Archivos diarios: enero 13, 2019

Veinte aclaraciones en La Jiribilla sobre el Decreto 349

Veinte aclaraciones sobre el Decreto para la protección de la cultura en los espacios públicos

Tomado de La Jiribilla

12 enero 2019 | + |

Después de iniciada la ofensiva institucional para aclarar las dudas e inconformidades con el Decreto 349 y una vez anunciada la redacción de la obligatoria Norma Complementaria, varias inquietudes se han reiterado a pesar de los evidentes esfuerzos de las instituciones y los medios de comunicación por divulgar las múltiples intervenciones de los directivos del MINCULT, los debates que han sostenido con los artistas y escritores y otra gran cantidad de información sobre el tema.

A ello se une la persistencia de una feroz campaña contra Cuba, la Revolución y sus dirigentes, en un escenario en el que la lectura responsable de la información que circula por todos los medios, tanto convencionales como digitales, no es virtud común.

La Jiribilla organizó un análisis detallado de los principales planteamientos, críticas y dudas desde el inicio de los debates, con énfasis en los del último mes y dialogó con varios artistas y con funcionarios del Ministerio de Cultura para elaborar en forma de preguntas y respuestas el material que sigue. Para ello se han consultado más de veinte medios de comunicación de diversos tipos, procedencias y enfoques.

1- Se ha reiterado que el Decreto para proteger la cultura en los espacios públicos va contra el artista independiente.

No es cierto. Si se quiere decir que independiente es el que no trabaja con ninguna institución, de ello no se habla en el Decreto.  Si un artista que no esté vinculado a las instituciones incumple lo establecido para la contratación o la venta de bienes culturales, incurre en la misma violación en la que incurriría cualquier otra persona natural. Si utiliza, exhibe o difunde producciones nacionales o foráneas, con el empleo de pornografía, promuevan y exalten de forma injustificada la violencia, el lenguaje sexista, vulgar, obsceno y discriminatorio por el color de piel, género, orientación sexual, discapacidad o cualquier otro lesivo a la dignidad humana; incurre en la misma violación que cualquier otra persona natural o jurídica. Por tanto, no hay ningún tratamiento selectivo a este tipo de artista independiente. Lee el resto de esta entrada

Ernesto Daranas sobre el Decreto 349

El 349, hormigas y elefantes.

Querido Juan Antonio, me incorporo tarde a este intercambio, pero hasta hoy no había tenido tiempo. Suscribo tu análisis y buena parte de lo que en tu blog se ha venido compartiendo. Junto a otros criterios, como el de Guanche en La libertad de creación, la nueva Constitución y el 349, se ha ido conformando un atendible cuerpo de ideas con un valor extensivo a las regulaciones de la Gaceta 35 (que contiene al decreto 349). La polémica desatada por este documento evidenció la distancia del legislador con respecto al verdadero papel de la cultura y al decisivo rol del sector privado nacional como parte de las respuestas a los problemas de toda índole que enfrentamos.

Si nuestro sistema legal es una gran sábana de retazos se debe, en no poca medida, a que su afán regulatorio ha prevalecido sobre la necesidad de generar un ordenamiento cívico, político y económico real, propiciador de desarrollo. En ese sentido, como dice Fernando Rojas en uno de sus comentarios, es cierto que están a punto de implementarse una parte de los reclamos que los cineastas hemos hecho durante ya más de una década; pero la Ley de Cine, nuestro objetivo mayor, justo por su capacidad de generar un sistema y una estrategia cultural integral para el cine cubano y la cultura cubana en su conjunto, sigue esperando. Esta comprensión de la importancia de articular sistemas -más que normas puntuales- que generen cultura, reglas de convivencia, derechos, oportunidades, prosperidad, inclusión y diversidad, continúa siendo la asignatura pendiente que explica buena parte de las limitaciones de partida de la Gaceta 35.

Los cambios de los últimos años no solo no han traído las mejoras que esperamos, sino que cuesta entender qué persiguen, hacia dónde nos conducen y de qué modo abrirán las puertas a ese socialismo próspero y sostenible. Tras 60 años de Revolución la nueva Constitución no logra despejar estas dudas y los lineamientos que nos guían parecen abstracciones de nuestros problemas concretos. La política no puede ser tan enrevesada para la gente. Algo está mal si se necesitan seminarios, ministros y rectificaciones para explicar lo que se ha querido decir en un texto legal ya publicado en la Gaceta. En ese sentido, lo que preocupa del 349 no es solo lo que pretende controlar, sino los vacíos que se aprecian en zonas que sí deben ser competencia de nuestra cultura. Lee el resto de esta entrada