PLURALIDADES Y EL DEBATE CULTURAL EN CUBA

Pluralidades, el espacio que todos los meses conduce en la UNEAC de Camagüey el intelectual Jorge Santos Caballero, arriba a su aniversario 12. Y tengo que agradecer públicamente la deferencia que ha tenido su anfitrión, al invitarme como interlocutor en fecha tan significativa. La única razón que encuentro para su invitación, la asocio al hecho de que a ambos nos devela la cultura del debate, que será el tema del cual estaremos conversando mañana.

Pluralidades es un espacio raro, ya no en Camagüey, sino en Cuba. Por allí han pasado prestigiosos intelectuales, y se ha discutido de los temas más insospechados. En un país como el nuestro, donde lamentablemente muchas veces el ejercicio público del debate ha sido reemplazado con la sospechosa prudencia y el silencio entendido como corrección política, un espacio como Pluralidades es sencillamente algo muy raro. Y, sin embargo, no debería ser así, si recordamos que precisamente en los Estatutos de la UNEAC se plantea de modo explícito que esa debería ser la regla, al apuntarse en el Artículo 5:

“La UNEAC se adhiere a los principios de la democracia socialista y en consecuencia defiende el derecho a la información, a la palabra, al ejercicio del criterio, a la libertad de creación, a la investigación, a la experimentación, a la crítica, al debate y a la polémica”.

Yo tengo mis criterios sobre el por qué hoy en día vivimos justo un momento donde se pone de manifiesto todo lo contrario. Pero, obviamente, si lo digo ahora no tendría sentido el intercambio de mañana. Por lo pronto, comparto un post que escribí hace algún tiempo, donde opino sobre la necesidad del debate cultural asociado al universo cinematográfico.

Juan Antonio García Borrero

EL CINE, LAS PELÍCULAS Y LOS DEBATES CULTURALES

Estoy intentando recordar cuándo fue que asistí por primera vez a un cine-debate. En mi caso es fácil descubrir que ese momento va asociado a la figura de Luciano Castillo, el hombre que en los ochenta convirtió a Camagüey en la capital cubana de ese tipo de actividad.

No recuerdo cuál fue ese primer filme, ni en dónde de los muchos lugares donde Luciano profesaba su culto de cinéfilo empedernido, perdí mi virginidad de espectador inocente. Sé que esa primera vez fue decisiva en mi formación de crítico: sin aquellos debates yo jamás hubiese entendido que el verdadero disfrute del cine necesita del intercambio con los otros.

Hoy el cine debate tal como lo entendíamos antes parece cosa definitiva del pasado. La gente ve más películas que antes, pero las discute menos. O no las discute. Hay una satisfacción tremenda en consumir los filmes, los seriales, sin entrar a debatir qué es lo que pasa con esos materiales y con quienes los consumimos.

Se dirá que es un problema de época, algo con lo que en parte tendría que estar de acuerdo. Nuestra época, efectivamente, parece ser la de un Edison redivivo, disfrutando vengativo el fracaso final de la experiencia diseñada por los Lumiére. La laptop donde hoy vemos en la intimidad de nuestros hogares la mayoría de las películas, tiene más de Edison que de los hermanos franceses: es el empoderamiento del placer del individuo que antes formaba parte de una masa anónima, entregada a los hechizos de una pantalla colectiva.

Para ser honestos, con la llegada de la televisión algo de esto se veía venir, y no faltaron entonces las alertas críticas. En 1978, por ejemplo, Nichòlas Garnham apuntaba:

En mi opinión, una película únicamente emitida por la televisión no forma parte de la cultura, porque falta el “debate cultural”. La cultura no está solamente compuesta por obras; está sobre todo compuesta por la historia de las obras, por su crítica, por su confrontación. La cultura cinematográfica no empezó casualmente con el nacimiento de las cinematecas. La vida, aun siendo corta, de una película en los cines, permite escribir artículos sobre esta película, hablar de ella, volver a verla, y tal vez cambiar de opinión sobre ella, o simplemente irla a ver porque se ha oído hablar de ella; esto es lo que yo llamo el “debate cultural”. Todo esto falta en la película emitida por televisión, manifestación única que desaparece en el momento mismo en que se realiza.

Desde el punto de vista de los valores culturales, más vale proyectar una película más o menos tiempo en los cines, que mostrarla una sola vez a un gran número de personas, cada una de ellas encerrada en su casa, por el canal de la televisión”.

¿Qué pudiéramos decir hoy, en esta época post PC (post cine, post computadora) donde el teléfono parece llamado a convertirse en el dispositivo líder del consumo cultural?, ¿se perderá definitivamente la posibilidad de un debate cultural asociado a ese maremágnum de imágenes en movimiento que nos acosa por todas partes?, ¿estarán condenados los nuevos ciudadanos a carecer de espacios públicos donde se impulse el debate crítico?

Allí es donde tendremos que encarar el gran desafío: en la ausencia de una estrategia institucional que permita recuperar al debate cultural (el debate efectivo que impacta en lo público, no el debate privado que al final reproduce precisamente el déficit de debates culturales) como parte de nuestro constante crecimiento.

Y eso tendría que comenzar por un sistema público de enseñanza que incorpore el debate cultural como parte esencial de sus programas de actividades.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el octubre 8, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: