Archivo del sitio

Viaje al centro de Nuevo Mundo

Hoy en la mañana tuvimos  visita en el Callejón de los Milagros. En esta ocasión fueron jóvenes de los municipios de Sibanicú, Florida, y Guáimaro, que llegaron hasta aquí a través del Palacio de Pioneros.

Anuncios

Memorias de un Programa de Verano (7)

Sábado 17 de agosto

Hoy en la mañana hicimos la clausura del Programa de Verano “Conoce tu ciudad” auspiciado por el Proyecto El Callejón de los Milagros. Fue gratificante ver las reacciones de los niños y niñas cuyas fotografías fueron seleccionadas para armar el material audiovisual que proyectamos en la pantalla grande.

Como anfitrión del Programa, me gustaría agradecer a todo ese montón de personas que nos abrieron sus puertas. Todavía los niños y niñas que participaron en las diferentes actividades no tienen una idea clara de lo que podría reportarle en un futuro, el encuentro que ahora sostuvieron con algunos de los artistas más renombrados de la ciudad.

No obstante, me quedan varias insatisfacciones. La principal es que me hubiese gustado un mayor acompañamiento de las diversas autoridades en el terreno, que es donde se aprende a fomentar el uso creativo de las tecnologías, en función de la producción de conocimientos.

En lo personal, puedo sentirme gratificado con los criterios que sobre todo las madres de los niños han ofrecido del Programa de Verano, pero no es cuestión de tranquilizar el ego, sino de contribuir a que la gestión cultural de este país también se adentre de un modo natural en los terrenos de la informatización.

Juan Antonio García Borrero

Redescubriendo el Nuevo Mundo

Ayer quedó montada en la fachada del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, el nuevo cartel y la nueva lona que identifican a la institución (diseños de Yander Águila Fernández). Es otra de las acciones con las que pretendemos concederle al espacio (primera sala de su tipo creada en el país) una imagen que esté a la altura de su importancia histórica.

En los dos últimos meses, Nuevo Mundo ha tenido un crecimiento espectacular de espectadores. Por supuesto que en esto han influido las proyecciones del 3D, pero a mí en lo personal me gratifica mucho más observar cómo la asistencia a películas en 2D (incluyendo la programación de Cinemateca) también se incrementa.

Todavía falta mucho por hacer. El público en general desconoce que ahora mismo no existe en la ciudad otra sala que garantice el nivel de calidad de la proyección cinematográfica que allí puede encontrarse. O que en su Mediateca hay más de cinco mil películas que se pueden alquilar a un precio bastante módico.

Pienso que si un sector podría beneficiarse con toda la infraestructura que allí existe (wifi local, portal digital, galería expositiva, librería especializada, mediateca, sala de proyecciones) es el académico; alumnos y profesores de cualquier nivel podrían encontrar aquí el sitio ideal para prolongar de otro modo el proceso de aprendizaje que impulsan en las diferentes aulas.

Juan Antonio García Borrero

Cinemateca y 3D

Escribo “Cinemateca” y “3D”, y no consigo alejar de mí la impresión de tropezar con una grotesca pareja de antónimos.

Uno trata de imaginar al espectador típico de las sesiones de Cinemateca, y aparece más bien un tipo de persona a la que le atrae el cine raro, experimental, alejado de los modelos convencionales de representación, mientras que el consumidor del cine 3D va por lo espectacular, eso que sin importar demasiado la historia que se cuente, le garantice un rato de intenso entretenimiento.

No en todos los lugares del país existe el privilegio de contar con proyecciones de la Cinemateca de Cuba. En Camagüey gozamos de ese servicio desde el 20 de enero de 1969, cuando se exhibió en el cine Casablanca la cinta Los 400 golpes, de Francois Truffaut; es decir, que este año estaríamos celebrando un aniversario cerrado (medio siglo) de aquel hecho histórico.

En todos estos años no han sido pocos los artistas, escritores, y cinéfilos en sentido general, que bajo el liderazgo inicial de Luciano Castillo (nuestro promotor por excelencia de esa actividad en la provincia, y no por gusto, actual director de la Cinemateca de Cuba) enriquecieron su formación artística asistiendo a esas proyecciones. Aquel era el sitio donde coincidían los pintores, los músicos, los escritores, unidos por el deseo de debatir lo que se acababa de ver.

En Camagüey la Cinemateca sigue proyectando en Nuevo Mundo todos los martes, a las cinco de la tarde, películas de calidad; pero el público cada vez es menor. Las nuevas generaciones ignoran lo que significa tener a la mano esos tesoros audiovisuales, y se dejan seducir apenas por los cantos del 3D.

Y no es que tengamos que prescindir de ese otro cine/espectáculo. Al contrario: ver La vida de Pi o Hugo en un entorno como el que hemos creado ahora mismo en Nuevo Mundo es una experiencia muy gratificante. Pero creer que el Cine (con mayúsculas) es solo eso que se aprecia en 3D, sería fomentar lo que llamo la 3iDiotización del gusto cinematográfico.

Y aquí tendríamos que hablar una vez más de lo que está faltando: una Política eficiente de formación de espectadores críticos. El problema fundamental que veo es que casi todo lo hemos dejado en la fase del diagnóstico: no se sabe cuántos foros, asambleas, congresos, se organizan a diario con el fin de hablar de la necesidad de ponerle coto a esa creciente masificación del mal gusto que afecta a la sociedad, pero hay pocas propuestas prácticas donde uno pueda apreciar que se trabaja de modo sistemático en la formación de los públicos.

Porque al final tendríamos que recordar lo evidente: los públicos no nacen hechos, hay que formarlos, crearles entornos donde descubran la cercanía espiritual a eso valioso que le ofrecen desde la institución. Ningún joven va a querer ver El ciudadano Kane tan solo porque los expertos les aseguren que es una de las mejores películas de todos los tiempos: primero necesitamos seducirlos, descubriendo los puentes que, no obstante la emergencia de nuevas prácticas culturales, permanecen por debajo de nuestro común existir.

Por lo pronto, en la Cinemateca de Camagüey seguiremos mostrando joyas de la cinematografía mundial, incluyendo a Los crímenes del museo de cera (House of Wax/ 1953), ese clásico de André de Toth interpretado por Vincent Price, y que ahora podrá apreciarse en todo el esplendor del 3D, gracias a la tecnología con la que ahora mismo cuenta el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo.

Juan Antonio García Borrero

PD: Los precios de las entradas son los siguientes:

  • Niños: 5.00 pesos
  • Adultos: 10.00 pesos
  • Niños miembros del Cine Club Elpidio Valdés: 3.00 pesos

Las proyecciones serán de sábado a martes, en horario de la mañana para niños, y a las cinco de la tarde, para jóvenes y adultos.

Educación y alfabetización audiovisual en Cuba

En la segunda sesión del IV Encuentro sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales estuvimos hablando de Políticas Públicas dirigidas a fomentar la alfabetización audiovisual en edades tempranas.

Este es un eje teórico permanente del evento, de allí que por tercera ocasión contáramos con la colaboración de la Red del Universo Audiovisual del Niño, en esta ocasión con las contribuciones de Eileen Sanabria Herrera y Yanet Moya Torres. Asimismo, conocimos de las experiencias de Ivette Ávila con su festival de animación infantil “La espiral”, y Armando Pérez Padrón con su “Club Introducción al cine” que lidera en la UNEAC de Camagüey.

Todo esto quisimos que se conectara con el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual que desde hace cinco años intenta implementar el ICAIC (y que una vez más expuso Roberto Smith, su actual coordinador general), pero lo que más nos emocionó a las involucrados fue que conseguimos vincular la teoría con la práctica gracias a un conjunto de talleres de creatividad impartidos a niños y niñas.

Los resultados más positivos no pudieron ser: a partir de la interacción con las profesoras Eileen Sanabria, Yanet Moya, e Ivette Ávila, un pequeño grupo de estudiantes de la Escuela Primaria Gertrudis Gómez de Avellaneda lograron conformar tres videos de pequeña duración, filmados y editados con teléfonos, que después se exhibieron en la clausura.

Razones para alegrarse hay, y, sin embargo, debo confesar que en mi caso lo que sobrevienen son un sinnúmero de preguntas incómodas. Por ejemplo: ¿qué es lo que impide que este tipo de experiencia se convierta en algo sistemático a lo largo del año?, ¿por qué si tenemos una infraestructura que los invitados al evento reconocen no existe en otra parte del país, no conseguimos que nuestra escuelas y universidades locales la hagan suya y exploten de modo creativo?, ¿por qué la permanente ausencia de directivos vinculados a la Educación primaria, media, y superior en la provincia sigue siendo la regla?

El intenso debate generado en la sesión teórica me supo a déjà vu, y a pesar de eso, creo que el saldo de las jornadas fue positivo. Porque una vez más la época nos demuestra que, si bien es cierto que la educación actual conoce de modalidades de aprendizaje informal que compite con lo centralizado, esas vulnerabilidades también pueden transformarse en fortalezas.

Juan Antonio García Borrero

Jorge Fons en El Callejón de los Milagros de Camagüey

Hoy está cumpliendo 80 años de edad Jorge Fons, director de la cinta mexicana El callejón de los milagros (1995), quien mañana 24 de abril nos estará acompañando en Camagüey para cortar la cinta que dejará reinaugurado el espacio de animación socio-cultural “El Callejón de los Milagros” de esta ciudad.

Así que no sabemos quién regala a quién: si la ciudad de Camagüey al destacado cineasta, o a la inversa, el cineasta a este callejón que fuera inaugurado hace cinco años, y que se nombró así en homenaje a su impactante cinta.

En lo personal, recuerdo la huella que dejó en mí aquella película presentada en el Festival Internacional de Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, ganadora de los Corales correspondientes al mejor filme, mejor director, y mejor guión de aquel año.

Hablamos de una de las cintas más premiadas del cine latinoamericano de todos los tiempos (mención especial a la calidad narrativa en el Festival de Berlín; Premio Goya a la mejor película extranjera de habla hispana; once premios Ariel concedidos por la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, por mencionar algunos).

En esta adaptación de la novela homónima del escritor egipcio Naguib Mahfuz (quién alcanzó el Premio Nobel de Literatura en 1988), el guión escrito por Vicente Leñero (escritor y guionista que ya había trabajado con Fons en la película Los albañiles/ 1976), ubica la trama en el centro urbano de México, retomando buena parte de las estrategias comunicativas del melodrama azteca.

Como bien ha apuntado el estudioso Eduardo de la Vega Alfaro, “la película retoma algunas de las características más evidentes en las mejores películas de Fons: sobriedad y precisión para la puesta en escena, buen manejo de los tipos y el habla populares, referencias y homenajes al viejo cine urbano mexicano y, ante todo, empleo de la ironía para moldear sus retratos sociales, todos ellos elementos ya presentes, en mayor o menor medida en Los albañiles o Caridad, episodio del filme Fe, esperanza y caridad (1974) que es su indiscutible obra maestra”.

El callejón de los milagros de Jorge Fons ya ostenta esa vitalidad que se le concede a los llamados filmes clásicos. El de Camagüey renace ahora, y aspira convertirse en plataforma capaz de aglutinar e irradiar lo mejor de nuestras prácticas culturales.

Pero que ese renacimiento llegue de la mano del padre espiritual que alguna vez propició que hoy exista con ese nombre, esa identidad, resulta un suceso difícil de ver repetido en la Historia. Para Jorge Fons es un regalo de cumpleaños inusual; para la ciudad de Camagüey todavía más.

Juan Antonio García Borrero

Presentación especial de “Club de jazz” en Camagüey

Ficha técnica

(2018)/ Ficción/ Cuba/ Dirección: Esteban García Insausti/ Guión: Esteban García Insausti/ Actúan: Héctor Noas, Yailene Sierra, Samuel Claxton, Mario Guerra, Claudia Valdés, Luis Alberto García y Claudia Monteagudo, Raúl Capote.

Sinopsis

La película se construye narrativamente en tres actos vertebrados por las memorias de un club de jazz que será derribado en breve. La primera historia (Saxo Alto), está protagonizada por un niño pobre y prodigioso, quien tiene el talento suficiente para ganar el concurso de solos más importante del pueblo a finales de la década del 50. La segunda (Contrabajo con arco) relata las vivencias de un bajista virtuoso que sufre el asedio de un crítico en los años 90, y la tercera (piano solo), presenta la carrera prometedora de un joven pianista de pueblo en la actualidad.

Lugar: Multicine Casablanca

Fecha: 26 deabril

Hora: 9.00 am

Complejo Audiovisual Nuevo Mundo (Segunda temporada)

Así ha quedado montado el nuevo proyector del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo. Se trata de otro regalo hecho a los cinéfilos de la ciudad en vísperas del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, que permitirá apreciar en esta emblemática sala (la primera de su tipo creada en el país) proyecciones en 2D y 3D.

Se hace realidad así otro viejo sueño, que es dotarle a este espacio de valor patrimonial (no en balde en su fachada puede apreciarse una tarja que resalta su perfil histórico) un equipamiento técnico que esté a la altura de su jerarquía cultural.

De cualquier manera, si bien la proyección tridimensional resulta de gran atractivo para el público, es bueno recordar que la gestión fundamental de la institución está dirigida a promover lo más destacado del legado cinematográfico, ya sea a través de los ciclos programados en la Cinemateca u otros que buscan concederle visibilidad a un cine de calidad que, sin embargo, el mercado apenas toma en cuenta.

De allí que hablemos del 3D como una de las tantas opciones que se pueden encontrar en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, porque como en otras ocasiones hemos repetido, lo importante es y debe ser siempre el Cine, con mayúsculas.

JAGB

El Callejón de los Milagros, segunda temporada

Comparto con los amigos del blog parte de ese sueño que queremos ver realizado el próximo 24 de abril, cuando a las 8.30 de la noche (y con la presencia de nuestro invitado especial Jorge Fons, director de la cinta mexicana homónima), dejemos reinaugurado “El Callejón de los Milagros” en su segunda etapa.  

No es todavía ni la mitad de lo que se pudiera lograr allí, pero al menos cinco años después de su nacimiento, el sitio comienza a parecerse a la propuesta inicial. Vendrá ahora lo más difícil, que es su animación desde el punto de vista cultural.

Porque de nada vale contar con inmuebles atractivos, si antes o después no somos capaces de articular dinámicas culturales que permitan conectar a la comunidad con lo que allí existe.

Una ciudad nunca será la suma de sus edificios inmóviles (hermosas catedrales vacías, diría Borges), sino la gente entrando y saliendo de esos espacios, y llevando de boca en boca el regocijo de saberse parte inseparable del lugar.

Juan Antonio García Borrero

Expo de Francisco Puñal en la Galería QR

Todavía muchos lo recuerdan por su desempeño como realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano, y sobre todo por ese agudísimo sentido del humor que lograba imprimirles a sus materiales.

Y ahora regresa a Camagüey con una Exposición de fotografías que dejaremos inaugurada en la Galería QR de Nuevo Mundo, como parte de las actividades del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales que comienza el próximo miércoles 24.

SOBRE EL ARTISTA

Francisco Puñal

Director. Nace en Matanzas (Cuba) en 1950. En 1974 obtiene la Licenciatura en Periodismo por la Universidad de La Habana, y ese mismo año inicia su carrera cinematográfica en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), donde se desempeña como realizador del Noticiero ICAIC Latinoamericano durante once años, con más de cien ediciones.

En su estilo sobresale el manejo del humor y la sátira, convertidas en herramientas críticas que sacan a la luz los problemas de la sociedad cubana. Su Noticiero  Nro. 1263, titulado “La hiena triste” recibe en 1986 el Premio Caracol en el III Festival de Cine, Radio y Televisión, de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, y en 1991 obtiene Mención Especial del Jurado en el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de la Habana, por el documental ¿Perdedores?, que codirigió junto a Santiago Álvarez.

Desde el año 2000 vive en la ciudad gallega de A Coruña, y desde allí ha proseguido desarrollando su obra asociada sobre todo a la fotografía humorística.