Archivo del sitio

Cine cubano en la Televisión: una vez a la semana no alcanza.

Quiero agradecer a Javier Gómez Sánchez su interés por compartir estas ideas con los lectores del blog “Cine cubano, la pupila insomne”. Es un asunto cuya discusión y solución se viene reclamando desde hace mucho, y que no acaba de encontrar un debate fértil.

Y mientras tanto el cine cubano (que ya sabemos que es mucho más que lo producido por el ICAIC, lo cual no le resta un ápice a la importancia de esa institución) sigue sufriendo los embates de una estrategia de promoción sesgada, y por ello mismo, mutiladora.

Nunca tendremos a mano lo suficiente para agradecer a Luciano Castillo esa pasión con la que el maestro defiende el cine nacional. Aquella vez en que De cierta manera estuvo a punto de desaparecer, un conjunto de voces muy lúcidas ayudaron a detener el disparate. Pero coincido con Gómez Sánchez en que una vez a la semana no alcanza. Como tampoco alcanza que una vez cada cuatro años hablemos de eso en un Congreso: necesitamos defender el cine cubano todos los días.

Juan Antonio García Borrero

Cine cubano en la Televisión: Una vez a la semana no alcanza.

Por Javier Gómez Sánchez (javiergosanchez09@gmail.com )

Recientemente en una asamblea de la UNEAC señalé la necesidad de lograr una cuota de transmisión de cine cubano en la televisión nacional. Como mismo se ha hecho con la música cubana frente a la transmisión de música extranjera, algo bastante logrado por la exigencia comprensible de los músicos.

Recuerdo haber escuchado a personalidades como Juan Formell y Adalberto Álvarez, defender ese derecho de nuestra música y de nuestro público. Gracias ellos y a otros impulsores, el ICRT comenzó a partir de algún momento a manejar porcentajes de emisión de música cubana respecto a la música extranjera, como una forma de protección a la identidad del público cubano y sus creadores musicales.  No ocurrió por obra del Espíritu Santo, ni porque alguien con poder de decisión se levantó ese día con más sensibilidad hacia la cultura nacional. Ocurrió porque un grupo de artistas luchó por eso, pidió la palabra, la volvió a pedir, argumentó, exigió y encontró apoyo. De otra manera no se hubiese logrado.

Con esa idea planteé que este debía ser un tema incluido como tal en el próximo Congreso de la UNEAC y acabar de consolidar en este año 2019, sin posponerlo más, una sanación de las relaciones entre la televisión cubana y el cine cubano. Creo que existe ya la madurez suficiente para hacerlo, pues como dije si alguna película cubana en los últimos 30 años ha planteado algo que le haya parecido a algunos, incómodo, esta sociedad lo ha superado ya con creces. Lee el resto de esta entrada

Anuncios