VENTURAS Y DESVENTURAS DE UN PASEO TEMÁTICO DEL CINE (II)

En esta segunda parte del post anterior, me hubiese encantado encontrar una respuesta medianamente coherente a lo que muchos me preguntan: ¿pero a quién pertenece, por fin, el Paseo Temático del Cine en Camagüey? No lo sé, por lo que la respuesta pudiera ser esta: el Paseo pertenece a la ciudad, o lo que es lo mismo, no pertenece a nadie en concreto.

Eso es lo que explica la suciedad que tanto en El Callejón de los Milagros como en el Paseo Charlot puede apreciarse día o noche. O que las paredes estén cada vez más sucias y despintadas, para no hablar de las inundaciones en la parte baja del Multicine Casablanca. Añádase a ello la pérdida de sentido de todo lo que fue la decoración inicial, que convierte en insoportables los vacíos ambientales de Coffea Arábiga o de la Peluquería La ciudad de las mujeres, por ejemplo, donde se anuncia de todo, menos cine.

Recuerdo que hace unos meses fuimos convocados por la Oficina del Historiador porque se iba a dar a conocer la Campaña de Bien Público “Ciudad que vivo, ciudad que soy”. La campaña me parece excelente, sobre todo porque, como se apunta en alguna parte del documento, ayuda a “despertar sentimientos de apropiación entre los camagüeyanos, y admiración por parte de las visitantes”.

Pero debo decirlo con total honestidad: en estos cuatro años de existencia del Paseo Temático yo no he sentido orgullo alguno por parte de los que más implicados debían estar. Al contrario, todo lo que he podido apreciar es más bien indiferencia administrativa. Cierto que han salido varias cosas, sobre todo por el apoyo que ha brindado el Primer Secretario de la provincia en persona, pero de allí a que podamos hablar de un flujo natural de lo que debe acontecer en el Paseo va un largo trecho.

Si escribo esto es impulsado por eso que se apunta en el mencionado documento de Campaña de Bien Público: porque siento orgullo por este lugar de origen (Camagüey) que, sin importar cuántas maravillosas ciudades uno pueda alcanzar a conocer, en lo personal me hace sentir que pierdo algo si me alejo demasiado tiempo del mismo.

Pero tal vez necesitemos inventar gafas 3D especiales para los que vivimos en este lugar; no para ver películas de entretenimiento que nos ayudan a evadirnos de la dura existencia, sino gafas que provoquen justo lo contrario: una inmersión en esta agónica realidad que nos rodea, y ante la cual, lamentablemente, muchas veces nos cruzamos de brazos, en vez de ponernos a resolver lo que tiene que ser resuelto.

Ojalá para este aniversario 505 de la ciudad, el Paseo Temático del Cine, que a su vez cumple cinco años, reciba los beneficios y la atención administrativa que se merece.

Juan Antonio García Borrero

Anuncios

Publicado el agosto 22, 2018 en PROYECTO "EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS". Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: