ERNESTO DARANAS SOBRE SERGIO Y SERGUÉI

Me da mucho gusto compartir esta entrevista donde Ernesto Daranas habla de su filme más reciente, pero también de esa experiencia única que significa “ir al cine”. Una experiencia que acá en Camagüey seguimos defendiendo, como el cineasta se encarga de resaltar en la entrevista. A Daranas y su equipo: gracias por su película, gracias por la complicidad…

JAGB

Sergio y Serguéi llega a los cines de Cuba.

Entrevista a Ernesto Daranas.

Por Frank David Domínguez.

El director de Conducta y Los Dioses Rotos llena nuevamente las salas de Cuba, la polémica vuelve a acompañar sus estrenos, mientras que su película sobre la amistad entre un profesor de marxismo cubano y un cosmonauta soviético sigue cosechando lauros.

El público vuelve a responderte, y como ya es costumbre, la polémica y los premios te siguen. ¿Es algo que ocurre o es algo que persigues?

Lo importante es hablar de algo que me inquiete y que sienta que vale la pena compartir con la gente. Me formé viendo películas y sigo siendo un cinéfilo ante todo, eso no me impide ver el cine y la realidad a mi manera y quizás sea esa mirada la que conecte. Lo demás sí es algo que sucede y que agradezco porque una película se hace para todo menos para pasar indiferente.

Hay varios puntos comunes en tus películas: tu manera de reflejar a La Habana, la encrucijada ética y social en la que colocas a tus personajes, el juego con el melodrama… ¿Qué te mueve a eso?

Nos guste o no, el melodrama está cifrado en nuestros genes. Pero es una cuerda floja sobre la que resulta difícil sostenerse, sobre todo si se quiere llevar las cosas del corazón a la cabeza. En cuanto a La Habana, me he centrado en lo que se pierde. Y no es un tema de restauración, o de un casco histórico; es algo menos evidente y que tiene que ver, entre otras cosas, con nuestra autoestima, con el respeto por lo que realmente somos y que se desfigura en esta larga lucha por la subsistencia. Eso es lo que trato de llevar a mis personajes y a mi propia manera de reflejar este lugar en el que vivo. Del resto se ocupa el talento del staff y de los actores, porque la realidad es que hay mucho de ellos en todo lo que he hecho.

Puedo ver esa autoestima a la que te refieres en la Carmela de Conducta y en la Sandra de Los Dioses Rotos, ¿cómo la abordaste en el Sergio de esta comedia?

S&S es una sátira, eso implica un tratamiento de personajes diferente. Carmela y Sandra alzan la voz y eso facilita identificarse con ellas, pero Sergio no es así, no es un héroe al uso, es solo un buen hombre enfrentado a una circunstancia para la que no ha sido preparado y a la que tiene que adaptarse para sacar adelante a los suyos. Y no sólo es Sergio: están su madre, su hija, el amigo que hace balsas, su alumna; todos, a su manera, luchan por sostenerse frente a un engranaje que los supera. Eso, en un momento de nuestra historia reciente muy diferente a este, cuando la mayoría pensaba y actuaba de otro modo, algo que a veces olvidamos o que simplemente se ignora dado que ya hay dos generaciones de cubanos que no conocieron los años en los que se desarrolla la película.

Eso no evita que haya mucha gente joven ahora en los cines y me llama la atención que uno de los premios internacionales de S&S fue otorgado precisamente por el jurado juvenil del Festival de Málaga. ¿A qué se debe esa empatía con una historia que se desarrolla hace ya más de un cuarto de siglo?

Quizás influya el hecho de estar narrada por el personaje de la hija de Sergio que es una joven de estos tiempos. Después de todo, S&S es la historia de sus padres y no le faltan paralelos con el presente que cualquier joven puede establecer perfectamente. Lo otro puede ser el tratamiento general de la película, los efectos y todas esas cosas que suelen interesar a los jóvenes de todas partes.

La comedia es uno de los géneros más frecuentes en el cine cubano, algunos celebran en S&S lo que consideran otra manera de abordarlo, pero otros te cuestionan haber recurrido a la farsa para referirte al Período Especial.

Cualquier contexto o temática puede abordarse desde cualquier género y sobran los casos que lo demuestran. Otra cosa es el acierto con el que esto se haga y lo que podamos haber logrado o no en ese sentido con S&S. A diferencia de Los Dioses Rotos o Conducta, en esta película elegí sonreír y lo he hecho a mi manera. El público tiene ahora la última palabra.

¿Qué opinas del debate que eso ha suscitado entre una parte de nuestra crítica?

La verdad es que es de agradecer ese interés y también la hondura de algunos análisis que tal vez rebasen las pretensiones reales de S&S. Pero son tantos los problemas dentro y fuera del cine cubano que es lógico que cada película se convierta en la plataforma de auténticos ensayos sobre el cine y el país que cada cual tiene el derecho a tener en su cabeza. Algunos de esos análisis han cuestionado la mezcla genérica con la que juega la película y el hecho de trazar una línea entre los personajes tratados en farsa y los que son abordados desde un punto de vista más naturalista. Eso, dentro de una narración que, en su conjunto, tiene muy poco de realista, al dialogar todo el tiempo con el gran disparate en el que se puede convertir la propia Historia. La verdad es que teníamos conciencia del riesgo que implicaba ese pastiche y, en particular, la farsa con la que decidí abordar algunos personajes y momentos climáticos de S&S. Ahora nos corresponde respetar todos los criterios y lo más interesante ha sido ver cómo un mismo aspecto puede ser apreciado de tan diversas maneras. Esta es una de las cosas que más disfrutamos de la recepción de la película.

Tus películas se han caracterizado por la solidez de las actuaciones. ¿Cómo trabajas eso?

No hay buenas actuaciones si antes no hay personajes y actores con la capacidad de sostenerlas. Por lo tanto, el guion y la elección del elenco son la base para todo el trabajo actoral. En general, no acostumbro a ensayar mucho y prefiero estar atento al proceso de apropiación del personaje que cada actor va haciendo. A partir de ahí comienza un intercambio que suele terminar aportando sustancia a la propia historia.

Desde tus telefilmes, Hector Noas ha estado presente en todas tus obras de ficción. Ahora en S&S hace una caracterización que él ha considerado como la más compleja de su ya larga carrera. ¿Has escrito esos personajes expresamente para él?

Nunca escribo pensando en un actor porque eso puede condicionar la vida propia del personaje. Lo que pasa con Héctor es que posee una versatilidad y un rigor tremendos. Con Serguéi yo sabía que no podíamos aspirar a un actor ruso que le pudiera dedicar todo el tiempo que exigía el personaje, pero estaba seguro de que Héctor podría asumir ese reto y ahí está el resultado.

¿Cómo llegaron Mediapro y Ron Perlman a S&S?

Tenía previsto el guion desde los años 90, pero no fue hasta hace dos años que entendimos que podíamos hacer esta película totalmente en Cuba. Comenzamos a riesgo, preparando una animación digital de las secuencias en la Mir que nos permitió demostrar que aquí existe el talento para lograr lo que queríamos. RTV Comercial, que ya había sido uno de los productores de Conducta, fue de los primeros en interesarse en el proyecto. Mediapro se sumó por el camino, cuando nos dimos cuenta de que las limitaciones de recursos nos impedían la materialización de la Mir. Aun así, gran parte del trabajo se continuó haciendo en La Habana y S&S siguió siendo una película de presupuesto muy bajo para este tipo de cine y por lo tanto sujeta a los ajustes que eso implica.

En cuanto a Ron, fue algo fortuito. Estaba de visita en La Habana para filmar un documental con la productora Adriana Moya. Le hablamos de la película, de su personaje y le entregamos el guion. Ron se entusiasmó enseguida y ya no nos volvimos a ver hasta el día del rodaje. Fue una gentileza de su parte porque no teníamos cómo pagarle de acuerdo a sus estándares.

Uno de los mayores desafíos para el cine cubano ha sido alcanzar alguna visibilidad internacional, pero tus películas han logrado ser estrenadas en muchos países. ¿Cómo lo han logrado?

Ese desafío existe para gran parte del cine que se produce en casi cualquier parte fuera de Hollywood. En nuestro caso, se complejiza por lo limitados que han estado históricamente los mecanismos de promoción del cine cubano. El manejo internacional de mis películas ha estado a cargo de agentes de venta que se han apoyado, sobre todo, en los resultados en festivales, que son las vitrinas naturales del mercado cinematográfico. Eso fue decisivo para Conducta y lo está siendo ahora para S&S.

Por un lado, está ese resultado en festivales, y por otro, quienes creen ver en S&S una aproximación al cine comercial. ¿No hay una contradicción en eso?

No necesariamente. Ningún premio cambia lo que de verdad es una película.

¿S&S es una película comercial?

Lo está siendo, ¿cuál es el problema? Una de las funciones del cine es entretener y para eso no hay que subestimar la inteligencia de nadie. S&S pudo haber sido mi primera película, es parte del camino que me interesa recorrer y en ese camino hay lugar para muchas cosas.

Se están produciendo estrenos casi simultáneos en Cuba y en Miami. ¿Se planificó de esa manera?

Creo que ha sido una coincidencia, pero igual nos alegra. Somos casi 14 millones de cubanos dispersos por el mundo y ese es el público natural de cualquier película nuestra.

En tus películas siempre hay un trasfondo social, ¿cómo ha sido tu relación con la censura?

En buena parte del cine y del arte que se hace en Cuba hay una mirada social casi ineludible, pero en la mente del censor, los creadores somos los responsables de la realidad que reflejamos y no a la inversa. En mi caso, aunque no ha faltado debate, no he tenido interferencias en el proceso de creación de mis películas ni en su derecho a ser exhibidas, pero ya se sabe que no ha pasado lo mismo con otras obras censuradas de diferentes maneras.

El Paquete Semanal ha sido parte activa en la campaña de S&S. ¿Cómo hicieron para eso?

Mientras que El Paquete se consolida como una especie de Netflix criollo, apenas nos quedan cines en Cuba. Por si no bastara, los hay que no abren todos los días o que solo tienen una o dos tandas diarias. La razón esgrimida es el gasto energético. Esto, en plenas vacaciones de verano y sin importar que haya una película cubana con público en cartelera. Por eso propusimos hacer la premier en Camagüey, que es uno de los lugares en los que más se ha trabajado por mantener vivo el interés por el cine. Y por eso también fuimos al Paquete y La Mochila para que nos ayudaran a promover el tráiler y cuatro cápsulas, de tres minutos cada una, que vienen a ser el equivalente del making-off de la película. De esta manera hemos apoyado el estreno en las pocas salas que nos quedan, donde sí debe destacarse que se ha cuidado mucho la calidad de las proyecciones. Llegado el momento, El Paquete y La Mochila dispondrán también de una buena copia de la película.

Como balance general, ¿qué te ha dejado S&S?

Nunca habíamos hecho una película de este tipo y me queda la fe en nuestros especialistas para lograr cualquier cosa. Por supuesto que también me quedan enseñanzas y el disfrute de todo lo que nos ha ido deparando el recorrido de S&S. Ya en un plano más personal, me queda la alegría de haber compartido cada etapa del proceso creativo con mi hija Laura.

¿Algún adelanto sobre tus próximos proyectos?

Hay de todo; otra comedia, el intento de llevar al cine la obra Diez Millones de Carlos Celdrán, un par de documentales, en fin… Ya veremos qué es lo que logra concretarse.

Anuncios

Publicado el agosto 5, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: