DEBILIDADES DE LA INFORMATIZACIÓN EN CUBA

Hace unos días publiqué en Facebook una breve queja, a propósito de mi gran insatisfacción con ciertos trámites que realizara en uno de los Bancos de la ciudad, y la imposibilidad de cobrar dos cheques de escasísima cuantía.

Más que argumentos, lo que allí todavía se puede encontrar es la descripción de un malestar muy puntual por haber perdido (no hay otro modo de decirlo) de forma miserable mi tiempo. Escribí el post de un tirón, sin otra pretensión que el desahogo personal; para mi sorpresa, la entrada provocó numerosas reacciones y comentarios.

Como red social, Facebook me parece un gran invento, pero no debemos engañarnos. No es allí donde podemos contribuir a mejorar la sociedad con nuestras críticas, sugerencias, y acciones. Los debates más fecundos necesitan del intercambio desprejuiciado, de los argumentos sometidos al escrutinio imparcial, y todo eso es lo que uno nunca podrá esperar de Facebook, que está hecho para compartir opiniones de acuerdo a las afinidades de intereses. Allí no es la Razón la que manda, sino las emociones, las filias y las fobias.

Por eso he preferido argumentar un poco más en el blog, que es también una red social, pero con otro alcance. Ante todo, creo que el primer escollo que tenemos en el país para lograr una informatización eficiente, está en la subjetividad analógica de los que dirigen el grueso de nuestras instituciones. Lo cual explica que a la mayoría de ellos les parezca un sacrilegio rondar las redes sociales. Sencillamente todavía no estamos preparados para entender al sistema institucional, precisamente como eso, como un sistema o como una gran red, debido a que todavía buena parte de quienes dirigen se esfuerzan en cumplir bien el rol que tendrían como eslabones aislados de una cadena, pero jamás como piezas de un conjunto donde todo interactúa.

De allí que Etecsa, Desoft, y Joven Club anden cada uno por su lado, la Universidad por otro, Cultura más allá, y los Bancos ni se diga, porque eso es un mundo aparte. En un país donde casi todo está centralizado nos damos el lujo de seguir desoyendo aquella lúcida observación que hacía Spencer Kagan: “La suma de las partes interactuando es mejor que la suma de las partes solas”.

Hay que reiterarlo tantas veces como se pueda: informatizar un país es mucho más que llenarlo de aparatos sofisticados o de última generación. Con la informatización se habla sobre todo de impactar en las prácticas cotidianas de los ciudadanos, mejorando la calidad de vida de los miembros de la comunidad donde tenga lugar ese proceso.

Informatizar el país permitiría que el ICAIC, por poner un ejemplo personal, me pudiese transferir a mi tarjeta Bandec los pagos correspondientes a las colaboraciones solicitadas por la Revista Cine Cubano, evitándome viajar a la capital con el fin de cobrar la tercera parte de lo que tendría que invertir en pasaje, alimentación y hospedaje de desplazarme hacia allá desde Camagüey. Pero también serviría para saber en qué farmacia está esa medicina que tanto necesito, y que cada vez que llamo a una de esas entidades el teléfono da ocupado o sencillamente nadie lo toma. O me permitiría iniciar trámites off line para la Licencia de Conducción, o para reservar un pasaje en guagua o avión. O para acceder en la Biblioteca Provincial a una base de datos que me conecta con la Nacional. O para localizar físicamente en la Feria del Libro el texto que ando buscando en medio de tantos stands.

Lo que molesta, lo que irrita de todo esto es que, curiosamente, eso que a muchos de nuestros directivos les suena a ciencia ficción, hoy puede llevarse a la práctica de una manera impecable. En esta zona, el bloqueo de los Estados Unidos no tendría el más mínimo impacto, pues tenemos gente creativa, talentosa y emprendedora. Por tanto, hoy estamos hablando de un bloqueo interno que solo puede ser superado si tomamos en cuenta lo que otras veces se ha recalcado: que además de la tecnología, necesitamos formar comunidades de usuarios, y los primeros en adiestrarse tendrían que ser esos directivos que mañana trazarán las estrategias generales. Porque como están las cosas ahora mismo, la única comodidad que se está garantizando es la de los burócratas, cuando en realidad el sentido de todo estaría en hacerle más cómoda la vida a los ciudadanos.

Por supuesto, esa batalla nunca se ganará si no es a través de una verdadera Política Pública que construya las bases de una plataforma común de trabajo, donde sin perder sus identidades, las instituciones (ya sean bancarias, educacionales, culturales, o de salud, por mencionar algunas) encuentren como denominador común la voluntad de informatizar sus respectivas gestiones, para bien de los ciudadanos.

Como no me gusta rendirle culto al pesimismo, trato de asumir todos estos inconvenientes que estamos padeciendo ahora mismo como parte de esa relación dialéctica y siempre tensa que se establece entre lo nuevo y lo viejo. A la sociedad industrial le costó siglos imponerse a la feudal, y todavía cargamos con no pocos resabios de aquella manera de organizarse la vida.

Es entendible entonces la resistencia a incorporar lo inédito; pero en estos casos es el Estado socialista el que debe impulsar las Políticas Públicas que orienten el uso colectivo, tomando como punto de partida las humanidades digitales, que nada tendría que ver con el fetichismo tecnológico que en la actualidad parece dictar las nuevas modalidades de esclavitud a lo largo y ancho del planeta.

Juan Antonio García Borrero

OTRAS ENTRADAS RELACIONADAS:

Cultura e informatización del trabajo cultural en Cuba: tan lejos, tan cerca

Sobre la informatización ciudadana

La informatización explicada a los niños

Final y principio de un encuentro sobre cultura audiovisual y tecnologías digitales

Anuncios

Publicado el julio 4, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: