Archivos Mensuales: marzo 2018

PAUSA

Este blog y su muro en Facebook permanecerán inactivos varias semanas. Espero que al regreso algunos de los sueños que estamos impulsando en vísperas del III Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, sean ya una realidad.

Y que nazcan muchos, pero muchos más, pues al final de lo que estamos hablando es de beneficiar a la comunidad camagüeyana a través del uso creativo de la tecnología y la informatización de la gestión cultural. Nos vemos a la vuelta.

JAGB

Anuncios

LA UNIVERSIDAD RICE EN “LA CALLE DE LOS CINES”

Me ha dado un placer enorme poder mostrar a un grupo de estudiantes de la Universidad Rice (Houston, Texas), guíados por el profesor y amigo Luis Duno-Gottberg, algunos de los sueños que tratamos de impulsar en “La Calle de los cines” de Camagüey. ¡Ojalá se repita la visita!

LOS LIBROS

Por lo general aparecen ante nosotros cuando menos se les espera. Están allí, descansando sobre algún estante o mesa, y un día te fijas en uno de ellos, y lees al azar alguna línea, algún párrafo, y es como si el piso se abriera debajo de uno, y comenzáramos a caer en un vacío que no conoce fondo. En esos casos el libro no es un libro, sino la experiencia simultánea de la caída y el renacimiento en un nuevo mundo.

Al principio los libros llegan a nuestras manos sin que tengamos conciencia clara de lo que significan, por lo que es muy común confundir a los mensajeros que nos los traen con los autores que los firman. Pero eso es puro espejismo, porque un autor es alguien que se encarama en los hombros de un montón de personas a veces anónimas, que han cincelado para ellos (a lo largo de los siglos que nos anteceden) el lenguaje que utilizan, las maneras de contar las historias, los modos de describir las alegrías o las desolaciones de sus héroes.

Un libro siempre será un misterio, algo que no se puede explicar en sus esencias, mientras que el conjunto de hojas encuadernadas y con cubierta bonita que sostenemos en las manos, es apenas el titular de la noticia que anuncia el sobresalto de su futura lectura.

Juan Antonio García Borrero

A DEBATE LA JOVEN ANIMACIÓN CUBANA

Recomiendo la lectura de este texto de María Nela Lequebe, publicado en el sitio IPS. Formidable para impulsar un debate necesario que, lo más importante, habla de una situación nacional. Con ello quiero decir que en estas discusiones deberían involucrarse aquellos que gestionan sus producciones más allá de la capital, porque al final estaríamos hablando de un fenómeno nacional…

¿La debacle en la joven animación cubana?

A debate la producción de cine de animación en Cuba, con la venidera Muestra Joven ICAIC como horizonte.

por María Nela Lebeque (9 marzo, 2018)

Hace un año, compartí en el blog “El cine es cortar” un texto sobre los desafíos que a lo largo de toda su historia ha tenido la animación cubana, haciendo un acercamiento a la evolución del género en nuestro contexto, hasta la actualidad. Ahí expresé una preocupación que, por desgracia, terminó sucediendo: la nueva edición de la Muestra Joven ICAIC (Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos) llega con una exigua cantidad de obras seleccionadas, lo que demuestra ese “abandono del barco” que preví tras los polémicos premios del año pasado.

Como bien dijimos, no es una cuestión de buscar culpables, porque en realidad han sido muchos los factores que van más allá del evento en sí. Algo sucede con la animación en Cuba y, sin vocación fatalista, creo que ya podríamos hablar de una crisis latente, digna de ser analizada. Así que nada mejor provocar al debate y la discusión sobre el tema. Después de todo, en eso consiste el ejercicio de pensamiento y acción que el arte, en todas sus expresiones, debe suscitar.

El post oficial del festival anunciando los trabajos seleccionados para la décimo séptima entrega no pudo dejar de impactar. Pre-ver el futuro no siempre es tan cool como algunos piensan. Por suerte no soy gurú, ni adivina (eso me sacaría de más de un apuro); pero era una realidad posible si analizamos el contexto y la historia reciente que se va tejiendo, en la que poco a poco se desdibuja un género repleto de riqueza expresiva y creatividad. El crítico y semiólogo Mario Masvidal, en una entrevista concedida durante el 39 Festival Internacional de Cine Latinoamericano de la Habana, introduce la problemática como un fenómeno no solo nacional, sino de toda la región. Pero hablemos un poco del caso cubano…

Si nos quedamos con las cifras de la Muestra, diríamos que se está haciendo muy poco en temas de audiovisual animado en Cuba. Cinco animaciones seleccionadas, de las cuales dos participan en la categoría Bonus, nos deja con tres trabajos concursando para 2018. Mirando desde fuera, cabe la pregunta: ¿no se hace animación en Cuba? Pues la respuesta es sí. ¿Es esta una reacción al premio desierto de 2017? No podría aseverarlo, ya que no conversé recientemente con ningún animador ni miembro del comité del festival. Pero sí puede intuirse una especie de desencanto y la búsqueda de exhibición alternativa al evento que fue la casa de todos durante tantos años. (Para leer el texto íntegro, pinchar aquí)

LA ENDAC EN LA FERIA DEL LIBRO DE CAMAGÜEY

Los organizadores de la Feria del Libro en Camagüey me han invitado a presentar la Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano. Y algunos dirán: ¿otra vez?

El problema es que, a diferencia de las presentaciones tradicionales de libros, aquí no estaríamos presentando un texto puntual, ni existiría tampoco un Autor concreto: cada vez que hagamos una presentación de la Enciclopedia, estaríamos presentando una plataforma que se renueva a diario. Esto me gusta enfatizarlo una y otra vez, porque hasta que no logremos entender qué hay detrás de la Enciclopedia (es decir, cómo y para qué funciona el software que la sostiene), no podremos vislumbrar dónde estaría la fortaleza de esta herramienta.

A mí en lo personal el uso de esta plataforma me está sirviendo para curar a mi ego de falaces espejismos. Ya no me siento lo que llaman un Autor (vanidad de vanidades que filtran de contrabando los nombres propios en las portadas de los libros), sino apenas un humilde colaborador de esa gestión cultural que muchos están impulsando, a diario, en los más diversos puntos del planeta.

Así que tratar de endilgarle la autoría de la ENDAC a un único individuo sería tan disparatado como querer encontrar un creador único en la Wikipedia. O en Ecured. O en Internet Movie Data Base. En la ENDAC no hay un Autor, sino incontables autores. Y no hay un Autor con mayúsculas porque aquí estamos hablando de un proyecto colaborativo en la que son los usuarios los que van construyendo los archivos, a partir de aquello que comparten en la red.

Sin embargo, no hablamos solo de acumular información, porque la acumulación acrítica solo provocaría infoxicación; y de hecho los interesados en el estudio del audiovisual cubano ahora mismo tenemos a la mano un sinfín de fuentes, lo mismo en soporte papel que digital. Pero todo aparece disperso, como si se trataran de islas desconectadas de acuerdo a lo que uno ve en la superficie del mar. En lo personal, sé que no me alcanzarán cuatro vidas más para leer todo lo que ya existe en mi biblioteca vinculado al cine cubano: tan solo recorriendo con la vista el conjunto de esos libros, me siento retratado por Pascal cuando hablaba de “la infinita inmensidad de los espacios que ignoro y que me ignoran”.

Admito que como autor y estudioso, esa cantidad cada vez más creciente de información me intimida de una forma bastante severa, al extremo de paralizarme. Debería ser a la inversa, pero es que mientras más leo, mayor se hace la sensación de que lo ignoro casi todo. Con la ENDAC no es que resuelva la crisis epistemológica, pero puedo ensayar conexiones inéditas entre los contenidos toda vez que, volviendo a Pascal, aquí “lo que resulta nuevo no son los elementos, sino el orden en que se los coloca”.

Por eso es que con la Enciclopedia no estaremos hablando nunca de un libro concluido o algo parecido. Yo lo veo más bien como una especie de viaje de aprendizaje compartido. Algo que ahora mismo tiene más de utopía que de posibilidades de concretarse de inmediato, no tanto por lo tecnológico como por lo subjetivo.

En este sentido, todo lo que hagamos para promover la plataforma puede ayudarnos a la construcción de ese escenario futuro, donde mañana el conocimiento sobre el audiovisual cubano se gestione de forma colaborativa. En lo personal, sueño con que en esa plataforma todavía por construir, los investigadores, los estudiantes, los amantes del audiovisual cubano, sin importar la geografía, puedan interactuar y establecer trayectos novedosos de aprendizajes.

Pero para ello será necesario que nos familiaricemos con el uso de las herramientas asociadas al software libre, que son las que están permitiendo fomentar la creatividad colectiva y el acceso público a los más diversos y remotos repositorios.

Juan Antonio García Borrero

PREMIOS NACIONALES DE CINE OTORGADOS EN CUBA

2003: Alfredo Guevara

2004: Julio García-Espinosa

2005: Humberto Solás

2006: Enrique Pineda Barnet

2007: Fernando Pérez, Daisy Granados, Nelson Rodríguez

2008: Juan Padrón

2009: Leo Brouwer

2010: Raúl Pérez Ureta

2011: Eslinda Núñez

2012: José Massip

2013: Manuel Pérez Paredes

2014: Juan Carlos Tabío

2015: Humberto Hernández

2016: Iván Nápoles

2017: Raúl Rodríguez Cabrera

2018: Miriam Talavera

MIRIAM TALAVERA: PREMIO NACIONAL DE CINE 2018

Cincuenta y cinco años avalan el trabajo de esta editora y directora.

Redacción Cubacine

El Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) otorgó el Premio Nacional de Cine 2018 a la editora y directora Miriam Talavera.

“Ha sido una sorpresa y una emoción muy grandes. Es un honor tremendo porque nunca te lo esperas, una siempre piensa que le toca a alguien más. Somos muchos los que trabajamos en esta esfera, además, es un premio que llegó tarde para algunas personas muy destacadas. Llevo 55 años haciendo lo que más me gusta hacer en la vida”, confesó Talavera minutos después de conocer la noticia.

Por otra parte, el presidente del jurado, el cineasta Manuel Pérez Paredes, comentó que como editora Talavera tiene una obra extraordinaria vinculada a grandes figuras del cine cubano. “Es la tercera mujer que recibe el premio y estamos muy satisfechos con la elección”, señaló Paredes.

Licenciada en Lengua y Literatura Francesas por la Universidad de La Habana, Talavera trabajó en el Instituto Cubano de Radio y Televisión de 1962 a 1970 como editora de cortos para televisión. Comenzó a trabajar en el ICAIC en 1970 como editora de documentales y largometrajes de ficción. En 1985, se inicia como directora de documentales al tiempo que continúa su labor en la edición. Tuvo la oportunidad de trabajar con directores como Tomás Gutiérrez Alea y Santiago Álvarez. Hasta cierto punto y Fresa y chocolate son dos de los largometrajes en los que fungió como editora.

Ha impartido talleres de edición en la Escuela Internacional de Cine y Televisión, y es miembro de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC). Entre sus trabajos más recientes como editora se encuentra la nueva película de Gerardo Chijona, Los buenos demonios.

LA FERIA DEL LIBRO EN “EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS”

Ayer se hizo en Camagüey la conferencia de prensa de la 27 Feria Internacional del Libro en esta ciudad, la cual acontecerá entre el 7 y el 11 de marzo. Y allí mismo se anunció que, por primera vez, “El Callejón de los Milagros” sería subsede del evento.

Me parece muy buena idea que la Feria del Libro mantenga al Casino Campestre como el centro que aglutina, pero que al mismo tiempo se proponga irradiar hacia otros puntos de la ciudad. Y el Paseo Temático del Cine, lo hemos dicho en otras ocasiones, tiene todas las posibilidades de convertirse en un excelente teatro de operaciones culturales.

Para esta primera ocasión, “El Callejón” ofrecerá sus servicios de wifi gratis, por lo que los interesados podrán acceder al Portal del lugar, y descargar materiales vinculados a la Feria, como el Programa General, un módulo de libros digitales, así como materiales audiovisuales, juegos, y aplicaciones.

El jueves 8, a las cinco de la tarde, estaremos en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo con nuestra Cibertertulia del mes, dedicada en esta ocasión al examen del fenómeno de la lectura y los libros electrónicos. Me reporta un placer extraordinario contar con la compañía de María Antonia Borroto y Yoan Pico, así como la posibilidad de presentar el libro El nacimiento de una pasión. El cine en Cuba 1897- 2014, de María Eulalia Douglas.

Como en otras ocasiones he confesado, en lo personal considero que María Eulalia Douglas y Luciano Castillo siguen siendo los paradigmas inmejorables de lo que sería la investigación de índole cinematográfica en el país. Sin los libros y el constante rigor de estos estudiosos, la Historia del cine cubano apenas podría imaginarse, por lo que la presentación de este libro me parece una oportunidad extraordinaria para destacar la fecunda labor investigativa de Mayuya, y que, a mi juicio, todavía no ha recibido el reconocimiento que se merece.

No será el único libro sobre cine que podremos encontrar en la Feria, pues gracias a Ediciones ICAIC, tendremos el texto Sara Gómez, un cine diferente, de Olga García Yero, y una vez más hablaremos de la todavía off-line Enciclopedia Digital del Audiovisual Cubano.

Juan Antonio García Borrero

UNA CALLE, UNA PLAZA. UN SUEÑO: LA CALLE DE LOS CINES

Cuando leí que La Liga (revista digital de Arte y Literatura creada en Camagüey) convocaba a un concurso nombrado “Una calle, una plaza… un sueño”, pensé que estaban retratando al cine. Pues, ¿qué ha sido en todo este tiempo de existencia el cine, sino: una calle interminable que nos conecta con los más diversos universos/ una plaza donde nos expresamos o nos expresan cosas/ un sueño compartido donde uno vive una vigilia permanente?

En mi caso, la invitación que nos hace la revista es perfecta para hablar de “La calle de los cines” de Camagüey: de lo que ha significado en nuestras vidas; pero también de lo que puede significar todavía en la vida cultural de la ciudad. Y que, sin embargo, permanece subutilizada, desarticulada, carente de reales atractivos para los públicos más jóvenes.

¿Significa eso que estuvo errada la propuesta de la Oficina del Historiador en ocasión del 500 aniversario de la fundación de la Villa? No lo creo. Hoy la infraestructura con la que cuenta la ciudad para desarrollar, por ejemplo, el Programa de Fomento de la Cultura Audiovisual diseñado por el ICAIC, es única dentro del país. Ni siquiera en La Habana existe algo así. Pero “La Calle de los Cines” de Camagüey puede ser uno de los tantos ejemplos que ilustraría a la perfección nuestro gran Talón de Aquiles: la incapacidad de pensar la sostenibilidad de los proyectos a la par de las inversiones. Lee el resto de esta entrada

LA LIGA: UNA CALLE, UNA PLAZA. UN SUEÑO

“La Liga” (auspiciada por la Asociación Hermanos Saíz) se anuncia como una revista de Arte y Literatura en formato digital, y fue fundada en Camagüey en el año 2008 por Lionel Valdivia, Osvaldo Gallardo, Luis Omar Álvarez, Yoan Pico y María Antonia Borroto.

A mi juicio es una de las publicaciones digitales más serias que pueden encontrarse ahora mismo en el país, con secciones como “Hojas al viento” (aquí se incluyen textos poéticos, bien de poetas pertenecientes al movimiento autoral del país o a la literatura universal), “La colmena” (dedicada a la narrativa), “Lectura en dos orillas” (entrevistas realizadas a personas vinculadas al mundo del arte y de la cultura), o “El filtro” (reseñas críticas relacionadas con el audiovisual).

Sin embargo, lo que más me atrae de ella es que no habla solo de literatura y arte, sino que también puede encontrarse allí una sección nombrada “La vida pública” en la que se abordan problemas asociados a nuestra vida cotidiana, y que explica la esencia de este proyecto que asume su nombre y su perfil a partir de aquello que escribiera José Martí en su momento: “En La Liga se reúnen, después de la fatiga y el trabajo, los que saben que solo hay dicha verdadera en la amistad y en la cultura”.

En Camagüey hay pocos espacios donde los intelectuales dejen a un lado sus intereses específicos para entregare al debate integral de lo que lo rodea. Pienso en espacios como “Pluralidades”, que conduce en la UNEAC el escritor Jorge Santos Caballero, y en “La Liga”, por supuesto, que hasta tiene una sección nombrada “El día de La Liga” donde transcriben los debates que organiza su Consejo de Redacción en torno a los más encendidos temas culturales (aquí, afortunadamente, se entiende a la cultura como algo que va mucho más allá de lo que antes se consideraba estrictamente arte y literatura).

Ahora “La Liga” también está interviniendo en la esfera pública de modo muy activo desde la red social Facebook (http://facebook.com/laliga.camaguey), y ha convocado un concurso que han llamado “Una calle, una plaza…, un sueño”, para que las personas expresen en un párrafo opiniones sobre nuestra ciudad y los cambios que a diario acontecen en ella.

Ya de paso aprovecho para anunciar que en el próximo III Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, dedicaremos la Cibertertulia a esta excelente revista digital.

Juan Antonio García Borrero