Archivo de la categoría: PRIMER ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES

LA TERCERA TAZA

Terminó el “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías digitales”: han sido dos días de permanente aprendizaje, gracias a las contribuciones de aquellos que creyeron en el proyecto, se integraron al mismo, y están apostando por convertir a Camagüey en plaza fuerte en cuanto al uso creativo de las nuevas tecnologías vinculadas a la cultura audiovisual.

Si algo salió a relucir en el Taller de experiencias celebrado en la mañana del viernes, es precisamente el potencial innovador que existe en la ciudad, distribuido en las más diversas instituciones y creadores por cuenta propia. El desafío a partir de ahora está en lograr una integración que, sin que signifique la pérdida de identidad de quienes la conformarían, permita un crecimiento colectivo, para bien de la comunidad. La alianza, entonces, se convierte en la palabra mágica, el ábrete sésamo de nuestra imaginación constructiva: bienaventurados los que se alían, tendríamos que decir, pues de ellos será el futuro.

La clausura del encuentro más gratificante no pudo ser, en tanto tuvimos en El Callejón de los Milagros nuestra primera cibertertulia “Cine cubano, la pupila insomne”. Es cierto que nos falta por el momento la conexión Wifi, pero ya logramos la primera reunión de amigos interesados en promover la ciudad y sus audiovisuales, y nada mejor que en esta primera ocasión dedicásemos la tertulia a la creación agramontina en ese terreno, contando con Gustavo Pérez, Jorge Campanería, Reynaldo Pérez Labrada, y Líber Drey como invitados de la noche.

Sé que muchos de los sueños que nos hemos planteado en este par de días parecen hoy difíciles de alcanzar. Y hay que respetar la voluntad de aquellos que optan por el repliegue, la inercia, y hasta el rechazo, pues como anotaba Shakespeare, “las empresas extraordinarias se hacen imposibles para los que miden las dificultades según la apreciación general, imaginando que lo que no ha sucedido no puede suceder”.

Por suerte, en estos días del encuentro, los desalentados no tuvieron ni voz ni voto; al contrario, fue este un encuentro donde el pensamiento crítico (que se distingue de la negación estéril) nos mostró el atlas de lo posible, y hacia esos nuevos mundos todavía impalpables, pero que ya están allí, encaminaremos los próximos pasos.

No importa que sean pocos los que, por el momento, se involucren en la empresa: hay que seguir haciendo las cosas de modo tal que lo escandaloso resulte que los demás las ignoren.

Juan Antonio García Borrero

EL PAPEL DE LAS MEDIATECAS EN LA ERA DE LA REVOLUCIÓN DIGITAL

Esta fue mi contribución teórica al encuentro.

EL PAPEL DE LAS MEDIATECAS EN LA ERA DE LA REVOLUCIÓN DIGITAL

A diferencia de las bibliotecas tradicionales, esas que tanto hicieron fabular a Borges, y que ya son fácilmente reconocidas como instituciones públicas por el ciudadano común (si bien las visita cada vez menos), en Cuba las mediatecas carecen todavía de un estatus relevante que las distingan en el seno de la comunidad donde existen.

Esto es fácil de entender. Las mediatecas son de datación más bien reciente. Su nombre fue acuñado en los años ochenta del siglo pasado, justo en ese momento en que los archivos audiovisuales comenzaron a ser reconocidos como parte importante del legado humanista que antes se asociaba por lo general a lo escrito. Conceptualmente, una mediateca (o biblioteca híbrida) es ese lugar donde podemos encontrar libros, revistas, periódicos, pero también archivos sonoros y audiovisuales en los más diversos soportes.

Mientras que las bibliotecas se nutren del prestigio milenario que les aporta el objeto “libro”, las mediatecas tienen en su contra la vulnerabilidad y el carácter efímero que suele afectar tanto a los soportes que contienen los archivos a consultarse, como la capacidad de transfiguración de esos archivos.

Sin embargo, aunque lo anterior es un problema que reclama de un análisis riguroso, me gustaría ahora llamar la atención sobre nuestra rotunda falta de capacitación para impulsar desde las mediatecas el uso creativo de sus recursos y herramientas. Y es que si miramos con profundidad el asunto, la llamada campaña de ciberalfabetización de la que tanto hemos hablado necesita este país, tiene que empezar con el trabajo de las mediatecas, no de las bibliotecas tradicionales.

Quisiera esclarecer que no estoy profetizando la muerte de las bibliotecas como instituciones, toda vez que los cambios tecnológicos que se viven no han logrado convertir en obsoletas las funciones tradicionales que se asumen en estos centros, y descritas por Richard Gennaro como sigue: “seleccionar, organizar, conservar y proporcionar acceso a los registros del conocimiento humano en todas sus formas”. Lee el resto de esta entrada

LUIS ÁLVAREZ SOBRE CULTURA, TECNOLOGÍA Y DESARROLLO COGNITIVO

La intervención de Luis Álvarez en el Encuentro se basó en este texto que alguna vez publicamos en el blog, y que vale la pena repostear.

LECTURA, CULTURA, TECNOLOGÍA Y DESARROLLO COGNITIVO

Por Luis Álvarez

La lucha contra el analfabetismo ha sido, durante todo el siglo XX, de una intensidad acorde, sin duda, con el dramático contraste entre enormes masas iletradas y una cultura cada día más centrada en la formación que, cuando menos, podría calificarse de escolarizada. Como es bien sabido, uno de los parámetros para considerar a una nación como “desarrollada” o “subdesarrollada” es, precisamente, la capacidad de su población de enfrentar, masivamente, la palabra escrita. Todo ello condujo incluso, en algunos países privilegiados, desde el siglo XIX a una atención concentrada de gobiernos e instituciones diversas sobre la solución del analfabetismo. La capacidad de lectura apareció como el rostro más directo y palpable de la cultura y el progreso.

A inicios del nuevo milenio, el problema del analfabetismo sigue siendo un problema mordiente para muchos países, en incluso para regiones fundamentales como América Latina, África y Asia. Pero, además, habría que confesarse que, en algunos países de los llamados —con cierto apresuramiento— “desarrollados”, lo cierto es que la capacidad de construir significados a partir de una sucesión de letras o grafemas, constituye una habilidad que no garantiza, por sí misma, el acceso a la cultura. Muchos son los componentes que permiten hoy afirmar algo tan estremecedor.

Y es que, en efecto, el analfabetismo no se reduce a la habilidad de enfrentar la lengua escrita, sino que tiene en sí —se puede decir que como ocurre con la cultura misma— una serie de estratos que se traslapan y combinan de manera singularmente compleja.

Pues la noción, elemental por sí misma, de que el significado de que es portadora la palabra escrita cabe con llaneza en las acorraladas páginas de un diccionario, es de una ingenuidad que, por las consecuencias que ha tenido para las políticas educacionales y, por lo demás, para la conciencia cultural de la sociedad en el tránsito del siglo XIX al XX, no puede calificarse sino como aterradora. Lee el resto de esta entrada

JORGE SANTOS SOBRE LITERATURA Y TECNOLOGÍAS DIGITALES

Comparto la primera ponencia leída en el Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales.

¿CÓMO ENTENDER LA LITERATURA EN LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS?

Por Jorge Santos Caballero

Para un individuo como yo, que se ha formado en la letra impresa según la idea de Gutenberg, resulta novedoso ser llamado a un evento como este para que hable de cómo entender la literatura en las nuevas tecnologías. Esa es mi primera incertidumbre a la que me lleva este Encuentro, y no puedo menos que quedar atrapado en coordenadas insospechadas, algo que en el juego de ajedrez se nombra zugzwng, es decir, poner al oponente en zona de peligro inminente ante cualquier variante que juegue.

Y digo esto, porque las nuevas tecnologías siguen siendo nuevas para mí y para nuestro medio social en correspondencia con el nivel de posibilidades reales para acercarse a ellas tomando en cuenta las condiciones socioeconómicas en que vivimos en Cuba. Bastaría con consultar el Informe Nacional del Censo de Población y Viviendas del 2012, que se expidió definitivamente en enero del 2014, para saber cuántas personas tienen acceso fijo y regular en el uso de las nuevas tecnologías en nuestro país, en particular, cuántas disponen de un ordenador propio para usarlo cada vez que lo deseen y, consiguientemente, saber la utilización de ese rubro tan simple en otros lugares del mundo, y qué incidencia tiene su uso en la población total de la Isla en estos momentos.

Por otro lado, es llamativo el hecho que el teléfono digital también ha invadido a nuestro medio, y ya son más que los de la telefonía analógica, aspecto que tampoco se puede obviar en un análisis casuístico de esta situación cubana. Pero, repito, para un individuo como yo que, posee en su haber un por ciento elevado libros leídos, me cabe el derecho de poder afirmar junto a Jorge Luis Borges, el gran intelectual argentino: “Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído”, entonces la urgencia de aprender las nuevas tecnologías ha sobrepasado las expectativas para mi edad, pues no solo tuvimos que aprender a nadar en aguas turbias, sino que tuvimos que acudir al debate en ellas para subsistir. Lee el resto de esta entrada

LA SEGUNDA TAZA

CartelLa primera jornada de trabajo de este “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales” me dejó muy satisfecho. Nunca pensé que se fuese a llenar el Salón Alhambra para escuchar las ponencias presentadas. Y fue bien gratificante ver cómo en el lobby del cine Casablanca las personas se conectaban desde sus teléfonos para descargar archivos.

Las transformaciones a las que aspiramos ocurrirán a largo plazo, pues como decía Unamuno, lo importante es poner la levadura, y estimular a que el pan se haga entre todos. En principio quedó demostrado que las instituciones pueden reforzar su papel haciendo un uso creativo de los recursos que ya existen entre nosotros: esto que está ocurriendo en el Casablanca, a propósito del encuentro, podría quedar como un servicio cultural de la institución, pero igual lo podría ofrecer la biblioteca, el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, la Cinemateca, la Maqueta de la Oficina del Historiador, el Museo, el Bar Casablanca o La Casa de la Trova…

Incluso, en los puntos donde ya existen Wifi se podría crear otra red local que se llame Universidad para todos, donde los que navegan puedan encontrar los contenidos y bienes que el sistema institucional jerarquiza acorde a sus valores. Se trata de crear situaciones de interésallí donde impera lo informal: o sea, intervenir desde la institución de un modo creativo, nunca impositivo.

Algunas de estas ideas que para esos que Saramago llamaba los pesimistas profesionales suenan a ciencia ficción, tal vez se hagan más tangibles hoy en nuestros imaginarios con el Taller de Experiencias que hemos organizado para esta segunda sesión. En este Taller otra vez será importante escuchar, compartir, aprender, despojarnos del pesadísimo fardo de nuestros prejuicios y limitaciones autoimpuestas, y comenzar a soñar con los pies puestos sobre la tierra.

Hay un nuevo mundo esperando ahora mismo y aquí mismo por nosotros. Lo que necesitamos reclutar son locos soñadores que estén dispuestos a hacer suyos aquel lema de Andre Breton: “No ha de ser el temor de la locura lo que me haga bajar la bandera de la imaginación”.

Juan Antonio García Borrero

DE DESIDERIO NAVARRO A GARCÍA BORRERO

Mi querido amigo Desiderio Navarro, uno de los invitados de honor que iba a tener este Primer Encuentro sobre la Cultura Audiovisual y las Tecnologías Digitales, no pudo asistir por problemas de salud. Pero al igual que Roberto Smith, ha enviado un mensaje que desea compartir con los participantes.

Como otras veces he dicho, Criterios y en especial Desiderio, han sido referentes insoslayables en este terreno que intentamos cultivar en Camagüey. No pudimos tener ahora esta quinta entrega de Criterios, pero aun así, en el lobby del cine Casablanca no se han dejado de descargar las entregas anteriores. Y con este mensaje que compartimos no hacemos más que resaltar cuánta complicidad sigue existiendo, pese a todo.

JAGB

Querido Juany, estimados amigos y colegas:

Lamento mucho que problemas de salud me hayan impedido estar con ustedes hoy y perderme las intervenciones y debates de ese Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales que Juan Antonio ha organizado con tanta pasión como conocimiento de la compleja problemática enfocada.

No puedo ocultar que, además de las razones estrictamente intelectuales de mi voluntad de apoyo a un evento así, me mueve también mi identificación con esfuerzos que me recuerdan los que yo hacía hace cincuenta años por desarrollar en Camagüey una cultura crítica sobre todo en la esfera del cine, que era el gran tema de la cultura audiovisual de la época. Es también por ello que haría todo lo posible por contribuir a que sus esfuerzos de hoy no se vieran frustrados como los míos de entonces por la ignorancia, el conservadurismo, el miedo a lo nuevo y otro, el aislacionismo provincial y nacional, etc.

Más que de Criterios y su experiencia localmente pionera en la divulgación digital del pensamiento teórico, hubiera querido hablarles de problemáticas que van mucho más allá de Criterios y que he venido planteando en otros contextos: por una parte, las consecuencias negativas que puede traer a nuestra cultura y sociedad la demora en el desarrollo y actualización de la cultura digital, y, por otra, los problemas socioculturales que pudiéramos evitar poniendo fin a la demora o la omisión en el estudio y aprovechamiento crítico de las reflexiones y contribuciones prácticas internacionales sobre los problemas ligados a ese desarrollo ya avanzado en otros países.

Y eso concierne a cuestiones tan heterogéneas que van desde el aumento del fraude escolar y académico mediante Internet hasta la futura sobrecarga informacional.

U otro ejemplo, sin ir más lejos: todos los problemas que están detrás de un proyecto como Los Mil y Un Textos en Una Noche en Cuba y, en general, de la información científica internacional en Cuba: la situación de las bibliotecas, las editoriales y las importaciones, de las traducciones en la esfera del pensamiento, del conocimiento de las grandes lenguas internacionales del mundo académico, de la adquisición de los derechos de autor; de los altos precios de artículos, revistas y libros en formato electrónico on-line, y, sobre todo, el problema de la selección y sus criterios.

Basta ver la bibliografía de numerosos artículos, ponencias, tesis y proyectos nacionales cuyos autores demuestran haber tenido acceso a Internet, para darse cuenta de que ese acceso es sólo la primera parte del problema. Lo más difícil comienza con la orientación y selección en medio de un contaminado océano informacional cuyas aguas Google y otros buscadores se encargan de revolver aún más. Estar desinformado no es un obstáculo para obtener más información, pero sí para llegar sin extravíos a la información del máximo valor. Y es por eso que se hace tan necesaria esa cultura digital crítica por la que tanto aboga Juan Antonio y a cuyo desarrollo en Camagüey seguramente contribuirán todos ustedes en este encuentro.

Espero poder acompañarlos en marzo en el Taller de la Crítica Cinematográfica, al que vendría con ejemplares de Denken 1, 2 y 3, y con los nuevos 1001 textos teóricos que hoy no les llegaron.

Éxitos les desea su coterráneo. Con un fuerte abrazo,

Desiderio

LA PRIMERA TAZA

Dentro de un rato estaremos dando inicio al “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales en Cuba”, que celebraremos en Camagüey hoy y mañana. Será esta nuestra primera contribución territorial a lo que, ya fuera en el Octavo Congreso de la UNEAC o diversos foros vinculados al análisis del consumo cultural en Cuba, ha quedado como una de nuestras grandes prioridades: acompañar el proceso de informatización de la sociedad con una ciberalfabetización ciudadana que permita el uso creativo de las tecnologías. Y sobre todo reforzar el papel de ente rector del sistema institucional, en la formación y transmisión de valores que ayuden a construir una sociedad humanista.

En este par de días serán importantes las siguientes acciones: escuchar, compartir, aprender. Que contemos con la posibilidad de reunir en un mismo espacio y fecha a individuos que ya tienen experiencia en el uso creativo de las tecnologías, y están dispuestos a comunicar esos conocimientos a otros, debe verse como un lujo, un gran lujo que nos permitirá convertir a las diversas instituciones en esponjas que aprovechan esos saberes particulares, y los pongan a recircular para bien de la comunidad.

No porque ya se haya dicho será menos importante reiterarlo en este instante. Este encuentro está a punto de convertirse en una realidad gracias, en primerísimo lugar, a la voluntad política del territorio. Y a la Asociación Hermanos Saíz de Camagüey, que acogió la idea de inmediato, y al Sectorial de Cultura que lo viene apoyando con gran ímpetu.

Pero todo habría quedado en lo soñado, de no ser por la complicidad entusiasta del Joven Club, Etecsa, la Facultad de Informática de la Universidad de Camagüey, Portal Príncipe, Citmatel, Unión de Informáticos de Cuba, A la Mesa, Orsis Tecnología Integral, así como el asesoramiento de varios amigos, a veces de modo personal, a veces a través del correo electrónico, pero siempre con observaciones y consejos que han ayudado a perfilar con más nitidez los objetivos. Estamos en presencia de un ejemplo inmejorable de lo que se conoce como proyecto de colaboración abierta.

Como todo sueño estimulante, a partir de ahora tendremos muchos más escollos que salvar, en tanto ya hemos descubierto el lejano horizonte, y hacia allí se movilizan ahora nuestras expectativas. Alcanzar ese horizonte no será fácil, pero, ¿habrá acaso algo más gratificante que poner nuestra imaginación en función de la utopía, aunque demoremos en ver los frutos?

Bienvenidos, pues, al “Primer Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”. Y quedan invitados a saborear la primera taza de nuestra sopa de piedras y sueños camagüeyanos.

Juan Antonio García Borrero

DE ROBERTO SMITH A GARCÍA BORRERO

Acostumbrado a organizar eventos, sé que en estos opera tanto la voluntad de quienes lo organizan, como el azar que todo lo trastoca a última hora. En el caso del “Primer Encuentro de Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales”, habíamos previsto la participación de Roberto Smith, presidente del ICAIC.

No vivo ajeno a lo que sé pueden ser las complicaciones imprevistas en la agenda de un directivo de su nivel, y es por eso que, pese a la imposibilidad de su asistencia, agradezco tanto este mensaje público que será leído a los participantes en el momento que presentemos el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual acá en Camagüey. Muchísimas gracias, Roberto, y lo importante es sacar adelante el Programa.

JAGB

La Habana, 10 de febrero de 2016

Querido Juany:

Con mucho pesar te confirmo que me es imposible participar en el Primer Encuentro sobre la Cultura audiovisual y Tecnologías digitales” en la admirada ciudad de Camagüey. Desde su mismo título, la cita moviliza el pensamiento: si no fuese por la redundancia, hubiese sugerido que fuese el “Encuentro sobre el “encuentro” de la cultura audiovisual y la tecnología digital”. Justamente en el segundo uso de la misma palabra se puede encontrar una enorme riqueza para la reflexión y la acción concreta. Vivimos una época en que la “obsesión digital” expresada en aparatos y conexiones, desplaza el valor de la tecnología como herramienta hacia la cultura y el conocimiento, y al mismo tiempo, como portadoras de nuevas formas de pensamiento y de conductas.

Como estaba anunciado, nuestra participación en el Encuentro sería con la presentación del Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual, promovido desde el ICAIC con el apoyo de diversas instituciones cubanas, que en este momento se encuentra en una segunda fase con la aspiración de que se convierta en una política pública. Para esta etapa hemos identificado 5 direcciones fundamentales para el desarrollo del Programa:

1. Lograr un “funcionamiento en sistema” de los organismos, instituciones y personas participantes.

2. Favorecer el más amplio acceso al cine y al audiovisual de calidad, tanto en cines y televisión, como para escuelas, instituciones y espacios informales.

3. Implementar alternativas diversas para la formación de espectadores, y en particular la formación de formadores.

4. Estimular el pensamiento científico sobre la relación entre la cultura y el individuo, entre el cine y el espectador; entre las tecnologías y la cultura.

5. Identificar alternativas para el aseguramiento material y financiero de las acciones. (Esta última es importante porque no se puede soñar en el aire)

El “cruce” de cualquiera de estas direcciones con la tecnología digital puede multiplicar sus potencialidades, pero todavía se puede llegar más lejos si en lugar de hablar de “cruce con lo digital”, habláramos de estas mismas direcciones pensadas desde lo digital.

Deseo mucho éxito a este Encuentro que debe ser una importante contribución a la compleja batalla por preservar el sentido cultural de nuestras vidas.

Un fuerte abrazo a todas y todos los participantes en el Encuentro. Un gran abrazo para ti,

Roberto Smith

Presidente ICAIC

SOBRE EL ENCUENTRO DE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES EN EL PERIÓDICO ADELANTE

Anuncian encuentro para uso creativo de nuevas tecnologías en Cuba

Escrito por Yanetsy León González/Adelante

Publicado: 08 Febrero 2016

Camagüey.- Esta ciudad es pionera de otra brillante idea, con el Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales en Cuba, previsto el 11 y el 12 de febrero, en áreas del Paseo Temático de los Cines, también el único del país.

A través de la Asociación Hermanos Saíz y con el entusiasmo del intelectual Juan Antonio García Borrero, la iniciativa implica alianzas institucionales para estimular el uso creativo de herramientas y soportes de la comunicación actual, y además concretar una agenda práctica que revierta la problemática del hombre dominado por la tecnología.

En conferencia de prensa, García Borrero significó la naturaleza endógena y sinérgica del proyecto, porque cuenta con el talento local y la integración de personas, jurídicas o no, que sueñan con el universo digital en beneficio de la comunidad, clave para construir una plataforma permanente de aprendizaje.

“La idea es que todo fluya y rompamos con esa suerte de triple insularidad de Educación por un lado, Cultura por otro, y las nuevas tecnologías por otro. No ha habido una verdadera conexión de pensamiento que nos permita crecer en una época que nos está demandando, precisamente, la fusión”, enfatizó el respetado escritor sobre cine.

El Salón Alhambra, del Multicine Casablanca, acogerá el jueves una feria del libro electrónico y aplicaciones vinculadas a la cultura (10:00 a.m.), y el debate del “Programa de Fomento Audiovisual de la Cultura” (3:00 p.m.), que presentará Roberto Smith, presidente del Icaic.

También ocurrirá un Taller de experiencias (viernes, 10:00 a.m.) con Etecsa, Joven Club de Computación, Facultad de Informática de la Universidad de Camagüey, Citmatel, Portal Príncipe, la Unión de Informáticos de Cuba y otros implicados.

El Encuentro concluirá con el inicio de otro empeño, la cibertertulia “Cine cubano, la pupila insomne” (8:30 p.m.), que se pretende mensual en el Callejón de los Milagros. Esa noche propondrá el diálogo acerca de la creación audiovisual en Camagüey, desde los puntos de vista de los realizadores Gustavo Pérez, Jorge Campanería, Reynaldo Pérez Labrada y Líber Matos.

ECOS DEL PRIMER ENCUENTRO SOBRE CULTURA AUDIOVISUAL Y TECNOLOGÍAS DIGITALES EN EL PERIÓDICO GRANMA

Proyecto endógeno para la interacción creativa

Juan Antonio García Borrero, reconocido ensayista, investigador y crítico de cine, anunció la celebración, en Ca, del Pri­mer Encuentro sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales en Cuba

Autor: internet

7 de febrero de 2016 22:02:03

CAMAGÜEY.— Eterno inconforme y soñador, con los pies bien puestos sobre la tierra, el reconocido ensayista, investigador y crítico de cine Juan Antonio García Borrero vuelve a sus andanzas creativas, al anunciar la celebración, en esta ciudad, del Pri­mer Encuentro sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales en Cuba.

La cita tendrá lugar los días 11 y 12 de febrero, en locaciones ubicadas en el Paseo Temático del Cine, como la sala Alhambra y el Callejón de los Milagros, llamadas a convertirse en plataformas inteligentes de visibilidad para el uso interactivo y dinámico de las tecnologías de la información y las comunicaciones.

Con respaldo de la Dirección Pro­vincial de Cultura, la Asociación Her­manos Saíz y el Centro del Cine, el proyecto persigue, como visión es­tra­tégica, lograr lo que Juan Antonio ha dado en llamar una ciberalfabetización ciudadana; es decir, que los adelantos tecnológicos estén en función del individuo y no a la inversa.

Es por ello que, más que una idea personal, el especialista asegura que se trata de la confluencia, en tan pe­culiar espacio, de las experiencias, el talento y los recursos de entidades, como Etecsa, Citmatel, los Jo­ven Club de Computación, la Univer­si­dad de Camagüey y la Unión de In­formáticos de Cuba.

Sobre la base del establecimiento de alianzas entre estas y otras instituciones locales, explica García Bo­rrero, lo importante es comenzar a configurar programas públicos, a través de una verdadera sinergia creativa, que les permita a las personas interesadas acceder a tales servicios.

“Tenemos que aprender a utilizar críticamente estas herramientas, primero para el individuo y luego para la comunidad, estimular a los usuarios a dejar de ser simples consumidores pasivos y convencerlos de que su empleo puede ser beneficioso en el orden cultural”, comenta el también autor del blog La pupila insomne.

Un primer acercamiento a ese propósito se ha previsto en el programa del encuentro, con una feria del libro electrónico y de aplicaciones vinculadas a la cultura, la cibertertulia dedicada a la creación audiovisual en Camagüey y un taller de intercambio de experiencias sobre el uso creativo de las tecnologías digitales.