Archivos diarios: octubre 16, 2018

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO (7)

Estimado Juany:

Al respecto de nuestros intercambios, he tenido un poco más de suerte que tú, pues aparte de encontrar alguna que otra persona que me ha comentado haber leído lo que escribimos (por lo menos parcialmente), también hallé una persona que trabaja en uno de los Joven Club de computación de aquí, de San José de las Lajas, interesada en saber cómo tú lograbas los proyectos de El Callejón de los Milagros, la conectividad y medios que allí existen, para implementar algo similar en su área de trabajo.

Sé que es una sola persona y que una golondrina no hace primavera; pero como escribes: es una lucecita que se asoma, y podría ser el inicio del interés por transformar los hábitos de consumo de lo digital, tan limitado a las conexiones familiares, el uso de plataformas para relacionarse impersonal y fríamente con otras personas en cualquier parte del mundo. Cosas necesarias, pero muy estrechas, cuando uno tiene cierto conocimiento de cuántas posibilidades brinda la red de redes.

Lo de la ausencia de los decisores en las reuniones donde se conversa sobre cualquier aspecto de la cultura artística, ya es un lugar común.

Creo que también es culpa de nosotros, los intelectuales y promotores, quienes no los obligamos a estar presentes y participar, comprometiéndolos personalmente.

Conozco al menos dos personas que sí lo han logrado. Uno de ellos fue Miguel Secades, fundador y alma del cine club Cubanacán de Santa Clara, quien lamentablemente ya falleció. Él, en pleno período especial, cuando en casi toda Cuba se habían perdido las esperanzas de un espacio ameno para reuniones, conseguía realizar el Festival de Invierno, y conseguir aseguramiento para un montón de cineastas aficionados que iban a esa ciudad a intercambiar criterios y mostrar sus obras. Secades dedicaba una buena parte de su tiempo a tocar las puertas de muchas organizaciones santaclareñas, incluida las del PCC, y comprometer a los dirigentes a que tomaran partido con su Festival, ya fuera en el aseguramiento o entregando premios colaterales. Y lograba, en los álgidos años 90s, un lugar casi idílico para los cineclubistas de casi todo el país, con transporte incluido en la época de las bicicletas chinas.

Como conoces, estoy enfrascado en estos momentos en la organización del 3er Encuentro de la crítica cinematográfica, que se debe realizar durante los tres primeros días de noviembre. Dentro del Encuentro hemos pensado un Panel titulado “Institucionalidad, modelos de producción y futuro del cine cubano”, el cual debe realizarse el 3 de noviembre en los Estudios de Animación del icaic. Este panel no tendrá sentido si no conseguimos que los principales decisores de la producción audiovisual cubana estén presentes. Y no solo hemos tratado de comprometer a la Dirección actual del icaic (que, por cierto, nos ha dado un apoyo completo para la organización del Encuentro), sino también queremos tener presentes a directivos del icrt, RTV Comercial, la Asociación cubana del Audiovisual, FAMCA, la EICTV, Cinesoft, para provocar un diálogo entre ellos, los miembros de la Asociación cubana de la prensa cinematográfica y los creadores. Es un reto; pero sigo confiando en la virtud de los seres humanos y como escribió alguna vez Alfredo Guevara, la posibilidad de “dialogar, dialogar”.

En cuanto al documental interactivo, me parece excelente la idea de arriesgarse con algo que nos parece tan lejano debido a las capacidades de conexión que se nos brindan y al poco conocimiento que tenemos sobre esa modalidad del audiovisual; pero siempre encontramos soluciones si queremos.

Las mejores experiencias al respecto la tienen la Cátedra de Televisión y Nuevos Medios de la Escuela Internacional de cine y televisión. Pensar en que uno de los especialistas extranjeros que acude allí vaya a Camagüey a impartir un taller o una conferencia, me parece un poco difícil, aunque no imposible; pero siendo más realista, podrían contactar con alguno de los estudiantes cubanos egresados de la Escuela en esa especialidad, quien podría, al menos, asesorarlos en tales propósitos.

Un abrazo, y ojalá puedes venir al Encuentro de la Crítica, porque eres de los imprescindibles en este terreno.

Pedro Noa