DEL CARDUMEN Y OTROS DEBATES EN LA JIRIBILLA

Este texto pude haberlo escrito y publicado directamente en el blog. Pero me pareció más interesante enviarlo primero a La Jiribilla, toda vez que el motivo de su redacción está vinculado directamente a lo publicado allí, y a mí me interesa fomentar el diálogo crítico desde la institución.

Agradezco, pues, a La Jiribilla la publicación, y ojalá la revista siga acogiendo en su seno voces aún más diversas, y sobre todo acogiendo las voces de los cineastas, toda vez que lo que ahora mismo está en discusión es la suerte futura del cine cubano. Y este, en primer lugar lo hacen los cineastas.

JAGB

DEL CARDUMEN Y OTROS DEBATES

Hace unos días La Jiribilla publicó un artículo donde el intelectual Jorge Ángel Hernández critica el apoyo que el escritor Arturo Arango y yo, le hemos concedido a la Declaración que han hecho pública los jóvenes cineastas cubanos.

En su momento decidí no responder ese texto que, desde el inicio, advierte al lector que ha llegado por “carambola” y tarde a lo que se está discutiendo. Más bien agradecí la sinceridad del autor que confiesa que lo suyo es la simple opinión, esa que a modo de chisme uno emite cuando pasa por una esquina, ve alguna riña, y en lo adelante pone a circular habladurías que nunca describen la esencia de lo visto, sino solo la superficie.

Es obvio que a Jorge Ángel Hernández no le interesa promover un debate profundo de ideas donde él mismo se sienta parte del aprendizaje. ¿Para qué, si los que no piensan como él solo formulan disparates? Ese egocentrismo galopante es la causa de que en sus comentarios a posteriori todo se reduzca a defender su derecho a su “propia interpretación”, aun cuando la calidad de lo interpretado se vea seriamente deteriorada por la carencia de un conocimiento básico de lo que es el cine y sus dinámicas. ¿Qué sentido tiene debatir con alguien que confunde su opinión particular con la Verdad que entre todos estamos buscando, y se divorcia de manera tan radical de lo que ha estado sucediendo en los últimos quince años del audiovisual cubano?

Está claro que como individuo Jorge Ángel Hernández tiene todo el derecho del mundo a manifestar su enérgico rechazo al documento y a quienes lo apoyan: esa es una opinión que habría que respetar como mismo él tendría que respetar la de sus oponentes. En cambio, como revista cultural en la cual yo también he colaborado, La Jiribilla estaría obligada a tomar en cuenta las complejidades de lo que se expresa en el escrito de los jóvenes, que no es el resultado de una catarsis puntual, sino de muchas discusiones protagonizadas por los cineastas cubanos en los últimos quince años.

Esto quiere decir que, a diferencia de lo que sugiere la lectura simplificadora de Hernández (centrada en tomar como blanco de su ataque apenas la reacción emocional de dos “tembas”), para mí lo importante no estaría en el texto puntual suscrito por los jóvenes, sino en lo que sintomáticamente este revela como parte de un conjunto mayor de inquietudes que están argumentando la necesidad de actualizar nuestro modelo de gestión audiovisual. (Para seguir leyendo, pinchar aquí)

Anuncios

Publicado el mayo 16, 2018 en POLÉMICAS. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: