Archivo del sitio

Presentación de la ENDAC en la Feria del Libro de La Habana

Los organizadores de “Cuba Digital” que tiene lugar en el marco de la actual Feria del Libro de La Habana, me han invitado a presentar la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC), mañana sábado 8 de febrero, a las diez de la mañana.

Quiero agradecer públicamente esa deferencia. Como quedó demostrado ayer en la presentación que hiciéramos de esta plataforma en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, el intercambio con los usuarios de la misma siempre será más importante que la concepción aislada por parte de los gestores.

Para mí fue sumamente importante escuchar las recomendaciones de los participantes. Hay que recordar una vez más lo evidente: este tipo de Enciclopedia funciona mediante la inteligencia colectiva, y las contribuciones que en lo público pueden hacer sobre todo los usuarios de las redes, pero sin perder de vista el extraordinario legado que ya existe vinculado al estudio del cine cubano.

No en balde decidí iniciar la presentación con una observación que en su momento hiciera Pascal: «Lo que resulta nuevo no son los elementos, sino el orden en que se los coloca». Esto quiere decir que, a estas alturas, resulta imposible soslayar los formidables aportes que investigadores del cine cubano de la talla de Arturo Agramonte, Luciano Castillo, María Eulalia Douglas, Raúl Rodríguez, por mencionar apenas algunos, ya nos han legado.

La ENDAC lo único que hace es conectar en una misma plataforma todas esas miradas que existen distanciadas entre sí, propiciando que los estudiosos del cine cubano (o de la cultura cubana en general) puedan construir sus propias rutas de aprendizaje, a partir de una navegación transversal, donde además de la Historia de las películas y los cineastas, encontremos la Historia de las tecnologías que se han usado, o la Historia de los eventos, de los espacios de socialización, o de los libros que se han encargado de describir el entorno audiovisual.

Por otro lado, estaría el enfoque transnacional, toda vez que estamos hablando de una práctica cultural que se nutre del permanente nomadismo tecnológico (el francés Veyre arribó a Cuba desde México, con la tecnología de los Lumiére en su equipaje, y terminó rodando para la española María Tobau su Simulacro de incendio).

Por tanto, con la ENDAC lo que se facilita, gracias a las características de estas tecnologías que ya tenemos en nuestras manos, el acceso a contenidos que normalmente tendríamos que estar buscando en un montón de libros impresos en papel, así como la gestión dinámica de esa información que, usada de un modo creativo, puede transformarse en conocimiento útil.

Juan Antonio García Borrero