Archivos diarios: septiembre 24, 2018

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO (2)

Estimado Juany:

La coyuntura actual cubana hace de las tecnologías digitales un nuevo "juguete" para muchas personas. Creo que existen más individuos interesados en tener la "cuchara digital" que una de plata labrada artesanalmente. Estamos viviendo la moda de la conectividad, de la emulación por tener la mayor cantidad de aplicaciones en los móviles, la PC de último modelo y esto se está produciendo, con más fuerza, entre la adolescencia, los que ya la han pasado por el decursar cronológico (no intelectual) y en los infantes. Es una moda como puede ser la de llevar ropa "de marca" o fumar cigarros comprados en divisas.

El "know how" de cómo funcionan los medios digitales no es el problema, pues desde hace muchos años los creadores de esa tecnología las han creado para que sean operadas por personas con poco adiestramiento o hasta cierta discapacidad mental.

Pero lo que no viene con ninguno de estos equipos es cómo sacarle el máximo de aprovechamiento para crecer como seres humanos e insertarse en la cultura universal sin perder de vista el pensamiento martiano de "Insértese en el Mundo nuestras repúblicas, pero el tronco ha de ser de nuestras repúblicas". Llevemos esto a cada ciudadano y ciudadana.

Por eso me parece tan importante un concepto manejado por ti desde hace muchos años: la alfabetización digital, que no tiene nada que ver con el sonsonete de Etecsa sobre los 2G y 3G (¡Cuánto dinero y esfuerzo gastado por tan insignificante causa!), sino con algo más profundo que es la enseñanza a vivir en un universo mediático, interconectado, cada vez más veloz y violento.

La introducción de la enseñanza digital desde el nivel primario no queda en la simple manipulación de los equipos y programas básicos en la computación. Es, sobre todo, que creemos ese ser humano que tiene que estar a la altura de su tiempo y conservar los valores que nos han convertido exactamente en HUMANOS.

Por supuesto, volvemos al problema tecnológico, las posibilidades de acceso, la calidad del equipamiento, etc. Pero – y en lo que voy a escribir quizás sea un utópico- la labor de la escuela está en preparar a esta generación con igualdad de posibilidades y fomento de sus capacidades personales y no fomentar en ell@s la competencia por "la última moda", y vuelve Martí a mí cuando escribió a María Mantilla: "Quien tiene mucho adentro, necesita poco afuera. Quien lleva mucho afuera, tiene poco adentro, y quiere disimular lo poco".

Pero pongo los pies en la tierra y creo que lo primero es un diálogo sincero con los educadores de todos los niveles, a quienes se les debe preguntar qué realmente necesitan en cuerpo y alma, para llevar adelante la educación e instrucción del cuban@ de todas las edades hoy.

Por todo lo anterior, coincido contigo, Juany, no es solo un problema de acceso a los aparatos, sino reparar una "crisis de alma", de entusiasmo.

Pedro Noa Romero

Anuncios

LA MODA EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Esta semana el Proyecto El Callejón de los Milagros de Camagüey tendrá a la moda como su principal invitada. Y es que, a propósito de los festejos por los treinta años de creada la filial camagüeyana del Fondo Cubano de Bienes Culturales, se han organizado una serie de acciones que giran alrededor de esta práctica cultural.

Supongo que lo que más llamará la atención del público serán los cuatro desfiles que con el título “D’Modas”, tendrán lugar dentro del Callejón agramontino, siempre a las ocho de la noche, desde el miércoles hasta el sábado. Sin embargo, tales espectáculos serán acompañados con reflexiones de especialistas que ayudarán a entender un poco mejor el complejo mundo de esas formas de vestir que colectivamente se comparten durante un tiempo.

La moda ha sido el centro de ataque de algunos que ven allí algo indigno del examen académico, y hasta la genialidad sarcástica de Oscar Wilde alcanzó a apuntar: “La moda es una forma de fealdad tan intolerable que hemos de cambiarla cada seis meses”. Pero como bien explica Joanne Entwistle en su documentado libro El cuerpo y la moda. Una visión sociológica (Paidós Contextos, Barcelona, 2002, p 6), el cual puede consultarse en nuestra Mediateca “El Callejón de los Milagros”:

Para comprender la moda se necesita comprender la relación entre los distintos organismos que operan dentro del sistema de la moda: escuelas técnicas de moda y sus alumnos, diseñadores y firmas de diseño, sastres y costureras, modelos y fotógrafos, así como editores, distribuidores, minoristas, compradores, tiendas y consumidores. Es decir, estudiar la moda implica ir desde la producción hasta la distribución y el consumo: sin las innumerables costureras y sastres no habría prendas que consumir; sin la promoción de la moda que realizan los intermediarios culturales, como los periodistas de moda, la «moda» en su función de marcar el último estilo no llegaría muy lejos; y sin la aceptación de los consumidores, los trajes de moda se quedarían colgados en las fábricas, en las tiendas y en los armarios. Así, cuando hablamos de moda, nos estamos refiriendo simultáneamente a una serie de organizaciones interconectadas y con puntos de coincidencia implicadas en la producción y promoción del vestido, así como en las acciones de las personas al actuar sobre sus cuerpos cuando se «visten».

¿Cómo se comporta eso dentro de un país como el nuestro, en una época atravesada por la desmedida importación de ropas diseñadas por el mercado transnacional?, ¿qué significa vestirse en Cuba hoy?, ¿de qué manera estamos estimulando una producción local que resalte la autenticidad? Lee el resto de esta entrada