Archivo de la categoría: EL CINE MUNDIAL EN CUBA

HOY, “EL CIUDADANO KANE” EN CUBA

He decidido habilitar en el blog una etiqueta dedicada a comentar la recepción de filmes importantes en Cuba. Esta es una asignatura pendiente en la isla. A pesar de que desde la creación del ICAIC en 1959, el problema de la exhibición tuvo la misma importancia que el de la producción y distribución, este fenómeno de la recepción entre nosotros apenas se ha estudiado. Lo cual es un descuido imperdonable, porque ¿de qué modo podemos entender el fortalecimiento de un cine revolucionario (un cine que pretende cambiarlo todo) si no se tienen en cuenta “la angustia de las influencias”, los diferendos estéticos, los gestos heréticos y los homenajes?

Como buena parte de los cinéfilos saben, el próximo 1 de mayo se cumplen 70 años del estreno de este filme de Orson Welles, que las encuestas convocadas entre entendidos, insisten en resaltar como “el mejor” de la Historia del cine mundial. Sobre este suceso fílmico estaremos hablando Armando Pérez Padrón, y quien suscribe, hoy, a las cinco de la tarde, en el espacio “La ciudad simbólica”, y para sumarnos a una iniciativa que implica a cinéfilos de varios países, proyectaremos la cinta otra vez en Nuevo Mundo el sábado 30, en las tres tandas de esa sala.

“Citizen Kane”, aún antes de ser estrenado, ya era un filme que levantaba las sospechas de que sería un clásico, algo que, al decir de Borges, “las generaciones de los hombres, urgidas por diversas razones, leen con previo fervor y con una misteriosa lealtad”. Ya desde temprano, el columnista Bosley Crothwer escribía en el “New York Times”:

“Within the withering spolight as no other film has ever been before, Orson Welles´s •Citizen Kane” had is world premiére at the Palace last evening. And now that the wraps are off, the mistery has been exposed and Mr. Welles and the RKO directors have taken the much-debated leap, it can be safely stated that suppression of this film would have been a crime. For, in spite of some disconcerting lapses and strange ambiguities in the creation of the principal character, “Citizen Kane” is far and away the most surprising and cinematically exciting motion picture to be seen here in many a moon. As a matter of fact, it comes close to being the most sensational film ever made in Hollywood”.

La resonancia mundial provocada por el filme es demasiada conocida como para ser comentada ahora. Los académicos lo nominaron en nueve categorías, pero justo porque era una película antiacadémica se entiende que al final le otorgaran apenas el Oscar al mejor guión original. Esto no es ni bueno ni malo. Sencillamente nos confirma que las cosas valiosas no son precisamente aquellas que el sentido común reconoce de inmediato, sino las que logran establecer un canje invisible con el llamado espíritu de la época.

En Cuba la recepción del filme fue también muy positiva. En 1941 los críticos de la época la escogieron entre las cinco películas más notables exhibidas en el año, junto a “El gran dictador”, de Charles Chaplin, “Los hermanos Marx en el Oeste”, de Edward Buzzell, “El sargento York”, de Howard Hawks, y “La carta”, de William Wyler.

Desde entonces “El ciudadano Kane” viene haciendo de las suyas en el imaginario de la nación. Es cierto que el consumo popular de ese tipo de cine no tenía nada que ver con el actual. La falta de instrucción de un público mayoritario condicionaba el carácter sumergido de este cine vanguardista e innovador, que se adelantaba con creces a las maneras entonces convencionales de narrar en pantalla una historia. Pero sería interesante estudiar el modo en que fue recibido en ese sector de la intelectualidad republicana que entonces luchaba por inyectar en el país el espíritu de las reformas que introducía en el cuerpo social la recién estrenada Constitución de 1940.

¿Cuántos poderosos políticos no eran reconocibles en Charles Foster Kane, fabuloso personaje que encarna, como pocos, esa adicción al poder que parece levitar de siglo en siglo en la historia de los hombres? La invitación que entonces hacía Crothwer para ver el filme parece seguir en pie:

“All we can say, in conclusion, is that you shouldn’t miss this film. It is cynical, ironic, sometimes oppressive and as realisity as a slap. But it has more vitality than fitteen other films we could name. And, although it may not give a thoroughly clear answer, at least it brings to mind one deeply moral thought: For what shall it profit a man if he shall gain the whole world and lose his own soul? See “Citizen Kane” for further details”.

Juan Antonio García Borrero