Archivos diarios: octubre 8, 2020

Joel del Río: Independientes y seducidos por los géneros

He aquí el cuarto texto del dossier que nos entrega IPS sobre el cine independiente cubano más reciente. En esta ocasión, Joel del Río examina el uso de los géneros, lo cual en un contexto como el nuestro, donde la pretensión del Autor parecía dominarlo todo, ha de interpretarse como un gesto de independencia expresiva.

Independientes y seducidos por los géneros

El autor analiza cómo prosperan géneros como el cine criminal, el fantástico y la ciencia ficción en el cine independiente cubano del siglo XXI.

por Joel del Río, profesor y crítico de cine

Inspirados por la creciente voluntad de realizar un cine de vocación popular, que asuma sin complejos los paradigmas narrativos clásicos, de Hollywood, y además se adueñe del reservorio cultural y artístico hereditario, los filmes del cine cubano independiente evidencian estructuras narrativas, tipología de personajes, iconografía o visualidad inherentes a varios géneros establecidos. Se trata de géneros impuros, contaminados por los códigos sintácticos y semánticos del cine de autor, elegido en tanto soporte capaz de asimilar múltiples influencias, lenguajes y signos.

Los nuevos autores, en su afán por desmarcarse de los géneros más visibles en el ICAIC clásico, presentaron diversas opciones, alternativas a las modalidades fijadas por los grandes autores: Tomás Gutiérrez Alea, Humberto Solás, Manuel Octavio Gómez, Fernando Pérez, Juan Carlos Tabío, y otros. Y aunque los jóvenes asumen los géneros tradicionales del cine cubano (cine histórico, melodrama de índole social, comedia de costumbres), y los perpetúan, adaptados a dispositivos sociológicos más contemporáneos, también acomodan tales narrativas al minimalismo y el verismo, dentro de realizaciones que prescinden de grandes despliegues de figurantes, locaciones y otros recursos. De este modo, prosperan, al lado de los géneros tradicionales ya mencionados, el cine criminal (en variante thriller), el fantástico y la ciencia ficción.

01

El melodrama, ahora más contenido, de narración transparente y perspectiva observacional, prescinde de los desbordes emotivo-musicales de otrora, pero continúa mostrando la tropelías del poder patriarcal, y potenciando dramáticamente la tríada imposibilidad/sufrimiento/fatalidad, mientras exterioriza el carácter de víctima de los protagonistas a partir de su inadaptación o soledad. Debe aclararse que se trata de reflexiones continuadoras del fundacional melodrama filial Video de familia (Humberto Padrón, 2001), o de la sensitiva pero nunca arrebatada Personal Belongings (Alejandro Brugués, 2007).

Para seguir leyendo, pinchar aquí


Textos anteriores de la serie

Juan Antonio García Borrero: Historia del cine independiente en Cuba: memorias de una ausencia

Raydel Araoz: El cine independiente cubano y sus espacios

Gustavo Arcos: ¿Quién eres tú, cine independiente cubano?