MARINA OCHOA SOBRE EL CONGRESO DE LA UNEAC Y LA CULTURA

La cineasta Marina Ochoa me hace llegar esta reflexión que dialoga con las notas que en su momento escribí, y que más tarde comentara Gustavo Arcos. Agradezco también los mensajes que me han llegado por lo privado. En lo personal creo que un Congreso debe medir su eficacia no por lo que en los instantes que duró se dijera, sino por los debates que siguió generando y las cuestiones prácticas que sea capaz de resolver a posteriori.

JAGB

MARINA OCHOA SOBRE EL CONGRESO DE LA UNEAC Y LA CULTURA

Querido Gustavo y Juany:

Estoy en fase de edición de mi documental a tiempo completo y por eso no había podido comentar algunas cosillas con respecto al tema del Congreso de la UNEAC

Como cineasta me pareció defraudante. La Ley de Cine , el reconocimiento del creador autónomo, la sección de cine separada de radio y TV dentro de la UNEAC y la Academia de Cine, más que sueños son las respuestas sensatas a la compleja realidad del cine cubano hoy. Aprobar estas propuestas no tiene necesariamente que menoscabar el rol y prestigio del ICAIC. Esto solamente podría hacerlo el propio ICAIC si no logra refundarse sobre bases modernas y dejar atrás la nostalgia pero no los fundamentos que estuvieron presentes en su creación y que se mantienen válidos. No se trata de forma, organigramas, etc. se trata sobre todo del qué, hacia dónde y del cómo. Para eso hay que romper barreras, dinamitar esquemas y poner nuevamente al creador en el centro del quehacer de la institución y no al funcionario, tecnócratas y burócratas y tomar conciencia de que sin creadores que encuentren el ambiente adecuado para desarrollar su obra no habrá ICAIC aunque hayan diez mil decretos que pretendan imponerlo. La opción es luchar y crear el milagro que nos corresponde en nuestro presente.

A estas alturas del juego y siguiendo el pensamiento dialéctico (que cada vez más se percibe como un difuso aroma de un caro perfume que fue) no entender que cerrar los ojos al reconocimiento de que existe una sociedad civil que evolucionó por su cuenta a despecho de las orientaciones, lineamientos y diseños de expertos en crear un país perfecto con ciudadanos perfectos y el negarse a diseñar políticas que no desestimen o subestimen los profundos cambios que ya se han producido en la conciencia de los ciudadanos, pretendiendo un proyecto de país (que solo conocen integralmente los "bendecidos") que no incluye a una ciudadanía cada vez más joven y más escéptica con respecto a los discursos oficiales que siempre hablan de un futuro que nunca llega y del bienestar de futuras generaciones que todos en su momento hemos sido sin que hayamos podido cosechar los frutos prometidos, no hace más que sembrar el nihilismo. El mejor terreno para los que calzan zapatos de alpinista. Lee el resto de esta entrada

CINE Y REVOLUCIÓN EN AMÉRICA LATINA

Conociendo a los autores que han preparado este libro, me atrevo a asegurar que estaremos en presencia de un volumen imprescindible. La presentación será el próximo jueves en Buenos Aires. Pero desde ya le sigo la pista…

GUSTAVO ARCOS A PROPÓSITO DEL CONGRESO Y LA CULTURA

Hola Juany:

Magníficas tus notas post congreso. Aunque algunos dirán que el cristal de tu Yutong estaba empañado.

No pude estar allí, así que la percepción que tengo del mismo, es la ofrecida de manera ascética y selectiva por la Mesa Redonda y el Granma. Me dio mucha gracia que en uno de esos espacios un importante delegado del oriente del país, hablara de como el evento “estaba en la calle” refiriéndose a la supuesta expectación y atención que deparaba en todos los cubanos y cubanas. Es justamente el tipo de ilusión óptica que distancia a muchos directivos, de la vida real. Porque a fin de cuentas cómo puede una persona que se pasa la mayor parte de su tiempo en reuniones, recepciones y rutinas propias de su rango, conocer lo que realmente está pasando en la vida de un país.

Estoy seguro que al interior del Congreso se dieron importantes y rigurosos debates sobre los más diversos asuntos, intercambios que por cierto, poco vimos reflejarse en los medios. Pero.. lo mismo ocurrió en el evento de hace seis años y pocas cosas se implementaron de aquellos acuerdos. Tanto es así, que el propio presidente del país, llamó a enfrentar los problemas de la cultura, ahora, y no esperar a la próxima cita para resolverlos. Pero Juany, el marasmo burocrático creado por el propio aparato del estado es tan grande, que cualquier idea o buena intención termina disuelto en él.

En el apartado del cine y los medios, el Congreso pareció lanzar un jarro de agua fría a las justas demandas de los creadores audiovisuales. Tras casi un año de debates y reuniones en todas las instancias, se presentaron, por los delegados del gremio, propuestas concretas para crear una nueva Ley del Cine. También se escucharon sólidos criterios sobre la urgente necesidad de establecer legalmente la figura del creador audiovisual autónomo, una demanda compartida por más de un centenar de artistas, miembros por cierto de la propia UNEAC. Ambas cuestiones forman parte de un mismo fenómeno y por tanto deben marchar unidas. En Cuba, tenemos la Ley 169 que ampara la existencia del ICAIC pero es una ley que se inscribió en el año 1959!!!. Fue incluso la primera Ley cultural establecida por la Revolución, pero que surgió en un contexto y bajo unas circunstancias tecnológicas y económicas bien diferentes a las actuales. En cualquier caso, aquella Ley legitimaba al ICAIC y desde hace años sabemos que hablar de cine cubano o cine nacional, no es solo hablar del ICAIC. Lee el resto de esta entrada

GILLES LIPOVETSKY Y JEAN SERROY SOBRE EL HOMO PANTALICUS

“El individuo actual y de mañana, conectado permanentemente, mediante el móvil y el portátil, con el conjunto de las pantallas, está en el centro de un tejido reticulado cuya amplitud determina los actos de su vida cotidiana. Pantallas domóticas que regulan el funcionamiento de una casa crecientemente informatizada; imaginería médica, escáner, ecografía, cámaras miniaturizadas para uso intracorporal que permiten ver en pantalla las zonas más recónditas del interior del cuerpo; pantallas de plasma en los cochecitos infantiles; tablones informáticos de anuncios; el GPS, que indica en la pantalla del salpicadero del coche la dirección que hay que seguir; pantallas táctiles y terminales diversas que permiten retirar dinero, pagar, elegir, reservar, consultar; incluso pantallas con cascos y gafas con pantalla que permiten, por ejemplo mientras se está en un parque de atracciones, dar vueltas por un mundo virtual. Y además, al mismo tiempo que esta miniaturización que multiplica las pantallas individuales, la enormidad, el gigantismo de las pantallas grandes: las que se colocan en estadios, en reuniones políticas, en conciertos, incluso en iglesias, para que el público de masas vea lo que sucede sobre el terreno, en el estrado, en la escena, delante del altar. Mundo desdoblado donde el acontecimiento es espectáculo. Y donde el cine, también presa de esta lógica-pantalla, muestra el camino con pantallas supergrandes desarrolladas por Imax y Omnimax. Esto quiere decir que entre la pantalla tamaño sello y la megapantalla gigante circula sin cesar una flota de imágenes que transforma al individuo hipermoderno en Homo pantalicus e instaura una pantallocracia cuyo poder temen ya algunos. Una pantalla-mundo que está claro que no es ya la del cine, pero que, como veremos, se presenta en muchos aspectos como un cine-mundo”.

POST-CONGRESO: DELIO G. OROZCO DESDE GRANMA

En Cuba, definitivamente, Internet tiene razones que la razón ignora, por lo que hay cosas que para entenderlas bien, mejor sería ni explicarlas. Hace dos días intenté colgar la reflexión que me enviara desde Granma el amigo e historiador Delio G. Orozco González, la cual quiso leer en el recién finalizado Congreso de la UNEAC, y no pudo por falta de tiempo. Y sucedió lo inexplicable: solo aparece publicado el título del texto y la foto del autor. Veamos si esta vez las nuevas tecnologías no me traicionan.

JAGB

PALABRAS PARA EL VIII CONGRESO DE LA UNEAC.

Por Delio G. Orozco González

A Cuba que sufre, mi primera palabra; a Cuba, que no es un poema ni un mapa en la pared; a Cuba, que somos todos nosotros y cuantos viven, trabajan, sueñan, sufren, ríen, lloran y mueren en ella y por ella.

A Cuba mi pensamiento, porque hijo suyo, ciudadano antes que intelectual y heredero de

su cultura, me guía a Varela, quien tuvo la grandeza de no asimilarse a tierra extraña; por el magisterio de Luz y Caballero, que quería ver caída todas las estrellas del firmamento antes que desprenderse del pecho de los hombres el sentimiento de justicia; a Cuba, porque me estremece Céspedes con su grito de Patria y Libertad; porque me eleva a las cumbres del sacrificio humano la vida de Martí y su acto de fe en Dos Ríos cuando afirmó: «Por Cuba estoy dispuesto a que me claven en la cruz»; a Cuba, porque Mella glosó al Apóstol y luego murió por la Revolución, porque Villena pidió una carga para matar bribones; a Cuba, porque los muros del Moncada se empaparon de sangre generosa la mañana de la Santa Ana y porque Antonio, Fernando, Gerardo, Ramón y René, han confirmado que entre los cubanos todavía hay tropa suficiente para el honor.

¿Y por qué sufre Cuba? Padece porque se le bloquea, se le acosa, se le niegan méritos y recursos, contra ella se preparan acechanzas y los dineros que en su nombre se levantan en el vecino poderoso, la más de las veces, no son para calmar el sufrimiento, la pena, o la desdicha de sus habitantes; sino, para doblegarlos. Y como si este castigo no fuera suficiente, las entrañas le arden porque el salario a sus trabajadores y las pensiones a sus jubilados no le alcanzan para llevar sin angustia el pan a la mesa; gime, porque algún que otro político lleva la Revolución en la boca para vivir de ella y no en el corazón para morir por ella y cuando se descubre su falaz actitud, en vez de aplicarle el correctivo, en ocasiones se le premia trasladándole a un puesto del cual puede obtener beneficios; sufre, porque funcionarios venales lastiman, roban, corrompen y como gangrena mortal matan la fe y el espíritu de otros; padece, porque algunos de sus jóvenes desprecian su bandera, no porque no les plazca la combinación tricolor, sino, porque precisamente es cubana; se retuerce de dolor porque más de una fémina -en la flor de la vida-, vende su cuerpo; y ese dolor le desuella el alma y se acrecienta porque el obrero no es trabajador de una fábrica en Detroit, porque el político no milita en el Partido Demócrata o en el Republicano, porque el funcionario no está emplantillado en el condado de Miami Dade, porque el joven no vive en el Bronx o porque la muchacha no es una meretriz de Las Vegas; le duele en el corazón porque todos son hijos suyos. Y tan variados y punzantes dolores pueden hacerle un daño irreparable porque todo, hasta el dolor, tiene un límite. Lee el resto de esta entrada

POST-CONGRESO: NOTAS PARA UN DEBATE SOBRE EL INTELECTUAL Y LA CULTURA CUBANA EN EL SIGLO XXI

Desde la guagua que todas las mañanas nos conducía del hotel donde estábamos alojados al Palacio de las Convenciones en el cual se celebró el VIII Congreso de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, podía advertirse cómo la vida fluía lentamente y en silencio en esa Habana de ahora mismo. Un par de veces los agentes del tránsito detuvieron la circulación para que los autobuses en que viajaban los delegados no tuviesen interferencia alguna. Solo en esos casos la gente que a esa hora se movían en las calles (ya fuera como peatones o dentro de algún automóvil) reparaba en nosotros.

Tal vez alguno consiguió asociarnos a ese Congreso de artistas y escritores que tanta publicidad recibió en los medios cubanos, generando un sinnúmero de expectativas. Tal vez. Entonces quizás se preguntaran, escépticos, cuánto podrían influir en sus vidas los debates que podrían sostener ese grupo de personas que dedican la mayor parte de su tiempo al mundo espiritual, y a lo que por lo general no tiene una utilidad práctica inmediata. O tal vez defendieron la posibilidad de esa reunión, pensando que no solo de pan vive el hombre, aunque el pan sea imprescindible. Creo que, sin embargo, la mayoría ni se tomó la molestia de pensar en nada de esto debido al peso que tenían en esos instantes las ocupaciones puntuales que los movilizaban.

Lo que sí seguramente fue común en todas esas vidas que coincidieron con el paso de nuestros autobuses es que, menos de un minuto después de aquellos cruces casuales, ya nos habían olvidado. La vida siguió su curso natural, impredecible, y seguramente mientras el grupo de artistas y escritores cubanos que fuimos al Congreso discutíamos cosas importantes relacionadas con “la cosa pública”, en la vida real (esa que está más allá de las ventanillas de un bus, o de un salón climatizado de reuniones) acontecieron eventos que, para bien o para mal (eso poco importa en términos fenomenológicos) siguen movilizando a la gente de a pie, y van diseñando (sin que muchas veces lo advirtamos a tiempo) el perfil de nuestras cotidianas existencias.

En este punto recuerdo que mucho antes de que en “Ser y tiempo” Heidegger describiera con una minuciosidad todavía no superada las modalidades de nuestro cotidiano convivir, distinguiendo las diversas manifestaciones de la existencia auténtica y no auténtica, José Martí había apuntado en uno de sus cuadernos esta inquietante observación: “Las convenciones creadas deforman la existencia verdadera, y la verdadera vida viene a ser como corriente silenciosa que corre dentro de la existencia aparente, como por debajo de ella, no sentida a las veces por el mismo en quien hace su obra sigilosa. (…) La tierra es hoy una vasta morada de disfrazados”. Lee el resto de esta entrada

POST-CONGRESO: DELIO G. OROZCO DESDE GRANMA

El querido amigo e historiador Delio G. Orozco González, me hace llegar estas reflexiones que quiso someter a discusión en el recién finalizado Congreso de la UNEAC, y que, según me cuenta, por falta de tiempo no pudo exponer.

JAGB

PALABRAS PARA EL VIII CONGRESO DE LA UNEAC.

Por Delio G. Orozco González.

Historiador.

Vice-presidente del Comité provincial de la UNEAC en Granma.

Vice-presidente del Comité municipal de la UNEAC en Manzanillo.

Manzanillo de Cuba.

INVITACION A LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO HOMENAJE A ALFREDO GUEVARA

La Casa del Festival le invita a la presentación del libro Homenaje a Alfredo Guevara , el próximo lunes 21 de abril, a las 3:00 p.m., que recopila las intervenciones del Panel-Homenaje realizado el 11 de diciembre de 2013, durante el 35 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

La publicación será presentada por Raúl Roa Kouri, opiniones y vivencias asociadas a Alfredo Guevara, compartidas en aquella ocasión por personalidades del cine, la cultura y la política entre los que destacan Manuel Pérez, Geraldo Sarno,Ricardo Alarcón, Carmen Castillo, Ignacio Ramonet y Eusebio Leal.

Asimismo, se presentará el último número de la Revista Nuevo Cine, dedicada al 35 Aniversario del evento cinematográfico habanero y que incluye también un dossier homenaje al que fuera su presidente.

A la presentación del libro se sumará la proyección del audiovisual Alfredo Guevara. Imágenes y Revolución, que contiene fragmentos editados por Miriam Talavera de una entrevista filmada por Xavier D´Arthuys y Ariel Felipe Wood, semanas antes del 19 de abril de 2013, fecha en la que falleciera el destacado intelectual cubano.

POST-CONGRESO: MANUEL HERRERA SOBRE LA POSIBILIDAD DE UNA FUTURA ASOCIACIÓN DE CINEASTAS

Otro amigo, en este caso el conocido cineasta Manuel Herrera, me hace llegar este documento que fue sometido a la discusión de los delegados que participaron en el Congreso.

FUNDAMENTACION A LA SOLICITUD DE CONVERTIR LA SECCION DE CINE EN ASOCIACION DE CINEASTAS.

Nuestra finalidad y nuestro principio

es defender, en términos de derecho, la pertinencia

y la pervivencia de la industria

cinematográfica cubana (El cine cubano)

como nuestro proyecto de vida,

y como parte indisoluble de los espacios culturales

que sostienen y certifican el aliento

espiritual de la nación cubana”

Texto leído por Enrique Alvarez en el encuentro de los cineastas

4 de mayo 2013.

INTRODUCCION

La democratización de los medios ha traído el auge de la producción cinematográfica llamada independiente. La cantidad de cineastas, en todas las ramas de la creación artística del cine, ha aumentado. En la FAMCA y la EICTV, un número creciente de estudiantes se gradúa cada año. Nunca como hoy la producción cinematográfica se ha extendido por todo el país. Documentales, largos y cortos de ficción se realizan en cualquier rincón con la calidad profesional suficiente como para representar a nuestra cinematografía.

El aumento considerable de la membresía de la Asociación de Medios Audiovisuales y Radio impide el crecimiento en su Sección de Cine. Muchos compañeros, con las condiciones requeridas, se encuentran realizando su obra sin estar asociados a ninguna institución. Dicho aumento limita el libre flujo de circulación de ideas, interrelación y retroalimentación entre los cineastas, semejantes hoy, a un rosario de personalidades dispersas, o aliadas en pequeños grupos, impedidas por ello de funcionar como un movimiento artístico.

El concepto audiovisual imperante entre nosotros, resulta válido para referirse de forma global a una serie de actividades como el cine, la televisión y otras. Lee el resto de esta entrada

POST CONGRESO: MANUEL GARCÍA VERDECIA SOBRE LA CULTURA MARTIANA

En el recién finalizado Congreso de la UNEAC, varios intelectuales no pudieron intervenir, a veces por falta de tiempo. Algunos de ellos, como el amigo, poeta, y escritor holguinero Manuel García Verdecia, han querido compartir con los lectores del blog esas reflexiones que nunca llegaron a ser públicas.

JAGB

INSTAURAR LA CULTURA MARTIANA

(Intervención en el VIII Congreso de la UNEAC, Palacio de las Convenciones, 12 de abril de 2014.)

Por Manuel García Verdecia

José Martí es, hoy más que nunca, brújula puntual para las batallas que las nuevas condiciones nos imponen. Una frase suya muy citada pero no siempre debidamente comprendida es divisa principal para la obra que nos reclama. Ser cultos es hacer uso consciente y sistemático de cuanto la inteligencia y la sensibilidad de los hombres organizados en el tiempo han logrado crear para humanizar y dignificar sus vidas. Solo venciendo las vicisitudes que la necesidad, por azar natural o mal designio de los hombres, nos impone alcanzamos el reino de la libertad.

De aquí que hoy resulte de primer orden la intervención del intelectual en su medio para ayudar a resolver los más arduos problemas que lo acucian. Si bien en los momentos de la vida de Martí tal concepto no se había desarrollado plenamente, con su intuición, el Maestro nos dejó aseveraciones que prefiguran una definición esencial del mismo. Nos dice: Poseer inteligencia no es más que el deber de emplearla honestamente. Además, La inteligencia no es la facultad de imponerse; es el deber de ser útil a los demás.

Nuestro país, se sabe, atraviesa por múltiples dificultades en su ser social. Muchos piensan que estos son problemas prácticos que deben resolver políticos y tecnócratas antes que los artistas e intelectuales, pues suponen que los creadores nos ocupamos de asuntos ideales. Nada más desacertado y lejano de la verdad. Estos aspectos cruciales demandan esencialmente más cultura. Entendemos esta como el sistema de saberes, acciones y objetos que genera el individuo para humanizar su existencia.

Como se sabe, toda cultura genera una contracultura que, para bien o para mal, tiende a deshacer y suplantar a aquella. En nuestro caso, por desgracia, se ha establecido perniciosamente una serie de antivalores: el burocratismo fosilizante y parasitario, la divergencia entre discurso y acción, el centralismo anquilosador, el inmovilismo timorato e insensible, el economicismo equívoco, el oportunismo desintegrador y la banalidad brutalizante. Tal situación exige de más cultura verdadera, sensible, crítica, combativa, que ponga en el centro al hombre real en sus condiciones y aspiraciones reales. Lee el resto de esta entrada

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.239 seguidores