Archivo de la categoría: CONSUMO AUDIOVISUAL EN CUBA

MANQUEDADES DEL DISCURSO SOBRE EL CONSUMO CULTURAL EN CUBA.

Me gusta mucho este texto escrito por Daynet Castañeda Rodríguez, joven profesora de la Universidad de Oriente, y que es el único de los que hasta ahora conozco que, desde la academia, ha sometido a una rigurosa crítica el discurso hegemónico construido en Cuba alrededor del consumo cultural.

Si yo hubiese tenido algo que ver con la organización teórica del Segundo Foro de Consumo Audiovisual me habría encantado abrir con el mismo, toda vez que examina con un rigor verdaderamente científico, ya no lo que está sucediendo más allá de nuestros sentidos, sino precisamente “el sentido” que nuestro lenguaje de expertos, pretende imponerle a algo que todavía está lejos de ser comprendido.

Cuando hace unos días comentaba las objeciones de Gustavo Arcos a lo sucedido en el Segundo Foro de Consumo Audiovisual celebrado en Santa Clara, hablaba de la necesidad de que nuestros acercamientos al fenómeno crezcan en rigor científico y voluntad de someter a prueba en la práctica las intuiciones teóricas, dejando a un lado ese impresionismo estéril que suele tomar como “medida de las cosas” la experiencia personal, y a partir de lo subjetivo, dictar lecciones de “buen gusto” a los demás.

El texto de Daynet describe buena parte de los lugares comunes en que incurre a estas alturas nuestro discurso autotitulado crítico, pero que, paradójicamente, evita el debate de lo que expone de acuerdo a marcos teóricos que deberían ser compartidos para evitar ese diálogo de sordos al que aludía Gustavo Arcos en su artículo.

El texto es extenso, pero vale la pena estudiarlo y discutirlo. Y lo publico como antesala a lo que estaremos hablando mañana en el Café Ciudad de Camagüey, en la cibertertulia que tendrá como tema aglutinante “El consumo informal, las nuevas tecnologías y el WIFI en Cuba”.

Juan Antonio García Borrero

 

MANQUEDADES DEL DISCURSO SOBRE EL CONSUMO CULTURAL EN CUBA.

Por Daynet Castañeda Rodríguez

Desde ¿finales? del periodo estival cubano se produjo en la agenda mediática, tanto de los medios tradicionales (legacy media) como de los nuevos medios (new media), la tematización del issue “consumo cultural” trasvasado desde las agendas política e institucional e insertado bajo los términos de estas en la agenda de los públicos o agenda pública. Se convirtió de repente en un tema del momento o trending topic, un debate donde lo que en términos de la red social twitter podemos denominar etiqueta #paquetesemanal se ha convertido en viral, aunque ya lo era en la vida cotidiana de los ciudadanos de este país, primero como consumo audiovisual informal y luego como consumo digital off line o el llamado Internet de los pobres.

El incremento del acceso de los públicos a las tecnologías y la irrupción de nuevos canales, formales y no formales, para la circulación de información, han condicionado modalidades de recepción y consumo heterogéneas en grado creciente.

El consumo mediático informal no es solo resultado de un auge de tecnologías nuevas y flexibles, asociada a su aparición también se cuenta la acumulación de insatisfacciones respecto a la producción audiovisual formal, en cuya conformación el espectador tiene escasa o nula participación, lo que significa un estridente contraste a favor de los canales informales.

La comparación de la calidad visual, es otro de los parámetros que toman en cuenta los receptores a la hora de inclinar la balanza y realizar su elección entre lo formal e informal. El peso fundamental de programas consumidos por canales informales es de producción foránea, donde los recursos de los grandes monopolios del entretenimiento dejan en franca desventaja a las realizaciones nacionales. Lee el resto de esta entrada