Archivos diarios: mayo 11, 2017

DE GARCÍA BORRERO A JAVIER GÓMEZ SÁNCHEZ

Estimado Javier:

Llevo días intentando escribir estas breves líneas. Quería agradecerle doblemente: primero, por el envío de su texto a Cine cubano, la pupila insomne; segundo, por su comprensión al aceptar las razones que le expuse en privado, cuando le pedí demorar un poco la publicación en tanto me encontraba en medio de la organización del Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales.

En otros tiempos su texto habría originado aquí una buena polémica. Con seguridad conoce de los abundantes debates que han tenido lugar en el sitio. Más de ciento cincuenta polémicas, con intervenciones y comentarios donde, por lo general, se han fiscalizado cada una de las ideas expuestas, pero cuidando dejar a salvo al individuo que las expone.

Cuando recibí su texto pensé que podríamos estar en presencia de otro de esos artículos que convierten en viral los intercambios apasionados. Su reclamo a no perder de vista el peligro en que hoy se encuentra ese tesoro cultural (utilizo su terminología) que es el cine nacional, merecía y aún merece un debate intenso. Sin embargo, la recepción ha sido más bien fría. Y este silencio, paradójicamente, nos está hablando alto y fuerte de algo: los que hacen y aman el cine cubano sienten cada vez menos confianza en los debates públicos. Lo que nos lleva a una conclusión personal que asocio a la esencia de su escrito: el cine cubano hoy en día no es prioridad para quienes deciden en las altas instancias del país.

Escribo esto con dolor, porque, citando sus palabras, yo también pienso que: “El cine cubano vive momentos muy difíciles. Tan difíciles que ponen en peligro la existencia y consideración del arte cinematográfico como parte esencial de los logros culturales de la Revolución Cubana”.

Como todo fenómeno admite siempre más de una interpretación, puede ser que mi desasosiego tenga su origen en razones diferentes a las suyas, aunque nos una la misma devoción por el cine cubano. En mí resulta inevitable, por ejemplo, el enfoque del historiador que apela a la Historia, no como un panteón donde permanecen intocados los logros y héroes del pasado, sino como un dispositivo crítico que me ayuda a entender el origen humano de cada una de las situaciones que hoy veneramos, o pensamos que es imprescindible retener dentro de la memoria histórica del país. Lee el resto de esta entrada

Anuncios