Archivo del sitio

Inaugurado en Camagüey el Cine Club Elpidio Valdés

Me da mucha alegría compartir estas imágenes con los lectores del blog.  Son instantáneas que registran el momento en que dejamos inaugurado en El Callejón de los Milagros de Camagüey, hace un rato, el Cine Club “Elpidio Valdés”.

Los niños y niñas que allí aparecen viven prácticamente en las afueras de la ciudad, en el reparto Albaisa, y estudian en la escuela Enrique Casals Villareal. Para mí es, por el momento, el mejor ejemplo de lo mucho que se puede lograr con eso que desde hace cuatro años intentamos implementar sin éxito en Camagüey: el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual.

La vida es así de injusta: ¿se imaginan si esos niños estudiaran en algunas de las escuelas cercanas al Paseo Temático del Cine, y no tuvieran que salir del lugar donde viven en lo que fuera, con el fin de llegar a tiempo a las actividades previstas, y no los sorprenda la noche en el retorno?

Por supuesto que en la motivación que tienen estos niños y niñas está el trabajo de las maestras. Por eso es que en este caso quisimos hacer un reconocimiento bien especial a las educadoras Ramona Ocampo Rodríguez y Yulieiki Morena Echavarría. Han sido ellas las que se han encargado de perseverar y mantener accesible la magia.

La tarde fue también maravillosa porque nos permitió develar ese Elpidio Valdés (tamaño real) que le ha regalado el maestro Juan Padrón a El Callejón de los Milagros. Y luego los niños pudieron apreciar el animado Pesadillas, que como parte de su trabajo de Tesis de Dirección defendió hoy con gran éxito Rodolfo Caraballo Quevedo.

Varias personas me han preguntado si ya existe alguna estrategia trazada para días venideros. La estrategia está bien descrita en el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual de las que hemos hablado en varios de los Encuentros sobre Cultura Audiovisual que se han organizado, y de las experiencias socializadas por la Red del Universo Audiovisual del Niño, que también se han expuesto en esos Encuentros, se pueden aprovechar muchísimas.

Por lo pronto visualizo ese espacio como otra aula donde niños, niñas, y maestros prolongan lo que hacen en sus respectivas escuelas. Como otras veces he argumentado: no se trata de mirar al audiovisual como una alternativa o una opción, sino como una herramienta que ahora mismo demanda el máximo de su responsabilidad en cuanto a su apreciación crítica.

Sé que esto que hicimos hace un rato en el Callejón no cambiará nuestra Política Pública para estos asuntos. Pero fue importante para esos niños y adultos que esta tarde soñamos en grande.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Inauguración del “Cine Club Elpidio Valdés”

El próximo jueves 30 de mayo, a las 2 de la tarde, dejaremos inaugurado en el Callejón de los Milagros de Camagüey, el Cine Club Infantil “Elpidio Valdés”, como parte de las acciones planteadas por el Proyecto con el fin de fomentar la cultura audiovisual y el uso creativo de las nuevas tecnologías.

En esta primera ocasión entregaremos el carnet de miembros a un grupo de niños y niñas de la Escuela Enrique Casals Villareal (Albaisa), quienes a lo largo del curso escolar nos han acompañado en diversas acciones.

Esa tarde develaremos una imagen de Elpidio Valdés, a tamaño real, diseñada para la ocasión por el maestro Juan Padrón, padre del personaje y uno de los artistas fundamentales de la animación cubana. Al lado de la imagen encontraremos un Código QR que permitirá acceder a la página existente en el Portal El Callejón de los Milagros, dedicada a la animación, y donde se podrá descargar información y contenidos audiovisuales.

El texto que aparecerá al lado de la imagen ha sido tomado de una entrevista concedida por Juan Padrón, que explica muy bien la importancia que tiene el personaje:

Con la creación de Elpidio Valdés quise enseñar a los niños cómo fue la guerra de Independencia. Ni siquiera yo tenía una idea clara al iniciar el proyecto. Cuando quise dibujar a un soldado español, no sabía cómo era el uniforme. Sí que conocía cómo vestían los comanches y el Séptimo de Caballería gracias a películas y cómics, pero como sobre Cuba no se hacía nada, la gente lo desconocía por completo. Ahora, gracias a Elpidio, los cubanos conocen mejor su propia historia”.

Con la fundación de este Cine Club Elpidio Valdés, sus miembros seguirán acercándose a nuestra Historia a través del audiovisual y el uso creativo de las nuevas tecnologías.

JAGB

En vísperas del nuevo Congreso de la UNEAC

El próximo sábado 11 de mayo tendrá lugar en Camagüey la Asamblea del Comité Provincial de la UNEAC, donde quedarán elegidos los directivos en este nuevo período que se inicia. Asimismo, se discutirá el Informe de Balance de lo realizado por sus miembros entre el 2014 y el 2019, y finalmente se presentarán los Delegados al venidero Congreso.

Leí el informe, y no sé por qué no me sorprendió que, una vez más, las experiencias de “El Callejón de los Milagros” no se mencionen allí. Sencillamente el tema de la informatización de la gestión cultural no es algo que esté priorizado por la UNEAC, pese a que en el pasado Congreso de la organización, el hoy presidente del país, Miguel Díaz-Canel, invitó a asumir con altura ese desafío que significa fomentar el uso creativo de las tecnologías en función de una mejor promoción del arte y la cultura.

Hay que decirlo por lo claro: en Cuba la informatización va por un lado, y la UNEAC por otro, algo que intelectuales como Víctor Fowler, por ejemplo, ya habían señalado desde hace mucho al apuntar lo siguiente en uno de los textos que compartimos con los lectores del blog: “Tan terrible como lo anterior es la escasez de opinión pública acerca de ello en espacios como la UNEAC (en su caso por ser quizás la tribuna principal de los científicos sociales cubanos), el silencio inducido alrededor del tema en el sistema universitario y en los diversos medios de prensa”.

Demoraremos mucho en incorporar de un modo natural a nuestros debates de la UNEAC asuntos como estos, pues en el fondo seguimos pensando que nuestras actuales Políticas Culturales pueden omitir ese capítulo. ¿Qué hacer en esos casos donde la resistencia analógica (a veces explícita, a veces sutil) se encarga de frenar la naturalización del debate?

Pues aprovechar de modo creativo las herramientas que nos brinda la propia revolución digital, y poner a circular esas ideas que en otras partes del mundo ya no resultan novedades, pero que acá levitan desconectadas debido a la carencia de un nicho que les brinde la posibilidad de una discusión sistemática.

La selección de textos que ahora ponemos a consideración del lector han sido publicados en el blog en el último quinquenio. Tienen como denominador común el interés por el papel del intelectual en la Cuba del siglo XXI, esa donde el consumo cultural, entre otras cosas, ya no se parece en nada al que existía en el siglo pasado.

Es una selección mínima, porque en estos cinco años se ha escrito muchísimo sobre estos temas en el blog. Por supuesto que aquí no encontraremos respuestas a las muchas preguntas que nos seguimos haciendo. En todo caso se trata de estimular el debate alrededor de un fenómeno que entre nosotros espera enfoques de altura. Aunque también se trata de una suerte de memoria de vida, toda vez que en los primeros textos se describe el nacimiento de eso que hoy conocemos como El Callejón de los Milagros.

JAGB

Relación de textos seleccionados

Post-Congreso: notas para un debate sobre el intelectual y la cultura cubana en el siglo XXI      3

Víctor Fowler sobre Internet, Políticas públicas y uso creativo en Cuba    6

De García Borrero a Víctor Fowler   7

De Víctor Fowler a García Borrero   9

De García Borrero a Víctor Fowler (II)        11

El papel de las instituciones culturales cubanas en el siglo XXI     13

Las nuevas tecnologías y el uso creativo en la promoción cultural  14

Cultura, tecnología, y educación en Cuba: la triple insularidad.      16

Pensar lo público desde la vanguardia intelectual    17

Cultura y educación: ¿enemigos íntimos?     18

Pluralidades y el debate cultural en Cuba     20

Contra el creaticidio: prohibido no soñar.     22

Políticas culturales y creatividad en Cuba    24

Creatividad, pensamiento crítico y vanguardia intelectual   26

Consumo cultural y lugares públicos en Cuba          27

Apuntes para un debate: cultura y medios en la era digital  29

Post-reunión   31

Para descargar la compilación de textos, pinchar debajo:

Notas para un debate sobre el intelectual y la cultura cubana en el siglo XXI

Otra desde el Callejón

Ojalá este tipo de imagen se hiciese habitual en nuestro Callejón de los Milagros: una imagen donde resulta fácil detectar la alegría de esos niños y niñas que están descubriendo nuevas maneras de acceder al conocimiento.

Esta vez se logró gracias a las contribuciones que las profesoras Ivette Ávila, Eileen Sanabria, y Yanet Moya hicieron al IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales en forma de talleres de creatividad. Los talleres fueron un éxito, pero por ello mismo, corremos el riesgo de conformarnos con lo logrado, y creer que no se puede hacer más.

Al contrario, ahora es que viene el desafío mayor: ponernos a la altura de esos pequeños que ya saben que hay otras maneras de producir conocimientos, aprovechando creativamente las tecnologías que muchos de ellos ya tienen en sus manos.

Y me acuerdo de Huizinga con aquella observación que hacía:

Un niño que juega no es generalmente pueril, ya que para él eso tiene su importancia y su razón de ser. El juego sí se transforma en pueril cuando el mismo aburre o cuando quien juega no sabe a qué jugar. Bien haríamos en ciertos casos impulsar a la sociedad hacia formas arcaicas de cultura, en donde el juego tenía un rol trascendente y creador”.

En estos días en que tuvo lugar el IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual vivimos momentos espléndidos. El desafío mayor, repito, está en multiplicarlos.

JAGB

Las niñas y las TIC en el IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales

Los Encuentros sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales se celebran en Camagüey la última semana del mes de abril. Esto ha permitido que, felizmente, coincida con el Día Internacional de las Niñas en las TIC, una iniciativa mundial que el cuarto jueves del mes de abril se propone fomentar escenarios donde niñas y mujeres jóvenes tengan un mayor protagonismo en estas áreas donde también, por razones de género, se advierte inequidad.

Compartimos algunos de los momentos que se vivieron en esta cita a propósito de esa fecha.

Educación y alfabetización audiovisual en Cuba

En la segunda sesión del IV Encuentro sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales estuvimos hablando de Políticas Públicas dirigidas a fomentar la alfabetización audiovisual en edades tempranas.

Este es un eje teórico permanente del evento, de allí que por tercera ocasión contáramos con la colaboración de la Red del Universo Audiovisual del Niño, en esta ocasión con las contribuciones de Eileen Sanabria Herrera y Yanet Moya Torres. Asimismo, conocimos de las experiencias de Ivette Ávila con su festival de animación infantil “La espiral”, y Armando Pérez Padrón con su “Club Introducción al cine” que lidera en la UNEAC de Camagüey.

Todo esto quisimos que se conectara con el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual que desde hace cinco años intenta implementar el ICAIC (y que una vez más expuso Roberto Smith, su actual coordinador general), pero lo que más nos emocionó a las involucrados fue que conseguimos vincular la teoría con la práctica gracias a un conjunto de talleres de creatividad impartidos a niños y niñas.

Los resultados más positivos no pudieron ser: a partir de la interacción con las profesoras Eileen Sanabria, Yanet Moya, e Ivette Ávila, un pequeño grupo de estudiantes de la Escuela Primaria Gertrudis Gómez de Avellaneda lograron conformar tres videos de pequeña duración, filmados y editados con teléfonos, que después se exhibieron en la clausura.

Razones para alegrarse hay, y, sin embargo, debo confesar que en mi caso lo que sobrevienen son un sinnúmero de preguntas incómodas. Por ejemplo: ¿qué es lo que impide que este tipo de experiencia se convierta en algo sistemático a lo largo del año?, ¿por qué si tenemos una infraestructura que los invitados al evento reconocen no existe en otra parte del país, no conseguimos que nuestra escuelas y universidades locales la hagan suya y exploten de modo creativo?, ¿por qué la permanente ausencia de directivos vinculados a la Educación primaria, media, y superior en la provincia sigue siendo la regla?

El intenso debate generado en la sesión teórica me supo a déjà vu, y a pesar de eso, creo que el saldo de las jornadas fue positivo. Porque una vez más la época nos demuestra que, si bien es cierto que la educación actual conoce de modalidades de aprendizaje informal que compite con lo centralizado, esas vulnerabilidades también pueden transformarse en fortalezas.

Juan Antonio García Borrero

Ecos del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales en los medios

Como un puente necesario para convertir al Callejón de los Milagros en un espacio de animación sociocultural, puede considerarse el IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, que concluye en Camagüey este sábado, aunque sus esencias deberán trascender los días previstos para esa cita.

“Creo que el evento ha cumplido las expectativas. El más grande acontecimiento fue la presencia de Jorge Fons, director de la famosa película mexicana El Callejón de los Milagros, una de las más premiadas del cine latinoamericano moderno”, comentó a Adelante, Juan Antonio García Borrero, principal coordinador del Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual en esta provincia.

La explicación ofrecida por la vicepresidenta de Relaciones Internacionales del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, Tania Delgado Fernández, respecto al Decreto-Ley que reconoce la figura del creador independiente en el país, también fue calificada por García Borrero como importante en el marco del encuentro, el cual comenzó el miércoles 24.

Para continuar leyendo, pinchar aquí.

IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales: el final que no es final…

Clausura del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales

Acaba de concluir el IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales. Todo lo que diga ahora mismo estará contaminado por esa disposición afectiva que me obliga a hablar desde la gratitud infinita.

Han sido muchos los colaboradores. Y lo bueno es que terminó el Encuentro, pero queda el Callejón de los Milagros con su nueva imagen, la sala del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo con su nuevo equipamiento que incluye el proyector de 3D y el sistema de sonido 5.1, lo que nos permitirá seguir defendiendo la calidad cinematográfica de modo atractivo, calidad que puedes encontrar lo mismo en la programación de Cinemateca que en las programaciones de arte y ensayo.

Algo que me deja bien contento tiene que ver con los talleres de creatividad en los que fueron protagonistas los niños y niñas. Ojalá sea este el principio de una alianza con Educación que al fin convierta en regla lo que ahora mismo se aprecia como una excepción. Así que una vez más, ¡gracias a todos los que hicieron realidad el sueño! ¡A todos!

El Callejón de los Milagros en la ciudad de Camagüey

El cineasta mexicano Jorge Fons entrevistado en El Callejón de los Milagros de Camagüey

Eduardo del Llano imparte un taller de escritura creativa de guión.

Eileen Sanabria al frente de uno de los talleres impartidos a niños y niñas durante el evento.

 

Eduardo del Llano en El callejón de los Milagros

Otro de los invitados de lujo que tendremos en el IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías digitales que quedará inaugurado hoy en Camagüey, es Eduardo del Llano (Moscú, 1962).

Su nombre no necesita demasiada presentación. Como guionista de cine ha ganado numerosos reconocimientos, gracias a películas como Alicia en el pueblo de Maravillas (1991) y Kleines Tropicana (1997), de Daniel Díaz Torres, La vida es silbar (1998) y Madrigal (2006), de Fernando Pérez, o Perfecto amor equivocado (2004), de Gerardo Chijona, por mencionar apenas algunas.

Sin embargo, ha sido el conjunto de cortometrajes protagonizados por Nicanor O’Donnell (encarnado por el actor Luis Alberto García, hijo) el que ha conseguido, paradójicamente, concederle la dimensión de toda una leyenda.

Digo paradójicamente porque al estar concebidas esas producciones de un modo independiente (que será uno de los ejes temáticos a discutirse en el Encuentro), pareciera que las mismas apenas gozarían del conocimiento de los allegados al realizador. Y, sin embargo, es todo lo contrario: el personaje goza de una popularidad extraordinaria, y cada uno de los cortometrajes se persiguen por las vías más alternativas al modelo oficial de distribución.

Dentro del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, Eduardo del Llano tendrá tres participaciones: en la mañana del jueves 25 (acompañado por los críticos Gustavo Arcos y Antonio Enrique González Rojas), hablará de ese cine independiente hecho en Cuba del cual el sería uno de los innegables paradigmas; el viernes 26, a las cinco de la tarde presentaremos su corto Rállame la zanahoria en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, y durante dos días, en la sesión de la tarde, ofrecerá un Taller de Escritura creativa de Guión a un grupo de personas que ya se han inscritos en el módulo.

JAGB

Jorge Fons en El Callejón de los Milagros de Camagüey

Hoy está cumpliendo 80 años de edad Jorge Fons, director de la cinta mexicana El callejón de los milagros (1995), quien mañana 24 de abril nos estará acompañando en Camagüey para cortar la cinta que dejará reinaugurado el espacio de animación socio-cultural “El Callejón de los Milagros” de esta ciudad.

Así que no sabemos quién regala a quién: si la ciudad de Camagüey al destacado cineasta, o a la inversa, el cineasta a este callejón que fuera inaugurado hace cinco años, y que se nombró así en homenaje a su impactante cinta.

En lo personal, recuerdo la huella que dejó en mí aquella película presentada en el Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, ganadora de los Corales correspondientes al mejor filme, mejor director, y mejor guión de aquel año.

Hablamos de una de las cintas más premiadas del cine latinoamericano de todos los tiempos (mención especial a la calidad narrativa en el Festival de Berlín; Premio Goya a la mejor película extranjera de habla hispana; once premios Ariel concedidos por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, por mencionar algunos).

En esta adaptación de la novela homónima del escritor egipcio Naguib Mahfuz (quién alcanzó el Premio Nobel de Literatura en 1988), el guión escrito por Vicente Leñero (escritor y guionista que ya había trabajado con Fons en la película Los albañiles/ 1976), ubica la trama en el centro urbano de México, retomando buena parte de las estrategias comunicativas del melodrama azteca.

Como bien ha apuntado el estudioso Eduardo de la Vega Alfaro, “la película retoma algunas de las características más evidentes en las mejores películas de Fons: sobriedad y precisión para la puesta en escena, buen manejo de los tipos y el habla populares, referencias y homenajes al viejo cine urbano mexicano y, ante todo, empleo de la ironía para moldear sus retratos sociales, todos ellos elementos ya presentes, en mayor o menor medida en Los albañiles o Caridad, episodio del filme Fe, esperanza y caridad (1974) que es su indiscutible obra maestra”.

El callejón de los milagros de Jorge Fons ya ostenta esa vitalidad que se le concede a los llamados filmes clásicos. El de Camagüey renace ahora, y aspira convertirse en plataforma capaz de aglutinar e irradiar lo mejor de nuestras prácticas culturales.

Pero que ese renacimiento llegue de la mano del padre espiritual que alguna vez propició que hoy exista con ese nombre, esa identidad, resulta un suceso difícil de ver repetido en la Historia. Para Jorge Fons es un regalo de cumpleaños inusual; para la ciudad de Camagüey todavía más.

Juan Antonio García Borrero