Archivos diarios: julio 2, 2019

El discurso

Desde la habitación cercana donde cada noche mi esposa mira el televisor, llegaban hasta mí los ecos de los aplausos. Con un montón de cosas por coordinar, y el desgaste que provoca lidiar con el día a día, ya raras veces veo la televisión o el noticiero.

Me he acostumbrado a enterarme de lo que “todo el mundo habla” por las redes, y si el rumor me engancha, entonces voy a los periódicos para contrastar las versiones. Pero los aplausos seguían, y venció la tentación; así que terminé de escuchar el discurso del presidente Miguel Díaz Canel en la clausura del 9no Congreso de la UNEAC.

Debo confesar que desde hace varios años intento hacer mía la ataraxia cuando me enfrento a cualquier tipo de alocución política. Aunque no siempre me ha servido para librarme de lo pasional: ahora recuerdo el tremendo entusiasmo que provocó en mí el discurso de clausura pronunciado por el propio Díaz Canel en el pasado Congreso de la UNEAC, los deseos tremendos de contribuir a esa transformación que se nos pedía desde la tribuna, y también la manera brutal de despertar en medio de no pocos creaticidas adictos a esa zona de confort tal difícil de neutralizar, como ahora pone de manifiesto el Presidente.

Comparado con aquella alocución de hace cinco años ante un auditorio más o menos semejante, en esta intervención el mandatario sube la parada y nombra sin eufemismos buena parte de esas variantes de creaticidio a las que aludía antes. Como pieza oratoria pareciera difícil que deje indiferente al que la escucha, pero más allá de lo que puedan sostener ahora incondicionales o detractores, me importa retener ese discurso desde la óptica del más estricto realismo.

Llamo realista al escenario que, dentro de dos o tres semanas, cuando se hayan apagado los ecos del evento, nos devolverá a un contexto donde aún resultan dominantes ciertas prácticas y mentalidades burocráticas divorciadas por completo de la creatividad que nos interesaría impulsar como nación.

Esas son las mentalidades que entre Congreso y Congreso han impedido que las tremendas verdades dichas por el Presidente no hayan sido resueltas antes, cuando más públicas no podían ser.  La pregunta que más me angustia en estos instantes es: ¿por qué hay que esperar siempre a que el Líder máximo sea el que desencadene los cambios que se esperan?, ¿es que estaremos condenados a vivir de catarsis en catarsis, o lo que es lo mismo, de Congreso en Congreso?

Han pasado ya un par de días, y los comentarios sobre el discurso siguen; y supongo que seguirán multiplicándose durante un buen rato. En mi caso terminando de escribir este post, regreso a lo que más me interesa en estos instantes: hacer cosas, hacer. En definitiva buena parte de las cosas que hago están inspiradas en lo que escuché en el discurso anterior.  

Juan Antonio García Borrero

Cibertertulia sobre el ArteCómic

Mañana, a las cinco de la tarde, tendremos en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo una Cibertertulia como parte del Programa de actividades de la 9na Jornada de ArteComic que desde ayer se celebra en Camagüey, y como invitados tendremos a Darío A. Cañizares, Raúl Piad Ríos y Ángel Pérez Velázquez.