Para presentar a Ricardo Vigón en la ENDAC

Imagen tomada de Lunes de Revolución

Hace unos días presentamos la página que tiene Germán Puig en la ENDAC. Pero esa página estaría incompleta si no se da a conocer la de Ricardo Vigón. Porque probablemente haya sido la relación de amistad establecida entre Germán Puig y Ricardo Vigón, el paradigma inmejorable el más hermoso, de eso que, en nuestro contexto, se ha dado en llamar “bromance” (amistad intensa entre dos hombres).

Puig y Vigón defendieron con las uñas, en medio de una precariedad económica que a veces rozaba los límites, una vocación cinéfila que para quien nunca la ha experimentado, puede parecer irracional.

Para Puig, según puede leerse en carta enviada al historiador Luciano Castillo, y publicada en la Cronología del cine cubano III,

Ricardo era un iluminado; no llegó a hacer cine, pero por su enorme carisma fue amigo de Henri Langlois, Luis Buñuel y Man Ray y de Julio Cortázar. En la UNESCO, donde Ricardo trabajó varios años, conoció a Julio Cortázar, que en su libro La vuelta al día en 80 mundos deja constancia de su amistad y del hecho de conocer a Lezama Lima gracias a él. Fue gran amigo del autor de Paradiso, quien, a su muerte, escribió muy bellas palabras junto a su otro amigo, Roberto Fernández Retamar. Por Ricardo conocí en París a la entonces bellísima modelo Nico, musa de Andy Warhol y del Velvet Underground, que estaba enamorada de él”.

Su prematura muerte, ocurrida el 30 de marzo de 1960, efectivamente, fue lamentada por varios de esos creadores extraordinarios que ha tenido el país. Desde París, por ejemplo, Roberto Fernández Retamar escribe un obituario estremecedor al enterarse de la noticia, donde entre otras cosas, apunta:

Por 1948 tenían Ricardo y Germán una cinemateca en Consulado y Trocadero, creo que la primera que existiera en Cuba, y luchaban por ella con una abnegación que no excluía el hambre. Allí vimos Eisenstein y la vanguardia, en sillas apretujadas, con la emoción de lo nuevo y lo necesario. Allí se iba reuniendo, junto a algún pintor o poeta mayor, mucho de lo que después sería la nueva hornada de artistas cubanos. Ricardo iba de unos a otros, queriendo limar las asperezas que suelen acompañar al irritable gremio, dando a éste una sonrisa y a aquel un comentario”.

Mientras que José Lezama Lima, en el momento de iniciar una disertación sobre Julio Cortázar, decide comenzarla así:

Desde hace bastantes años, he tenido una relación de amistad con Julio Cortázar. Voy a aprovechar esta oportunidad para recordar a aquel cubano que realmente hizo conocer a Cortázar y que lo puso en relación con Cuba. Fue un espíritu muy verídico y es un nombre que ustedes no deberían olvidar: Ricardo Vigón, desgraciadamente rendido ya a las sombras.

Vigón vivía en la Rue du Dragon, cerca de Julio Cortázar, y recibía las revistas que nosotros le enviábamos. De ese modo, Cortázar se ponía en contacto con todo ese material. En realidad, yo creo que Vigón despertó en Cortázar muchas simpatías por las cosas de Cuba. Vivían en el mismo barrio y se reunían con frecuencia, y cuando yo leo los diálogos que se verifican en casa de Oliveira, por ejemplo, siempre pienso que allí tenía que estar Vigón.

He querido que mis primeras palabras sean un recuerdo para Ricardo Vigón, que creó un tipo de perspectiva, un modo de estar en Europa muy a lo cubano de sus años. Vigón es un cubano que, en un convento, en una ocasión, le hace la cama a Heiddeger, y Vigón es un cubano que está acostumbrado a colocarse frente a las grandes ciudades, como Florencia, sin un céntimo en el bolsillo, y a vencerlas”.

Por si fuera poco, Guillermo Cabrera Infante dedica su libro “Un oficio del siglo veinte” “al recuerdo de Ricardo Vigón, que tanto amó el cine”, y en el segmento de la introducción titulado “Recuerdo a Ricardo” escribe: “Todo lo que sé de cine se lo debo a tres personas: Ricardo Vigón, Germán Puig y Néstor Almendros. Pongo a Vigón en primer lugar, porque es a él a quien debo más”.

En el año 2015 la Editorial Oriente publicó la compilación de Carlos Velazco y Elizabeth Mirabal titulada “Regreso de Ricardo Vigón”. Una hermosísima manera de devolvernos, no ya un nombre, sino esa manera excepcional de asumir la vida, y que me parece fue Roberto Fernández Retamar quien mejor describió en su obituario:

Pensaban los griegos que la adolescencia terminaba a los treinta años. Hasta esa edad arrastró Ricardo su adolescencia, y no quiso o no pudo traspasarla. Queda para nosotros como una especie de Término, advirtiendo el cumplimiento de una época, pues fue hasta el final el muchachón que fuimos, sólo que en su caso lleno de ternura y bondad. Es el suyo un recuerdo magnífico de lealtad a la vocación y de pureza personal, que este París que recorrí tanto con él me trae de nuevo, como a otros se lo traerán los vericuetos de la Habana Vieja, el Malecón, las calles más pobres de La Víbora”.

“Paradójicamente, Cuba era en aquel momento un lugar privilegiado para ver cine. En primer lugar, no se conocía el doblaje, como en España; todas las películas se exhibían en versión original con subtítulos. En segundo lugar, como había mercado abierto, sin apenas controles estatales, las distribuidoras compraban toda clase de películas. Allí podía ver todas las producciones americanas, hasta las de serie B, que no llegaban a otros países fácilmente. También podía ver todo el cine mexicano y mucho cine español, argentino, francés e italiano. Se importaban alrededor de seiscientas o más películas al año, incluyendo títulos de la URSS, Suecia, etcétera” (Néstor Almendros, Días de una cámara, 1972, hablando de “el paraíso del cinéfilo”)

Página de Ricardo Vigón en la ENDAC: https://endac.org/encyclopedia/ricardo-vigon/

Publicado el enero 30, 2021 en CINEMATECA DE CUBA. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: