EL ROBO (1965), de Jorge Fraga

Ficha técnica:

ROBO, EL (1965)/ 35 mm/ B y N/ 99’/ Director: Jorge Fraga/ Argumento basado en la obra teatral El robo del cochino, de Abelardo Estorino/ Guión: Jorge Fraga, Abelardo Estorino/ Fotografía: José Tabío/ Edición: Carlos Menéndez/ Sonido: Eugenio Vesa, Ricardo Istueta, Carlos Fernández/ Actúan: Consuelo Vidal, José Manuel Castiñeiras, Magali Boix, Carlos Bermúdez, Isaura Mendoza, José Antonio Rodríguez, Miguel Benavides, José Gallardo, Alejandrina Acosta, Jorge Álamo, Eduardo Alonso, Rogelio Leyva, Guillermo Sánchez, Alberto Ramírez.

Sinopsis:

En una familia pequeño-burguesa de provincia, durante los días de la dictadura de Fulgencio Batista, la supuesta toma de conciencia del hijo, que sostiene relaciones amorosas con una combatiente clandestina, lo hace enfrentarse al padre, hombre temeroso de perder su posición económica y social. La asistente de dirección fue Sara Gómez.

Su director Jorge Fraga sobre el filme

Cuando se hace un trabajo de colaboración tan estrecha es difícil separar los errores que uno ha cometido durante el guión de los errores que uno comete haciendo la película. En la práctica el guión no es más que un plan, la primera etapa de la realización. Puedo ahora señalar como defecto la insuficiencia de riqueza sicológica en algunos personajes. Por ejemplo, el de Consuelito Vidal, que no aparece en la obra de teatro, donde simplemente se le menciona. Su elaboración es posterior. (…) En la película hay dos aspectos; uno irónico-crítico que tú llamas cáustico, y otro la utilización de elementos llamados melodramáticos, que yo prefiero calificarlo de falso patetismo. Estos dos aspectos están contrastados en la película, de tal manera que la intención irónica está dirigida específicamente contra este falso patetismo de la sensibilidad pequeño-burguesa. (…) El robo es una crítica al falso patetismo de cierto tipo de relaciones familiares de nuestra pequeña burguesía. Esta forma de sensibilidad también puede ser “melodrama”. Claro que intenté utilizar estos elementos como un medio, no como un fin, sin olvidar que estaba corriendo un gran riesgo. Desde el principio lo sabía. A veces los elementos que uno quiere utilizar lo utilizan a uno. (…) Con la escena de la pelea familiar pretendía llevar al público emociones contradictorias a fin de provocar algo así como una catarsis, es decir, una liberación de los elementos más superficiales y externos, convencionales de su propia sensibilidad. Lo que hace que la madre de cierto modo sea un “despojo”, digamos pequeñoburgués, “culto”. La criada hace otro tanto en términos populares, “vulgares”. Se contrastan dos sensibilidades que tienen un fondo común pero que se oponen de tal modo que el espectador se ve obligado a reaccionar. Cuando el público ríe de la criada está reaccionando contra sí mismo, contra una emoción con la cual previamente se había identificado. Es la técnica del choque de las emociones, cuya historia en el cine es muy larga. (…) El filme tiene muchos errores e imperfecciones, pero en conjunto no es un fracaso. Con relación a En días como estos significa en ciertos aspectos un paso de avance. (…) Ando buscando un cine que puede definirse en tres palabras: nacional, popular y socialista.”

Anuncios

Publicado el junio 7, 2017 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: