Archivos diarios: noviembre 2, 2018

3er ENCUENTRO DE LA CRÍTICA CINEMATOGRÁFICA: 1968 Y EL CINE CUBANO

Si algo voy a lamentar este año es no haber podido participar en el “3er Encuentro de la Crítica Cinematográfica” que desde ayer se celebra en la capital. Basta con leer el temario para darnos cuenta que se trata de un gran acontecimiento académico, atractivo no solo por las firmas que involucra, sino por los temas que aborda y las ventanas que deja abiertas.

En lo personal, desde que el investigador argentino Mariano Mestman me invitó a colaborar en su valioso volumen “Las rupturas del 68 en el cine de América Latina” (Ediciones Akal, 2016), ese período se ha convertido en una suerte de obsesión. Sobre todo porque me ayudó a entender un poco mejor la complejidad de aquella imagen planteada por Nietzsche a propósito de la relación establecida entre el fósforo y el barril de pólvora.

En nuestras descripciones de lo sucedido por esos años todavía resulta hegemónico el enfoque teleológico donde, cinco décadas después, el pasado se adivina transparente a partir de una selección de hechos que como investigadores hemos realizado.

Pero el pasado nunca es transparente: al contrario. Mientras más claras se nos revelen las causas de determinadas situaciones históricas, más intensas deberían ser nuestras apelaciones a la sospecha, toda vez que esos relatos suelen encubrir, como les hubiese gustado argumentar no solo a Nietszche, sino también a Marx o Freud, intereses humanos, demasiado humanos.

De allí que, más que de la visión panorámica estemos tan necesitados del enfoque intrahistórico que indague en los nexos, a primera vista invisibles, establecidos entre los diversos sectores de la sociedad de entonces. Y eso es lo que se promete en lo que, a partir de las 9.30 de la mañana, se debatirá en las mesas organizadas.

Juan Antonio García Borrero

PD: Comparto el Programa de actividades teóricas previstas para hoy.

PANEL: “1968 Y EL CINE CUBANO”

Título: "Claves para 1968"

Autor: Arturo Arango. Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños

Resumen:

Para la historia y la cultura cubanas, 1968 fue un año cumbre. La creatividad estimulada por el triunfo revolucionario llegaba a su cúspide al tiempo que otros sucesos conducían hacia zonas diferentes, incluso paralizantes, para el arte y la literatura, y para las ciencias sociales.

La tendencia que concibió el socialismo como un movimiento fundamentalmente emancipador, humanista y en oposición a las estructuras coloniales y neocoloniales que dominaron la América Latina y, en una visión más general, el ámbito reconocido entonces como el Tercer Mundo, chocaba con aquella otra que colocaba los partidos comunistas en la órbita de la hegemonía soviética, incluyendo sus conocidas restricciones al pensamiento crítico y su intención de que los Estados socialistas, ante todo, desarrollaran sus economías en competencia con el capitalismo occidental, y bajo el mandato de Estados centralizados y desprovistos ya de toda forma de poder auténticamente popular.

La mejor evidencia de lo que fue la década inicial de la Revolución es la extraordinaria vitalidad de la cultura cubana, cuyos gestores mostraron, fundamentalmente entre 1967 y 1968, una mezcla inusual de madurez, trasgresión y coherencia. A nueve años de fundado, ya el ICAIC estaba produciendo películas que, al paso del tiempo, continuamos admirando como clásicas: Memorias del subdesarrollo, Lucía y Aventuras de Juan Quin Quin.

El cine cubano de los 60, y en especial estas películas, dibujaron un rostro de la nación hasta entonces inédito en las pantallas. Lee el resto de esta entrada

Anuncios