Para presentar a Roberto Viña

Roberto Viña en Adorables mentiras, de Gerardo Chijona

Hoy presentamos la página de Roberto Viña en la ENDAC, uno de los que más contribuyó al desarrollo del oficio de Asistente de Dirección en Cuba.

Hemos incluido en su página fragmentos de esa hermosísima entrevista que le concediera a Arturo Sotto para su libro “Conversaciones al lado de Cinecittá”. Verán que allí Viña habla de la Asistencia de Dirección y del anotador cinematográfico o Script.

Pero lo que a mí me mata es ese comentario con que cierra la entrevista, donde Viña habla de lo que significó el ICAIC para él; sencillamente conmovedor:

De hecho es el tercer suceso más importante de mi vida. Después de mi madre y estas paredes de mi casa, el ICAIC es donde he pasado más tiempo. Mi mujer y mis hijos llegaron después. En el ICAIC cultivé mis mejores amigos, he sentido la satisfacción de sentirme útil, de ser parte de un proyecto cultural único. Te lo comparé con las paredes de mi casa, porque he vivido lo que se sufre cuando se asoman las grietas o se debilitan las columnas. Te digo…, no sé qué voy a hacerme el día que no pueda detenerme, una mañana de rodaje, a hablar de cine cubano, o de pelota, en nuestro muro de lamentaciones”.


Roberto Viña

(n. Pinar del Río, 13 de septiembre de 1948// m. La Habana, 2 de junio de 2019). Licenciado en Historia por la Universidad de La Habana. Uno de los Asistentes de Dirección más destacados que ha tenido el cine cubano, y que también trabajaría como script, además de asumir un número bastante alto de apariciones breves como actor en largometrajes, cortos, documentales, noticieros, video clips y spots publicitarios.

Se inserta en el ICAIC como parte de una estrategia trazada por el Instituto con el fin de formar de modo polivante, durante los tres años que duraba el servicio social, a jóvenes recién egresados de la Universidad que pudieran interesarse en formar parte de la industria. A ese grupo pertenecen también Ana Rodríguez, Zita Morriña (Toti), José Padrón, Mario Piedra, Carlos Galiano, Dolores Calviño (Lola Calviño), Mayra Vilasís, entre otros.

Su debut como Asistente de Dirección se produce en la película Cantata de Chile (1975), de Humberto Solás, y un año después asume ese mismo rol en La última cena (1976), de Tomás Gutiérrez Alea. A partir de ese momento su nombre e imagen se convierte en uno de los referentes insoslayables del ICAIC, pese a no ser de las figuras protagónicas, mientras que, según sus propias declaraciones en una hermosísima entrevista concedida al cineasta Arturo Sotto, el Instituto:

De hecho es el tercer suceso más importante de mi vida. Después de mi madre y estas paredes de mi casa, el ICAIC es donde he pasado más tiempo. Mi mujer y mis hijos llegaron después. En el ICAIC cultivé mis mejores amigos, he sentido la satisfacción de sentirme útil, de ser parte de un proyecto cultural único. Te lo comparé con las paredes de mi casa, porque he vivido lo que se sufre cuando se asoman las grietas o se debilitan las columnas. Te digo…, no sé qué voy a hacerme el día que no pueda detenerme, una mañana de rodaje, a hablar de cine cubano, o de pelota, en nuestro muro de lamentaciones”. (1)


Declaraciones de Roberto Viña sobre el oficio de Asistente de Dirección

“Desgraciadamente ese desconocimiento no es solo del público; hay mucha gente de nuestra propia industria que ignora el valor de un asistente de dirección dentro de una película. No te digo que sea una cosa vital, absolutamente imprescindible, pero no hay dudas de que el buen trabajo de un asistente se hace notar en todos los departamentos que intervienen en el rodaje: desde vestuario, escenografía o ambientación, en los que actúa de una manera directa, hasta en iluminación, donde parecería no tener vínculo expreso. Es un trabajo de coordinación, organización, incluso de relaciones humanas, porque puedes llegar a convertirte en un interlocutor diplomático. Te digo esto porque es el asistente quien mantiene la concordia de un equipo. Tú bien sabes que un staff es un conjunto complejo y diverso de caracteres, donde la falta de armonía puede devenir en un caos. Es por ello que pienso que este trabajo alcanza un nivel muy particular de sensibilidad, y el ejemplo paradigmático lo tengo en Mayra Segura, quien bien merece su capítulo aparte. Pero para ser más claro, voy a mencionarte algunas de sus tareas: un asistente de dirección (primer asistente) organiza y coordina las visitas a locaciones, la selección del casting, las pruebas de vestuario y maquillaje, los ensayos con los actores, la preparación del guión técnico, y el diseño del plan de rodaje o filmación, que se convierte en una suerte de Biblia, la guía de todo el proceso posterior. Durante la prefilmación, va haciendo continuos chequeos, con la ayuda de otros asistentes que están bajo su tutela, de los progresos de cada departamento en la preparación de la película y, una vez en el rodaje, organiza los horarios internos, el movimiento de extras en la construcción del plano… ¡Es todo! Solo te menciono lo general para no aburrir o entrar en particularidades” (2)


Declaraciones de Roberto Viña sobre el oficio de Script en La última cena

“Es un anglicismo, significa la persona, mujer u hombre, que lleva la continuidad de una película en el rodaje, el anotador, la memoria de la filmación, lo que popularmente se conoce como el “macheo”. Entonces nos plantean a Pepe Padrón (José Padrón) y a mí la necesidad de formarnos como scripts en el rodaje de La última cena. La intención era prepararnos para trabajar en futuras películas. Acepté. Así que empiezo como ayudante de Yolanda Benet, al tiempo que mantengo la colaboración con Rapi Diego y Zita Morriña, que eran los asistentes oficiales. Quizás para el espectador no sea muy notable, pero recuerdo que los esclavos que se sentaban a la mesa, junto al conde, pertenecían a diferentes etnias africanas. Esto originó un riguroso trabajo de investigación histórica. Tito Junco, por ejemplo, llevaba unas marcas en el rostro que se llaman “marcas tribales”. Había otro esclavo con los dientes afilados, porque estaba preparado para comer carne humana. Estas caracterizaciones exigían un trabajo extra de maquillaje y efectos especiales.

Así que comienzo como ayudante de script en las dos semanas que duró el rodaje de la secuencia de la cena, unos cuarenta y nueve minutos en pantalla; pero al poco tiempo me envían para Matanzas a preparar la locación del ingenio. Eso no solo significaba el montaje de lo que era un ingenio de la época, sino también la selección de toda la figuración de esclavos que componían la dotación. De modo que fue una producción que comencé como script y terminé como asistente. Debo confesarte algo: yo no creía en esa película, estaba muy escéptico con su resultado. Titón venía con la estela de Memorias del subdesarrollo y pensaba, a la fecha, que sería algo insuperable. Quizás este ser el motivo por el que nunca olvidaré que el día de su estreno, diciembre del 76, me fui al cine Yara, como un espectador más, y quedé tan fascinado con la película que la vi dos veces sin levantarme de la butaca. Imagínate si la impresión fue fuerte, que valoré la posibilidad de irme del ICAIC. Había participado en una de las películas más trascendentes de nuestra cinematografía y no fui consciente del proceso. Esa es también la magia del cine. Por suerte aquello se me pasó” (3)


Citas

  1. Arturo Sotto. Algún más que un rostro en el cine. Roberto Viña. En Conversaciones al lado de Cinecittá (Edición ampliada). Ediciones ICAIC, 2018, pp 198-199.
  2. Arturo Sotto. Algún más que un rostro en el cine. Roberto Viña. En Conversaciones al lado de Cinecittá (Edición ampliada). Ediciones ICAIC, 2018, pp 186-187.
  3. Arturo Sotto. Algún más que un rostro en el cine. Roberto Viña. En Conversaciones al lado de Cinecittá (Edición ampliada). Ediciones ICAIC, 2018, pp 188-189.

Filmografía (Incompleta)

1975: Cantata de Chile, de Humberto Solás (Ficción, Asistente de dirección)

1976: La última cena, de Tomás Gutiérrez Alea (Ficción, Script, Asistente de dirección)

1977: Río Negro, de Manuel Pérez (Ficción, Script, Actor)

1977: La sexta parte del mundo, de Julio García-Espinosa (Documental, Asistente de Dirección)

1979: Retrato de Teresa, de Pastor Vega (Ficción, Asistente)

1980: Guardafronteras, de Octavio Cortázar (Ficción, Asistente)

1982: Algo más que una medalla, de Rogelio París (Documental, Asistente de Dirección)

1983: Se permuta, de Juan Carlos Tabío (Ficción, Actor)

1983: Los pájaros tirándole a la escopeta, de Rolando Díaz (Ficción, Actor)

1985: En tres y dos, de Rolando Díaz (Ficción, Asistente)

1986: Plácido, de Sergio Giral (Ficción, Asistente)

1987: Gallego, de Manuel Octavio Gómez (Ficción, Asistente)

1988: Papeles secundarios, de Orlando Rojas (Ficción, Asistente)

1991: Adorables mentiras, de Gerardo Chijona (Ficción, Actor)

1991: El elefante y la bicicleta, de Juan Carlos Tabío (Ficción, Actor)

1992: El siglo de las luces, de Humberto Solás (Ficción, Asistente)

1993: Fresa y chocolate, de Tomás Gutiérez Alea, Juan Carlos Tabío (Ficción, Asistente)

1995: Pon tu pensamiento en mí, de Arturo Sotto (Ficción, Primer Asistente, Actor)

1995: Guantanamera, de Tomás Gutiérrez Alea, Juan Carlos Tabío (Ficción, Actor)

1997: Amor vertical, de Arturo Sotto (Ficción, Primer Asistente)

1997: El 98, de Ángel Peláez (Serie documental, Asistente de Dirección)

1998: Cuarteto de La Habana, de Fernando Colomo (Ficción, Cuba-España, Productor Asistente)

1999: Operación Fangio, de Alberto Lecchi (Ficción, Cuba-Argentina, Asistente)

1999: Un paraíso bajo las estrellas, de Gerardo Chijona (Ficción, Actor)

2000: Las noches de Constantinopla, de Orlando Rojas (Ficción, Productor Asistente)

2000: Lista de espera, de Juan Carlos Tabío (Ficción, Actor)

2005: Una rosa de Francia, de Manuel Gutiérrez Aragón (Ficción, Cuba-España, Productor Asistente)

2005: La edad de la peseta, de Pavel Giroud (Ficción, Productor Asistente)

2007: Miranda, de Luis Alberto Lamatta (Ficción, Cuba-Venezuela, Actor)

2008: El cuerno de la abundancia, de Juan Carlos Tabío (Ficción, Actor)

2009: Afinidades, de Jorge Perugorría, Vladimir Cruz (Ficción, Actor)

2012: Se vende, de Jorge Perugorría (Ficción, Actor)

2012: Esther en alguna parte, de Gerardo Chijona (Ficción, Actor)


Fuentes

Arturo Sotto. Algún más que un rostro en el cine. Roberto Viña. En Conversaciones al lado de Cinecittá (Edición ampliada). Ediciones ICAIC, 2018, pp 185-199.

Entrada de Roberto Viña en la ECURED

Entrada de Roberto Viña en el Blog de Luis Lacosta

Roberto Viña, el rostro más visible del cine cubano (OnCuba News)

Publicado el febrero 22, 2021 en Asistentes de Dirección. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: