Archivos Mensuales: septiembre 2018

LA MODA EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Esta semana el Proyecto El Callejón de los Milagros de Camagüey tendrá a la moda como su principal invitada. Y es que, a propósito de los festejos por los treinta años de creada la filial camagüeyana del Fondo Cubano de Bienes Culturales, se han organizado una serie de acciones que giran alrededor de esta práctica cultural.

Supongo que lo que más llamará la atención del público serán los cuatro desfiles que con el título “D’Modas”, tendrán lugar dentro del Callejón agramontino, siempre a las ocho de la noche, desde el miércoles hasta el sábado. Sin embargo, tales espectáculos serán acompañados con reflexiones de especialistas que ayudarán a entender un poco mejor el complejo mundo de esas formas de vestir que colectivamente se comparten durante un tiempo.

La moda ha sido el centro de ataque de algunos que ven allí algo indigno del examen académico, y hasta la genialidad sarcástica de Oscar Wilde alcanzó a apuntar: “La moda es una forma de fealdad tan intolerable que hemos de cambiarla cada seis meses”. Pero como bien explica Joanne Entwistle en su documentado libro El cuerpo y la moda. Una visión sociológica (Paidós Contextos, Barcelona, 2002, p 6), el cual puede consultarse en nuestra Mediateca “El Callejón de los Milagros”:

Para comprender la moda se necesita comprender la relación entre los distintos organismos que operan dentro del sistema de la moda: escuelas técnicas de moda y sus alumnos, diseñadores y firmas de diseño, sastres y costureras, modelos y fotógrafos, así como editores, distribuidores, minoristas, compradores, tiendas y consumidores. Es decir, estudiar la moda implica ir desde la producción hasta la distribución y el consumo: sin las innumerables costureras y sastres no habría prendas que consumir; sin la promoción de la moda que realizan los intermediarios culturales, como los periodistas de moda, la «moda» en su función de marcar el último estilo no llegaría muy lejos; y sin la aceptación de los consumidores, los trajes de moda se quedarían colgados en las fábricas, en las tiendas y en los armarios. Así, cuando hablamos de moda, nos estamos refiriendo simultáneamente a una serie de organizaciones interconectadas y con puntos de coincidencia implicadas en la producción y promoción del vestido, así como en las acciones de las personas al actuar sobre sus cuerpos cuando se «visten».

¿Cómo se comporta eso dentro de un país como el nuestro, en una época atravesada por la desmedida importación de ropas diseñadas por el mercado transnacional?, ¿qué significa vestirse en Cuba hoy?, ¿de qué manera estamos estimulando una producción local que resalte la autenticidad? Lee el resto de esta entrada

Anuncios

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA (2)

Estimado Noa:

Coincido contigo en que, sin tecnología a la mano, sería una locura aspirar a un cambio de paradigma educacional. Es cierto que en Cuba no tenemos todavía la infraestructura técnica creada como para generalizar un uso creativo dentro de las aulas, pero al mismo tiempo advierto que, cuando se tiene esa tecnología, el empleo que se hace no es el más adecuado. Lo que me lleva a pensar que la tecnología en sí no es el problema, sino la falta de una voluntad del individuo que, teniendo en sus manos las herramientas, no quiere darse por enterado de las potencialidades que encierra la misma.

Por otro lado, Moodle solo podrá triunfar allí donde exista una vocación constructivista. Si al profesor no le anima ese deseo de construir para sus alumnos un entorno donde estos se sientan protagonistas, en vez de meros repetidores de los contenidos que se les imparten, entonces fallará la tecnología, y el resultado tendrá menos valor de lo que se lograba antes sin el uso de esos dispositivos, pero sí con un buen maestro que conseguía motivar la búsqueda del conocimiento de manera individual en cada uno de los estudiantes.

Además, hay que romper con el fetichismo que asocia las emergencias de nuevas tecnologías a un progreso automático. Umberto Eco alguna vez nos hizo esta divertida observación: “Hay progresos tecnológicos más allá de los cuales no se puede ir. No se puede inventar una cuchara mecánica cuando la de hace dos mil años sigue funcionando tan bien”. Necesitamos, entonces, tener claro dónde es que comienza a operar el verdadero punto de giro de esta trama tecnológica en la que estamos metidos.

Si es para leer los libros de la misma manera en que se hacía hace veinte años, o ver las películas como se apreciaban hace cinco décadas, entonces tendríamos que admitir que la tecnología digital no ha aportado nada nuevo. Pero ya sabemos que la novedad está en el uso creativo que hagamos de la misma, no en el afán de domesticar esas herramientas dentro de un entorno familiar para las antiguas generaciones, un entorno donde la computadora sigue siendo una máquina de escribir un poco más sofisticada que las que usábamos en los ochenta, o el móvil la versión “inteligente” de un teléfono fijo.

Lo otro es que, toda revolución tecnológica siempre se ha tropezado con la resistencia de quienes ven allí un peligro para la estabilidad de lo que hasta ese momento han estado haciendo, por lo que hay que respetar el deseo de los individuos que no quieran insertarse en esta nueva fase del desarrollo humano. Y la informatización, aun cuando todos los días hay un mayor número de cubanos vinculados a ese proceso (incluso de un modo indirecto), no se libra de esa regla.

Lo que sí deberíamos cuidar es que las instituciones no se queden atrás: que los individuos se muestren ajenos a lo que se quiere lograr, es algo donde el Estado no debería intervenir de modo autoritario; pero en términos institucionales, el sistema estatal sí estaría obligado a construir entornos donde se aprecie de un modo natural lo que pudiéramos llamar el hábitat digital. Y para que funcione de un modo eficaz deberíamos empezar con esa Política Pública por las escuelas primarias, ya que son los niños y niñas de esa edad los que, en un futuro no tan lejano, vivirán una nación cada vez más conectada a lo global.

Agradeciendo una vez más la posibilidad que me brindas de pensar críticamente estos asuntos,

Se despide,

Juan Antonio García Borrero

DE PEDRO NOA A GARCÍA BORRERO

Estimado Juany:

No podría decirte cuántas veces he llegado a impartir mis clases en distintos lugares de nuestra isla, y al cabo del rato de luchar con la tecnología mal instalada, deficiente o ausente, he tenido que confesarles a mis estudiantes que en cualquier momento me dedicaba a enseñar literatura oral, porque así no tenía que sufrir los avatares de la tecnología para transmitir los conocimientos.

Inicio con esta anécdota personal, porque uno de los conflictos para lograr la enseñanza audiovisual en estos momentos es disponer de los medios posibles para hacerlo.

Todavía hay muchas personas con cierto nivel de decisión que piensan que un profesor no necesita un buen equipo de computación y conexión decente para ejercer su magisterio y que la relación PC- estudiante, solo es importante si responde a las expectativas estadísticas de un informe que no recabe de la calidad de esos equipos.

Lo anterior, por supuesto, no soluciona la apatía y el desinterés de muchos profesores por emplear los medios de forma productiva para que la enseñanza esté al nivel que necesitamos en todos los niveles, pues a veces solo se piensa en tecnología en el nivel superior y se obvia que la semilla se planta en la primaria.

Desde mi modesto punto de vista, mientras que una PC en la oficina compartida por varios profesores solo sea interesante porque permite abrir Fb y tener correo electrónico con horarios limitados, cantidad de horas por consumir en el mes y "estrecho de banda", no estimulará la incorporación de la enseñanza on line en nuestros centros estudiantiles, pues los docentes no lo ven como una herramienta de trabajo, sino como una prebenda que hasta puede pesar sobre su permanencia o no en ese puesto. Lee el resto de esta entrada

DE GARCÍA BORRERO A PEDRO NOA, OTRA VEZ

Amigo Noa:

Una vez más opto por la publicidad de nuestros intercambios. Es que es tan inusual entre intelectuales cubanos el canje público de puntos de vistas sobre cuestiones que afectan a la comunidad (la educación, por ejemplo), que cuando aparece alguien como tú, me aferro a esas ideas como el náufrago al madero que pasa por su lado, en medio de la más oscura madrugada.

Vuelvo a leer tu estimulante comentario:

Estimado amigo. ¡Un gran paso la instalación de Moodle en tu paraíso audiovisual! Cuando comiences las clases on line, cuenta conmigo, me encantaría ser parte de esa experiencia, de poder impartir clases a todo el que quiera recibirla sobre lenguaje audiovisual. Ahora, la instalación de tu tecnología en el Callejón de los Milagros le falta un complemento importante, el acceso de tus profesores y estudiantes a iguales medios digitales tecnológicos para poder participar, desde cualquier espacio, todo el caudal pedagógico que esa tecnología universaliza. Pero como dicen los chinos: "El camino más largo comienza con el primer paso" y tu proyecto lleva varios pasos andados. ¡¡Persevera!!”.

Gracias una vez más por sentirte motivado con lo que acá estamos empeñados en construir, pero como apunté en el post, estoy cuidándome mucho de caer en el autoengaño que la euforia triunfalista podría reportar.

Instalar Moodle es todavía nada si, paralelo a ello, no garantizamos la formación de usuarios, la cual tendría que empezar por los profesores. Si estos no consiguen familiarizarse con el uso creativo de estas plataformas, ¿cómo vamos a garantizar que nuestros estudiantes (nativos digitales) se sientan motivados a hacerlas suyas? Lee el resto de esta entrada

“LUNES DE REVOLUCIÓN”, HOY

Una de las paradojas más grotescas que nos ha ofrecido el ejercicio de la Política Cultural en Cuba, viene representada por aquello de que muchos citan las famosas “Palabras a los intelectuales” dichas por Fidel en 1961, pero ignoran casi todo en cuanto al contexto en que las mismas fueron enunciadas.

La simplificación que se hace de lo que por naturaleza siempre es complejo, termina mutilando lo que fue originalmente valioso, para ponerse en función de una interpretación grupal que lo mismo exalta de modo acrítico lo que en aquel momento se dijo, que se descalifica todo de un plumazo.

“Lunes de Revolución” ha sido una de las grandes víctimas de esas lecturas sectarias. Basta revisar por encima el Índice elaborado en 1977 por la Dra. Elena Giraldes (el cual puede ser descargado del Portal “El Callejón de los Milagros”), para advertir que estamos en presencia de una publicación excepcional, una publicación que merece ser estudiada con la serenidad académica que permitiría retener lo valioso, eso que a pesar de todo sigue trascendiendo (para poner un ejemplo muy cercano a nosotros: el “Lunes” dedicado a la producción literaria en el Camagüey de entonces, número diseñado por Virgilio Piñera).

Es precisamente de eso que hoy, a las tres de la tarde, estaremos hablando en el espacio Pasando revista que conduce Jorge Santos Caballero. El programa incluye la inauguración de una exposición de 23 números de “Lunes de Revolución” en soporte papel, así como la exhibición y debate de PM (1961), el famoso documental de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal cuya censura originara la famosa reunión con Fidel.

Recuerdo aquella entrevista en que Alfredo Guevara, hablando de PM y “Lunes de Revolución”, decía que ese documental no era el documental, sino Carlos Franqui y Guillermo Cabrera Infante. Nadie podría obviar el papel jugado por ambos en la consagración de esos eventos, pero en toda producción cultural siempre estarán actuando millones de sujetos y circunstancias que muchas veces no salen a la luz, que son relegados a las sombras.

Para mí “Lunes de Revolución” representa uno de los momentos en que con más fuerza se puso de manifiesto la libertad creativa, no de dos individuos, sino de un conjunto de personas que soñaban con cambiar el mundo, a la altura de lo que estaba prometiendo el proceso que recién se iniciaba. Los errores que cometieron (por ejemplo, los injustos ataques a “Orígenes”) no le quitan mérito a lo conseguido.

En todo caso, estamos obligados a conocer de esos errores para no repetirlos. Después de todo, la Política Cultural que entonces comenzó a ensayarse apostaba por lo inclusivo, y, cosas de la Historia, la falta de una memoria histórica crítica no pocas veces nos ha hecho regresar a esos oscuros momentos.

Juan Antonio García Borrero

“NUEVO MUNDO” COMO ESPACIO CULTURAL

Como señalábamos en el post anterior, en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo estamos intentando romper con el enfoque tradicional de las salas cinematográficas, ese que piensa apenas en la proyección fílmica.

Para nosotros, Nuevo Mundo es el espacio físico que conecta, a través del cine (y en sentido general, a través del audiovisual), las más disímiles maneras de hacer, apreciar, y compartir la cultura (que no es solo lo artístico-literario), y ya de paso, conectar con la vida comunitaria que nos rodea. De allí que tan importante como programar películas lo sea construir un escenario donde el debate alcance similar protagonismo.  

Lamentablemente, todavía es dominante la idea de que el cine solo es valioso por lo estético: que solo vale la pena hablar de los clásicos que la Historia del cine nos ha legado. Y, por supuesto, en ese apartado apenas un grupo de elegidos (los críticos), tendrían derecho a hablar.

Pero ya sabemos que en la producción cinematográfica no es precisamente el arte lo que domina, lo que demandaría, además de los estudios estéticos, estudios de recepción, de tecnologías, de contextos históricos, de comunicación. O sea, que necesitaríamos miradas académicas multidisciplinarias sobre un fenómeno que está actuando permanentemente sobre el individuo desde diversos ángulos.

Con la cartelera de Nuevo Mundo que a continuación compartimos, ya puede comenzar a apreciarse ese tejido de miradas que nos estamos proponiendo. Si logramos convertir a Nuevo Mundo en un área donde fluya de un modo natural el pensamiento crítico y el debate cultural, entonces es posible que las diferentes instituciones educacionales que existen en el territorio adviertan, por fin, todo ese caudal de herramientas que tienen al alcance de sus manos. Sé que no lo lograremos de inmediato, pero hay que seguir perseverando.

Juan Antonio García Borrero

CARTELERA CULTURAL

PASANDO REVISTA

Conduce: Jorge Santos Caballero

Fecha: 19 de septiembre

Hora: 3.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Pasando revista es un espacio donde se revisan algunas de las revistas artístico-literaria publicadas en el país. En esta ocasión se hablará del suplemento Lunes de Revolución, se dejará inaugurada una exposición de 23 números en soporte papel, y se exhibirá y debatirá el documental PM, de Sabá Cabrera Infante y Orlando Jiménez Leal.

 

RACIALIDADES

Conduce: Grupo de trabajo

Fecha: 20 de septiembre

Hora: 3.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Grupo de trabajo que examinará desde una perspectiva académica los problemas de vinculados al tema racial.

 

MARTES DE LA LIGA

Conduce: María Antonia Borroto

Fecha: 25 de septiembre

Hora: 3.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Espacio de debate que tendrá la revista artístico-literaria “La Liga”, en esta ocasión para hablar de la moda en Cuba.

 

CIBERTERTULIA “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Conduce: Juan Antonio García Borrero

Fecha: 27 de septiembre

Hora: 5.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Uso del vestuario en el cine cubano y presentación de La Gaceta de Cuba Nro. 2 del 2018.

 

PSICOCINE

Conduce: Dr. Pablo Hernández Figaredo

Fecha: 28 de septiembre

Hora: 9.00 am

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Un espacio para hablar de la relación que el cine puede establecer con la Psiquiatría. En esta ocasión se exhibirá y debatirá el filme Las sesiones (2012), de Ben Lewin.

 

GARAJE SONORO

Conduce: Salvador Torres

Fecha: 30 de septiembre

Hora: 4.00 pm

Lugar: Complejo Audiovisual Nuevo Mundo

Tema:

Un espacio para hablar del cine y su relación con la música rock. En esta ocasión se abordará el concierto de los Rolling Stones en Cuba.

NUEVO MUNDO COMO ESPACIO ACADÉMICO

Uno de los grandes mitos que tendremos que combatir con gran fuerza, es ese que todavía asegura que las salas cinematográficas han sido diseñadas estrictamente para proyectar películas.

Por supuesto que el disfrute de una cinta en pantalla grande, oscuridad por medio, prodiga una experiencia estética que difícilmente uno puede conocer a través de los ordenadores o pantallas de otras características y dimensiones.

Pero el espacio “cine” es mucho más que eso, pues los espectadores que acuden a esos lugares no solo van a apreciar un filme, sino también van a intercambiar con los otros, a negociar expectativas, filias, fobias, de un modo simbólico… Dicho de otra manera: las salas cinematográficas son espacios de aprendizaje informal.

Es por eso que en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo estamos empeñados en construir una sala donde además de apreciarse buen cine (ciclos de Cinemateca o Arte y Ensayo), los usuarios puedan descubrir nuevas modalidades de interacción con la pantalla.

Para el mes de octubre, período en el que se festeja un nuevo aniversario de esta sala (la primera de su tipo creada en el país), pretendemos dejar montada en nuestro servidor “El Callejón de los Milagros” la plataforma de aprendizaje electrónico Moodle.

Como es bien conocido, Moodle es una poderosa herramienta que permite crear comunidades de aprendizaje en línea, facilitando que profesores y estudiantes interactúen y hagan un uso creativo de la tecnología, a la vez que incentivan la autonomía del educando.

Esto quiere decir que, a partir de la instalación de Moodle, lo mismo en Nuevo Mundo que en la sede del Proyecto El Callejón de los Milagros, la comunidad académica podrá disponer de forma online de todos esos recursos que normalmente utilizamos en clases.

Desde luego, aunque me haga feliz la idea de que a lo ya logrado estamos incorporándole un nuevo valor, ese entusiasmo no me ciega: si no conseguimos preparar de modo adecuado a los claustros de profesores y a nuestros estudiantes, con el uso eficiente de esa tecnología, el resultado estará bien lejos de lo esperado.

Más importante que contar con la infraestructura, las tecnologías, y los posibles usuarios, es motivar el uso creativo de las mismas.

Juan Antonio García Borrero

INFORMÁTICOS EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Ayer recibimos en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo a un grupo bastante numeroso de estudiantes del primer año de Ingeniería Informática de la Universidad de Camagüey. Fue una buena oportunidad para hablarles del Proyecto “El Callejón de los Milagros”, pero sobre todo, para hablarles de lo que entendemos por Humanidades Digitales.

Como en otras ocasiones hemos explicado, este es un Proyecto que busca estimular el uso creativo de la tecnología, pero en función del desarrollo cultural y humanista de la comunidad. Eso significa que no estamos hablando del proyecto individual de un artista, sino en todo caso, de una plataforma donde es posible articular diversas prácticas culturales, y en la cual la tecnología no es el fin, sino en todo caso el medio que nos posibilitaría impactar en futuras Políticas Públicas vinculadas a la educación.

Hasta el momento, el Proyecto El Callejón de los Milagros ha conseguido establecer alianzas con diversas instituciones (Desoft, Joven Club) y grupos de creación no estatales (Orsis; Smart Soluciones Cuba) que han contribuido a solucionar algunos de los problemas planteados por las instituciones rectoras del Proyecto (principalmente el Centro Provincial del Cine y la Unión de Informáticos de Cuba en la provincia).

Claro, ahora vendría tal vez el desafío mayor, asociado en este caso a la formación de usuarios que tengan conciencia crítica de las posibilidades y oportunidades que tienen al alcance de sus manos con toda la infraestructura creada.

Con el encuentro de ayer, por ejemplo, ya salió a relucir la posibilidad de crear un círculo de interés, donde los estudiantes de la carrera tengan acceso a los fondos audiovisuales existentes en la Mediateca de Nuevo Mundo, y a partir de la proyección de materiales seleccionados, establecer debates sistemáticos.

Es bueno recordar que todo lo que se viene articulando en el Proyecto El Callejón de los Milagros no nace de la improvisación, sino que se apoya en lo discutido en las diversas comisiones que prepararon el anterior Congreso de la UNEAC (sobre todo en las Comisiones que hablaron de Educación, Cultura, y los Medios), así como en el Primer Foro de Consumo Audiovisual celebrado en La Habana en octubre del 2014.

Juan Antonio García Borrero

PRIMER FESTIVAL NUEVO MUNDO (Octubre, 2018)

El próximo 30 de octubre el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo estará celebrando un nuevo aniversario de su creación, y a raíz de ello hemos conformado a lo largo del mes una programación donde se combinan las proyecciones cinematográficas con espacios de debate que buscan construir lo que aspiramos se transforme en permanente plataforma de creatividad intelectual.

La inauguración de la Sala Video “Nuevo Mundo” el 30 de octubre de 1986 fue todo un acontecimiento popular. Por aquellas fechas, muy pocas personas contaban en sus casas con reproductores de video, y Juan Antonio Bravo, entonces presidente de la Asamblea Provincial del Poder Popular, decidió poner el aparato que acababan de donarle al Gobierno local en función del servicio público.

“Nuevo Mundo” fue la primera sala de su tipo creada en el país, por lo que hoy podemos decir que ese espacio tiene un valor patrimonial. A partir de ese momento, el experimento comenzó a multiplicarse a lo largo y ancho del país, mientras que Nuevo Mundo se convirtió en la sala emblemática donde alcanzaría protagonismo absoluto el movimiento cineclubístico liderado por Luciano Castillo, las sesiones teóricas del Taller Nacional de Crítica Cinematográfica o de El Almacén de la Imagen, por mencionar algunos eventos significativos.

Hubo también un tiempo en que parecía que la sala iba a desmoronarse debido a la precariedad física del local, y los embates del “período especial”. Pero llegaron los festejos por el 500 aniversario de la fundación de la ciudad, y Disley Orama, entonces directora del Centro Provincial de Cine, decidió incluir a la institución en los planes constructivos, pese a que en ese instante solo se contemplaban a los cines Casablanca y Encanto.

Hoy Nuevo Mundo tiene una imagen más parecida a la que se merece de acuerdo a su rango. Con las puertas de cristales que Irma Horta (directora del Sectorial Provincial de Cultura en su momento) nos entregó, la institución ha ganado visibilidad ante el público, y el hecho de contar con una Mediateca a la cual se podrá acceder vía wifi, y una sala de proyección que poco a poco mejora su entorno tecnológico, permite pensar que la sala podrá sumarse con dignidad a los venideros festejos del 505 de la ciudad.

Por lo pronto, ya estamos organizando para el mes de octubre un viejo sueño: el Primer Festival Nuevo Mundo. Hablamos de un conjunto de proyecciones y actividades que, a lo largo del mes, resaltará el papel aglutinante que puede jugar la institución en nuestro escenario cultural.

Aunque en la misma medida en que lleguen las fechas brindaremos información más ampliada, se puede adelantar que la institución ofrecerá sus tradicionales ciclos de la Cinemateca (Literatura y cine: los caminos que se cruzan), otro ciclo que seguirá revisando los caminos del cine cubano (esta vez en el marco de la Jornada por la Cultura Cubana), una muestra de cine francés, uno sobre el cine latinoamericano más reciente (Zama, El abrazo de la serpiente, Matar a Jesús, La 4ta Compañía), así como conferencias en el marco de los eventos “Cineclubes en primer plano”, “El Almacén de la Imagen”, y el Festival Nacional Gastronómico Cultural (Artex, 2018).

Juan Antonio García Borrero

CINE, CREATIVIDAD Y PENSAMIENTO CRÍTICO

Ayer se reiniciaron las actividades docentes en la Filial camagüeyana del Instituto Superior del Arte, nuestra Universidad de las Artes. En lo personal, el próximo jueves comenzaré a impartir en la sede del Proyecto El Callejón de los Milagros, un Taller que he titulado “Cine, creatividad y pensamiento crítico”.

Más que un Taller al uso, esos donde hablamos cronológicamente de la Historia del cine, las películas, y las teorías que se van construyendo a partir de su apreciación, en estos encuentros estaremos invitando a los estudiantes a adentrarse en ese instante creativo en el que los cineastas deciden imaginar su película como resultado de su interacción con la época, la sociedad, los amigos y enemigos que les rodeaban: la vida, en fin. Dicho de otro modo: nos interesa recuperar la voz original de los cineastas, y estudiarlas a la luz de lo que estaba sucediendo en el momento en que deciden crear ese mundo maravilloso que después los espectadores y críticos apreciamos en forma de una película.

Para ello aprovecharemos parte de esa enorme cantidad de libros y películas que hemos conseguido acumular en la Mediateca El Callejón de los Milagros. Gracias a la infraestructura creada con la tecnología Omeka, los estudiantes podrán acceder a esa bibliografía a través de sus propios dispositivos móviles (teléfonos, tablets, laptops).

Como otras veces hemos anotado, una de los grandes desafíos que enfrenta la educación en estos tiempos de revolución digital, es el de la formación de usuarios que sepan convertir esos artilugios en verdaderas herramientas de aprendizaje. Pero eso no se consigue con la sola tenencia del “aparato inteligente”, sino que es preciso construir un entorno de aprendizaje interactivo donde profesores y alumnos colaboren en la construcción del conocimiento.

Por lo pronto, los estudiantes del ISA que intervengan en el Taller podrán discutir algunas de las ideas expuestas por cineastas como David W. Griffith, Luis Buñuel, Robert Bresson, Alfred Hitchcock, Tomás Gutiérrez-Alea o Julio García-Espinosa. Es decir, aquí veríamos y hablaríamos de las películas, pero intercambiando directamente con lo que los realizadores se habían propuesto, en teoría, construir.

Con ello también intentamos borrar esa falsa frontera que muchas veces se establece entre creadores y críticos. Lamentablemente todavía se percibe como un lugar común la distinción entre quienes hacen el cine y quienes escriben sobre el mismo. En realidad, la creación y el pensamiento crítico nunca estarán divorciados. Al contrario: los grandes cineastas siempre han tenido claro que el conjunto de las películas que consiguen hacer se sostiene a partir del cuerpo de ideas que constantemente elaboran.

No importa que muchas veces no escriban libros o dejen expuestos de un modo explícito las bases de lo que hacen: las ideas originales que nutren esas películas, tarde o temprano, salen a la luz. Y sirven para que sigamos aprendiendo de cine, y sobre todo, de la vida.

Juan Antonio García Borrero