DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO (6)

Estimado Juany:

Creo que tienes razón. Cometí un error muchas veces criticado por mí: generalicé una aseveración. Es cierto que no todos los decisores le tienen miedo a que los ciudadan@s tengan acceso a las redes. También escuché el fragmento de discurso que pusieron por la tv, en el cual Díaz-Canel solicitaba una presencia mayor de la informatización y de contenidos nacionales en las redes.

Esto último empata perfectamente con tus solicitudes. Para que haya contenidos cubanos en la web, en las redes sociales, hay que tener en cuenta una forma de trabajo utilizada en las ramas científicas y en las humanidades: la transdisciplinariedad.

La construcción de una sociedad cubana con responsabilidad lo está exigiendo desde hace mucho rato. Se hace necesario oír a tod@s y tomar las mejores decisiones desde el consenso sin discriminación. Lo mismo ocurre con la ciberalfabetización.

Coincido contigo que necesitamos informáticos humanistas. Eso resolvería la tendencia de ese gremio hacia la tecnocracia; pero la persona que sepa hacer uso de internet tiene que encontrar un camino construido por un colectivo de especialistas de los más diversos campos entre los cuales exista un diálogo propiciador de un objetivo común como resultado.

Sabes que este método tiene mucho de cinematográfico, pues las producciones y, en especial, las superproducciones, solo son posibles gracias al trabajo conjunto de muchos técnicos creativos, informáticos y todo un personal donde el más insignificante es imprescindible para los resultados.

En Cuba somos más dados a la “guerrilla” o al intrusismo. Lo pensamos para unir especialistas a nuestras causas y cuando lo hacemos, queremos que vengan a trabajar con nosotros y para nosotros “por amor al arte”.

Aplaudo la intención de que la presencia cubana esté mejor posicionada en la web; pero eso significa una definición nueva del término cubano con carácter inclusivo, no como una barrera para “protegernos” de un enemigo cuyos peligros a veces sobredimensionamos como el cuento de Pedro y el lobo.

Ojalá que los Callejones de los Milagros que ahora disfrutan los camagüeyanos, gracias a muchas coyunturas propicias, entre las que está la sensibilidad de sus decisores hacia la producción de un ser humano mejor, más feliz, se extiendan por todo el archipiélago, y sea una Autopista por donde transiten tod@s nuestr@s coterráne@s, amparados por una imagen que no sea la del “ornitorrinco tropical” o la de la “isla de corcho detenida en el tiempo”, tierra de mulata, sol, música, tabaco y ron.

Un abrazo

Pedro Noa

Anuncios

Publicado el octubre 6, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: