Archivos diarios: mayo 30, 2019

Inaugurado en Camagüey el Cine Club Elpidio Valdés

Me da mucha alegría compartir estas imágenes con los lectores del blog.  Son instantáneas que registran el momento en que dejamos inaugurado en El Callejón de los Milagros de Camagüey, hace un rato, el Cine Club “Elpidio Valdés”.

Los niños y niñas que allí aparecen viven prácticamente en las afueras de la ciudad, en el reparto Albaisa, y estudian en la escuela Enrique Casals Villareal. Para mí es, por el momento, el mejor ejemplo de lo mucho que se puede lograr con eso que desde hace cuatro años intentamos implementar sin éxito en Camagüey: el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual.

La vida es así de injusta: ¿se imaginan si esos niños estudiaran en algunas de las escuelas cercanas al Paseo Temático del Cine, y no tuvieran que salir del lugar donde viven en lo que fuera, con el fin de llegar a tiempo a las actividades previstas, y no los sorprenda la noche en el retorno?

Por supuesto que en la motivación que tienen estos niños y niñas está el trabajo de las maestras. Por eso es que en este caso quisimos hacer un reconocimiento bien especial a las educadoras Ramona Ocampo Rodríguez y Yulieiki Morena Echavarría. Han sido ellas las que se han encargado de perseverar y mantener accesible la magia.

La tarde fue también maravillosa porque nos permitió develar ese Elpidio Valdés (tamaño real) que le ha regalado el maestro Juan Padrón a El Callejón de los Milagros. Y luego los niños pudieron apreciar el animado Pesadillas, que como parte de su trabajo de Tesis de Dirección defendió hoy con gran éxito Rodolfo Caraballo Quevedo.

Varias personas me han preguntado si ya existe alguna estrategia trazada para días venideros. La estrategia está bien descrita en el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual de las que hemos hablado en varios de los Encuentros sobre Cultura Audiovisual que se han organizado, y de las experiencias socializadas por la Red del Universo Audiovisual del Niño, que también se han expuesto en esos Encuentros, se pueden aprovechar muchísimas.

Por lo pronto visualizo ese espacio como otra aula donde niños, niñas, y maestros prolongan lo que hacen en sus respectivas escuelas. Como otras veces he argumentado: no se trata de mirar al audiovisual como una alternativa o una opción, sino como una herramienta que ahora mismo demanda el máximo de su responsabilidad en cuanto a su apreciación crítica.

Sé que esto que hicimos hace un rato en el Callejón no cambiará nuestra Política Pública para estos asuntos. Pero fue importante para esos niños y adultos que esta tarde soñamos en grande.

Juan Antonio García Borrero