IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales: el cartel.

Gracias al talento y la complicidad del diseñador David González, ya tenemos el cartel del IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, que celebraremos entre los días 24 y 27 del mes de abril en la ciudad de Camagüey.

Me gusta mucho la imagen a la que esta vez ha apelado el artista: esa imagen del suero con el Código QR en su interior, nos invita a pensar de modo crítico el estado de salud de las actuales sociedades humanas. Podríamos preguntarnos, ¿ese exceso de información que a diario nos inyectan a través de los más diversos medios no estará naturalizando nuestra condición de infoxicados permanentes?, ¿será la sueroterapia informativa el remedio o el veneno que determinará nuestra suerte final como especie?

Mi criterio es que, más allá de la posición facilista que gusta de tomar partido sin demasiados argumentos, lo mismo para respaldar a los apocalípticos que a los integrados, es posible desarrollar una cultura donde podríamos apropiarnos de las innegables fortalezas y oportunidades que aportan cada una de las tecnologías emergentes, para ponerlas en función del bien público.

Para ello será preciso dejar a un lado la tendencia a pensar lo tecnológico desde el determinismo ingenuo. El hecho de poseer tecnologías sofisticadas en nuestras manos no garantizará de modo mecánico que los individuos harán un uso creativo de las mismas: el progreso cognitivo no tiene nada que ver con el progreso de la técnica.

En este sentido, la responsabilidad pública del Estado en cuanto a la informatización de la sociedad debería orientarse hacia la construcción de entornos que garanticen el desarrollo de la inteligencia colectiva, pues, como bien ha apuntado Pierre Lévy, “muy a menudo, en el momento en que deliberamos sobre los usos públicos de una tecnología dada, ya se han impuesto ciertas maneras de hacer. Antes de que tomemos conciencia, la dinámica colectiva ha cavado sus surcos”.

Me sigue pareciendo que Cuba tiene todas las condiciones creadas para impulsar este tipo de informatización de corte humanista. Como es lógico, tendrá que vencer la resistencia analógica de aquellos que, como es natural, asocian la emergencia de todo este conjunto de artefactos y nuevas prácticas culturales como la manifestación de un “otro” amenazador, pero al mismo tiempo tendremos que empeñarnos en formar usuarios capaces de superar esa sensación de incertidumbre generalizada que nos rodea, y que incluye a los que están a favor de la informatización. Lévy lo dice mucho mejor que yo:

A decir verdad, cada uno de nosotros se encuentra poco o mucho en este estado de desposesión. La aceleración es tan fuerte y tan general que incluso los que consideran estar más “a la última” están, en diversos grados, desbordados por el cambio, pues nadie puede participar activamente en la creación de las transformaciones del conjunto de las especialidades técnicas, ni siquiera seguirlas de cerca”.

Una informatización donde la relevancia de lo inmaterial sea similar a la infraestructura técnica, nos garantizará tener a la mano siempre el recurso de las Humanidades Digitales, y con ello, al conjunto de seres humanos que a diario construyen sus sueños.

Juan Antonio García Borrero

 

 

Anuncios

Publicado el febrero 28, 2019 en IV Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, PROYECTO "EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS" y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: