DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA (10)

Querido amigo:

A pesar del silencio de estos días, sigue nuestra sintonía espiritual, ya que hoy en la tarde dejaremos inaugurado en la sede del Proyecto el Cine Club Universitario El Callejón de los Milagros, y lo haremos hablando de tu admirado José Manuel Valdés-Rodríguez y lo que llamo “importancia de la cultura audiovisual en el contexto universitario.

Algo interesante a resaltar aquí es que la propuesta de conformar ese Cine Club no ha partido del interés institucional, sino del de los estudiantes. Y esto es algo que todavía los que trabajamos en las instituciones públicas no acabamos de asumir con objetividad: por lo general aún creemos que son las instituciones y quienes las dirigen los que deben trazar las rutas para la acción, pero es que hoy en día lo que se pone de manifiesto en cada sector de nuestras vidas es la creciente autonomía de los individuos que antes dependían por completo de los servicios públicos, incluyendo en este caso a la educación y la cultura. La institución no debería ver esto como una merma de su autoridad, sino como una oportunidad para incentivar el bien común.

Tú mejor que yo sabes que un cine-club no es exactamente un lugar para agrupar a demasiadas personas. Al contrario, en estos espacios funciona muchísimo esa suerte de mística que permite que un grupo reducido de personas compartan intereses, visiones, filias, fobias, y sobre esa base se articule una estrategia de aprendizaje que puede repercutir en la formación integral de los individuos.

El mejor ejemplo de esto que estamos hablando lo sigo encontrando en Valdés-Rodríguez y su labor pionera en Cuba. Gracias a los cursos que organizara en la Universidad de La Habana fueron varios los jóvenes estudiantes (desde Germán Puig y Ricardo Vigón hasta Tomás Gutiérrez Alea y Guillermo Cabrera Infante) que ganaron conciencia de lo que significaba el cine más allá de la interpretación hegemónica que todavía lo vincula al entretenimiento baladí.

Pero, obviamente, los tiempos son otros, y si queremos que la labor de los cineclubes en el contexto universitario actual resulte eficaz y eficiente, debemos comenzar por actualizar nuestras maneras de promover la cultura audiovisual, ya que, para empezar, muchos de estos jóvenes tienen en casa dispositivos de almacenamiento y reproductores que les permiten consumir todos los días más películas y series que lo que Valdés-Rodríguez podía ver a diario.

Es decir, que aquí el estudiante devenido cineclubista no tendría el problema del acceso a lo mejor o lo peor de la cinematografía, sino tal vez todo lo contrario: en todo caso padece lo que se llama la infoxicación y el consumo desmedido de materiales que no conducen a ninguna parte. O sí, conducen al matadero del autoninguneo espiritual y el creaticidio sistemático.

Supongo que te será fácil advertir la conexión con lo que me cuentas que pasó en el Encuentro de la Crítica Cinematográfica que organizaste y lo del Caracol. Al final, ambos estamos expresando nuestro correspondiente malestar ante un orden de cosas donde se pone de manifiesto la ausencia de una Política Cultural que asuma la realidad desde la complejidad, en vez de intentar adaptar esa realidad a las normas paternalistas que pensamos puede beneficiar a todos.

Por supuesto, yo creo que hay que pasar de la queja meramente retórica a la agenda práctica que interviene allí donde ya tenemos localizados los problemas. Y eso es lo que tratamos de proponer desde el Proyecto El Callejón de los Milagros, si bien no significa que lo que se esté haciendo no merezca ser mejorado o, incluso, repensado por completo.

Algo de eso comentaba ayer con un amigo que me hacía saber con una dureza que confieso me desconcertó, de su escepticismo ante esto que nos estamos proponiendo. Supongo que tenga su cuota de razón, toda vez que si nos guiamos por el diagnóstico cultural de nuestra época, pareciera que de nada valió lo que en su momento se propuso Valdés-Rodríguez al querer introducir en las Universidades cubanas la apreciación crítica del cine.

Como para mí no existe en este mundo droga más adictiva y letal que la del autoengaño, estoy dispuesto a reconocer con Susan Sontag que “no sé con certeza para qué sirve mi trabajo”. Pero es que, a la vez, sería esta incertidumbre la que me garantiza esa dosis de libertad imprescindible que se exige a la hora de incursionar en terrenos hasta ahora no explorados.

Así que esta tarde comenzaré mostrándoles a los pocos estudiantes que conformarán el Cine Club El Callejón de los Milagros, la exposición que tenemos montada en la recién inaugurada Galería QR. Como son nativos digitales, es probable que lleven con ellos dispositivos móviles que les permitirán descargar los libros que están disponibles en el Portal, y con algo de suerte preguntarán si esas películas que la BBC menciona como “las mejores del siglo XXI” pueden alquilarse en nuestra Mediateca.

Luego nos sentaremos a hablar de lo que te dije al principio: la importancia de la cultura audiovisual en el contexto universitario. Conocerán algo de Valdés-Rodríguez, pero no solo de su biografía, sino de la impronta de su gesto, que es el mismo que hoy moviliza a algunos en Cuba, como acabas de demostrar con el Encuentro de la Crítica.

¿Cuál es el impacto real de todo esto? Nadie lo sabe, pero es que tampoco importa demasiado. El viejo dicho de que Dios se ríe cuando nos ve pensar no nos debería intimidar jamás. Al contrario, debería asustarnos el no pensamiento que ni risa provoca y nos sumerge en una suerte de estado colectivo de hibernación intelectual.

Es a esto a lo que temo: la anulación de nuestras reacciones orgánicas ante ese duro invierno de prácticas culturales donde todo parece congelado en un mismo molde.

Un abrazo bien grande.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el noviembre 9, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: