Lecturas visuales al mundo actual

Por Gretel Díaz Montalvo (Tomado del Boletín Alero)

En medio del clásico olor a papel nuevo, a libro recién impreso Camagüey apuesta por una suerte de puente con lo digital dentro de esta Feria del Libro. Y es que la literatura sigue gustando, aún cuando la tecnología se riega entre la humanidad. Los soportes son los que han cambiado, quizás por eso dentro de la fiesta de los libros agramontinos se crearon mecanismos para la comercialización de textos digitales, así como el diálogo sobre los retos y desafíos de las nuevas tecnologías para la producción literaria.

La Empresa de Tecnologías de la Información y Servicios Telemáticos Avanzados (Citmatel) se unió a la idea y se encarga, por estos días, de facilitar obras en formato digital. Mientras que en el Proyecto de Fomento de la Cultura Audiovisual “El Callejón de los Milagros”, lugar especializado en fomentar el empleo de las nuevas tecnologías en pos de incrementar la cultura audiovisual, se debate sobre el tema.

Para Juan Antonio García Borrero, al frente del proyecto, “en esta época que revoluciona las prácticas culturales asociadas a la lectura, la Feria debe influir en la lectura y permitir el acceso a determinada cantidad de textos. Pero para eso hay que trazar estrategias para crear comunidades de lectores donde precisamente esa lectura sea un acto creativo que enriquezca y sea como un portal que guíe a otras realidades y contribuya al enriquecimiento del lector.

“A veces el empleo natural de la tecnología enmascara un uso no eficiente de los dispositivos y la Feria puede trastocar esa realidad al convertirse en una suerte de bisagra que una los tiempos analógicos y digitales”.

 

Tics más cine, otra buena mixtura

Pero la Feria busca más, quiere aunar toda la cultura en un mismo momento para generar experiencias enriquecedoras. Por ello, una de las Cibertertulias del Callejón de los Milagros se dedicó a contarnos cómo ser amantes del cine, pero a través de la mirada del reconocido politólogo Ignacio Ramonet.

La provocación partió de responder si existe o no una cinefilia en pleno siglo XXI. Para el periodista este es un tema que le apasionó desde sus años de estudiante, cuando inmerso en el mundo de los cines clubes en Marruecos se adentró a esa especie de “templo salvaje y autodidacta” que era comprender el cine.

“Soy un cinéfilo intenso que incluso he investigado sobre la semiótica del cine. Eso fue resultado de una época en la que se tenía que caminar kilómetros para ver un filme o saber a través de cuentos de otros que la habían visto. Era algo de sacrificio, pero que unió a muchos en una misma pasión.

“Hoy la cinefilia ha muerto y se siguen más las series y se crean clubes en torno a ellas. Existe una abundancia de imágenes que no se pueden controlar, con un clic consumes una película todas las veces que quieras y el propio cine de autores como Tarantino o Scorsese están contando sobre esa nostalgia”, señaló Ramonet.

La tarea que toca a muchos es apoyar la creación de oasis para cinéfilos, de nidos creadores de ese sentimiento. Urge estudiar las historias que se cuentan en los filmes, sobre todo en los que no están dirigidos a adolescentes, para saber vivir en el mundo de la imagen.

Publicado el marzo 8, 2020 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: