Archivos Mensuales: octubre 2019

La Casa Tomada y el Callejón también

El próximo martes 5 de noviembre estaremos recibiendo en El Callejón de los Milagros de Camagüey a los talleristas de la tercera edición del Taller Casa Tomada, organizado por Casa de las Américas.

Es la primera vez que este Taller va más allá de la institución, y para el Callejón de los Milagros es un verdadero honor figurar como el Proyecto a visitarse durante la estancia en Camagüey.

A los organizadores, nuestro agradecimiento por la oportunidad que nos brindan de mostrarles a los talleristas el Paseo Temático del Cine, la infraestructura creada, así como las diversas estrategias trazadas con el fin de contribuir a la informatización de la gestión cultural en el territorio.

Compartimos la nota de prensa escrita por Karla Castillo Moret, así como el Programa del Taller.

Arribará el Taller Casa Tomada a su tercera edición

Por Karla Castillo Moret

Creado el Martes, 29 Octubre 2019 15:34 | | Fotos: La ventana

La Habana, 29 oct (ACN) El III Taller Casa Tomada tendrá lugar del 4 al 9 de noviembre, con un inusual programa de actividades que contempla por primera vez un recorrido por varias provincias cubanas.

Con el título Tierra y territorio del pensamiento y la creación joven en las Américas, este tercer taller tiene una ruta trazada de ocho ciudades en seis provincias: La Habana, Villa Clara, Camagüey, Holguín, Guantánamo y Santiago de Cuba, informó hoy en conferencia de prensa la coordinadora general del evento, Camila Valdés.

El objetivo es transitar por Cuba y pensar en la tierra no solo como espacio geográfico, sino para pensar en una dimensión de territorio, estaremos recorriendo huellas de un imaginario de nación, argumentó.

Según trascendió en la cita, es la primera vez que el taller se traslada fuera de la institución, y durante el recorrido serán visitados tres lugares de valor histórico como el Memorial Ernesto Che Guevara, en Santa Clara; Playitas de Cajobabo, en Guantánamo; y el cementerio Santa Ifigenia, en Santiago de Cuba.

Lorena Sánchez, editora de la Revista Casa, comentó acerca de las experiencias literarias que propone este evento, entre ellas los dos talleres de escritura colectiva para jóvenes que realizará SOM Editorial Colectiva, una asociación civil sin fines de lucro fundada en México y especializada en la promoción de la escritura colectiva.

De acuerdo con Sánchez, esta editorial ha publicado diversos libros en los que han participado más de 700 jóvenes narrando su contexto, y se espera que de esta experiencia en Cuba también se realice uno.

Las artes visuales tendrán espacio en esta edición, con una fuerte presencia, confirmó Cristina Figueroa, miembro del comité organizador.

Participarán como artistas invitados Esvin Alarcón Lam (Guatemala), Laurent Hernández (Colombia), Estela López Solís (México), Rafael Villares (Cuba), y el proyecto colectivo Islagrafía (Cuba).

El taller contará con el apoyo de instituciones como la Asociación Hermanos Saíz, la Fundación Rosa Luxemburgo y el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, así como la Muestra Joven del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, que colaborará con la proyección de materiales.

Programa del Taller

III Taller Casa Tomada

Elda Cento y la Historia contra Tebas

Foto tomada del Periódico Adelante

Todavía ando impactado con la mala noticia. Me resisto a creer que ya no podré coincidir nunca más con ella en alguna mesa organizada por el Centro del Libro o la UNEAC.

Como casi siempre sucede en estos casos, uno empieza a evocar lo vivido, y a construir relatos que ayuden a entender el fatídico desenlace. Pero mi visión trágica de la vida ha terminado por desterrar de mi cabeza cualquier intento de racionalización de ese misterio mayor que llamamos “Muerte”: la muerte sencillamente está allí, acompañándonos todo el tiempo, aunque no la veamos.

La única manera que tenemos de burlarnos un poco de ella, es haciendo cosas que nos van a trascender. No tienen que ser necesariamente cosas materiales o espectaculares. Hay muchas personas anónimas que siguen viviendo en el recuerdo de los vivos por la bondad que siempre mostraron en vida, por ejemplo. Y otras sencillamente nos marcan porque no buscan marcar a nadie. Cuando te tropiezas con una de ellas, adviertes lo que explicaba en su momento Charles Bukowski: “Hay personas inolvidables. Y no hay cura”.

A Elda Cento estaré regresando muchas veces. Y le hablaré de mi manera de entender la Historia, y ella replicará con esa pasión que le era tan característica. Ahora mismo estoy regresando a aquel texto que en su momento escribí inspirado en uno de su autoría. La confirmación de que no se ha ido. De que sigue aquí, delante de mí.

Juan Antonio García Borrero  

La Historia contra Tebas

Acabo de releer con verdadero placer un breve y provocador texto de la historiadora camagüeyana Elda E. Cento, que utiliza como encabezamiento una pregunta de Brecht: “¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas? En los libros se mencionan los nombres de los reyes. ¿Acaso los reyes acarrearon las piedras?”.

El hermoso artículo de Elda Cento tiene la virtud de plantear problemas que rebasan los límites que marcarían su campo de estudio más puntual, para dejar en evidencia que todos aquellos que estamos interesados en explorar la memoria histórica de la nación con una perspectiva crítica de conjunto, tenemos escollos comunes a superar.

Pienso en la historia que hasta ahora hemos contado del cine cubano. ¿Estaremos realmente conscientes quienes escribimos ese relato de hasta qué punto las omisiones voluntarias o involuntarias que ahora mismo siguen presentes pueden alterar “la verdad histórica”? Para Elda, “de lo que se trata es de no retroceder y de incluir no sólo a quienes “acarrearon las piedras”, sino a los de actuar controversial, incluso a los enemigos, que sin ellos tampoco podemos reconstruir los acontecimientos históricos en toda su riqueza” (1). Lee el resto de esta entrada

El Callejón y el Perfeccionamiento Educacional

Hoy por la mañana el Proyecto El Callejón de los Milagros tuvo la oportunidad de participar en un Taller del III Perfeccionamiento Educacional, convocado por la Dirección Municipal de Educación en Camagüey.

Quería agradecer públicamente la invitación, y la posibilidad que nos dieron de exponer los objetivos que persigue el Proyecto, así como describir parte de las potencialidades que pueden explotarse en ese lugar donde ya existe creada una infraestructura que solo espera por su explotación pedagógica.

El próximo 4 de noviembre podremos mostrarles a los directores de las escuelas cercanas al Proyecto cada una de las instituciones que conforman el Paseo, así como los servicios que se brindan allí.

JAGB

Cuarto Encuentro de la Crítica Cinematográfica y Audiovisual (La Habana, 2019)

PROGRAMA DEL CUARTO ENCUENTRO DE LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA Y AUDIOVISUAL

Fecha: Jueves 31 de octubre

Lugar: Sala Terence Piard, ICAIC

Hora: 1:00-5:00 p.m.

 

“La poética de Andrei Tarkovski”

Roberto Medina, Máster en Historia del Arte y Diplomado en Estética

 

“El tratamiento de las temáticas político-sociales en el largometraje mexicano de ficción de 2004”

Dr. C. Ronald Antonio Ramírez Castellanos y Dr. C. Juan Ramón Ferrera Vaillant, profesores de la Facultad de Español para No Hispanohablantes de la Universidad de La Habana.

 

“Green book: dos amigos en un mundo complicados”

Armando Núñez Chiong, Lic. en Literatura y Lingüística, profesor del Instituto Superior de Diseño

 

La esperanza, corto de Manuel Pérez: la aparición del antihéroe en el cine cubano”

Pedro Noa Romero, Máster en Ciencias de la Comunicación

 

Memorias del subdesarrollo: la Revolución, la ciudad y los otros”

Ángel Ernesto Pérez Velázquez,  Lic. en Historia del Arte

José Ángel Pérez Velázquez, estudiante de Letras

 

“De arriba abajo: Un traductor, el simulacro ante un dilema ético”

Dr. C. Ronald Antonio Ramírez Castellanos y Dr. C. Juan Ramón Ferrera Vaillant.

 

5:00 p.m.

Estreno del filme sudcoreano Parasito, de Bong Joon-ho (Palma de Oro en el Festival de Cannes 2019)

 

Fecha: Viernes 1 de noviembre

Lugar: Salita del “Centro Cultural ICAIC Fresa y Chocolate”

Hora: 1:00-5:30 p.m.

