En memoria de Tomás Piard

Acaba de morir el cineasta cubano Tomás Piard (n. La Habana, 28- agosto- 1948// m. La Habana, 25- marzo- 2019). Y con su muerte tal vez se cierre en Cuba una forma muy particular de hacerse y pensarse el cine.

Sus películas difícilmente van a formar parte de esas listas que de modo eventual elaboramos con el propósito de fijar “lo mejor de la cinematografía nacional”. Piard estaba consciente de ello: desde que filmara en 8 mm el corto Crónica del día agonizante (1966), el cineasta se propuso un conjunto de imágenes que dinamitan lo esperado por los espectadores, y también por la crítica tradicional.

Jamás quiso ganarse el elogio de los otros apelando a la familiaridad de las estructuras narrativas o sacrificando sus propias búsquedas autorales: todas sus películas todavía son una invitación a adentrarnos en la zona más experimental, las más incómodas.

Cuando comencé a interesarme por lo sucedido con el cine cubano, allá por los años noventa, era dominante la imagen icaicentrista de su historia. El nombre de Tomás Piard, al igual que el de Jorge Luis Sánchez, se mencionaba como ejemplo de ese cine aficionado que se comenzaría a apoyar desde lo institucional en los años ochenta. Pero nada de ofrecerse algún tipo de mapa que nos ayudara a orientarnos en ese contexto que me dio por llamar “el cine cubano sumergido”.

Piard fue más que generoso al abrirme las puertas de su archivo personal, y poner parte de su tiempo (ese que utilizaba para hacer películas) en la reconstrucción de una historia que aún carecía de Historia.

Luego estuvo su posición ante la vida, su deseo de que lo encontraran haciendo cine por este país en lo que su admirado Lezama llamaba “cotos de mayor realeza”. En tal sentido, todavía me impacta aquella declaración suya en On Cuba, a propósito del estreno de La ciudad (2015):

Desde 1993, año en que se estrenó Fresa y Chocolate, se ha ido imponiendo la estética de la miseria, lo que prevalece en casi todas nuestras películas. En este filme si iba a hablar de la ciudad no quería referirme a sus miserias, sino a todo lo contrario. Quise mostrar la ciudad bella que también existe, entonces ¿por qué no transitar también por ella en vez del trillado sendero de las fachadas derruidas? Si estoy hablando de la restauración de la ciudad ¿por qué no andar por los edificios y sitios bien conservados?

Esta ciudad que muestro es la alternativa a la más conocida en los audiovisuales contemporáneos. Esta Habana existe y es una de las siete ciudades maravillas del mundo contemporáneo. Hay muchos exteriores en este material que enaltecen la belleza citadina. Aparecen también el Prado, el Parque Central con toda su belleza circundante, el Malecón, esa línea que une a la ciudad vieja con la nueva y funciona como balcón de la ciudad a donde vamos todos.

El filme es un homenaje a la capital de todos los cubanos desde una visión intimista. Los interiores tampoco son miserables, esta todo limpio y son hogares de personas que tienen un determinado nivel, tanto económico como intelectual, pero que han sufrido mucho. Mi intención fue alejarme de la vulgaridad y de lo feo escapando un tanto de la misma miseria de siempre”.

En manos de Piard, el cine no era mera reproducción de eso que los sentidos apresan de un modo superficial, sino que es herramienta que puede contribuir a que los individuos crezcamos en nuestro interior. Sí, parece decirnos, la sociedad será superior en la misma medida que los individuos nos propongamos ser superiores en lo espiritual; de allí que en su cine y su práctica, el tema de la fraternidad resulte tan recurrente.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el marzo 27, 2019 en OBITUARIOS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: