EL CALLEJÓN DE LOS MILAGROS EN EL PERIÓDICO GRANMA

Quiero agradecer al periodista Miguel Febles Hernández este extenso trabajo publicado en el periódico Granma, y que habla de las potencialidades que ahora mismo tiene la ciudad de Camagüey con su Paseo Temático del Cine (único de su tipo en el país), y que tanto podría contribuir a la anhelada informatización de la sociedad cubana.

De paso aprovecho para invitarlos al panel que mañana sábado, a las once de la mañana, estaremos protagonizando en el Bosque Tecnológico como parte de las actividades del Festival Provincial de la Juventud y los Estudiantes.

JAGB

Proyecto El Callejón de los Milagros. Del esbozo teórico a los hechos

Justo en el 2014 quedó abierto al público un sitio único en el país, conformado por instituciones cinematográficas, cafeterías, bares, restaurantes, tiendas, estudios fotográficos, heladerías, barberías y peluquerías

Autor: Miguel Febles Hernández | febles@granma.cu

(20 de julio de 2017 20:07:06)

CAMAGÜEY.–Al segmento de la céntrica arteria Ignacio Agramonte, situado inmediato a la Plaza de los Trabajadores, los habitantes de esta ciudad patrimonial siempre le llamaron la «calle de los cines» por la presencia en ese tramo vial de varias de las principales salas cinematográficas de la localidad.

Amén del apego casi generalizado por el séptimo arte, ese fue el «gancho» que aprovechara la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey para transformar la zona en Paseo Temático del Cine, como parte del programa constructivo por el aniversario 500 de la otrora Villa de Santa María del Puerto del Príncipe.

Justo en el 2014 quedaba abierto al público un sitio único en el país, conformado por instituciones cinematográficas, cafeterías, bares, restaurantes, tiendas, estudios fotográficos, heladerías, barberías y peluquerías, cuyos nombres y ambientación estuvieron relacionados, desde entonces, con clásicos del cine mundial.

A partir de esa fecha, lugareños y visitantes comenzaron a identificar y a recibir los servicios del Bar Esperanza, último que cierra, la cafetería La Dolce Vita, la cremería La Isla del Tesoro, la barbería El Marido de la Peluquera o el restaurante La Isabella, en un ambiente rodeado de imágenes antológicas.

Fruto de la rehabilitación, el Casablanca se convirtió en multicine con las salas Alhambra, Fénix y Palatino; el Encanto, en sede del Circuito para la exhibición, el desarrollo y la investigación de los nuevos medios; y el Complejo Nuevo Mundo acogió la Cátedra de Estudios Audiovisuales Tomás Gutiérrez Alea.

DE LA ETERNA INCONFORMIDAD SALEN SOLUCIONES

¿Cómo aprovechar mejor la oportunidad de disponer de un conjunto de medios técnicos, servicios e instalaciones que no existe en otra parte de Cuba? A esa pregunta se encargó de dar respuesta un grupo de eternos inconformes, encabezado por el investigador y crítico de cine Juan Antonio García Borrero.

Surgió entonces lo que se dio en llamar Proyecto de fomento de la cultura audiovisual El Callejón de los Milagros, dirigido a impulsar el uso creativo de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en su vínculo con el legado del cine, sobre la base de un consumo cultural donde prime la calidad y la jerarquía.

Es imposible imaginar, sin embargo, que la ejecución de un proyecto como este descanse sobre los hombros de una persona: en su materialización intervienen, como instituciones rectoras, el sectorial provincial de Cultura, el Centro Provincial del Cine, la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Informáticos de Cuba.

«Tan importantes como esas instituciones, aclara García Borrero, son también los aliados estratégicos (Desoft, Citmatel, Etecsa, Copextel, Joven Club, la Universidad, Educación y el grupo Orsis), los cuales, con sus ideas y servicios, contribuyen a que el proyecto se mantenga en el tiempo y sea algo sostenible».

Se trata, y es el propósito a largo plazo, de transformar el Paseo Temático del Cine en un activo foco cultural de la ciudad, en una gigantesca aula inteligente para bien de la comunidad y en un espacio de reflexión sobre la cultura audiovisual que defienda los valores nacionales ante el consumo hegemónico.

CONCEPTOS CLAVES PARA NO FALLAR

Con sede oficial en la Videoteca Lumiére, el Proyecto El Callejón de los Milagros maneja un grupo de conceptos claves que animan a preservar sus objetivos y metas, como es el caso de la jerarquización de la cultura audiovisual y su defensa en una época donde el «todo vale» pareciera que llegó para quedarse.

«Necesitamos recuperar el sentido crítico que permita ubicar dónde está lo valioso, desde el punto de vista cultural, y ponerlo institucionalmente al alcance de quienes ahora mismo solo tienen conocimiento de lo que dicta el mercado y el consumo informal», explica el coordinador del proyecto.

García Borrero va más allá en su empeño y afirma: «Lo importante es lograr una inclusión digital genuina, que no se satisface solo con la posibilidad de la conexión y el acceso a las redes sino, desde una perspectiva académica, generar habilidades y conocimientos para hacer un uso creativo de las TIC».

Ello, al decir del especialista, debe traducirse en un proceso de ciberalfabetización comunitaria, a través de programas de enseñanza dirigidos a niños, adolescentes, jóvenes y adultos, que los prepare para acompañar el creciente consumo de audiovisuales con una recepción creativa de sus contenidos.

Se trata de aprovechar el carácter interactivo del mundo digital para promover también la intercreatividad, con el fomento de las aulas inteligentes en los espacios públicos que inviten a usar las tecnologías como herramientas de construcción de saberes, no para imponer contenidos sino para brindar alternativas.

«Y el concepto más importante, apunta García Borrero, es el pensamiento crítico: si no se acompaña este proceso de un cuerpo de ideas y debates que estén al alcance de la comunidad, correremos el riesgo de que la informatización termine convertida en simple automatización de conductas ciudadanas».

«El pensamiento crítico, agrega, nos permite combatir la hegemonía impuesta por productos simbólicos que circulan libremente y naturalizan un sistema de valores culturales diseñado desde el exterior, que disfraza sus verdaderos intereses con el seductor ropaje del ocio inocente».

MANOS A LA OBRA CREADORA

Los primeros resultados de esa propuesta de sinergias y alianzas estratégicas se pueden apreciar en la apertura de una red wifi local que «ilumina» todo el Paseo Temático del Cine y permite el acceso libre y gratuito a servicios permanentes relacionados con la cultura audiovisual, la educación y la tecnología.

La nueva plataforma ofrece a los interesados carteleras culturales, artículos, revistas y libros digitales sobre cine, catálogos especializados de películas y cineastas, y las memorias de eventos como El Almacén de la Imagen o el Taller Nacional de la Crítica Cinematográfica, entre otros contenidos.

Además de lugar ideal para la interacción, sobre todo entre los jóvenes, el proyecto El Callejón de los Milagros concibe la realización de cibertertulias y ferias del libro electrónico, la apertura de una cinemateca wifi, la organización de cursos y talleres, y la fundación del cine-club de creación infantil Meñique.

«Nada de esto podrá prosperar, sin embargo, si no formamos una comunidad de usuarios críticos, que sean capaces de hacer un uso creativo de los dispositivos (teléfonos, tabletas, laptops, etc.), a través de la incorporación de valores añadidos al disfrute de la cultura audiovisual», enfatiza García Borrero.

Como soporte para tales propósitos se trabaja en la creación de una red social o comunidad virtual, que hará posible que exista la cinemateca wifi, cuyos miembros tendrán acceso a bibliografía (unos 3 000 libros vinculados al audiovisual), bandas sonoras, fototeca, así como un foro-debate que facilite la interactividad.

«La idea, comenta el especialista, es que el portal funcione como un gran repositorio, donde se ofrezcan, además, los catálogos de fondos existentes en la bóveda del Centro Provincial del Cine o una relación de las mejores películas de la historia del cine que pueden alquilarse en la mediateca del complejo Nuevo Mundo».

FOMENTAR UNA CULTURA DE REDES

El Proyecto El Callejón de los Milagros defiende la inteligencia colectiva frente a la individual, en tiempos donde ya no importa tanto acumular conocimientos como compartirlos. A su vez, combate el mito de que sin Internet no se puede construir conocimientos y estimular la creatividad.

«Lo importante, comenta García Borrero, es fomentar una cultura de redes, entendida la informatización no como un fenómeno ajeno a la labor de los críticos de cine y espectadores de esta época, sino como la base de una gestión cultural realmente moderna, eficaz y eficiente».

«Cuando nos referimos a esto, añade, estamos poniendo a los sujetos (a sus inteligencias) y no a las tecnologías en primer plano, es decir, apelamos a las humanidades digitales y no al fetichismo tecnológico. De ahí que sea tan apremiante la integración de las áreas de Educación, Cultura y Tecnologías».

«Reitero: al Proyecto El Callejón de los Milagros le falta aún mucho por hacer, porque no es tanto la precariedad tecnológica lo que nos golpea como una subjetividad que se resiste, de modo natural, a asumir como propio lo que informalmente va siendo hegemónico».

Anuncios

Publicado el julio 21, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: