Archivos Mensuales: septiembre 2018

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA (4)

Querido amigo:

Si por mí fuera, dejara este tipo de intercambios entre nosotros como una sección permanente dentro del blog. Quizás me equivoque, pero creo que es la primera vez que en Cuba dos investigadores de cine dedican parte de su tiempo a pensar críticamente el uso de la tecnología en la enseñanza audiovisual.

Por lo general, los críticos de cine hablan del cine como arte, olvidando que si una expresión artística ha dependido y sigue dependiendo del desarrollo de la tecnología, es precisamente el cine. Pero, a diferencia de algunas de las investigaciones que ya se han desplegado en la televisión y la radio, acá todavía estamos esperando la Historia de las tecnologías que han condicionado las estéticas cinematográficas.

Esto ha traído como consecuencia que, en términos académicos, muchas veces nuestro conocimiento del cine descanse más en el enfoque idealista que en la visión material y pragmática que propiciaría una narrativa centrada en lo fáctico, en lo tecnológico.

Es sublime elaborar Historias del cine donde solo se encumbre lo que ostenta “grandes valores estéticos”, pero una Historia así apenas está tomando en cuenta la porción de realidad que le interesa al experto, encarnado casi siempre en un cinéfilo apasionado que sacrifica todo lo que huela a consumo vulgar con tal de proteger su Parnaso fílmico. Digamos que por allí anda el paradójico rechazo que en el fondo siente nuestra crítica de cine a la hora de examinar a fondo los cambios que las tecnologías emergentes están provocando en la producción, distribución y consumo del audiovisual.

Y mientras tanto, sin importar los silencios de los expertos, la gente sigue cambiando a diario su modo de ver cine. Y esto es lo que, en términos de Políticas Públicas, más nos debería inquietar. Porque podremos organizar todos los encuentros que se quieran para hablar del cine, el espectador, las grandes películas, que si no conseguimos articular una agenda práctica con acciones mínimas que contribuyan a impulsar dentro de la comunidad un cambio efectivo, entonces todo se quedará en el campo de la retórica. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

PRIMERA SESIÓN DE “PSICOCINE” EN NUEVO MUNDO

Como parte de las alianzas estratégicas fomentadas por el Proyecto El Callejón de los Milagros, hoy dejamos inaugurado en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo el espacio “Psicocine”, que los últimos viernes de cada mes, a las nueve y treinta de la mañana, conducirá el destacado psiquiatra Pablo Hernández Figaredo.

Como recordarán los lectores más habituales del blog, hace poco compartimos un texto escrito por Hernández Figaredo junto al también especialista en Psiquiatría Laureano García Gutiérrez, donde ambos autores defienden el uso del audiovisual en la enseñanza de la Psiquiatría.

El espacio “Psicocine” se propone someter al debate del público un grupo de películas que pueden ser apreciadas y discutidas desde la perspectiva del psiquiatra. En esta primera ocasión se proyectó el filme norteamericano Las sesiones (2012), de Ben Lewin, y que cuenta con las interpretaciones de John Hawkes, Helen Hunt, y William H. Macy.

Juan Antonio García Borrero

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO (3)

Estimado Juany:

Confieso que ya extrañaba la contraparte tuya en este diálogo productivo que hemos establecido sobre la utilidad de los medios digitales en la formación de las nuevas generaciones de cuban@s.

El camino que me propones hoy en tus planteamientos me lleva a citar a Louis Althusser y sus teorías sobre ideología, un concepto muchas veces confundido con política y maltratado durante las últimas décadas en nuestra isla, cuando nos acusaban de “problemas ideológicos” o se habla de la nueva generación como “desideologizada”.

Para Althusser, las ideologías son capaces de dotar al ser humano de normas, principios y formas de conducta, pero no de conocimientos sobre la realidad. No dice que son las cosas, sino cómo posicionarnos delante de ella y desde este punto de vista, no proporciona “conocimientos”, sino “saberes”, lo cual significa que nuestro conocimiento viene ya codificado por un grupo de normas e intereses de tipo moral, económico, religioso, político.

Un aporte importante a la teoría de la ideología la hizo a partir del concepto de Aparato ideológico de Estado. Dentro de ellos, establece una diferencia entre lo que llama aparatos represivos: El Gobierno, el ejército, la policía, las prisiones; y lo que considera como aparatos no represivos. En este último grupo coloca al aparato educativo, familiar, cultural e informacional, entre otros cuatro que no menciono porque no vienen directamente al caso, aunque están muy vinculados los unos con los otros.

La ideología, esa capacidad que tenemos todos los seres humanos para concebir un pensamiento que nos permita entender y enfrentar el mundo en que nos ha tocado vivir y crear expectativas para el futuro, se forma en la conjunción y el trabajo de los aparatos ideológicos, con una remarcable influencia de la familia y la escuela, pues forjan al ser humano desde su nacimiento, la primera, y desde la niñez, la segunda. Son dos fuerzas complementarias (a veces antagónicas increíblemente) que crean el ser cultural, el quiénes somos.

A este ser cultural clásico (por definirlo de alguna manera) se le ha agregado un nuevo elemento: la informatización de la sociedad, la cual solo puede ser controlada y hasta porcionada por la familia y las instituciones educacionales, que deben tener la obligación de enseñar a los nuevos seres humanos a emplearla.

Retomo lo que escribí en uno de nuestros intercambios anteriores: los medios y los artefactos a través de los que se accede a ellos, se han convertido en “moda”, porque los dos aparatos ideológicos citados arriba lo han permitido y propiciado, no siempre de la mejor manera.

A los infantes, apenas mantienen la atención, le ponen en sus manos un teléfono inteligente, un tablet o la televisión, para que vean y escuchen lo que los progenitores consideran que deben ver; ¿pero quién le enseñó a esos padres y madres qué deben percibir sus hij@s?. Con suerte, aciertan en una educación visual- sonora acorde a las edades; pero estoy seguro que tú, al igual que yo, hemos sido testigos en diferentes hogares o vehículos públicos, de personas que le ponen en las manos a sus pequeñ@s, imágenes acompañadas de sonidos que distan mucho de las expectativas más ortodoxas.

En Cuba existen esfuerzos de corregir estos males. Ahora mismo viene a mi mente el programa Educa a tu hijo, llevado por el Ministerio de Educación, donde se está introduciendo la alfabetización audiovisual, o la Red del Universo Audiovisual del Niño Latinoamericano (UNIAL), obra del fallecido Pablo Ramos, por solo citar los más (re) conocidos, todavía insuficientes en recursos, alcance e influencia dentro de la sociedad cubana.

Y en esto, regresa una preocupación que ya hemos manejado en nuestros intercambios, la velocidad con que se mueve el avance tecnológico y las posibilidades de acceso a las tecnologías y al ecosistema digital. Intentar correr para alcanzar la punta y mantenernos en la vanguardia, sería – desde mi punto de vista- un absurdo; pero preparar bien a los nuevos atletas ciudadan@s para que enfrenten su propia carrera vital, lo cual lleva adiestrar correctamente a sus entrenadores: progenitores y educandos, por eso sí apostaría.

Una escuela que forme ciudadan@s para estos tiempos, requiere, primero, de cambios importantes en los “saberes” para comprender la sociedad. El conocimiento humano y la concepción del mundo que cada uno tenemos derecho a poseer no está centrada en un solo camino, hay muchos senderos y no siempre van en paralelo, se cruzan constantemente. La mayor satisfacción para la escuela y la familia debe ser la de estar seguro que han dotado al bisoño caminante de un criterio responsable para su elección y de las capacidades para asumir los retos de su tiempo. Y toda esta oración, que encierra un axioma tan optimista, se destruye, si le aplicamos la subjetividad de los individuos y sus modos de posicionarse ante la realidad.

Disculpa la extensión de mis cavilaciones

Un abrazo

Pedro Noa

Entradas anteriores:

https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/21/de-garcia-borrero-a-pedro-noa-otra-vez/

https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/22/de-pedro-noa-a-garcia-borrero/

https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/22/de-garcia-borrero-a-pedro-noa-2/

https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/24/de-pedro-noa-a-garcia-borrero-2/

https://cinecubanolapupilainsomne.wordpress.com/2018/09/28/de-garcia-borrero-a-pedro-noa-3/

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA (3)

Estimado:

La semana ha sido agitada, pero no he dejado de pensar en nuestros intercambios. Ya te dije que, dada la inmensa soledad intelectual que padeceríamos los interesados en el uso humanista y creativo de las tecnologías, me aferro a lo que aparece casi que con desesperación.

No importa que nuestras ideas hoy no sean apreciadas como uno quiere. No hay que tomarse eso como algo personal. Sencillamente creo que ahora mismo no están creadas las condiciones para que germinen de un modo eficaz. Tenemos las tecnologías, los espacios, pero falta la formación, la estrategia pública que abra el camino a un uso natural de esos recursos y potencialidades.

El ejemplo de Moodle puede ayudarnos a entender esa tremenda crisis que hoy vivimos en un contexto donde la cultura y la educación parecen enemigos íntimos. Sobre eso escribí hace un tiempo, a propósito de aquellas discusiones para el anterior Congreso de la UNEAC, y recuerdo que mi propuesta de insertar en los planes educativos el aprendizaje creativo de los nuevos medios, apenas fue apoyada por el escritor Pedro Armando Junco.

Mis demás compañeros, presumo, entendían que yo estaba hablando de ciencia ficción, de algo que solo es posible visualizar en los países desarrollados. Si eso pasa en el seno de la UNEAC, que se supone agrupe a la vanguardia intelectual, ¿qué podemos esperar de los otros espacios?, ¿te sorprende que, además de este blog (que es solo un blog), apenas existan en Cuba espacios para soñar Políticas Públicas que aludan a estos problemas?

Pero esto no es nada nuevo ni exclusivo de Cuba. Seguro recuerdas la impactante Koyaanisqatsi (1982). Su director Geoffrey Reggio alguna vez apuntaba algo que describe también nuestra actual situación:

Creo que fue Einstein quien dijo que ‘el pez será el último en conocer el agua’. Mi película se basa en la idea, en el sentimiento trágico de que los humanos serán los últimos en conocer la Tecnología. Tecnología con mayúsculas, no todos los aparatitos que llamamos tecnología: Tecnología como la verdadera terra ferma”.

Vivimos, a mi juicio, en una inmensa pecera que nos impide tomar conciencia ya no de la prisión, sino de las posibilidades que tenemos de liberarnos. Solo si logramos implementar una educación crítica, innovadora, tendremos oportunidad de emanciparnos.

Te copio debajo el texto que te comentaba escribí en aquellas sesiones preliminares del Congreso de la UNEAC. Te darás cuenta que podría leerlo en el próximo Congreso y nadie notaría que es algo viejo. Porque en realidad, no es viejo: el cuartico está igualito.

Un abrazo grande,

Juan Antonio García Borrero

CULTURA Y EDUCACIÓN: ¿ENEMIGOS ÍNTIMOS?

En Camagüey, como en todo el país, los miembros de la UNEAC se están reuniendo en diversas comisiones con el fin de emitir dictámenes que deben ser discutidos en el próximo Congreso de esa organización. En lo personal me interesa la que examina el vínculo entre la cultura y los medios, pero como el tema de la cultura y la educación es algo que también me obsesiona (hay diversas pruebas de ello en el blog) quise participar en la comisión encargada de facilitar el debate del mismo.

Admito que mi visión del fenómeno es poco ortodoxa, y la prueba está en que en dicha reunión propuse se tomara como acuerdo proyectar una estrategia que contribuyese a reducir la distancia existente en nuestro país entre la educación y el contexto cultural actual en que nos movemos, y la propuesta solo fue apoyada por el escritor Pedro Armando Junco. Creo que si uno aspira de veras a defender la democracia participativa como el mejor modo de convivencia social, debe aprender a respetar lo que asume la mayoría, y a preparar mejor los argumentos que se exponen, por si algún día alguien entendiera que tienen utilidad pública, que es lo que importa. Así que acepté la decisión de mis colegas, y garabatearé ahora a toda prisa parte de las ideas que expuse allí, y las que siguen formando parte de mi intranquilidad. Lee el resto de esta entrada

EL VESTUARIO EN EL CINE CUBANO Y LA SEGUNDA BIENAL DE DISEÑO

Hoy, a las cinco de la tarde, en la Cibertertulia El Callejón de los Milagros correspondiente al mes de septiembre, estaremos hablando en un primer momento sobre el vestuario en el cine cubano, y a segunda hora se lanzará la convocatoria de la Segunda Bienal de Diseño de La Habana, evento que tendrá a Camagüey y Santiago de Cuba como subsedes.

En la Cibertertulia tendremos a los siguientes invitados, que forman parte de la Comisión Organizadora de la II BDH 2019:

DI Carmen Gómez Pozo. Directora de Registro y Desarrollo Profesional. ONDi

Lic. Leandro Maceo Leyva. Director de Comunicación y Relaciones Internacionales. ONDi

DI Luis Ramírez Jiménez. Vicepresidente de la Fundación Caguayo

DI Marta Mosquera Rosell. Premio Nacional de Diseño Editorial 2016

Como adelanto de lo que estaremos hablando, comparto la convocatoria que será lanzada.

Convocatoria a la segunda Bienal de Diseño de La Habana

Del 20 al 26 de mayo de 2019 tendrá lugar la segunda edición de la Bienal de Diseño de La Habana (BDHabana 2019), un espacio múltiple de intercambio y promoción sobre la importancia del diseño para el crecimiento personal y social.

Convocada y organizada por la Oficina Nacional de Diseño (ONDi), BDHabana 2019 sesionará en varios espacios de la capital cubana con exposiciones, muestras, pasarelas y recorridos sobre el diseño cubano y foráneo, mientras en el Palacio de Convenciones tendrá lugar el evento teórico de la cita.

Bajo la máxima Más allá de la forma y dedicada al 500 Aniversario de La Habana, esta Segunda Edición tendrá como subsedes a las provincias de Camagüey y Santiago de Cuba.

La convocatoria nace y se apoya en la idea de que el diseño ocupa un lugar importante dentro de la creación contemporánea. En tal sentido, se vuelve imprescindible promover la presencia de esta actividad en la realidad cubana y regional pasando —de manera tangible— por su industria, economía, sociedad y cultura, de tal manera que incida directamente en un sentimiento de prosperidad hacia la sociedad. Lee el resto de esta entrada

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO (2)

Estimado Juany:

La coyuntura actual cubana hace de las tecnologías digitales un nuevo "juguete" para muchas personas. Creo que existen más individuos interesados en tener la "cuchara digital" que una de plata labrada artesanalmente. Estamos viviendo la moda de la conectividad, de la emulación por tener la mayor cantidad de aplicaciones en los móviles, la PC de último modelo y esto se está produciendo, con más fuerza, entre la adolescencia, los que ya la han pasado por el decursar cronológico (no intelectual) y en los infantes. Es una moda como puede ser la de llevar ropa "de marca" o fumar cigarros comprados en divisas.

El "know how" de cómo funcionan los medios digitales no es el problema, pues desde hace muchos años los creadores de esa tecnología las han creado para que sean operadas por personas con poco adiestramiento o hasta cierta discapacidad mental.

Pero lo que no viene con ninguno de estos equipos es cómo sacarle el máximo de aprovechamiento para crecer como seres humanos e insertarse en la cultura universal sin perder de vista el pensamiento martiano de "Insértese en el Mundo nuestras repúblicas, pero el tronco ha de ser de nuestras repúblicas". Llevemos esto a cada ciudadano y ciudadana.

Por eso me parece tan importante un concepto manejado por ti desde hace muchos años: la alfabetización digital, que no tiene nada que ver con el sonsonete de Etecsa sobre los 2G y 3G (¡Cuánto dinero y esfuerzo gastado por tan insignificante causa!), sino con algo más profundo que es la enseñanza a vivir en un universo mediático, interconectado, cada vez más veloz y violento.

La introducción de la enseñanza digital desde el nivel primario no queda en la simple manipulación de los equipos y programas básicos en la computación. Es, sobre todo, que creemos ese ser humano que tiene que estar a la altura de su tiempo y conservar los valores que nos han convertido exactamente en HUMANOS.

Por supuesto, volvemos al problema tecnológico, las posibilidades de acceso, la calidad del equipamiento, etc. Pero – y en lo que voy a escribir quizás sea un utópico- la labor de la escuela está en preparar a esta generación con igualdad de posibilidades y fomento de sus capacidades personales y no fomentar en ell@s la competencia por "la última moda", y vuelve Martí a mí cuando escribió a María Mantilla: "Quien tiene mucho adentro, necesita poco afuera. Quien lleva mucho afuera, tiene poco adentro, y quiere disimular lo poco".

Pero pongo los pies en la tierra y creo que lo primero es un diálogo sincero con los educadores de todos los niveles, a quienes se les debe preguntar qué realmente necesitan en cuerpo y alma, para llevar adelante la educación e instrucción del cuban@ de todas las edades hoy.

Por todo lo anterior, coincido contigo, Juany, no es solo un problema de acceso a los aparatos, sino reparar una "crisis de alma", de entusiasmo.

Pedro Noa Romero

LA MODA EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Esta semana el Proyecto El Callejón de los Milagros de Camagüey tendrá a la moda como su principal invitada. Y es que, a propósito de los festejos por los treinta años de creada la filial camagüeyana del Fondo Cubano de Bienes Culturales, se han organizado una serie de acciones que giran alrededor de esta práctica cultural.

Supongo que lo que más llamará la atención del público serán los cuatro desfiles que con el título “D’Modas”, tendrán lugar dentro del Callejón agramontino, siempre a las ocho de la noche, desde el miércoles hasta el sábado. Sin embargo, tales espectáculos serán acompañados con reflexiones de especialistas que ayudarán a entender un poco mejor el complejo mundo de esas formas de vestir que colectivamente se comparten durante un tiempo.

La moda ha sido el centro de ataque de algunos que ven allí algo indigno del examen académico, y hasta la genialidad sarcástica de Oscar Wilde alcanzó a apuntar: “La moda es una forma de fealdad tan intolerable que hemos de cambiarla cada seis meses”. Pero como bien explica Joanne Entwistle en su documentado libro El cuerpo y la moda. Una visión sociológica (Paidós Contextos, Barcelona, 2002, p 6), el cual puede consultarse en nuestra Mediateca “El Callejón de los Milagros”:

Para comprender la moda se necesita comprender la relación entre los distintos organismos que operan dentro del sistema de la moda: escuelas técnicas de moda y sus alumnos, diseñadores y firmas de diseño, sastres y costureras, modelos y fotógrafos, así como editores, distribuidores, minoristas, compradores, tiendas y consumidores. Es decir, estudiar la moda implica ir desde la producción hasta la distribución y el consumo: sin las innumerables costureras y sastres no habría prendas que consumir; sin la promoción de la moda que realizan los intermediarios culturales, como los periodistas de moda, la «moda» en su función de marcar el último estilo no llegaría muy lejos; y sin la aceptación de los consumidores, los trajes de moda se quedarían colgados en las fábricas, en las tiendas y en los armarios. Así, cuando hablamos de moda, nos estamos refiriendo simultáneamente a una serie de organizaciones interconectadas y con puntos de coincidencia implicadas en la producción y promoción del vestido, así como en las acciones de las personas al actuar sobre sus cuerpos cuando se «visten».

¿Cómo se comporta eso dentro de un país como el nuestro, en una época atravesada por la desmedida importación de ropas diseñadas por el mercado transnacional?, ¿qué significa vestirse en Cuba hoy?, ¿de qué manera estamos estimulando una producción local que resalte la autenticidad? Lee el resto de esta entrada

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA (2)

Estimado Noa:

Coincido contigo en que, sin tecnología a la mano, sería una locura aspirar a un cambio de paradigma educacional. Es cierto que en Cuba no tenemos todavía la infraestructura técnica creada como para generalizar un uso creativo dentro de las aulas, pero al mismo tiempo advierto que, cuando se tiene esa tecnología, el empleo que se hace no es el más adecuado. Lo que me lleva a pensar que la tecnología en sí no es el problema, sino la falta de una voluntad del individuo que, teniendo en sus manos las herramientas, no quiere darse por enterado de las potencialidades que encierra la misma.

Por otro lado, Moodle solo podrá triunfar allí donde exista una vocación constructivista. Si al profesor no le anima ese deseo de construir para sus alumnos un entorno donde estos se sientan protagonistas, en vez de meros repetidores de los contenidos que se les imparten, entonces fallará la tecnología, y el resultado tendrá menos valor de lo que se lograba antes sin el uso de esos dispositivos, pero sí con un buen maestro que conseguía motivar la búsqueda del conocimiento de manera individual en cada uno de los estudiantes.

Además, hay que romper con el fetichismo que asocia las emergencias de nuevas tecnologías a un progreso automático. Umberto Eco alguna vez nos hizo esta divertida observación: “Hay progresos tecnológicos más allá de los cuales no se puede ir. No se puede inventar una cuchara mecánica cuando la de hace dos mil años sigue funcionando tan bien”. Necesitamos, entonces, tener claro dónde es que comienza a operar el verdadero punto de giro de esta trama tecnológica en la que estamos metidos.

Si es para leer los libros de la misma manera en que se hacía hace veinte años, o ver las películas como se apreciaban hace cinco décadas, entonces tendríamos que admitir que la tecnología digital no ha aportado nada nuevo. Pero ya sabemos que la novedad está en el uso creativo que hagamos de la misma, no en el afán de domesticar esas herramientas dentro de un entorno familiar para las antiguas generaciones, un entorno donde la computadora sigue siendo una máquina de escribir un poco más sofisticada que las que usábamos en los ochenta, o el móvil la versión “inteligente” de un teléfono fijo.

Lo otro es que, toda revolución tecnológica siempre se ha tropezado con la resistencia de quienes ven allí un peligro para la estabilidad de lo que hasta ese momento han estado haciendo, por lo que hay que respetar el deseo de los individuos que no quieran insertarse en esta nueva fase del desarrollo humano. Y la informatización, aun cuando todos los días hay un mayor número de cubanos vinculados a ese proceso (incluso de un modo indirecto), no se libra de esa regla.

Lo que sí deberíamos cuidar es que las instituciones no se queden atrás: que los individuos se muestren ajenos a lo que se quiere lograr, es algo donde el Estado no debería intervenir de modo autoritario; pero en términos institucionales, el sistema estatal sí estaría obligado a construir entornos donde se aprecie de un modo natural lo que pudiéramos llamar el hábitat digital. Y para que funcione de un modo eficaz deberíamos empezar con esa Política Pública por las escuelas primarias, ya que son los niños y niñas de esa edad los que, en un futuro no tan lejano, vivirán una nación cada vez más conectada a lo global.

Agradeciendo una vez más la posibilidad que me brindas de pensar críticamente estos asuntos,

Se despide,

Juan Antonio García Borrero

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO

Estimado Juany:

No podría decirte cuántas veces he llegado a impartir mis clases en distintos lugares de nuestra isla, y al cabo del rato de luchar con la tecnología mal instalada, deficiente o ausente, he tenido que confesarles a mis estudiantes que en cualquier momento me dedicaba a enseñar literatura oral, porque así no tenía que sufrir los avatares de la tecnología para transmitir los conocimientos.

Inicio con esta anécdota personal, porque uno de los conflictos para lograr la enseñanza audiovisual en estos momentos es disponer de los medios posibles para hacerlo.

Todavía hay muchas personas con cierto nivel de decisión que piensan que un profesor no necesita un buen equipo de computación y conexión decente para ejercer su magisterio y que la relación PC- estudiante, solo es importante si responde a las expectativas estadísticas de un informe que no recabe de la calidad de esos equipos.

Lo anterior, por supuesto, no soluciona la apatía y el desinterés de muchos profesores por emplear los medios de forma productiva para que la enseñanza esté al nivel que necesitamos en todos los niveles, pues a veces solo se piensa en tecnología en el nivel superior y se obvia que la semilla se planta en la primaria.

Desde mi modesto punto de vista, mientras que una PC en la oficina compartida por varios profesores solo sea interesante porque permite abrir Fb y tener correo electrónico con horarios limitados, cantidad de horas por consumir en el mes y "estrecho de banda", no estimulará la incorporación de la enseñanza on line en nuestros centros estudiantiles, pues los docentes no lo ven como una herramienta de trabajo, sino como una prebenda que hasta puede pesar sobre su permanencia o no en ese puesto. Lee el resto de esta entrada

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA, OTRA VEZ

Amigo Noa:

Una vez más opto por la publicidad de nuestros intercambios. Es que es tan inusual entre intelectuales cubanos el canje público de puntos de vistas sobre cuestiones que afectan a la comunidad (la educación, por ejemplo), que cuando aparece alguien como tú, me aferro a esas ideas como el náufrago al madero que pasa por su lado, en medio de la más oscura madrugada.

Vuelvo a leer tu estimulante comentario:

Estimado amigo. ¡Un gran paso la instalación de Moodle en tu paraíso audiovisual! Cuando comiences las clases on line, cuenta conmigo, me encantaría ser parte de esa experiencia, de poder impartir clases a todo el que quiera recibirla sobre lenguaje audiovisual. Ahora, la instalación de tu tecnología en el Callejón de los Milagros le falta un complemento importante, el acceso de tus profesores y estudiantes a iguales medios digitales tecnológicos para poder participar, desde cualquier espacio, todo el caudal pedagógico que esa tecnología universaliza. Pero como dicen los chinos: "El camino más largo comienza con el primer paso" y tu proyecto lleva varios pasos andados. ¡¡Persevera!!”.

Gracias una vez más por sentirte motivado con lo que acá estamos empeñados en construir, pero como apunté en el post, estoy cuidándome mucho de caer en el autoengaño que la euforia triunfalista podría reportar.

Instalar Moodle es todavía nada si, paralelo a ello, no garantizamos la formación de usuarios, la cual tendría que empezar por los profesores. Si estos no consiguen familiarizarse con el uso creativo de estas plataformas, ¿cómo vamos a garantizar que nuestros estudiantes (nativos digitales) se sientan motivados a hacerlas suyas? Lee el resto de esta entrada