Archivos diarios: julio 21, 2019

En memoria de Roberto Fernández Retamar

Cuando me inicié en este giro de la crítica cinematográfica nunca pensé en cultivar el ensayo. Como cinéfilo incurable que era entonces, consumía casi todas las notas que salían en las publicaciones de entonces, y soñaba con igualar las excelencias literarias de Mario Rodríguez Alemán, Rolando Pérez Betancourt, o Luciano Castillo, por mencionar algunas de mis referencias insoslayables de entonces. Todavía conservo un buen número de esas críticas que ellos publicaban y yo recortaba de un modo compulsivo: el que se asome a esas primeras crónicas que firmé, verá que hay más de imitación de estos maestros que búsqueda de un camino personal.

Creo que todo cambió para mí el día que descubrí “Calibán”. Hoy no se entendería muy bien la razón de ese deslumbramiento, porque de los noventa hacia acá se ha conseguido consolidar una amplia ensayística cubana vinculada al cine, que ha logrado insertar a su objeto de estudio en círculos de debates que rebasan los límites cinéfilos a los que muchas veces la condenaba nuestra crítica más tradicional.

Pero en el momento que leo “Calibán” por primera vez no abundaban los ensayos que se encargaran de pensar el cine como problema donde interviene no solo el texto que se examina, sino también los contextos y tecnologías que les permiten surgir y desarrollarse, y los públicos diversos que lo consumen. De hecho, todavía los ensayos “Por un cine imperfecto”, de Julio García-Espinosa, y “Dialéctica del espectador”, de Tomás Gutiérrez Alea, siguen siendo las dos grandes reflexiones concebidas en esa etapa anterior a los noventa, y las dos, curiosamente, firmadas por cineastas, no por críticos. Lee el resto de esta entrada

Memorias de un Programa de Verano (3)

Sábado 20 de julio

Este sábado nos correspondió visitar el Museo Provincial Ignacio Agramonte. Vi a los niños del Cine Club Elpidio Valdés entusiasmados, tomando fotos, haciendo “paneos”.

No sé qué saldrá al final de todo esto, pero lo que más me ilusiona es ver cómo algunos de ellos ya se han convertido, junto a sus padres, en fieles seguidores de este Proyecto que les invita a conocer la ciudad que viven de una manera diferente: a través de los dispositivos móviles que ya poseen en sus manos.

El próximo sábado nos llegaremos a la Plaza del Carmen, y tendremos nuestro primer trabajo de mesa, para ir seleccionando las fotos y videos que serán incluidos en el documental realizado por ellos, y que proyectaremos en la pantalla grande del Complejo Audiovisual Nuevo Mundo el sábado 17 de agosto.

Juan Antonio García Borrero