Archivos diarios: junio 11, 2020

Rosita Fornés en la memoria de Carlos Barba

Rosita Fornés en “Se permuta” (1983), de Juan Carlos Tabío

Carlos Barba ha tenido la gentileza de regalar a la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano este hermoso tributo a Rosita Fornés.

La ENDAC solo podrá crecer con este tipo de gesto colaborativo, siempre en función de defender la memoria del audiovisual hecho por cubanos en cualquier parte del planeta. Agradezco su complicidad, y nada mejor que iniciar la colaboración con este homenaje a nuestra Rosita Fornet, la vedette irrepetible, pero también la gran actriz de Se permuta y Papeles secundarios.

Los interesados podrán apreciar también el documental Papeles principales (2007), de Carlos Barba, donde precisamente Rosita está entre las personas que brindan el testimonio de su experiencia en ese gran filme, uno de los mejores del cine cubano de todos los tiempos. La calidad de imagen no es la mejor, pero vale la pena apreciarlo. Otra vez, gracias, Carlos.

Rosita Fornés en la memoria de Carlos Barba

En los años ochenta yo tenía como diez años, caminaba con mi abuela Hilda, temprano en la mañana y vimos a Rosa Fornés, que estaba de gira por Cuba, y comenzaba por Guantánamo; ella se hospedaba muy cerca de la casa de mi abuela y ya a esa hora había una multitud de personas alrededor de la artista, que saludaba a todos desde un Chevrolet convertible.

Parecía una película, una bella película. Una década y algo después, en el año 2006, filmé un documental titulado Papeles principales, que acompañaría a Papeles secundarios, de Orlando Rojas, como parte del bonus track del DVD que promovieron Impulso Récords, Fnac y el ICAIC.

Con un pequeño staff, compuesto por Eduardo Corría, Luis Enrique Prieto y yo, llegamos al reparto Siboney, a la casa de Rosita, protagonista de la cinta de 1989, de Orlando Rojas. Mi primer recuerdo desde la ventanilla del carro fue un gran camión de la basura frente a su casa y a Rosita en el portal, conversando con los muchachos que hacían el trabajo; ellos, colgados de la parte trasera del vehículo, escuchando embelesados a la gran vedette, quien cuando nos ve acercar los despide entre risas y un “nos vemos mañana”.

Para seguir leyendo, pinchar en este enlace