Adiós, 2018

Tomando en cuenta la fugacidad de nuestro tránsito por estos lares terrenales, la verdad es que no acabo de entender por qué hay que esperar a que llegue el fin de año para proponernos entonces cambios o metas nuevas en nuestras vidas.

Un año nunca será más importante que el día que estamos viviendo, y lo que necesitamos es perseverancia para no cansarnos en esas 24 horas que hay por delante. Olvidémonos del talento, que eso no es lo que hace la diferencia: todo el mundo tiene talento para hacer algo de una forma especial, pero lo que no es demasiado común es la perseverancia para todos los días hacer un uso creativo de ese talento.

Así que lo que les deseo a mis amigos en este año que entra es mucha perseverancia, acompañada de las grandes cuatro S que, a mi juicio, ayudan a encontrar la dicha diaria que merecerían todos los individuos: salud, sabiduría, serenidad y sentido del humor.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el diciembre 30, 2018 en REFLEXIONES. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: