Archivos diarios: febrero 22, 2020

La Feria del Libro en El Callejón de los Milagros

Se acerca a Camagüey la Feria del Libro, que esta vez se celebrará en la ciudad de los tinajones entre los días 4 y 7 de marzo. Y aunque en las diversas promociones que ya están saliendo no aparece el Callejón de los Milagros como uno de los espacios donde podrá vivirse esa fiesta, nos complace anunciar que en esta céntrica zona camagüeyana también realizaremos acciones que quieren fomentar el gusto por la lectura.

Porque como hemos argumentado en otras ocasiones: esta debería ser la Feria del Libro y la Lectura, toda vez que, si restringimos los esfuerzos de promoción únicamente a lo que estaría asociado al libro en soporte papel, nos estaríamos perdiendo la atención de un gran número de lectores que ya optan por disfrutar del acto de leer de maneras diferentes a la tradicional.

Las posibilidades para ser creativos en estos escenarios son infinitas. Los amigos del Proyecto El Callejón de los Milagros seguramente recordarán que el año pasado organizamos una Cibertertulia con el nombre de “Diez libros que estremecieron el cine”, la cual acompañamos con una exposición de carteles de películas inspiradas en la literatura, y a los cuales le generamos códigos QR que permitieron a los usuarios, utilizando los dispositivos que ya tienen en sus manos, descargar en cada caso las novelas que inspiraron las películas, o los guiones cinematográficos, o las bandas sonoras (entre otras seleccionamos El Padrino, El siglo de las luces, o El callejón de los Milagros).

Este año estaremos hablando del Catálogo de Libros vinculados al cine cubano o publicados por editoriales cubanas, y al cual se puede acceder desde la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano (ENDAC), que ya se encuentra online.

Como la ENDAC está proponiendo un modo de aproximarnos al cine cubano donde podamos cartografiar no solo las películas y cineastas que hacen esas películas, sino también las tecnologías utilizadas, las salas cinematográficas, o los libros que se escriben alrededor del fenómeno audiovisual, entonces será posible construir esa suerte de atlas a través del cual se conectan las múltiples áreas vinculadas a ese conjunto de imágenes en movimiento que los espectadores disfrutan en una pantalla.

Para poner un ejemplo más concreto: los que accedan ahora mismo a la ENDAC podrán encontrar en orden alfabético información sobre los libros con temática cinematográfica que ya se han registrado en la base da datos, pero también pudieran hacer una búsqueda más particular, y entonces podrían encontrar las diversas editoriales con sus respectivos listados (Ediciones ICAIC, Editorial Oriente, Editorial Arte y Literatura, Ediciones UNIÓN, Editorial Ácana, etc).

Y si se entrara a la página de la Editorial Ácana, ahora que queremos resaltar la importancia no solo de los 20 años del sistema de ediciones territoriales al cual pertenece, sino también sus treinta años de fundada, entonces se encontraría la relación de libros publicados e información sobre los autores, pero además el link del sitio digital, así como las redes sociales (Facebook, por ejemplo) donde los lectores interactúan en tiempo real.

El pasado 8 de febrero tuve el inmenso privilegio de que los amigos de Cuba Literaria y su foro de Cuba Digital me invitaran a presentar la ENDAC en la Feria del Libro de La Habana. He tratado de insistir en una idea que me parece esencial: con la ENDAC no estamos presentando un producto hecho. Es decir, no estamos mostrando un libro o una publicación ya terminada, sino en todo caso una manera novedosa de gestionar la producción, distribución, y consumo cultural. O dicho de otro modo: lo que estamos facilitando son rutas de aprendizajes que pueden ser gestionadas de modo interactivo por los usuarios que se conecten a la red atendiendo a sus propios intereses.

Y por eso es que es tan necesario que el Estado invierta en la infraestructura tecnológica, pero mucho más, en la formación de usuarios que sepan usar creativamente esa tecnología.

Juan Antonio García Borrero