Archivos diarios: julio 4, 2017

DEBILIDADES DE LA INFORMATIZACIÓN EN CUBA

Hace unos días publiqué en Facebook una breve queja, a propósito de mi gran insatisfacción con ciertos trámites que realizara en uno de los Bancos de la ciudad, y la imposibilidad de cobrar dos cheques de escasísima cuantía.

Más que argumentos, lo que allí todavía se puede encontrar es la descripción de un malestar muy puntual por haber perdido (no hay otro modo de decirlo) de forma miserable mi tiempo. Escribí el post de un tirón, sin otra pretensión que el desahogo personal; para mi sorpresa, la entrada provocó numerosas reacciones y comentarios.

Como red social, Facebook me parece un gran invento, pero no debemos engañarnos. No es allí donde podemos contribuir a mejorar la sociedad con nuestras críticas, sugerencias, y acciones. Los debates más fecundos necesitan del intercambio desprejuiciado, de los argumentos sometidos al escrutinio imparcial, y todo eso es lo que uno nunca podrá esperar de Facebook, que está hecho para compartir opiniones de acuerdo a las afinidades de intereses. Allí no es la Razón la que manda, sino las emociones, las filias y las fobias.

Por eso he preferido argumentar un poco más en el blog, que es también una red social, pero con otro alcance. Ante todo, creo que el primer escollo que tenemos en el país para lograr una informatización eficiente, está en la subjetividad analógica de los que dirigen el grueso de nuestras instituciones. Lo cual explica que a la mayoría de ellos les parezca un sacrilegio rondar las redes sociales. Sencillamente todavía no estamos preparados para entender al sistema institucional, precisamente como eso, como un sistema o como una gran red, debido a que todavía buena parte de quienes dirigen se esfuerzan en cumplir bien el rol que tendrían como eslabones aislados de una cadena, pero jamás como piezas de un conjunto donde todo interactúa.

De allí que Etecsa, Desoft, y Joven Club anden cada uno por su lado, la Universidad por otro, Cultura más allá, y los Bancos ni se diga, porque eso es un mundo aparte. En un país donde casi todo está centralizado nos damos el lujo de seguir desoyendo aquella lúcida observación que hacía Spencer Kagan: “La suma de las partes interactuando es mejor que la suma de las partes solas”. Lee el resto de esta entrada

Anuncios