 

“El extraño caso de Oscar Valdés”

Daniel Céspedes Góngora, Lic. en Historia del Arte

 

“El cine incómodo de Tomás Piard”

Dra. Berta Carricarte Melgarez, profesora de la Facultad de Artes y Letras de la Univ.de La Habana

 

“La globalización democrática: leyes de cine en América Latina”

Mayté Madruga Hernández, Lic. en periodismo

 

“Apostillas al decreto-ley 373 para el cine independiente cubano”

Antonio Enrique González Rojas, Lic. en periodismo

 

“Grandes secuencias o momentos del cine cubano”

Víctor Fowler Calzada, Lic. en Pedagogía en Lengua y Literatura Española

 

Palabras del presidente del ICAIC Ramón Samada Suárez

De García Borrero a Alfredo Fuentes

Alfredo:

Estoy tratando de organizar las ideas que han generado en mí tu decisión de debatir en lo público lo que, seguramente, hubiésemos solucionado de una manera mejor, tal vez más elegante, en lo privado. Ni siquiera me interesa polemizar: quiero entender.

Voy a pasar por alto el tono despectivo que a veces atraviesa tu escrito (como cuando llamas “engendro” a lo que estamos proponiendo), para concentrarme en lo estrictamente cultural. Es decir, concentrarme en lo que podría resultar interesante para la ciudad, más allá de lo que dos simples sujetos defienden de modo individual.

También haré caso omiso a esa afirmación que haces de que la convocatoria implica un “brutal e intencionado desconocimiento de nuestro trabajo con las Jornadas ArteCómic”. Esa afirmación es poco seria, pues sabes bien que desde el Proyecto El Callejón de los Milagros hemos insistido en articular una plataforma que permita concederle visibilidad a esa tremenda gestión que has estado protagonizando en todos estos años (porque lo merece el evento, y porque lo mereces tú en lo personal).

Sin embargo, sabes que año tras año hablamos de lo mismo sobre todo en las Cibertertulias que entre los dos organizamos en el marco de las Jornadas, ante la presencia de todos esos invitados que logras convocar desde las más diversas partes del país, y siempre quedamos en lo mismo: se acaba el evento y todo vuelve a la gris normalidad… hasta el año próximo. Lee el resto de esta entrada

De Alfredo Fuentes a García Borrero

Estimados amigos, colegas, conocidos y seguidores. En días recientes, el colega Juan Antonio García Borrero, destacado crítico de cine de nuestro territorio, hizo público en su blog personal “Cine Cubano, la pupila insomne” y en su muro de la red social Facebook, la convocatoria a la nueva edición del Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, así como de un Primer Festival de Animación que tendrían lugar en el próximo 2020. Fue precisamente esa segunda convocatoria referida a la animación la que hizo saltar nuestras alarmas y sinceramente nos molestó.

Hicimos una réplica en la publicación del muro de Facebook del autor, que es la que reproducimos a continuación con la esperanza que ustedes puedan pronunciarse al respecto


Juan Antonio, creo que hace un par de semanas atrás te hice saber mi inconformidad con la idea de realizar un “primer festival de animación” en Camagüey. Las razones que te ofrecí de forma privada en aquel momento tendré que hacerlas públicas aquí dado que esta decisión implica un brutal e intencionado desconocimiento de nuestro trabajo con las Jornadas ArteCómic que, durante 10 años (en el 2020 arriban a su X edición) han venido abriendo y defendiendo un espacio para un sector cultural que involucra fundamentalmente a tres de los medios o formas artísticas más dinámicos de la contemporaneidad: los cómics, la ANIMACIÓN y los videojuegos.

Lo ha hecho desde todos los ámbitos que le ha sido posible distender estos objetivos: desde lo teórico, desde la praxis creativa y desde lo participativo, entendiendo estos ámbitos también en varias modalidades de ejecución (convocatorias del concurso, artistas y especialistas participantes, talleres y cursos, así como públicos e instituciones y espacios diversos).

Por demás este diseño de evento que hemos realizado a lo largo de una década está prescripto en su propio tronco fundacional, en sus objetivos y fundamentos teóricos y de ejecutoria. Lee el resto de esta entrada

Premios El Almacén de la Imagen (2019)

GRAN PREMIO LUCES DE LA CIUDAD: Luis Alejandro Yero por el cortometraje documental Los viejos heraldos (EICTV)

Por especialidades

Mejor Dirección: María de Jesús Peruyera Pérez por Llegó el 90, llegué yo. (ISA Camagüey)

Mejor Guion: Daniel Delgado y José Luis Aparicio por El secadero (Independiente)

Mejor Dirección de Fotografía: Flavio Revoucas por Pattaki (EICTV)

Mejor Diseño Banda Sonora: Nathan Armstrong por Los viejos heraldos

Mejor Edición: Joel Ramírez por Cositas malas (La Casita del Lobo)

Mejor Dirección de Arte: Juan Carlos Tavío por Rojo (Icaic)

Mejor Música original: Carlos J Martínez por El Zurdo (Independiente)

 

Por género

Mejor documental: Llegó el 90, llegué yo, de María de Jesús Peruyera.

Mejor ficción: Generación de Meilín Quiles Durañona (FAMCA)

Mejor mini-corto: La rueda de la fortuna de Yoselín Rigo (ISA Camagüey)

Mejor video clip: Mis ancestros de Oscar Alejandro Viñas (ISA Camagüey)

Mejor animación: Pez Luna de Amed A. Bueno (FAMCA)

 

PITCHING LA IMAGEN DEL ALMACÉN

Proyecto de animación: Mi raza de Henry de Armas Leyva

Proyecto de ficción: Guerra de Yelenis Planos

 

COLATERALES

Premio Especial de la EICTV: Generación de Meilín Quiles y Wastafa de Marina Alfonso (FAMCA).

Proyecto Mundo A: Los viejos heraldos de Luis A. Yero.

Audiovisuales Príncipe (OHCC): En la onda y en la viva de Dariel Cárdenas (ISA Camagüey)

ISA: Los viejos heraldos de Luis A. Yero.

Premio Claqueta (TV Camagüey): En silencio de Yelenis Planos (ISA Camagüey)

Premio Cinema (Centro Prov. del Cine): Mis ancestros de Oscar Alejandro Viñas.

Rodar en Cuba (2015), de Ann Marie Stock

Me agrada mucho compartir este texto enviado al blog por Carlos G. Lloga Sanz, joven investigador donde uno puede advertir un gran rigor teórico.  La reseña sobre el libro de Ann Marie Stock nos invita a pensar en ese terreno todavía inexplorado de textos académicos escritos por autores extranjeros, que se han producido en las más impensadas universidades, y donde el cine cubano ha sido el objeto de estudio.

Son muchos los nombres, y mucha también la dispersión. A las contribuciones que menciona Carlos Lloga, y donde efectivamente, Michael Chanan tendría un papel fundamental, tendríamos que sumar las de Ana López (pionera en el enfoque transnacional), Emmanuel Vincenot (uno de los pocos que ha logrado desplazarse con gran soltura desde las fechas más tempranas del cinematógrafo traído por Veyre a La Habana hasta lo producido por cubanos más allá de la isla), Nancy Berthier, Cristina Venegas, Jorge Ruffinelli, Paulo Antonio Paranaguá, Silvia Oroz, y muchos, pero muchos más.

Gracias a Carlos Lloga por compartir sus ideas, y desde luego a Ann Marie Stock por el libro.

JAGB

El cine cubano como objeto de los estudios cinematográficos anglosajones.

Palabras de presentación de Rodar en Cuba. Una nueva generación de realizadores de Ann Marie Stock.

Dr. Carlos G. Lloga Sanz

Profesor del departamento de Historia del Arte, Universidad de Oriente

carloslloga@uo.edu.cu

El panorama de los estudios sobre cine en Cuba muestra un rostro sumamente interesante. Para empezar, se trata de una de las cinematografías más estudiadas de América Latina. Junto con México, Brasil y Argentina, el caso cubano es tema central de una gran cantidad de investigaciones relacionadas con el cine. Eso ya es una suerte… y también una paradoja. Suerte, porque la profusión de estos estudios han permitido confeccionar un paisaje poliédrico. Paradoja, porque los volúmenes de producción experimentados por la Cuba revolucionaria, en especial en épocas posteriores a la última década del siglo XX, son pequeños en comparación con esos otros países mencionados. Tal contexto obliga al planteo de la pregunta ¿por qué, entonces, el cine cubano es un objeto de investigación tan atractivo para la indagación cultural?

Creo que hay varias respuestas para una pregunta así. Entre nosotros los cubanos, el cine ha funcionado como un medio de diseminación del sistema de valores del proyecto de sociedad en que vivimos; ha sido el espejo distorsionado que refleja, pero sobre todo, construye, la imagen de la Revolución. Stock lo expresa de la siguiente manera: “Las circunstancias históricas hicieron del cine la quintaesencia del modo de imaginar la nación cubana.” (2015, pág. 23) Ello explica la voluntad de alfabetización manifestada por el ICAIC en sus primeras décadas, lo mismo en la construcción de una audiencia capaz de consumir, analizar y disfrutar, un espectro variadísimo de la cinematografía mundial (Vega & Naito, 2018) (Fornet, 2007), que en la publicación en Cuba de muchos estetas del cine del llamado período clásico –según Katherine Thompson-Jones (2008)–, como Rudolph Arnheim, Bela Balaz o Lukács. Esta educación muestra una inclinación hacia una práctica epistemológica de gran influencia francesa, en especial a partir de la circulación de la obra de autores como Jacques Aumont o George Sadoul. Lee el resto de esta entrada

El regreso de Elpidio Valdés

El pasado jueves reiniciamos en la sede del Proyecto “El Callejón de los Milagros”, las actividades del Cine Club Infantil “Elpidio Valdés”, integrado por estudiantes de cuarto, quinto y sexto grado, de la Escuela Primaria Enrique Casals Villareal (Albaisa).

En esta ocasión, contamos como profesora con Liany Hernández. Como se explicó en su momento, con este Cine Club queremos contribuir a esa campaña de alfabetización audiovisual y tecnológica, que pareciera el gran imperativo de los humanos que vivimos en esta época.

JAGB

La cultura cubana

Hoy celebramos el Día de la Cultura Nacional.

Yo llevo casi treinta años trabajando en una institución cultural, y si me preguntan qué es la cultura cubana, no podría ofrecer una respuesta categórica, capaz de ponernos de acuerdo a todos (empezando por mí). En este sentido, supongo que me pase un poco como a San Agustín cuando meditaba de este modo: “¿Qué es el tiempo? Si nadie me lo pregunta, lo sé. Si quiero explicárselo a quien me lo pregunta, no lo sé”.

Al principio, cuando me inicié en el giro, asociaba la cultura solo al arte y la literatura. Y como mi interés fundamental se centraba en el cine, me esforzaba por elogiar aquellas películas que veíamos en la Cinemateca, y criticar las que más les gustaban al “público”.

En mi mente de aquella época, la cultura era una especie de carnet que nos permitía entrar a un club de personas muy selectas. Y entablar conversaciones ingeniosas donde se podía hacer gala de la erudición, disertar sobre las últimas lecturas, los últimos discos escuchados, las últimas películas vistas en el Festival de La Habana.

Ahora no podría precisar cuándo fue que todo eso cambió de modo radical para mí. Tal vez tuvo que ver la lectura de aquello que Gramsci apuntaba en su momento:

Hay que perder la costumbre y dejar de concebir la cultura como saber enciclopédico en el cual el hombre no se contempla más que bajo la forma de un recipiente que hay que rellenar y apuntalar con datos empíricos, con hechos en bruto e inconexos que él tendrá luego que encasillarse en el cerebro como en las columnas de un diccionario para poder contestar, en cada ocasión, a los estímulos varios del mundo externo.

Esa forma de cultura es verdaderamente dañina, especialmente para el proletariado. Sólo sirve para producir desorientados, gente que se cree superior al resto de la humanidad porque ha amontonado en la memoria cierta cantidad de datos y fechas que desgrana en cada ocasión para levantar una barrera entre sí mismo y los demás. Sólo sirve para producir ese intelectualismo cansino e incoloro tan justa y cruelmente fustigado por Romain Rolland y que ha dado a luz una entera caterva de fantasiosos presuntuosos, más deletéreos para la vida social que los microbios de la tuberculosis o de la sífilis para la belleza y la salud física de los cuerpos.

El estudiantillo que sabe un poco de latín y de historia, el abogadillo que ha conseguido arrancar una licenciatura a la desidia y a la irresponsabilidad de los profesores, creerán que son distintos y superiores incluso al mejor obrero especializado, el cual cumple en la vida una tarea bien precisa e indispensable y vale en su actividad cien veces más que esos otros en las suyas. Pero eso no es cultura, sino pedantería; no es inteligencia, sino intelecto, y es justo reaccionar contra ello”.

No es que ahora mismo yo sepa qué es la cultura cubana. No, todavía no lo sé, pero al menos sé lo que no es, por una razón más bien elemental: la Cultura (con mayúsculas) es algo tan complejo que, si de veras está viva, no cabe en mil libros (por exhaustivo que sean) que intenten describir la totalidad de los bienes que la componen.

Ante el riesgo del etnocentrismo, ese enfoque que no teme valorar el mundo de acuerdo a las jerarquías que apreciamos en nuestra cultura autóctona, prefiero pensar a la cultura cubana como un gran enigma creador. Y como algo que se hace a diario en los más insospechados puntos del planeta, dada la dispersión migratoria que han conocido nuestros compatriotas desde fechas remotas, y siempre con Cuba como fuente de inspiración.

Juan Antonio García Borrero