Fernando Rojas sobre el texto de Ernesto Daranas

Doy la bienvenida al texto de Ernesto Daranas. Con justicia y con el necesario talento crítico apunta al modelo de relación de la institución con los artistas que es el debate sobre la transformación de las regulaciones para la producción cinematográfica, ya virtualmente concluido con el establecimiento del registro del creador audiovisual y del marco legal para la actividad de las productoras independientes. Eso tiene mucha importancia en el debate, pues una de las confusiones frecuentes sobre el decreto para la protección de la cultura en el espacio público consiste en la suposición de que el artista audiovisual puede ser contravenido, cuando en realidad el Decreto no modifica nada de lo regulado para la circulación del arte y sus redactores trabajaron sobre la base de que entre estas regulaciones están, con pleno derecho, las nuevas que elaboraron de conjunto el ICAIC y los creadores audiovisuales.

En esta lógica, consistente en referir lo que dice el texto y lo que precisa la norma complementaria que hemos discutido, artículo por artículo, con miles de personas, debo discrepar con Daranas en su pasaje sobre el Benny, pues el Decreto en modo alguno obstruye al autodidacta. Por el contrario, todo lo que expresa en letra y espíritu apunta a defender lo mejor de la creación, con independencia de si el artista ha estudiado en una academia o no.

Un largo pasaje se refiere al Payret y encomia la labor de la oficina del Historiador de La Habana, además de señalar otras insatisfacciones relacionadas con espacios ubicados en el ámbito de esa entidad tan justamente reconocida.

Sobre este tema, la propia Oficina del Historiador tiene una atención muy directa y un importante acumulado de aciertos y, con toda, seguridad, dejará claro que el Payret será un cine, un teatro o ambos, y que prestará servicios al público cubano.

El texto de Daranas está titulado como El 349, hormigas y elefantes, pero se refiere a algunos asuntos que no tienen que ver con el Decreto para la protección de la cultura en los espacios públicos.

Celebra eso también, aunque debo reiterar que el Decreto se refiere estrictamente a la realización de presentaciones en espacios públicos, sin modificar nada de lo regulado al respecto. En un texto anterior publicado en este mismo Blog, expliqué las novedades de esta regulación, que le da más capacidad a la institución cultural para enfrentar agresiones a la ciudadanía en espacios públicos que pretenden pasar por arte sin serlo. Los asuntos del patrimonio arquitectónico, de los escándalos públicos y otros que se abordan en el texto, que son competencia tanto de las instituciones de la cultura como de otras, son por supuesto también temas de la cultura y coincido con Daranas en que merecen toda la atención.

Por último si la referencia a las “hormigas” significa la preocupación porque no se enfrenten las cuestiones más trascendentales, ese sería ya un problema no de las regulaciones sino de su implementación. Pido perdón por reiterar una vez más que la voluntad del Ministerio de Cultura y sus instituciones es la de enfrentar violaciones muy flagrantes, muy obvias, muy claras y que tienen mucho consenso sobre su carácter dañino a la población.

Fernando Rojas (Viceministro del Ministerio de Cultura)

Anuncios

Publicado el enero 14, 2019 en Decreto 349, POLÉMICAS y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: