ENDAC: ¿construcción o reconstrucción?

Más que construir, la ENDAC se propone reconstruir el cuerpo audiovisual de la nación. Pues en realidad el corpus inmenso, pero único,de películas, biografías, innovaciones técnicas, espacios de socialización, publicaciones, comunidades de espectadores y usuarios, es decir, todo eso que nutre a diario el incesante ejercicio de la cultura audiovisual, ya existe como algo Real y objetivo, aunque nuestros pobres sentidos solo puedan apreciarlo de modo fragmentario.

No digo que va a resultar fácil impulsar esa reconstrucción integral. Aquí, allá y acullá, seguirá defendiéndose la visión excluyente de quienes asumen sus respectivos puntos de vistas como los legítimos, y, por ende, como lo que determina que los otros sobran.

Por suerte, nos queda el legado de los grandes maestros de la historiografía, esos que supieron poner a salvo la responsabilidad del historiador, más allá de las coyunturas en las que él mismo, como individuo, tiene que vivir. En lo personal, hago mío al Marc Bloch que en Apología de la Historia apunta:

Una palabra domina e ilumina nuestros estudios: comprender. No digamos que el buen historiador está por encima de las pasiones; cuando menos tiene ésa. No ocultemos que es una palabra cargada de dificultades, pero también de esperanzas. Palabra, sobre todo, llena de amistad.

Hasta en la acción juzgamos demasiado. ¡Es tan fácil gritar: “Al paredón”! No comprendemos nunca bastante. Quien difiere de nosotros, sea extranjero o adversario político, pasa casi necesariamente, por un ser de malos antecedentes. Aun para conducir las luchas inevitables, sería necesario un poco más de inteligencia en las almas; con más razón para evitarlas, si se está a tiempo.

A condición de renunciar a sus falsos aires de arcángel, la historia debe ayudarnos a salir de este mal paso. Es una vasta experiencia de las variedades humanas, un largo encuentro entre los hombres. Tanto la vida como la ciencia tienen el mayor interés en que este encuentro sea fraternal”.

Y eso es la ENDAC: un encuentro largo y fraternal con todos los individuos que han hecho, están haciendo, y harán que exista la cultura audiovisual vinculada a Cuba. Y siempre con el ánimo, no de juzgar, sino de comprender.

Juan Antonio García Borrero

Publicado el marzo 15, 2021 en ENDAC. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: