Archivos diarios: julio 16, 2019

Exposición “Un verano más frío”, de Paul Murray

Les recomiendo la Exposición de fotos que el próximo jueves 18 de julio, a las cinco de la tarde, dejaremos inaugurada en la Galería QR de Nuevo Mundo. Son fotos espléndidas del conocido fotógrafo norteamericano Paul Murray, curadas por Juan Carlos Mejías Ruiz, especialista del Consejo Provincial de las Artes Plásticas de Camagüey, y quien escribió las palabras del catálogo que ahora comparto.

“Un verano más frío”

Por M. Sc. Juan Carlos Mejías Ruiz (Curador)

No se trata de un juego de palabras, aún con hielo y temperaturas bajo cero en la Antártida, el Ártico e Islandia, se vive un verano, tiempo de alimentarse mejor para algunas especies, y de apareamiento para la mayoría de las que viven en esas lejanas regiones,  esta estación es de cada vez más altas temperaturas y menos área donde desplazarse, el cambio climático es una realidad apabullante, aún con estos paisajes que sobrecogen el espíritu con su glacial frialdad y que han cambiado sustancialmente en los últimos cincuenta años.

Paul Murray llama la atención sobre estas zonas del planeta para convencer, sin mucho esfuerzo, que es necesario preservar tanta belleza, al mismo tiempo comparte estos paisajes, de una calidad espectacular y que contrastan con nuestro entorno diario de isla caribeña, quizás nos ayude a olvidarnos de un junio que rompió los récords históricos de altas temperaturas para el país y de la nota fresca de… un verano más frio.

Sobre Paul Murray

Nativo de Rhode Island y viajero empedernido, Paul Murray es internacionalmente conocido por sus fotos a color y como talentoso periodista, su expresión en imágenes y palabras es una mezcla de los intereses de toda su vida: el arte, la literatura, la tecnología, la aviación, la vida urbana y los cambios sociales.

Al principio de su carrera, sus experiencias en fotografía y periodismo le valieron una beca en la Medill School del Instituto de Verano para Periodismo, de la Universidad del Noroeste. Esta empoderadora experiencia, combinada con la oportunidad de participar en el grupo de desarrollo acelerado de software y el grupo de trabajo y consulta de altas tecnologías de Boston, le dio la oportunidad de ampliar y enriquecer su visión y perspectivas.

Su aproximación a la fotografía y la vida se mantienen abiertas, confiando en sus instintos y descartando aquello que le resulte preconcebido o discordante. Él usa la tecnología para aumentar sus opciones creativas y productividad, pero esto de ninguna manera sustituye su visión y responsabilidad. Entre aquellos que lo han influenciado están los fotógrafos Dorothea Lange y Helen Levitt, la fotógrafa a luz natural Jay Maisel, el pintor y periodista Librado “Lee” Romero, el grabador y fotógrafo Walter “Rusty” Crump, y el diseñador Ken Done.

Es un firme creyente en devolver a la comunidad lo recibido, a través de su fotografía y sus escritos. Él ha aportado su talento a los esfuerzos comunitarios en numerosos lugares.

A propósito de un comentario de Miguel Coyula y el cine independiente

Otro ejemplo de cine independiente realizado por cubanos: “La pared de las palabras”, de Fernando Pérez

El cineasta Miguel Coyula dejó en mi muro de Facebook el link de este texto publicado en el sitio Havana Times, y que polemiza con el que publiqué en Progreso Semanal con el título de Los aretes del inconforme.

Para mí más importante que ser cineasta independiente, es tener autonomía ciudadana. Si como ciudadano no estás dispuesto a defender ciertas maneras de ver la vida, resistiendo las presiones de aquellos que por lo general se van expresando de acuerdo al sentir de los grupos o de modo egoísta (sin tener en cuenta lo que puede ser la nación de un modo integral y altruista), entonces lo que hagas en el arte difícilmente va a ser independiente.

Como ciudadano mi independencia trato de mantenerla a salvo desde hace mucho con este blog. Aquí publico lo que me dicta la conciencia (que no siempre acierta), y por supuesto, eso me ha traído no pocos momentos amargos, pero no me interesa transformar esas caídas personales en el centro de lo que se discute.

Soy, como le comenté alguna vez a una periodista independiente que me entrevistó a propósito de uno de esos tropiezos, un fundamentalista del optimismo trágico. Y sé que una parte del precio a pagar lleva todo eso: incomprensiones, soledad intelectual, rechazos de algunas personas con poder, y de otras castigados por ese poder, pero que aspiran al mismo para mañana tener la oportunidad de excluir (como antes sus antecesores) al que piensa diferente a ellos. Lee el resto de esta entrada