Archivos diarios: julio 4, 2019

Los aretes del inconforme

“Memorias del desarrollo”, de Miguel Coyula, “Dominó”, de Eduardo del Llano, y “Ferozz”, de Jorge Molina

En el sitio Progreso Semanal me pidieron mi opinión sobre el recién publicado Decreto-Ley 373, y la comparto ahora con los lectores del blog. Se trata, obviamente, de mi opinión, y es de esperar que a algunos les parezca bien, y a otros no tanto.

Como no me creo dueño de la verdad absoluta, estoy seguro que los debates que aún están por llegar enriquecerán la visión que tengamos de este asunto, y eso será más importante que atrincherarnos con las ideas y prejuicios que ya tenemos incorporados alrededor de este tema.

Solo quisiera apuntar que junto a los nombres de Jorge Molina y Miguel Coyula aparece en la segunda versión del texto el de Eduardo del Llano, aunque obviamente, ellos no son los únicos representantes del audiovisual independiente que se hace en Cuba.

Juan Antonio García Borrero

Los aretes del inconforme

Acabo de recordar aquel refrán que nos avisa que, al inconforme, si le regalan aretes de oro dirá que les pesan; lo he recordado tras la lectura de algunos comentarios que circulan a propósito del recién publicado Decreto-Ley Nro. 373 “Del creador Audiovisual y Cinematográfico independiente”.

He sido bastante crítico con el Decreto 349 porque me parece que es una disposición legal que, al margen de su buena voluntad, contribuirá muy poco a construir ese escenario público que se idealiza desde el texto legal, en tanto la formación de espectadores activos (que es en definitiva lo que debería importarnos) se ha de conseguir, no con la represión sino con la construcción de alternativas que compitan limpiamente con lo que se pretende superar. Pero con el Decreto-Ley 373, si no interpreto mal, estamos hablando de otra cosa.

En primer lugar, no conozco ningún país civilizado e interesado en fomentar las libertades e independencia de sus ciudadanos, que estén dispuestos a prescindir de los marcos legales. Esa percepción personal comienza por los Estados Unidos, precisamente el país donde en teoría más libertad hay porque hay más leyes protegiendo esas libertades.

Luego estaría el concepto mismo de lo independiente, que al menos en lo que al audiovisual cubano se refiere, todavía no nos queda demasiado claro qué es lo que queremos nombrar con eso.

¿A quiénes, en la concreta, beneficia un Decreto-Ley como el que se acaba de firmar?, ¿y a quién perjudica? Para mí lo principal estaría en que estamos hablando de una legislación que beneficiará a la producción audiovisual de la nación de forma integral, y no a la producción de determinados grupos o individuos que ahora pueden promoverse como independientes porque no forman parte del circuito oficial, pero hacen películas asumiendo el mismo modelo de representación convencional que promueve la industria.

En Cuba existen muy pocos casos de cineastas que han sido todo el tiempo consecuentes con el credo de la independencia estética; pienso en Jorge Molina, Miguel Coyula y Eduardo del Llano como los paradigmas de esa actitud creativa. Para mí Memorias del desarrollo es una de las películas más importantes que se han realizado en los últimos tiempos, y merecería ser proyectada y discutida en nuestras pantallas como lo que es: una película cubana.

Para seguir leyendo, pinchar aquí