Archivos diarios: mayo 3, 2017

CINE CUBANO: UN TESORO CULTURAL EN PELIGRO

Hace un par de semanas Javier Gómez Sánchez me envió este texto, con el interés de que fuese compartido en el blog. El asunto que trata me parece bien importante, y por ello le rogué esperar unos días, toda vez que me encontraba enfrascado en la organización del Segundo Encuentro sobre Cultura Audiovisual y Tecnologías Digitales, y corríamos el riesgo de que no recibiese la atención merecida. Agradezco la comprensión del autor, y espero en un par de días aportar algunas observaciones a partir de la lectura de este escrito.

JAGB

CINE CUBANO: UN TESORO CULTURAL EN PELIGRO

Por Javier Gómez Sánchez (javiergosanchez09)

El cine cubano vive momentos muy difíciles. Tan difíciles que ponen en peligro la existencia y consideración del arte cinematográfico como parte esencial de los logros culturales de la Revolución Cubana.

Estas dificultades no provienen de la escasez económica de un país pobre y bloqueado. No se originan tampoco en la falta de acceso a la tecnología. Y ni remotamente en una supuesta o real utilización del cine como medio de comunicación para presentar un criterio político contrario a los ideales revolucionarios. No es tampoco el asedio cultural de la industria hollywoodense, ni de la banalización de los contenidos, ni del Paquete.

Pero el proyecto de una “industria y artes cinematográficos” en Cuba sufre una hostilidad llevada hasta el límite en el propio país donde el afán y el sueño revolucionarios hizo realidad esas palabras en el nombre de una institución emblemática: el ICAIC.

Las situaciones que padecemos permanentemente los artistas, técnicos y profesionales que realizamos este trabajo, provienen de una mentalidad de aversión, desprecio e ignorancia hacia nuestra labor en gran parte de las estructuras del Estado Cubano.

La enorme cantidad de obstáculos que se ponen para la filmación de una película en Cuba hacen que el cine sea hoy, posiblemente entre todas las demás, la expresión artística más difícil y angustiosa de realizar.

Cada año -y en este mismo momento- varios proyectos cinematográficos nacionales, que cuentan con el financiamiento del Ministerio de Cultura y el ICAIC como parte de la política cultural y en un esfuerzo económico de un país que no renuncia a su identidad artística, ven menguadas sus posibilidades de calidad y de realización satisfactorias.

Sobre esto existe un enorme desconocimiento, incluso dentro del propio Mincult y por supuesto entre el mismo público cubano.

La política de sometimiento del cine cubano bajo grotescas obligaciones de solicitud de permisos de filmación, por solo hablar del más grave de los problemas, está estrangulando a nuestro cine nacional.

La cada vez más burocrática y muchas veces injustificada exigencia de permisos de filmación ha llegado ya a extremos insostenibles. Llegamos a vivir situaciones tan absurdas como prácticamente tener que pedir permiso para “pedir permiso”. Lee el resto de esta entrada