“LUNES DE REVOLUCIÓN”, HOY

Una de las paradojas más grotescas que nos ha ofrecido el ejercicio de la Política Cultural en Cuba, viene representada por aquello de que muchos citan las famosas “Palabras a los intelectuales” dichas por Fidel en 1961, pero ignoran casi todo en cuanto al contexto en que las mismas fueron enunciadas.

La simplificación que se hace de lo que por naturaleza siempre es complejo, termina mutilando lo que fue originalmente valioso, para ponerse en función de una interpretación grupal que lo mismo exalta de modo acrítico lo que en aquel momento se dijo, que se descalifica todo de un plumazo.

“Lunes de Revolución” ha sido una de las grandes víctimas de esas lecturas sectarias. Basta revisar por encima el Índice elaborado en 1977 por la Dra. Elena Giraldes (el cual puede ser descargado del Portal “El Callejón de los Milagros”), para advertir que estamos en presencia de una publicación excepcional, una publicación que merece ser estudiada con la serenidad académica que permitiría retener lo valioso, eso que a pesar de todo sigue trascendiendo (para poner un ejemplo muy cercano a nosotros: el “Lunes” dedicado a la producción literaria en el Camagüey de entonces, número diseñado por Virgilio Piñera).

Es precisamente de eso que hoy, a las tres de la tarde, estaremos hablando en el espacio Pasando revista que conduce Jorge Santos Caballero. El programa incluye la inauguración de una exposición de 23 números de “Lunes de Revolución” en soporte papel, así como la exhibición y debate de PM (1961), el famoso documental de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal cuya censura originara la famosa reunión con Fidel.

Recuerdo aquella entrevista en que Alfredo Guevara, hablando de PM y “Lunes de Revolución”, decía que ese documental no era el documental, sino Carlos Franqui y Guillermo Cabrera Infante. Nadie podría obviar el papel jugado por ambos en la consagración de esos eventos, pero en toda producción cultural siempre estarán actuando millones de sujetos y circunstancias que muchas veces no salen a la luz, que son relegados a las sombras.

Para mí “Lunes de Revolución” representa uno de los momentos en que con más fuerza se puso de manifiesto la libertad creativa, no de dos individuos, sino de un conjunto de personas que soñaban con cambiar el mundo, a la altura de lo que estaba prometiendo el proceso que recién se iniciaba. Los errores que cometieron (por ejemplo, los injustos ataques a “Orígenes”) no le quitan mérito a lo conseguido.

En todo caso, estamos obligados a conocer de esos errores para no repetirlos. Después de todo, la Política Cultural que entonces comenzó a ensayarse apostaba por lo inclusivo, y, cosas de la Historia, la falta de una memoria histórica crítica no pocas veces nos ha hecho regresar a esos oscuros momentos.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el septiembre 19, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. “…, cuando de pronto la persona más improbable, toda tímida y encogida, se levantó de su asiento y parecía que iba a darse a la fuga pero fue hasta el micrófono de las intervenciones y declaró: “Yo quiero decir que tengo mucho miedo. No sé por qué tengo ese miedo pero es eso todo lo que tengo que decir”. Era por supuesto Virgilio Pinera que había expresado lo que muchos en el salón sentían y no tenían valor de decir públicamente,…” (‘Vidas para leerlas’ Guillermo Cabrera Infante)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: