Archivos Mensuales: septiembre 2017

ENCICLOPEDIA DEL AUDIOVISUAL CUBANO

Me da mucha alegría poder compartir con los amigos del audiovisual cubano esta noticia que, aunque sea algo personal, responde al espíritu que hemos querido defender en el Proyecto “El Callejón de los Milagros”, cuando hablamos del uso creativo de la tecnología.

Lo de “primera versión”, por supuesto, no sirve para describir el carácter de construcción interactiva y permanente que tendría una Enciclopedia como esta (ahora mismo ya estamos hablando de casi 2000 páginas).

Como estudioso, siento que podemos aportar un verdadero punto de giro en nuestras prácticas investigativas, toda vez que al trabajar con varias categorías que se entrecruzan (a modo de mapas mentales), en vez de un solo relato, estaríamos acercándonos a lo que en su momento Godard se propuso:

Querría volver a contar la historia del cine no sólo de una manera cronológica, sino, más bien… arqueológica, o biológica. Tratar de mostrar cómo se han producido movimientos, igual que se podría contar la historia en pintura, de cómo se creó la perspectiva, por ejemplo, o en qué fecha se inventó la pintura al óleo, etc. Pues tampoco en el cine se han producido las cosas de cualquier manera… Debe de haber capas geológicas, corrimientos de tierras culturales”.

Con la Enciclopedia del Audiovisual Cubano tenemos la posibilidad de entrar a esas diversas “historias” que han estado conformando una Historia mayor desde su etapa silente, pero en la cual no solo tendrían relevancia las películas y los autores, sino también las tecnologías, los públicos y los espacios (los cines) donde ellos consumen las cintas.

Comparto con los amigos del blog el texto que aparece en la página principal, y que ha sido publicado en el sitio Cuba Posible.

Juan Antonio García Borrero

POR UNA NUEVA HISTORIA DEL AUDIOVISUAL CUBANO

Por Juan Antonio García Borrero

Ya está lista la primera versión de la “Enciclopedia del Audiovisual Cubano”. Hasta el momento en que escribo estas líneas se contabilizan 1310 páginas, las que permiten consultar no solo un gran número de fichas técnicas, sinopsis y críticas de ficciones, documentales, animados, etc, producidos desde el período silente hasta la actualidad, sino también información sobre los libros publicados alrededor del cine cubano, las salas de cines como espacios de sociabilidad, los eventos y festivales cinematográficos como dispositivos generadores de consensos y comunidades físicas e imaginarias, las tecnologías empleadas.

Al estar concebida como una publicación Wiki que utiliza software libre, la “Enciclopedia del Audiovisual Cubano” permitirá la construcción interactiva del conocimiento, de acuerdo a las modalidades más contemporáneas de la comunicación. Esto significa que más que un Autor (con mayúsculas), el cual decide la forma definitiva que tendrá ese libro que pone a disposición de los lectores, en la Enciclopedia tendríamos una suerte de Editor principal que (ayudado por otros editores o expertos) facilita la circulación de ideas alrededor de un concepto (en nuestro caso el audiovisual cubano, mucho más amplio que el de cine cubano), el cual podrá ser examinado desde los más diversos ángulos, de acuerdo a un paradigma que recuerda la propuesta del filme Rashomon (¿o sería mejor invocar el Aleph borgeano?).

Comencé a trabajar la Enciclopedia del Audiovisual Cubano como si se tratara de una ampliación de la “Guía crítica del cine cubano de ficción”[1], un libro hoy agotado. Sin embargo, en la medida que avanzaba en el proyecto, me fue fácil detectar que ya no es posible pensar y articular la Historia del cine cubano de la misma manera en que lo hacíamos hace veinte años.[2] Lee el resto de esta entrada

Anuncios

EL HURACÁN Y LA INOCENCIA

“Irma”, el huracán, me ha dejado sin deseos de escribir otra vez sobre El Callejón de los Milagros. Viendo tantas imágenes del desastre, ¿a quién le importaría ahora lo que diga de ese proyecto?

Ya sé que eso suena a paradoja, porque en medio de las situaciones límites, en medio de la precariedad más absoluta, el ser humano puede encontrar fuerzas para seguir luchando justo en sus reservas espirituales, apelando a su creatividad más íntima.

Pero tal vez influya el hecho de que, antes de “Irma”, el Proyecto ya venía sufriendo los embates de un huracán más terrible: el de la inconsistencia institucional. Allí están como testigos esas puertas endebles de Nuevo Mundo que temí que “Irma” acabase de llevarlas al más allá. O la ausencia casi total de computadoras para apoyar los talleres de creatividad tecnológica que se organizan (antes teníamos cinco a disposición del público, ahora apenas hay una). Podría enumerar otras quejas, pero, insisto, ¿a quién le puede importar ahora “La calle de los cines” de Camagüey luego que tantos coterráneos nuestros lo han perdido todo?

Del montón de fotos que han circulado en estos días por Internet, me quedo con la que lograra Yander Zamora. Una obra maestra, definitivamente. Esa imagen del niño sosteniendo el busto de Martí en medio de la catástrofe, es mucho más que el retrato de un episodio puntual.

En verdad, esa foto simboliza a la inocencia aliándose a la alta espiritualidad que un hombre como José Martí defendiera (pero, ¿no será que en el fondo la alta espiritualidad no es más que un eterno regreso a esa inocencia creativa que, a pesar de todo, nunca hemos perdido?)

Miro esa foto otra vez. Estoy cansado: como si el huracán hubiese pasado por el centro de mí. Pero es la cara inocente del niño sosteniendo a Martí lo que me impulsa a seguir en el juego.

Juan Antonio García Borrero

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS Y EL USO CREATIVO EN LA PROMOCIÓN CULTURAL

A partir del próximo sábado 9 de septiembre, los miembros de la UNEAC de Camagüey tendrán oportunidad de participar en el Taller sobre las tecnologías emergentes y el uso creativo en la promoción cultural, que estaremos impartiendo en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo durante el mes de septiembre.

Este es un viejo sueño, que comenzó a tomar forma en el contexto del VIII Congreso de la UNEAC celebrado en el 2014. En las conclusiones de aquel encuentro, Miguel Díaz-Canel expresaría:

Debemos evaluar con rigor el impacto de las nuevas tecnologías en el consumo cultural, en la creación y la distribución. No puede verse ese impacto como algo negativo, sino como un reto inédito para la relación de las instituciones con los creadores, que debe reforzarse sobre reglas de juego diferentes. Tenemos que usar las nuevas tecnologías para promover lo mejor del talento con que contamos”.

Con estos cuatro encuentros pretendemos promover el uso creativo de las nuevas tecnologías en función de la promoción cultural. El Taller combinará lo teórico con lo práctico, aprovechando que en el Complejo Audiovisual Nuevo Mundo están creadas las condiciones para acceder de modo gratuito a un Portal Cautivo, lo que nos permitiría entender la lógica de las nuevas modalidades de interactividad (en este caso digital) y consumo cultural.

Primer encuentro:

– Hacia una definición de la revolución digital.

– Tendencias y paradojas en las nuevas tecnologías.

– Importancia de la informatización.

Ejercicios prácticos

Segundo encuentro:

– Características de las nuevas prácticas culturales y los públicos emergentes.

– Dispositivos digitales y redes sociales.

Ejercicios prácticos

Tercer encuentro:

– Creatividad e inteligencia colectiva en los nuevos tiempos.

– Dispositivos y espacios inteligentes

Ejercicios prácticos

Cuarto encuentro:

– La hiperconexión en el mundo actual

– Cultura a la carta. Fortalezas y oportunidades.

Ejercicios prácticos

LAS PARADOJAS DEL CINE 3D EN CUBA (II)

A propósito de la entrada sobre el cine 3D en Cuba, recibí por privado el siguiente mensaje de un amigo que prefiere conservar el anonimato:

Juan Antonio, debes conocer que en días pasados se inauguró en 31 y 2, en el Vedado, en el barrio La Timba una sala multifuncional con cine, especie de biblioteca, lugar para espectáculos, etc. con todas las condiciones. Pensé en lo mismo que dices: se invierte dinero en crear nuevos centros y no se utilizan los fondos para mantener adecuadamente los que existen. Estoy pensando en el cine 23 y 12 de la Cinemateca, que ahora casi siempre tiene problemas con el aire acondicionado, con La Rampa que tiene igualmente un equipo bastante deficiente. Ningún periodista dice nada de estas cosas, y a mí que pertenezco a la institución ICAIC no me corresponde estar criticando abiertamente la labor del MINCULT”.

Respeto el criterio de mi amigo, aunque no lo comparto. Precisamente porque pertenezco al Centro del Cine de Camagüey, me duele que ocurran estas insensateces. Y si me duele, grito en la esfera pública, no para quejarme de una carencia personal (que como muchos cubanos, las tengo), sino para criticar abiertamente estas decisiones que afectan a toda la comunidad.

Lamentablemente, entre nosotros este tipo de señalamiento se suele interpretar como ataques personales. De allí que muchas personas se sientan intimidadas, y prefieran exponer sus criterios en los espacios privados, esos que solo sirven para el cotilleo estéril, o sencillamente se cruzan de brazos, porque piensan que el mal no tiene solución, y que cualquier tipo de intervención está condenada a quedarse sin respuesta. Luego llegarán las asambleas que se hacen una vez al año y los congresos celebrados cada cuatro, y viviremos, como en una suerte de déjà vu interminable, las mismas quejas y las mismas promesas de siempre. Y mientras tanto, el mal haciendo metástasis a lo largo y ancho de la sociedad.

Hay quien dice que mi confianza en que, a pesar de todo, los argumentos serán escuchados y discutidos (no aprobados, sino discutidos en las instancias que corresponden) tiene algo de patológica. Puede ser, pero para explicar un poco la razón de esa ingenuidad que me achacan, evoco la fábula del hombre que salvó del fuego a la serpiente.

Seguro la conocen. El hombre caminaba cuando vio que en el camino una serpiente se estaba quemando. Intentó apartarla del fuego, pero la serpiente lo mordió. Repitió la operación con el mismo fallido resultado, y alguien que pasaba le gritó que no insistiera, que no había nada que hacer allí.

Entonces el hombre le dijo que su naturaleza era ayudar y la de la serpiente morder. Buscó un caño con qué salvarla a distancia, y luego siguió su camino. Moraleja: nunca dejes que los otros cambien tu naturaleza.

Mi naturaleza en este caso se asocia a la exposición de los argumentos que pudieran ayudar a corregir algo que me parece errado. Que la naturaleza de los otros sea no escuchar, no puede convertirme en un individuo que le rinde culto a la indiferencia.

Juan Antonio García Borrero