Más estudiantes en el Proyecto “El Callejón de los Milagros”

Ayer recibimos a otro grupo de estudiantes en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo, con el fin de hablarles sobre las acciones desplegadas en estos años por el Proyecto El Callejón de los Milagros. Este año hemos recibido varias visitas de ese tipo, y en todas he descubierto una suerte de denominador común: ignoran lo que se persigue con el Proyecto, para no decir que ignoran que el Proyecto existe.

Al principio eso me desalentaba bastante. Ahora no, porque justo esa ignorancia inicial es la que nos permite introducir a alumnos y profesores en un universo que tienen ante sus ojos, pero que no habían visto.

Hay que ver las caras de todos cuando les digo que en esa zona tenemos un Wifi gratis que permite descargar archivos audiovisuales. Es como si de repente cambiáramos el canal comunicativo, dejáramos a un lado el español del siglo XX, y comenzáramos a usar el español del siglo XXI, es decir, el español de los nativos digitales que hoy estudian en nuestras escuelas y universidades.

Aunque yo creo que el mayor asombro lo ponen los profesores que en cada visita acompañan a los estudiantes. Ayer, por ejemplo, muchos de ellos no podían creer que escaneando los Código QR que aparecen en los papeles colocados en la cartelera tradicional, podían descargar y llevarse a casa en sus teléfonos o tablets, por ejemplo, el documental Mi hermano Fidel, de Santiago Álvarez, o la APK diseñada para estudiar el Anteproyecto de Constitución.

Ahora indaguemos sobre las razones que propicia que, cuatro años después, y pese a contarse con una infraestructura técnica única en el país, las escuelas y universidades de Camagüey pueden darse el lujo de desaprovechar esas fortalezas. Las causas son numerosas, y aquí no podríamos olvidar aquello que señalaba en su momento Desiderio Navarro: “Internet llega a Cuba en un contexto de extendido ciberanalfabetismo, por no haberla vivido como cosa cotidiana de la vida práctica”.

Y de allí que sea tan importante el diseño de una Política Pública donde se hable de la infraestructura y las inversiones tecnológicas que hace ETECSA, pero paralelo a ello, de la formación de los usuarios (es decir, de las Humanidades Digitales).

En este país necesitamos formar ciudadanos responsables y creativos en el uso de la tecnología, pero a veces tengo la impresión de que, por el momento, solo nos llama la atención el conjunto de dispositivos “inteligentes” que todos los días ponen en nuestras manos.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el noviembre 28, 2018 en PROYECTO "EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS". Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: