: Ariagna Fajardo Guión: Ariagna Fajardo Fotografía: Luis A. Guevara, Regla M. Aguilar Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Delfín López, un señor de San Pablo de Yao, se ha dedicado entre otras… Seguir leyendo

Cagüeiros

Año: 2000 Duración: 8’ País: Cuba Género:  Documental Productora: Televisión Serrana Producción: Kirenia López Dirección:  Yusnel Suárez Guión: Yusnel Suárez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Iriana Pupo Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis: Se plantea el vigor de una leyenda de la cultura campesina en este fin de siglo. Seguir leyendo

Chevo vs. Chevo

Año: 2010 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 17’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Pablo García Dirección: David Morales Guión: David Morales Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Raúl Eusebio Gutiérrez Saborit, “Chevo”, caricaturista niquereño que ha logrado varios premi… Seguir leyendo

Colgado de un sueño

Año: 2000 País: Cuba Género: Documental Formato: VHS Tiempo: 18’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Dirección: Marcos Bedoya Guión: Marcos Bedoya Fotografía: J. C. Echenique, Luis Guevara Edición: Yolexis Enrique Música: Silvio Rodríguez Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis Historia de un joven poeta en busca de la poesía.   Seguir leyendo

Como aves del monte

Año: 2005 País: Cuba Género: Documental Formato: DVCAM Tiempo: 22’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Kirenia Jerez Dirección: Rigoberto Jiménez Guión: Rigoberto Jiménez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Kenia Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis La soledad, el abandono… y el agua por doquier. Es la historia de Eledia y Carlos Manuel… Seguir leyendo

Como por primera vez

Año: 2003 País: Cuba Género: Documental Formato: BETACAM Tiempo: 18’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Kirenia Suárez Dirección: Luis A. Guevara, Waldo Ramírez Guión: Waldo Ramírez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Iriana Pupo Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis A los cuarenta años de creada la modalidad del cine móvil, los campesinos de la… Seguir leyendo

Como una familia cercana

Año: 1998 Género: Documental Formato: VHS Tiempo: 15’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Dirección: Marcos Bedoya Guión: Marcos Bedoya Fotografía: Juan Carlos Echenique Edición: Yolexis Enríquez Música: Pedro Espinosa Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Un poeta de la campiña serrana cuenta su historia en versos improvisados. Seguir leyendo

Cuatro hermanas

Año: 1998 País: Cuba Género:  Documental Formato: Digital Duración: 17’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Dirección:  Rigoberto Jiménez Guión: Rigoberto Jiménez Fotografía: Juan C. Echenique Edición: Marcos Bedoya Sonido: Humberto Mendoza Sinopsis: Cuatro mujeres deciden vivir solas, no casarse y atender una finca. Sirvió de… Seguir leyendo

Delfín Prats entre el esplendor y el caos

Año: 2008 País: Cuba Género: Documental Formato: MINIDV Tiempo: 27’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Jorge Luis Barber Dirección: Carlos Y. Rodríguez Guión: Carlos Y. Rodríguez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: José García, Carlos Y. Rodríguez Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Delfín Prats, un mito de la literatura cubana, nos revela par… Seguir leyendo

Desde un rincón del alma

Año: 2003 País: Cuba Género: Documental Formato: BETACAM Tiempo: 17’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Carlos Rodríguez Dirección: Marcos Bedoya Guión: Marcos Bedoya Fotografía: Juan C. Echenique Hernández Edición: Yolexis Enrique Peña Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Un anciano, emigrado canario, vive en un hogar de ancianos donde se debate… Seguir leyendo

Desequilibrio o lo demás es la vida

Año: 2003 País: Cuba Género: Documental Formato: BETACAN Tiempo: 13’ Color: Color Productora: Televisión Serrana Producción: Carlos Rodríguez Dirección: Rigoberto Jiménez Guión: Rigoberto Jiménez Fotografía: Luis A. Guevara Edición: Yolexis Enrique Peña Sonido: Pedro Espinosa Sinopsis Andar, desandar, vivir, hacer equilibrio, caer, es también la historia de los… Seguir leyendo

Para consultar todo el Catálogo, pinchar aquí


Fuentes

Ann Marie Stock. Rodar en Cuba. Una nueva generación de realizadores en Cuba. Ediciones ICAIC, La Habana, 2015, pp 99-128.

Desde los sueños. Una experiencia audiovisual comunitaria

Celebra Televisión Serrana 26 años de fundada

Televisión Serrana: 25 años cuesta arriba

Televisión serrana: Un cuarto de siglo dibujando las esencias

Televisión Serrana en la Wikipedia

Desde Japón, con amor

Hay trece horas de diferencia entre nosotros. Acá en Cuba (soy más preciso, en esta habitación ubicada en Camagüey, o más exacto aún, en Los Coquitos) son las dos de la tarde del sábado 26, mientras que allá en Japón ya es domingo 27, y Sachiko Terashima, nuestra amiga japonesa que hace mucho abrió un blog para hablar del cine cubano, trata de no dejarse amilanar por el sueño y la madrugada.

Y es que, a propósito del post que hace poco publicamos hablando de La novia de Cuba (Kyuba no koibito/ 1968), de Kazuo Kuroki, me había prometido enviar a la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC) imágenes de una revista japonesa nombrada “ASAHI GRAFU”, donde aparece un reportaje gráfico de la visita de la actriz cubana Obdulia Plasencia a ese país, con el fin de promover la cinta.  

Al margen de las excelencias de las imágenes, donde puede apreciarse la impresionante fotogenia de Obdulia, lo que agradezco de esta colaboración es que pone una vez más de manifiesto la posibilidad de escribir una Historia del cine cubano que haga un uso creativo de todas estas tecnologías que tenemos en nuestras manos, sin importar el área geográfica donde nos encontremos, el horario, o los recursos tecnológicos. Ahora mismo yo no vivo en Los Coquitos, ni Sachiko en Japón, sino que los dos habitamos el ciberespacio, con todo lo que de nuevo y misterioso implica esa dimensión.

Comparto entonces las imágenes recibidas, sin retocarlas, así como los comentarios explicativos de nuestra colaboradora, también sin arreglos editoriales, justo porque lo que me interesa resaltar en este minuto es la naturalidad de ese gesto comunicativo que nos devuelve a los tiempos en que podíamos conversar del modo más informal, y en ese acto, producir conocimientos duraderos.


De Sachiko Terashima a García Borrero

¡Ojo! En Japón leemos de la derecha a la izquierda. Por lo tanto, la portada viene como si fuera la contraportada para ustedes y las páginas van de la derecha a la izquierda.

Explicación de la portada

Dentro del encuadre rojo, se ve el título, “ASAHI GURAFU” escrito en letra japonesa y en el color blanco; “GURAFU” quiere decir, en este caso, “photograph” en inglés, y significa “revista que consiste principalmente en fotos” como “LIFE” en EE.UU. de aquel entonces.

Fue una revista prestigiosa que duró 77 años; se dejó de publicar en 2000.

Lee el resto de esta entrada

EICTV: otro problema en la historiografía del cine cubano (Segunda parte)

Foto de la inauguración de la EICTV, el 15 de diciembre de 1986

Con este segundo post sobre la EICTV, los interesados podrán acceder a la relación de títulos rodados por los primeros estudiantes de la Escuela Internacional de Cine y Televisión en aquel primer año de 1987, pinchando este link de la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC).

Lezama decía que siempre que se regresan a los orígenes, se encuentran nuevos orígenes. O al menos curiosidades, como esas de descubrir a un muy joven César Évora en el rol de productor de Afición por el humo (1987), de A. Wiedemann, y editor de Marco (1987), de Juan Basanta.

Los otros cubanos que aparecen en ese primer lote de ejercicios básicos, según la información brindada por Mariví Rodríguez Triana en su Catálogo de la Producción Fílmica de la Escuela Internacional de Cine y Televisión 1987-2002,fueron Armando Arencibia, Abigaíl García, Juan Carlos Cremata Malberti, Thais Gómez, y Francisco Rodríguez.


PRODUCCIÓN DE LA EICTV EN EL AÑO 1987

¿Inter?

Año: 1987/ País: Cuba/ Género: Documental, Ejercicio básico/ Formato: 16 mm, U-Matic ¾”/ Tiempo: 3’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: María del Pilar Villa (Ecuador)/ Dirección: Armando Arencibia/ Guión: Armando Arencibia/ Fotografía: Jacinto Calero (Nicaragua)/ Edición: Andrés Marroquín (Colombia)/ Sonido: Ricardo Ríos (El Salvador)/ Reparto: Ibis Caisés…Seguir leyendo

Afición por el humo

Año: 1987/ País: Cuba, Venezuela/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm/ Tiempo: 2’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: César Évora/ Dirección: A. Wiedemann (Alejandro García)/ Guión: A. Wiedemann (Alejandro García)/ Fotografía: Cristina Civale (Argentina)/ Edición: Juan Basanta (República Dominicana)/ Sonido: Juan Carlos García (Puerto Rico)/ Sinopsis: Parodia… Seguir leyendo

Ambrosio, insisto en la bailarina

Año: 1987/ País: Cuba, República Dominicana/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm/ Tiempo: 4’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: Andrés Cótler (Perú)/ Dirección: Jaime Gómez/ Guión: Jaime Gómez/ Fotografía: David Grijalva (Ecuador)/ Edición: Rodolfo Hoyos (Colombia)/ Sonido: María Julia Rivero (Bolivia)/ Reparto: Samuel Larson/ Sinopsis: Un joven cineasta… Seguir leyendo

Amor se aprende amando

Año: 1987/ País: Cuba, Brasil/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm/ Tiempo: 4’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: Marcos López (Argentina)/ Dirección: Marcus Moura/ Guión: Marcos Moura/ Fotografía: Rosa Teichmann (Argentina)/ Edición: Micaela Cajahuaringa (Perú)/ Sonido: Gustavo Balza (Venezuela)/ Reparto: César Charlone, Jane Malaquías/ Sinopsis: Dos antiguos… Seguir leyendo

Aquí no pasa nada

Año: 1987/ País: Cuba, Venezuela, Perú, Brasil, Argentina/ Género: Ficción/ Formato: U-Matic ¾”/ Tiempo: 6’/ Color: Color/ Productora: EICTV/ Dirección: Mariana Rondón, Marité Ugás, Valderi Duarte, Gabriel Wainstein, Graciela Barrault, Leticia Castro/ Reparto: Dr. Máximo Hernández, Dra. Silvia García/ Sinopsis: La Dra. Silvia García, el Dr. Máximo Hernández y algunos estudiantes… Seguir leyendo

Camila

Año: 1987/ País: Cuba, El Salvador/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm/ Tiempo: 4’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: Graciela Sánchez (Estados Unidos)/ Dirección: Esmeralda Martínez/ Guión: Esmeralda Martínez/ Fotografía: Rajkumari Asthana (India)/ Edición: Lina E. Mutaviso (Mozambique)/ Sonido: Stella Malagón Gutiérrez (Colombia)/ Sinopsis: Una guerrillera…Seguir leyendo

Composición

Año: 1987/ País: Cuba, Argentina/ Género: Documental/ Formato: 16 mm/ Tiempo: 1’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: Sachiko Uzeta (México)/ Dirección: Leticia Castro/ Guión: Leticia Castro/ Fotografía: Analida Hernández (Panamá)/ Edición: Marcos Loayza (Bolivia)/ Sonido: Luis Gómez (Venezuela)/ Autor musical: Samuel Larson (México)/ Sinopsis:  Analogía entre… Seguir leyendo

De madre naturaleza

Año: 1987/ País: Cuba, Ecuador/ Género: Ficción/ Formato: U-Matic ¾”/ Tiempo: 8’/  Color: Color/ Productora: EICTV/ Producción: Thais Gómez/ Dirección: Diego Falconi/ Guión: Diego Falconi/ Fotografía: Nelson Wainstein (Uruguay)/ Edición: Nelson Wainstein (Uruguay)/ Sonido: Abigail García (Cuba), Armando Arencibia (Cuba), Eduardo Ramiro Bonilla (Ecuador)/ Reparto: Javier Lavin… Seguir leyendo

De Santa Fe a San Antonio

Año: 1987/ País: Cuba, Ecuador, Honduras, México, Uruguay/ Género: Documental/ Formato: 16 mm, U-Matic ¾”/ Tiempo: 14’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Dirección: Juan Carlos Cremata, Eduardo Ramiro Bonilla, Hispano Durón, Javier Lavín, Alejandro Bassano/ Sinopsis: Reportaje sobre el Nuevo Cine Latinoamericano, que dio vida a la Escuela Internacional de Cine y Televisión… Seguir leyendo

Día uno

Año: 1987/ País: Cuba, Puerto Rico/ Género: Ficción/ Formato: U-Matic ¾”/ Tiempo: 3’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: David Grijalva (Ecuador)/ Dirección: Juan Carlos García/ Guión: Juan Carlos García/ Fotografía: A. Wierdemann (Alejandro García) (Venezuela)/ Edición: Cristina Civale (Argentina)/ Sonido: Juan Basanta (República Dominicana)… Seguir leyendo

Diario de un alumno

Año: 1987/ País: Cuba, Guinea Bissau/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm, U-Matic ¾”/ Tiempo: 2’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: José Méndes López (Guinea Bissau)/ Dirección: Suleimane Biai/ Fotografía: Sikirou Tidjani (Benin)/ Edición: Alphonse Sanon (Burkina Fasso)/ Sonido: Cristóbal Condoreno (Bolivia)/ Sinopsis: Un estudiante africano, aquejado de nostalgia… Seguir leyendo

Diurna

Año: 1987/ País: Cuba, México/ Género: Ficción/ Formato: 16 mm, U-Matic ¾”/ Tiempo: 3’/ Color: Blanco y negro/ Productora: EICTV/ Producción: Luis Gómez (Venezuela)/ Dirección: Sachiko Uzeta (México)/ Fotografía: Marcos Loayza (Bolivia)/ Edición: Leticia Castro (Argentina)/ Sonido: Analida Hernández (Panamá)/ Sinopsis: Una joven se dirige al consultorio de la ginecóloga… Seguir leyendoLa relación íntegra de los filmes producidos ese año puede consultarse aquí.

EICTV: otro problema en la historiografía del cine cubano

Ah, la primavera (1991), de Manuel Rodríguez

La Escuela Internacional de Cine y TV (EICTV) de San Antonio de los Baños (Cuba), fue inaugurada el 15 de diciembre de 1986. O sea, que estamos hablando de uno de los principales centros productores de contenidos audiovisuales que ha existido en el país en los últimos treinta años. Y, sin embargo, en la Historia canónica del cine cubano casi todo lo producido por esta entidad ha figurado en una suerte de limbo que no es tomada en cuenta en ningún sentido, a no ser para evocar etapas de aprendizaje.

Es evidente que una historiografía que opere sobre la base del fundamento nacionalista con que todavía se suele mirar el cine cubano, no podrá encontrar aquí asideros demasiado firmes para integrar esa producción transnacional al relato autóctono de la práctica audiovisual. Pero podríamos recordar lo comentado alguna vez por Roger Chartier:

“Cada historiador examina su práctica a partir de su propio campo de trabajo. A mi parecer, lo que da sentido a los análisis historiográficos o metodológicos es su capacidad de inventar objetos de investigación, de proponer nuevas categorías interpretativas y construir comprensiones inéditas de problemas antiguos”.  

Por eso es que, apelando a lo heurístico, necesitaríamos ampliar la noción de lo cubano cinematográfico, y en vez de hablar del cine cubano a secas, articular todo un conjunto de acciones que involucrarían a la producción, pero también a los espacios donde se sueñan esas producciones, se proyectan, se discuten, y se interceptan con otras tramas colectivas. En mi caso, ya no me gusta hablar del cine cubano en singular, sino del cuerpo audiovisual de la nación.

Por otro lado, al margen del reparo nacionalista que busca la pureza de la producción (algo casi imposible de demostrar en la mayoría de las películas cubanas), estaría ese lugar común que suele pensar en las producciones realizadas en las escuelas de cine como simples experiencias de formación.

Es cierto, desde luego, que en esta etapa quienes se inician rara vez tienen un estilo definido, y, sin embargo, cuando veo El sueño de Giovanni Bassain (1953), filme realizado por Tomás Gutiérrez Alea como colofón de sus estudios en la escuela de cine de Roma, descubro buena parte de los elementos que después se perfilarán mejor en sus obras mayores: el uso del humor negro, la vocación onírica, la presencia amenazante de la Muerte.

En el caso de la EICTV, allí se han realizado algunos de los mejores cortometrajes producidos en este país. Y han salido películas hoy tan imprescindibles como El invasor marciano: 36 años después (1988), de Wolney Oliveira, Oscuros rinocerontes enjaulados (1990), de Juan Carlos Cremata, Talco para lo negro (1992), de Arturo Sotto, Molina’s Culpa (1992), de Jorge Molina, o Los que se quedaron (1993), de Benito Zambrano, por mencionar apenas algunos de los fundacionales.

Pero, además, si consultamos la información brindada en el excelente Catálogo de la Producción Fílmica de la Escuela Internacional de Cine y Televisión 1987-2002, preparado por Mariví Rodríguez Triana, se podrá apreciar fácilmente que aquellos “ejercicios” no eran meros soliloquios de estudiantes mirándose al ombligo: todo lo contrario, a veces de modo explícito, y otras de manera implícita, esas producciones estaban dialogando o discutiendo asuntos que circulaban en la esfera pública del momento. No importa que el punto de vista fuera de un cubano o de un extranjero: en el centro siempre estuvo la realidad cubana, filtrada y enriquecida por las más diversas subjetividades.

Juan Antonio García Borrero

La novia de Cuba en la ENDAC

La primera vez que vi el filme japonés La novia de Cuba (Kyuba no Koibito/ 1969), de Kazuo Kuroki, fue en el año 2009. Al siempre recordado investigador Alberto Elena, uno de los organizadores del Festival de los Cines del Sur (Granada, España) que se celebraría entre el 13 y el 20 de junio de aquel año, le había seducido el tema de investigación que en aquel momento yo asumía (Cineastas extranjeros en el cine cubano de los sesenta), y me invitó a terminar de escribir el libro Intrusos en el paraíso y presentarlo en el Festival, el cual acompañaría un ciclo de películas que él y Mirito Torreiro curarían.

Como le expliqué a Elena en su momento, la presencia de todos esos cineastas extranjeros que pasaron por Cuba en aquella década fundacional, apenas había sido estudiada por la historiografía canónica. En sentido general, se mencionaban los nombres de Cesare Zavattini, Joris Ivens, o Mijail Kalatozov, por nombrar algunos, pero apenas para resaltar que el paso de los mismos por la isla más bien hablaba de la simpatía que muchos cineastas de izquierda sentían entonces por la Revolución, pero que en lo estético o en lo cultural apenas habían dejado huellas importantes.

Tengo la impresión de que fue con Alberto Elena con quien primero hablé de la necesidad de crear nuevas herramientas epistemológicas, que nos permitiera asumir y entender como parte de las dinámicas audiovisuales cubanas todos esos procesos que normalmente quedan fueran del relato oficial, pero que están profundamente conectadas a su Historia.

Supongo que le hablara entonces de mi interés en distinguir el constructo “cine cubano” (conjunto de películas y biografías que pueden localizarse con relativa facilidad en el espacio y el tiempo) de ese otro que insisto en llamar “el cuerpo audiovisual de la nación cubana”, donde apelando al sentido de “comunidad imaginada” que según Anderson tendría la misma, estaríamos en presencia de algo que no existe de manera fija o tangible, sino que constantemente se enriquece en todas las direcciones.

A diferencia del concepto “cine cubano”, tan apegado a lo estrechamente nacional, “el cuerpo audiovisual de la nación” permitiría conectar todo ese conjunto de imágenes, acompañadas o no de sonidos, que de modo transnacional se articulan alrededor de “la cosa cubana” lo mismo a través de las películas, que de las tecnologías, las salas o festivales donde se socializa el consumo, o los libros o revistas que se escriben o se leen.   

La muestra curada por Alberto Elena y Mirito Torreiro era ejemplar en cuanto a la ilustración de dicha tesis. Yo había escrito Intrusos en el paraíso teniendo en mente un territorio poco conocido, pero a pesar de eso, reconocible. En cambio, las películas que ambos investigadores lograron reunir mostraban lo conocido (Yanqui no, 1960, de Richard Leacock; Cuba, pueblo armado, 1961, de Joris Ivens; Saludos, cubanos, 1963, de Agnès Varda; Ella, 1964, de Theodor Christensen), pero también lo que a estas alturas sigue siendo ignorado en cualquiera de los libros donde se aborde la historia del cine cubano. Menciono algunos de esos títulos malditos entonces proyectados en el evento: Cuban Rebels Girls (1959), de Barry Mahon, We Shall Return (1962), de Philip S. Goodman, Isla en llamas (1962), de Roman Karmen, La vida de Juanita Castro (1965), de Andy Warhol, Che (1969), de Richard Fleischer, Topaz (1969), de Alfred Hitchcock, o la mencionada La novia de Cuba, de Kazuo Kuroki.

Por suerte, sobre La novia de Cuba ya existen valiosísimas investigaciones. Mario Piedra ha escrito un artículo muy revelador con el título de La novia (desconocida) de Cuba. Y está el documental La novia de Akira (2011), realizado por Marian García Alán, que rescata las memorias de algunos de los integrantes cubanos de esta colaboración cubano-japonesa. Y en el filme de Carlos Quintela Los lobos del este (Higashi No Okami/ 2017), rodado en Japón, pueden adivinarse las huellas primigenias del filme de Kuroki.

Hoy, a diferencia de diez o quince años atrás, estamos en condiciones de construir ese cuerpo audiovisual de la nación, a través del ejercicio transnacional de lo que ya se conoce como la Historia Pública, es decir, la Historia armada con los archivos compartidos por los usuarios conectados a Internet.

En la ENDAC tenemos varios ejemplos preciosos de esa nueva modalidad de escritura colaborativa, una de ellas vinculada precisamente a La novia de Cuba. Y es que la portada de la revista japonesa que puede apreciarse debajo, fue escaneada en su momento por nuestra amiga y estudiosa del cine cubano Sachiko Terashima, quien nos la hizo llegar desde Japón minutos después de leer la entrada donde promovíamos la cinta. En la imagen pueden verse a la actriz Obdulia Plasencia y el actor Masahiko Tsugawa como parte de la promoción de la película en el país nipón.

Juan Antonio García Borrero

Más sobre la Fílmica de las FAR

Hace unos días publicamos en la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC) una entrada donde se alude a la producción de los Estudios Cinematográficos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, la cual muy raras veces es contemplada por los investigadores del cine cubano.

Como otras veces hemos dicho, para reconstruir la Historia Total (término acuñado por Mitry) del audiovisual cubano, se necesitan las contribuciones de muchos, toda vez que estamos hablando de reconstruir (¿o construir?) el cuerpo audiovisual de la nación cubana a partir de una masa sin forma definida de imágenes y sonidos que hoy, sobre todo gracias a Internet, sabemos que han surgido en los sitios más insospechados del planeta.  

Por suerte la ENDAC ya ha comenzado a recibir colaboraciones valiosísimas. Y estas imágenes que hoy compartimos con los lectores del blog se la debemos la cortesía de Joaquín Estrada- Montalván, rector del sitio Gaspar, el Lugareño, quien las escaneó de la revista Bohemia Nro. 7, Septiembre 1962. Se trata de un artículo donde se habla del surgimiento de la Sección Fílmica del MINFAR, y lo que se proponían sus primeros miembros, dirigidos por el Comandante René Rodríguez Cruz.

El Congo 1960 (1961), de Fausto Canel

Acabo de introducir en la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC) la ficha técnica del documental El Congo 1960 (1961), de Fausto Canel.

Lo hice de ese modo mecánico con que uno se encarga de mencionar títulos que pensamos han sido mero trámite dentro de las filmografías de sus realizadores. Y entonces me reencuentro con esta declaración que el propio Canel, realizador de Desarraigo y Papeles son papeles, me hiciera llegar en su momento cuando le pregunté por este documental:

De nuevo agitación y propaganda. Patricio Lumumba acababa de ser asesinado y la descolonización de África estaba en el aire. Lo que no se sabe es que el documental fue producido por Guillermo Cabrera Infante para el programa “Lunes de Revolución en Televisión”. Por eso la narración que se escucha sobre las imágenes fue escrita por Pablo Armando Fernández, entonces subdirector de “Lunes”. Luego el ICAIC decidió tirar copias en 35 milímetros para los cines. Pero enseguida se formó el titingó de PM (un corto también producido por “L. de R. en T”) y los nombres de Cabrera Infante y de Pablo Armando, hoy Poeta Nacional del Castrismo, desaparecieron de los títulos sin que el ICAIC me lo informase siquiera.

Esto me lleva a pensar, una vez más, en los desafíos que se le imponen al historiador del audiovisual cubano. Aun cuando sepamos que en nuestras aproximaciones al pasado no podemos despojarnos de las influencias que ejerce sobre nosotros ese presente desde el cual escribimos, hay que regresar a la época con el ojo cargado de inocencia.

Si, como afirmaba Gombrich, “la función del historiador no es juzgar sino explicar”, entonces será preciso que dejemos a un lado el interés positivista que solo repararía en este documental como una pieza única dentro de la filmografía de Canel, para asumirlo como parte de una red más compleja en la que, más allá de lo estético, se adivinan otras pugnas, otras relaciones.

Recordemos a Kracauer cuando afirmaba que “más que credos específicos, lo que las películas reflejan son tendencias psicológicas, los estratos profundos de la mentalidad colectiva que –más o menos- corren por debajo de la dimensión consciente”. Lo que quiero decir es que, al margen de lo que el cineasta Fausto Canel nos estaba proponiendo en su documental de modo explícito, una lectura sintomática nos permitiría rastrear otras tramas que se tejían en una dimensión mayor.  

Juan Antonio García Borrero


Ficha técnica

Título: El Congo 1960

Año: 1961

País: Cuba

Género: Documental

Formato: 35 mm

Tiempo: 10’

Color: Blanco y negro

Productora: ICAIC

Producción: Antonio Henríquez

Dirección: Fausto Canel

Texto: Pablo Armando Fernández

Fotografía: Material de archivo

Edición: Carlos Menéndez

Sonido: Departamento de Sonido del ICAIC

Sinopsis

Análisis de los acontecimientos ocurridos en el Congo desde su independencia hasta la muerte de Patricio Lumumba.

Restaura ICAIC filmografía de Nicolás Guillén Landrián

¡Tremenda noticia la que nos brinda Cubacine! De las que no se puede dejar de compartir. Gracias a Joel por traernos la buena nueva, a Ernesto Daranas por ese hermoso gesto de empatía creativa, y al ICAIC por garantizar la realización de un viejo sueño…

Restaura ICAIC filmografía de Nicolás Guillén Landrián

Mié, 09/09/2020 – 08:45

Por Joel del Río

Con el propósito final de que se conozca mejor, se promueva y se reconozca a todos los niveles la obra del documentalista Nicolás Guillén Landrián, autor de clásicos como Ociel del Toa o Coffea Arábiga, el ICAIC acomete la restauración integral de toda su filmografía, un proceso comandado por el cineasta Ernesto Daranas, confeso admirador de esa obra.

En contra del mito de que la restauración es un proceso carísimo y que solo depende de la colaboración extranjera, el ICAIC explora esta fórmula de restauración con recursos mayormente propios para rescatar obras erosionadas a lo largo de varias décadas, en un archivo que casi nunca contó con los recursos necesarios para la conservación óptima del patrimonio audiovisual.

La primera etapa del proceso de restauración consiste en la limpieza y restauración física del material fílmico, operaciones que se realizan directamente sobre el rollo de 16 o 35 mm. La segunda tiene que ver con el escaneo en 4K, cuadro a cuadro, del rollo de celuloide, lo que permite obtener una copia digital con toda la información de imagen y sonido contenida en él. La tercera se encamina a la restauración digital de la imagen y el sonido, cuya complejidad depende del nivel de deterioro del material escaneado.

A lo largo de estos tres primeros procesos se crea un clon digital lo más parecido posible a la obra original en celuloide, tal y como sus creadores la concibieron. A partir de ahí se procede a una cuarta etapa consistente en archivar, ya en soporte digital, el resultado de cada uno de los pasos anteriores. Así se garantiza que, en el futuro, cuando aparezcan tecnologías mejores, se pueda regresar sobre el material original escaneado y mejorar aún más el resultado.

La pandemia ha interrumpido el proceso de búsqueda de los filmes de Landrián, pero ya se trabaja con una parte importante de su obra. Daranas y sus colaboradores se proponen también buscar materiales de archivo (fotos, documentos, recortes de prensa, manuscritos, etc.) que ayuden a comprender el proceso creativo seguido por el realizador, así como su trayectoria dentro y fuera del ICAIC.

El equipo encargado de la restauración cuenta con el apoyo inestimable de la viuda del cineasta, Gretel Alonso, y de Livio Delgado, fotógrafo de varios de sus más importantes documentales. Ambos colaboran en la reconstrucción histórica y técnica, y en cuanto se pueda retomar el trabajo se intentará sumar a otras personas que fueron próximas a Landrián.

Según reconoció Daranas en entrevista con este reportero, los Archivos Fílmicos del ICAIC cuentan con especialistas con la capacidad y el deseo de hacer una parte importante de ese trabajo, como Cecilia Alpízar, José Piña, Mario Fraga y José Antonio Cangas. El resto puede lograrse con otros expertos que trabajan de manera independiente y están preparados para rescatar todo ese material que se estaba perdiendo.

A los especialistas de los Archivos se suman profesionales con amplia experiencia en sus respectivos oficios: el editor Pedro Suárez como supervisor general de los procesos de restauración, el fotógrafo Ángel Alderete, José Miguel Quevedo en la restauración digital, Osmany Olivare en el sonido y Esther Masero y Ariagna Abreu en la producción.

Finalmente, Daranas reconoce que el necesario acercamiento a la obra documental de Nicolás Guillén Landrián, y llegar a apreciarla tal y como él concibió, tiene que ver con un imprescindible rescate cultural que el autor de Conducta catalogó de “impactante”.

Así de apasionante resultará también, sin dudas, el reencuentro del público con los documentales restaurados de uno de los mejores cineastas cubanos de todos los tiempos. 

Alicia en el País de las coyunturas (Fragmento)

Comparto otro fragmento de la biografía intelectual de Titón. Este proyecto de libro, aunque terminado en una primera versión, lo aparqué hace un par de años. Ahora me voy asomando a lo escrito como si fuese un extraño, como alguien que descubre un manuscrito ajeno.

Y también me entra la sensación de un déjà vu que me hace creer que lo explicado por Carlos Aldana en su momento a Alfredo Guevara, en este caso para referirse al rodaje de El elefante y la bicicleta, de Juan Carlos Tabío, es algo que lo acabo de escuchar ahora mismo. La coyuntura, aunque suena raro, no cambia.

JAGB

Alicia en el Pueblo de Maravillas (1991), de Daniel Díaz Torres

Alicia en el País de las coyunturas (Fragmento)

La crisis desatada por Alicia en el pueblo de Maravillas se combinó con el acuerdo del Consejo de Ministros, decretando la fusión del ICAIC en un nuevo instituto. Titón estuvo entre los 18 cineastas que decidieron firmar un documento, protestando abiertamente contra la medida.[1] Ambrosio Fornet ha recordado que “(e)stábamos de acuerdo con los motivos de la posible fusión de los organismos (un país en Período Especial no se podía dar el lujo de mantener tres instituciones productoras de cine), pero no estábamos de acuerdo con que no fuera el ICAIC quien dirigiera el nuevo organismo fusionado”.[2]

Esta crisis habría tenido un desenlace imprevisible, si el gobierno revolucionario no hubiese permitido que Alfredo Guevara retornara a Cuba, y actuase como intermediario del conflicto. Según Manuel Pérez,

Alfredo planteó que aquel proceso no se podía llevar a feliz término si él y Titón, que estaba presente, no resolvía sus discrepancias. Y, de una manera ejemplar, tanto Alfredo como Titón dejaron a un lado los asuntos y enfoques que los distanciaban y sellaron una unidad, como compañeros, ante la situación que se enfrentaba. Fue un momento de grandeza por parte de ambos”.[3]

En aquellos momentos de intensa crisis, el ICAIC volvía a apelar a esa impresionante reserva de corporativismo, para igual que había sucedido en los debates con Blas Roca en los sesenta, o en los ochenta con los ataques a Cecilia, apelar a una unidad que dejaba a un lado las diferencias internas y se proponía la superación de la adversidad externa. La presencia de Alfredo Guevara parecía reintegrar al organismo esa cuota de confianza política que, aun cuando no se había mencionado de manera oficial, se sospechaba estaba en el centro de todo.

Por eso el propio Titón se muestra estimulado con la cercanía de Guevara, y las labores que habrá de realizar una Comisión designada para investigar lo sucedido, y que en teoría debía ir más allá de lo circunstancial, para retomar asuntos que tuviese que ver con toda la política cultural. De allí que piense Gutiérrez Alea que: 

“(…) el hecho de que Alfredo haya sido llamado para formar parte de esa Comisión ya le da ese carácter, por lo menos apunta hacia eso, porque a Alfredo no lo van a llamar para investigar las irregularidades que hubo, eso es propio de la Policía Económica, de ese tipo. Alfredo no es para eso, no está para eso, es decir, ya eso le da un carácter y nos da la confianza de que esa Comisión que fue concebida con ese fin lo va a desbordar, no sólo por Alfredo, sino también porque nosotros tenemos esa voluntad y porque nosotros somos los interlocutores de esa Comisión”. [4]

En principio la crisis fue solucionada con un saldo favorable al ICAIC, que siguió gozando de su autonomía, con Alfredo Guevara de nuevo al frente. Sin embargo, los ecos de los incidentes relacionados con Alicia en el pueblo de Maravillas siguieron flotando durante un tiempo en el ambiente de las altas esferas políticas. Incluso un poco antes de ser destituido de su cargo de Secretario Ideológico del Partido Comunista de Cuba en el mes de octubre, Carlos Aldana le había escrito una misiva a Alfredo Guevara, donde le hablaba preocupado del proyectado rodaje de El elefante y la bicicleta, de Juan Carlos Tabío. En aquellos momentos, para Aldana,

La coyuntura por la que atraviesa nuestra sociedad y la situación, como bien conoces aún no del todo superada, en las relaciones partido-intelectualidad, tras la fallida experiencia de Alicia… no dejan espacio a la tendencia que se intenta expresar en ese guión, al menos con ese lenguaje.

(…)

No podemos exponer lo que venimos haciendo a una polémica que amenaza a desatarse desde la filmación. Este proyecto hay que postergarlo. Estoy pensando ante todo en ti, en lo que tu nombre y tu prestigio representan ante Fidel. Me temo que las discusiones en la comisión presidida por Carlos y el justo tratamiento a Daniel, en lugar de conducir a una suerte de tregua, a un compás de espera, a una reflexión consecuente, todo este proceso se haya traducido en un estímulo a este estilo que con mi mentalidad castrense identifico como un movimiento envolvente hacia los flancos de una agrupación que no se puede atacar de modo frontal.

Trato de ponerme en tu piel y me pregunto cómo proceder. A reserva de que conversemos, te adelanto la idea de subirles la parada y retarlos a tratar estos temas en serio”.[5]

En esa misma carta, el entonces encargado de asuntos ideológicos del PCC, de paso comenta que no “tendría reservas a priori con una tentativa de abordar el asunto del autoritarismo que bien conozco obsesiona a Titón, cuya sombra (la de Titón) asoma constantemente su genio humorístico en el texto”[6]. Sin embargo, la reserva política hacia ese tendencia cinematográfica presente en la institución está planteada, y esto es algo que el propio Guevara sospecha, de acuerdo a la expresión con que se despide ese mismo año en una carta que le dirige a Fidel: “Con la esperanza de que vuelvas a confiar en este ICAIC que es tan tuyo”.[7]

Juan Antonio García Borrero

Notas


[1] Las 18 personas que integraron la Comisión y firmaron los documentos de discrepancia con la decisión oficial fueron: Santiago Álvarez, Rebeca Chávez, Guillermo Centeno, Enrique Colina, Rolando Díaz, Daniel Díaz Torres, Ambrosio Fornet, Tomás Gutiérrez Alea, Juan Padrón, Senel Paz, Fernando Pérez, Manuel Pérez, Mario Rivas, Orlando Rojas, Jorge Luis Sánchez, Humberto Solás, Juan Carlos Tabío y Pastor Vega.

[2] Ambrosio Fornet. Contextos históricos y polémicas culturales. Entrevista a Manuel Pérez Paredes (segunda y última parte). Revista Cine Cubano Nro. 177-178, p 24.

[3] Ambrosio Fornet. Contextos históricos y polémicas culturales. Entrevista a Manuel Pérez Paredes (segunda y última parte). Revista Cine Cubano Nro. 177-178, p 26.

[4] Alfredo Guevara. Tiempo de fundación, p 476.

[5] Alfredo Guevara. ¿Y si fuera una huella?, pp 495-496.

[6] Alfredo Guevara. ¿Y si fuera una huella?, pp 495-496.

[7] Alfredo Guevara. ¿Y si fuera una huella?, p 503.