Archivos diarios: junio 12, 2018

EL DIABLO, LOS DETALLES Y EL CINE CUBANO

El diablo, los detalles y el cine cubano

Por Enrique Álvarez.

Stavrogin: ¿Y dónde lo meterán?

Kirilov: En ningun parte. El tiempo, al fin y al

cabo, no es una cosa, sino una idea.

Desaparecerá en el entendimiento.

Dostoievski.

Hace cuatro años, cuando un grupo de cineastas cubanos decidimos reunirnos en asambleas abiertas creíamos que estábamos emprendiendo un gesto orgánico y legítimo de participación, encaminado a impulsar el reordenamiento institucional y cultural del Cine Cubano. Nuestra intención era demandar algunas políticas que impulsaran nuevas relaciones entre los cineastas que ya estaban realizando producciones independientes y el ICAIC, un instituto de cine obligado a transformarse para poder seguir gestionando, en un nuevo territorio, la producción, la promoción y la exhibición de Cine en Cuba. La finalidad entonces era impulsar una Ley de Cine que actualizara la Ley fundacional del ICAIC y reconociera, legitimándolas, las nuevas formas de producción cinematográficas que ya operaban en el país.

Pero el diablo está en los detalles y la convocatoria y realización de asambleas abiertas de cineastas como una forma horizontal y participativa de legislar nuestras demandas hizo que el sentido de nuestros enunciados fuera visto con prejuicios y suspicacias por algunos de los funcionarios que en aquel momento interactuaron con nosotros. La falta de entendimiento, de voluntad política y de diálogo intelectual prevaleció sobre el sentido común y la responsabilidad. Fue más fácil no escucharnos, dudar, injuriar y conspirar contra nosotros, que desarrollar una relación dialéctica, que si bien apuntaba a ser compleja, era la que exigía la situación del cine cubano y las demandas de un gremio decidido a intervenir en el diseño de su actividad vital y social.

En una sociedad que sigue aspirando a la emancipación, la participación real de sus individuos en el diseño del bien social común debería ser una práctica cotidiana, y no una construcción teórica cuya práctica ha sido sistemáticamente sustraída del espacio público por las instituciones y sus dirigentes, no se pueden crear supuestos sobre las intenciones del otro sin escucharlo. Lee el resto de esta entrada

Anuncios