EL PARQUE, EL WIFI, Y EL HOMBRE NUEVO

En el próximo Sábado del Libro que se celebra cada semana en Camagüey, se estará presentando “El suicidio de la sabiduría”, texto cuya publicación acaba de regalarme la Editorial Ácana.

Ese es un libro que habla del consumo de la cultura audiovisual en los nuevos tiempos. A pesar de ello, y me disculpan el pesimismo, no creo que a la crítica de cine que se ejerce de modo tradicional en la isla le interese demasiado el tema.

La crítica cubana, en sentido general, vive demasiado centrada en la Historia que ha conseguido autofundar, por lo que salirse de ese perímetro significaría, de algún modo, salirse de su zona de confort. Lo cual no quiere decir que no existan críticos puntuales que advierten que vivimos una época post-PC (post cine, post computadora), y que los problemas engendrados en los nuevos escenarios culturales demandarían nuevas preguntas.

Habrá que seguir hablando, a veces a solas, o a veces aferrándonos desesperados (como el náufrago en medio de la más tupida noche), al madero que pasa por nuestro lado. Lo importante serán las preguntas que dejemos. Las respuestas las traerán los otros, y sobre todo el tiempo.

Juan Antonio García Borrero

PD: Como El suicidio de la sabiduría es un libro en permanente construcción, comparto esta viñeta que me hubiese encantado incluir allí.

EL PARQUE, EL WIFI, Y EL HOMBRE NUEVO

En una investigación realizada en el año 2011, donde los autores analizan las relaciones establecidas en Cuba entre el consumo cultural y la adolescencia, a partir de los resultados que arrojara una Encuesta Nacional, puede encontrarse un gráfico que cartografía la asistencia de los jóvenes a los espacios culturales. (1)

De acuerdo al sondeo, para las nuevas generaciones asistir a una biblioteca, librería, o cine, sería menos atractivo que visitar las tiendas, práctica que ocupa el primer lugar, seguida de las reuniones en los parques, las plazas o lugares al aire libre.

La encuesta fue realizada en el 2011, por lo que sería interesante estudiar de qué manera está impactando en los cubanos la estrategia de informatización que se viene implementando a lo largo y ancho del país: ¿no parece ser hoy en día “el parque con wifi” uno de los escenarios culturales más concurridos en el país? Y de ser cierto, ¿qué sabemos de lo que ocurre en esos contextos?, ¿dónde están los estudios culturales que nos permitirían obtener un diagnóstico y sobre esa base, desplegar Políticas Públicas que ayuden a tender puentes entre el sistema institucional y lo que informalmente ocurre en estos nuevos escenarios?

Para la crítica tradicional de cine pensar en estos asuntos sería una digresión imperdonable. O suerte de perreo intelectual que se asocia más a la frivolidad que el pensamiento crítico. No importa que la realidad nos recuerde todo el tiempo que en el imaginario de estos jóvenes, un cine (como espacio cultural) es interpretado como algo museable, y las intervenciones de los críticos el blanco preferido de quienes le rinden culto al zapping.

El Hombre Nuevo (que incluye a la mujer joven que va a estos sitios), ya sabe cómo armar sus propias programaciones de películas, y accede a Facebook para enterarse por sus amistades de cuáles podrían ser las opciones que les conviene ver esa noche o el fin de semana. Para él la Crítica no pasa de ese Like que sus amigos prodigan en sus respectivos muros.

Entonces, ¿qué significaría ser crítico de cine en una época donde ya el cine, tal como lo entendíamos hasta hace dos décadas, no es lo que era? ¿Cómo corregir el absurdo de hacer crítica de cine para los que no nos escuchan?

Mi criterio es que si una época necesita de los críticos de cine es esta. Como apunta Michael Haneke:

Alguien tiene que enseñarte a ver las cosas y hoy, por ejemplo, nadie enseña a leer las imágenes de la televisión. Y es tan importante como la educación de la lectura, menos influyente hoy en día. Es una vergüenza en todos los países. No se dan cuenta de la importancia que tiene para distinguir entre la realidad y la ficción. Yo lo único que me creo de los noticiarios es la información meteorológica, porque lo puedo verificar al día siguiente. Hay mucho analfabetismo en este tema”.

Pero no se puede seguir haciendo esa crítica con el mismo instrumental del pasado. Es sencillamente un contrasentido que el crítico de cine viva alabando el surgimiento de “nuevos cines” y no se proponga con el mismo ímpetu la construcción de una “nueva crítica” que acompañe esa novedad. O que no sea capaz de percibir que la crítica solo será efectiva allí donde se detecten las particularidades de los nuevos escenarios, las nuevas prácticas culturales, y la emergencia de los nuevos públicos.

Mi esperanza está en el grupo de críticos jóvenes que ya están construyendo su obra. Paradójicamente, no creo que el punto de giro pueda apreciarse de inmediato en lo público, donde domina el modo tradicional de ejercer la crítica. Creo que lo novedoso llegará en su momento a través de esas redes sociales, donde ellos se mueven como pez en su agua.

Por lo que he podido apreciar, al margen de lo interesante que puedan ser sus tesis, todavía se parecen demasiado a sus padres a la hora de exponerlas. Más como todo, habrá que darles tiempo, pues a ellos les pertenece el parque, el Wifi, y hasta el Hombre Nuevo.

Juan Antonio García Borrero

Notas:

(1) Consumo cultural y adolescencia en Cuba. Reflexiones a partir de una Encuesta Nacional. Autores: Pedro Emilio Moras, Cecilia Linares, Yosleidy Mendoza, Yisel Rivero. Instituto Cubano de Investigación Cultural “Juan Marinello”, La Habana, 2011, pp 31- 35.

Anuncios

Publicado el mayo 30, 2018 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: